Reality Blog Show Reality Blog Show

"La realidad es simplemente una ilusión, aunque una muy persistente". Albert Einstein

Archivo de octubre, 2017

La Gala 1 de Operación Triunfo: Lo que Bustamante le vio a Rosa López cuando la pilló en el baño

Bustamante es Carlton Banks en OT

La Gala 1 de Operación Triunfo comenzó con Roberto Leal sacándosela y midiéndosela. Me refiero a la audiencia. Lo que pasa es que lo hizo con un orgullo que parecía el negro del whatsapp meando en un urinario público.

Leal dijo que en la gala pasada hubo un momento dado en que 9 millones de personas estaban viendo la gala y que se “dice pronto”. Nueve millones. Nueve Millones. Nuémillones. Nuellones. Sí, se dice rápido.

El pobre del presentador va a tener que ponerse una prótesis de mano de aquí a poco, porque los 16 que están dentro cruzaron la pasarela y según llegaban a él le chocaban la mano. Y qué hostias. He visto muros de hormigón venirse abajo con leches como esa. A este hombre o se le hace un callo en la mano como el talón de Hulk o acaba dando la mano como un trozo de pechuga de pollo cruda.

Bustamante fue el invitado de esta semana y dijo que la sintonía de OT “le acongoja”. Joder, pues si oye el Novio de la Muerte se le ponen los cojones arriba que se los encuentran flotando en el espacio los de la Estación Espacial Internacional.

Antes de que se me olvide… ¿Sabéis que tengo Twitter ( @realityblogshow ), Instagram ( @GusHernandezGH ) y Facebook ( Gus Superviviente Hernández )? 

Esta semana han llorado que ahora la Academia de OT es ahora el Barco de Vapor de OT. Flota en un mar de lágrimas. Literalmente.

Las han pasado putas con las clases de baile, que ahí hay más agujetas que en una fábrica de chinchetas. Eso sí, por ejemplo las teóricas de Milkiway se las tomaban como el que va al matadero.

El profesor de inglés les ha enseñado a pronunciar mientras se rascaba la laringe y le daba un ataque de flemas. De flemas británicas. ja ja ja. Soy gilipollas, lo sé.

Vimos a Roi defendiendo que baje el precio de las compresas subido en una silla. Lo defendía con un énfasis que ya verás el ahorro que se va a hacer el chaval el día que alguien le diga que él no necesita usarlas.

Miriam y Agoney fueron los primeros en cantar. La semana de Miriam ha sido a lo Sherlock Holmes intentando encontrar a un concursante que no lavaba los platos. Joder, me cago encima de la tensión. ¡Y alguien echó papel en el cubo de lo orgánico! A DÓNDE HEMOS LLEGADO, POR EL AMOR DE DIOS

A mí me llega un colega con un cadáver en el maletero y le ayudo a enterrarlo aunque haya que cavar en hormigón, pero eh, le pillo dejando un plato sin lavar o tirando algo equivocado al cubo equivocado y el cadáver a enterrar es él.

Tarde o temprano os pillaremos“, amenazó Roberto Leal.

– ¡¡HIJO DE PUTA, TE ENCONTRARÉ Y TE SACARÉ EL CORAZÓN CON UN CORTAUÑAS MIENTRAS MIRA TU FAMILIA!!

Sólo les faltó decir que el que tuviera las manos rojas era el culpable.

La semana de Agoney ha consistido en buscar “afecto”. Afecto es pegarse a los demás como si les robara el calor corporal. Es como una sanguijuela del calor ajeno. Se te agarra y te baja la temperatura que puedes enfriar el cubata metiendo el pene en el vaso. Y controlando los trinos, porque Agoney puede matar a un ruiseñor en un concurso de gorgoritos.

El caso es que cantaron bien, pero en la pantalla de detrás del escenario había una infografía de un pasillo que se movía hacia el infinito y parecía que estaban poniéndole la banda sonora a El Resplandor. Me faltó Jack Nicholson con cara de loco y un hacha.

Siguientes: Aitana y Cepeda.

A Aitana esta semana los Javis le sacaron a la choni que lleva dentro. Pero cuando lo dijo Aitana pensó que podría haber ofendido a las Chonis, así que reculó y dijo “que no pasa nada, que podría serlo sin problema“. A la que salga de la Academia a Aitana la dejan calva un hatajo de chonis enfurecidas de manos como garras.

Cepeda está dejando de fumar y cuando lo dijo Leal, cepeda de lo reprochó diciéndole “¡Gracias por hacerlo público!“, como si Leal hubiera dicho que se está quitando de estrangular gatos.

Los dos cantaron bien, pero la coreografía pretendía ser un espejo en el que ambos se miraban. Pero un espejo que tenía menos simetría que la cara de Cuasimodo pintada por Picasso.

Como cantante invitada apareció una muchacha que se llamaba Becky G y que hablaba como un personaje de Disney. Al parecer vende mucho y es muy conocida pero a mí no me sonaba de nada. Si me dices que es una física nuclear que ha descubierto un método de fusión de protones que altera el espacio tiempo y asa cordero y me lo creo.

Por algún motivo que desconocemos, Roberto Leal se puso a hacer de mamporrero de David Bustamante e intentó que se liaran. “¿David es demasiado mayor para ti?”, le dijo a la muchacha. Y David, para resultar irresistible, se puso a bailar en plan Carlton Banks. Esa muchacha se ha hecho lesbiana esta misma noche.

Roi y Ricky fueron los siguientes. Roi está obsesionado con que no se le entiende al hablar. De hecho dijo que él vio su vídeo de presentación y no se entendió a sí mismo. Roy no es que tenga frenillo, es que tiene frenos de disco cerámicos aireados que podrían detener en seco un camión.

Leal le sacó a Ricky el tema de la edad, porque es el más mayor. Le dijo que se había acoplado muy bien a sus compañeros, como si fuera un jubilado de esos que hacen acompañamiento con estudiantes. “Me siento súper integrado“, dijo y se puso a contar historias de abuelo cebolleta.

Cantaron regular tirando a hola, soy un tímpano y preferiría ser perforado por la explosión de una cantera que soportar esta canción otra vez.

Les siguieron Raoul y Thalía, que anoche estaban disfrazados de Ken y Betty la fea. Raoul se ha agobiado más que una langosta en el acuario de una marisquería. Raoul usa tanta laca que creo que es el responsable del agujero de ozono él solo. El día que se rape el pelo se nos pone una atmósfera que ni en el siglo V antes de Cristo.

Thalía es adicta a la plancha del pelo en configuración ondas pequeñas. Para calentar la voz Thalía pega unos berridos tipo alarma que cada vez que los echa la gente se mete en los refugios subterráneos por si vienen a bombardear los alemanes.

Cantaron tan bien que Miguel, del jurado, se puso los auriculares con una cara de haber pisado un zurullo de perro que no veas. De hecho, creo que los cascos estaban desconectados. Sólo se estaba protegiendo.

Nerea y Amaia. Nerea se puso a llorar esta semana y uno de los Javis, para consolarla le vino a decir que no se preocupara, que no era perfecta, pero que así la gente tenía con quién identificarse. Genial, Nerea, eres el gancho para los imperfectos. Consuelazo.

Por su parte, Amaia ha estado llegando tarde a las clases y dijo que su armario “era el peor”. “Tengo miedo de lo que pueda salir”, dijo, como si en lugar de tener el armario desordenado lo tuviera lleno de cocaína colombiana sin cortar. Eso sí, es tan dulce y tranquila que podría llamarte hijo de puta y le sonreirías.

Cantaron bien, pero para mi gusto un poco agudo. Os escribo con la pantalla del portátil rota, porque se agrietó durante su canción.

Siguientes: Ana y Mimi. Ana ha dicho esta semana que cuando la conocen la gente dice que es “seca y tonta”. Joder, que gentuza ha conocido esta pobre mujer, qué maleducados.

Mimi por su parte ha pasado la semana sin creerse mucho que haya entrado, porque fue la última y salvada por el público. Eso la hizo llorar, pero es que en esa academia si no lloras eres un cabrón insensible. En esa casa metes una estatua en piedra de Terminator y llora.

Mimi cantó que… bueno, el público era su mejor baza de nuevo. Ana… pues un poco mejor, pero si su canción hubiera sido comida para perros, los perros habrían aprendido a cocinar acelgas antes que comerse eso.

JA JA JA

Rosa contó que estando ella un día meando en la Academia entró Bustamente y que le vio “todo el potorrín”. ¿Os he dicho que me encanta Rosa?

“Y la pregunta es: ¿te acuerdas todavía de aquello?“, le dijo Roberto Leal a Bustamante. Joder. Sólo le faltó pedir detalles del estado del jardín de la buena de Rosa.

Y cantó la tal Becky G, que canta que a ella le gustan mayores, de los que le abren la puerta, -porque debe ser manca y no puede ella– y que le envíen flores, porque deber ser que no conoce una floristería donde comprárselas ella.

Mireya y Juan Antonio fueron los siguientes. Mireya ha pasado la semana tan enferma que si fuera un caballo ya la habrían sacrificado. Y llorando. También ha llorado. ¿En esa casa el aire acondicionado qué cojones echa? ¿Gas lacrimógeno?

Cantaron una canción alegre de Jesse & Joy. Ah, no, que eso no existe. Juan Antonio tuvo que meterle giros flamencos a la canción, porque cuenta la leyenda que si alguien que canta flamenco no canta haciendo giros flamencos, un hada pierde sus alas. Y luego explota.

Más triunfitos: Albert River… perdón, Alfred y Marina. Alfred a veces se queda mirando al vacío y os juro que con esa mirada incomodaría a Hannibal Lecter.

Marina esta semana ha llorado. “Yo no odio a nadie, pero a mi me odio“, dijo Marina. “Esa energía tan bonita que tú tienes, regálatela, antes que a nadie”, le aconsejó Vicky, de baile. Qué cojones, regálate un masaje balinés, coño.

Mónica Naranjo, te mira y te quedas como un conejo mirando los faros de un coche.

Y Mónica Naranjo hizo una primera valoración de esas que hace ella que empiezan por “quiero decir una cosita” y a mi sólo oir eso ya se me ponen los huevos como pasas de las pequeñas.

“Esta noche en el escenario a muchos de vosotros os he encontrado vocalmente cansados y eso os pasa porque no descansáis, porque no dejáis de hablar, porque sois unos indisciplinados”, dijo. Y como el público no se atrevió ni a moverse, dijo la mujer “aplaudid, que va en serio”.  Y el público se puso a aplaudir como si no hubiera en mañana, no fuera que se llevaran una hostia.

Amaia, Aitana y Roi fueron los favoritos del público, pero el favorito super favorito total de la muerte fue… ¡AITANA!

“¡¡¿Qué me estás contando?!!”, le dijo la muchacha a Roberto Leal, demostrando que se había metido bien en el papel de choni. Mónica Naranjo le dijo que también era su favorita y al cruzar la pasarela le temblaban tanto las piernas que parecía Chiquito de la Calzada andando por un pedregal.

Manuel valoró a Cepeda: “conectar es lo más importante“, les dijo, como si fuera un anuncio de condones. Cepeda pasó la pasarela.

Turno de Marina. “No vuelvas a decir nunca que te odias, porque yo al menos te amo”, le dijo Mónica Naranjo. Joder, me llegó a la patata hasta a mí. La valoró Busta: “cuando te descubrí hace bien poco…“, le dijo Busta. Y tan poco, diez minutos antes. Pasó.

You valoró a Raoul. Le dijo que no había sido el mejor ni el peor. Aprobado justo. “Cada vez te equivocas mejor“, le dijo y para dentro otra vez.

Manuel valoró a Ricky. Le dijo que no había sabido interpretar esa canción “profunda y seria”. Al parecer era una canción notario. Le dejaron nominado.

A Amaya le tocó Bustamante, que era como si en el colegio hicieras un examen de religión con los apuntes delante. “Yo siempre te diré que sí”, le dijo. Mira, lo mismo me pasa a mí con las chicas que me gustan. O sea, con todas.

Mónica valoró a Roi. “Os habéis quedado cojos con una canción protesta“, le dijo la mujer, como si esa canción fuera una motosierra con la que amputarse una pata. Y tanto Mónica como Busta dijeron que la culpa era de los profesores que les habían dulcificado la canción. Pique gordo va a haber aquí.

Busta valoró a Albert Riv… a Alfred. Le dijo que muy bien y que pasara el 155. Digo la pasarela. Joder.

You valoró a Agoney. “Me voy a quitar la grasilla de malo que tengo desde el primer programa“, dijo You, que le piropeó y le mandó para la academia. Joder, tampoco hacía falta echar piropos, para la grasa lo mejor es ducharse con KH7. Te despellejas vivo y pierdes la sensibilidad en el cuerpo, pero oye, grasa no te queda.

A Miriam le dijo Manuel que había nacido artista como Concha Velasco y que sí, que padentro.

A Ana y Mimi les tocó Mónica Naranjo. “Habéis sido las menos sólidas y estables de toda la gala“, les dijo, porque Mónica Naranjo piensa que está en Operación Cimiento. “Te veo como una mujer sexy que todos los días debería mirarse al espejo y pensar ‘me lo voy a hacer a mí misma’, estoy buenísima”, añadió Mónica Naranjo.

Joder, qué tensión, sexo a diario con uno mismo. Ah, bueno… pues yo ya.

“Has desafinado como una almeja”, les dijo a las dos, porque al parecer las almejas son una puta mierda cantando. A la marinera, bien, pero cantando… nos ha jodio, no se van a poner a cantar para que las pillen las mariscadoras. Pues se callan, joder.

A Thalía le dijo Manuel, que parece que tiene una pena perpetua, que le veía maneras de artista pero que no lo es. Pero que pasaba.

You le dijo a Juan Manuel que era capaz de “lo mejor y lo peor”, pero le dijo lo de “peor” con un tono que parecía que le estaba acusando de hacer carreras ilegales atropellando viejas. Pero pasó.

You también valoró a Nerea, que dijo que hasta que ella no se ve externamente no sabe decir si lo ha hecho bien o mal. You le dijo que “no sabía si iba a poder quitarse el aura de Disney que traía”, y Nerea le dio el ZASCA DEL SIGLO: “¡Bustamante también cantó Disney en la gala cero!”.

A You el cuello le dio tantas vueltas que había que contarlas en revoluciones por minuto. A la niña del exorcista le habría mareado. Pero Nerea pasó.

NOMINADOS MIMI, ANA, ROI Y RICKY.

Después de un intercambio de pareceres entre el jurado y los profesores que en un barrio malo habría acabado en tiroteo, los coach salvaron a Ana.

Los compañeros eligieron en su mayoría a Roi (7), que se emocionó mucho. QUE DEJEN DE LLORAR YA POR TODO, POR FAVOR. La siguiente fue Mimi (4) y a Ricky… bueno, un par de ellos.

ASÍ QUE NOMINADOS RICKY Y MIMI.

Y se acabó lo que se daba amigas y amigos. ¡Gracias por leerme!

‘Operación Triunfo 2017’: resumen del estropicio de las canciones al éxito del final de la gala (Parte 1)

Roberto Leal, le han echado de casa.

Parte 2 aquí.

La cosa empezó con Roberto Leal fuera del plató, delante de un camión del que salían más cables que de un transformer haciendo de vientre. A mi me dio penica, porque era como si no le hubieran dejado entrar. Una especie de versión callejera de Emma García, que lleva años en el programa y la siguen sentando en las putas escaleras.

Luego nos pusieron la fase final del casting, que lo de cantar no sé, pero no había más que imágenes de los chavales esperando los veredictos tirados en sillas, en alfombras, en escaleras… eso más que Operación Triunfo parecía Operación Huelga de Controladores en un aeropuerto.

Antes de que se me olvide… ¿Sabéis que tengo Twitter ( @realityblogshow ), Instagram ( @GusHernandezGH ) y Facebook ( Gus Superviviente Hernández )? 

Cuando ya llevaban varias rondas de descartes, que eso parecía un ERE, una de las jurados dijo “da mucha pena en este punto deshacerse de alguna gente”. Joder, yo pensaba que cuando te echaban de un casting te ibas a tu casa, pero esa mujer lo dijo como si a los rechazados los estuvieran enterrando en el jardín.

A los 25 últimos Noemí Galera les decía: “Quiero que cojas este sobre, subas en el ascensor hasta la última planta y leas el contenido” y claro, arriba del todo de una torre de decenas de pisos, leían que habían sido expulsados.

Si eso no es una invitación al suicidio yo ya no sé. Lo mismo así se ahorran enterrar a los que no pasan el casting. Se les acabaría el sitio en el jardín. Lo mismo en Atapuerca hicieron un casting de Operación Evolución y por eso hay tantos huesos.

– Quiero que cojas esta soga, la ates al árbol, te la pongas al rededor del cuello y leas el contenido del sobre sobre un taburete inestable.

La gala la inauguró Mónica Naranjo, uno de mis mitos eróticos de ayer y de hoy. Qué voz tiene la jodía. Llegado el caso no sé si preferiría que me cantara o que nos conociéramos en el sentido bíblico de la palabra.

Casi me hago pis de la emoción al ver uno de los clásicos: cuando cruzaban la pasarela y la gente estira la mano y los concursantes se la chocan. En realidad lo que la gente quiere poniendo la mano es un euro o algo suelto, pero bueno, por lo menos te chocan la mano.

Roberto Leal, al que conocí cuando estuve en la Academia y es más majo que una señora desnuda posando para Goya, dijo eso de “estamos en directo”, pero la cosa se torció cuando dijo “miro el reloj… estamos en directo… son las ocho…” y eran las diez y media. Si es que estamos acostumbrados al móvil y ya las manecillas no hay quien las entienda.

Creo que el reloj era nuevo y quería presumir, porque decía la hora el hombre cada diez minutos. El Big Ben da menos la hora que Roberto Leal.

Ya sabéis que los miembros del jurado son: Manuel Martos, productor; Mónica Naranjo y Joe Pérez-Orive, director de marketing. Joe, qué buen jurado.

You, que quede claro de antemano, You“, explicó Leal sobre el nombre de este jurado, porque el pobre Joe debe estar hasta los cojoncillos de que le hagan bromitas con el nombre. Pues nada, le llamaremos You.

La primera a la que conocimos fue a Aitana, que un poco más joven y le tienen que cambiar el pañal en medio de la gala. Tiene 18 recién cumplidos. “Nunca he tenido claro lo de dedicarme a la música”, dijo. Ya, claro. Está en OT porque pensaba que era Operación Torrezno y ella es muy de merendar cortezas de cerdo.

Nos aportó otro dato: “Lleva flequillo desde que nació“. Luego se corrigió y dijo que no, que nació sin flequillo pero que su madre se lo puso. Joder, la única bebé del mundo a la que nadie le hacía carantoñas del repelús que debía dar.

La canción… pues bueno, se le fue la letra nada más empezar, aunque luego se recuperó. Pero llegó a una parte de rapeo y comenzó a imitar a Antonio Ozores, que le faltó acabar la canción diciendo “¡NO, HIJA, NO!”.

Y ojo, que las valoraciones musicales se las dejo a DAVEM, que sabe más que yo.

Luego conocimos a Mario, que es de Villa de Vallecas y periodista. Es mi puto héroe. Viva Vallecas y viva el periodismo. “El tema del canto lo tenía un poco aparcado”, dice. Joder, pero ¿en este programa hay alguien que quiera cantar?

Yo pensé que iba a salir un señor con bigote que dijera “yo soy mecánico, pero pasé cerca de la academia y cuando desperté estaba cantando”.

Mario viniendo en el AVE se encontró una moneda de 2 céntimos y ahora es su amuleto. Joder, pues si se llega a encontrar 500 euros…

Mario cantó… bueno. Cantó la canción de Sofía. Sofía se ha arrancado los tímpanos y se ha hecho unos pendientes con ellos.

La siguiente fue Miriam. Dijeron que tenía mucho carácter. Pero decían carácter por no decir una mala hostia que ni King Kong soltándole hostias a unos aviones. “Siempre digo que soy una niña triste” y “soy llorona, soy una persona que llora mucho“, dijo para presentarse. Joder, recordadme que la invite a mi próxima fiesta. Y sí, tras ver su vídeo de presentación estaba llorando. A Miriam le pides la hora y llora.

“Si entras en la Academia no vas a tener a nadie de tu familia cerca, ni amigos ni siquiera a tu novio”, le dijo Roberto Leal para animarla. Para qué queremos más.

– Miriam, vas a hundirte en la más absoluta de las soledades, caerás en un páramo de tristeza que se te pegará hasta asfixiarte. ¡Bienvenida a OT, yuju!

Y así.

Miriam cantó bien, miriam tú por donde.

Agoney fue el siguiente. Toca la trompeta. Pues vaya. Yo en el colegio tocaba la flauta, qué pasa, que no me venga con talentos y de chulito. Dijo que si entraba a la Academia iba a echar de menos a su perrita. Leal dijo que era preciosa, pero en realidad era un chihuahua con unos ojos como si la estuvieran apretando y se le hubieran disparado.

Roberto Leal aprovechó para proponer que “presentaran” a su perrita con la de Agoney. Ahí, haciendo de mamporrero en directo, que hay tiempo para todo.

Agoney cantó Purple Rain y el color del escenario era púrpura. A tope. Por lo demás, no lo hizo mal. O no la cagó, que no sé si es lo mismo.

Valoraciones del jurado: Antes de valorar ponían una musiquilla de tensión que no sabías si les iban a hablar de su canción o a asesinarles con un cuchillo de carnicero. Resulta que Mónica Naranjo conoce a Agoney desde que era chiquitito y le llamaba “Agonías”. You le dio un palo a Agonías y el público le abucheó. Es el nuevo Risto. Pero Agoney pasó directamente a la Academia.

Manuel le dijo a Aitana “qué te digo yo… hoy no lo has hecho bien“. Se nota que Manuel es experto, porque nadie se había dado cuenta. Pero dio lo mismo, porque la pasaron a la Academia. Joder, pues para eso me había presentado yo, que canto como el culo desafinado de un orco.

A Miriam la valoró Mónica Naranjo. Le dijo que era artista y que hala, que para la Academia. Miriam se puso a llorar. Es su reacción estándar.

You volvió a valorar, en este caso a Mario. Le dijo que su responsabilidad como cantante era “parar el tiempo y transportarnos a otros lugares”. Joder, no sé si quería un cantante o al puto Harry Potter con la varita. Le dejaron en duda.

Más gente (este post va a ser eterno)

Conocimos a Alfred, que toca trombón, guitarra, teclado y batería. Este chaval es el Albert Rivera de la música, con ese aire de “soy el yerno que toda mujer querría tener”. No decía una frase que no fuera políticamente correcta.

Cantó como si se le estuviera posando en la cara una mosca. Pero bien. Y luego tocó el trombón.

Mimi dijo que ella quería que la gente fuera de verdad. “¿A qué te refieres con eso de que te gusta la gente de verdad?”, le preguntó Roberto Leal. Pues a que no le gustan los ciborgs asesinos con aspecto humano, no te jode. Total, que Mimi se fue “a China de bailarina”, porque rima. “A Mataluenga de bailarina” no hace pareado.

Su canción era, en palabras de Leal, “hot”. Creo que lo decía porque Mimi iba disfrazada de Catwoman en agosto. Mucho meneíto, pero cantando a mí me dejó cold.

El siguiente fue Juan Antonio, que empezó a cantar en la iglesia pero era el doble de Suso, de GH. Lleva desde los 14 años con su novia (ahora tiene 23 y ya está casado con ella). Cuando canta hace movimientos con la mano como de estar saludando desde el papamóvil.

La canción que cantó era de Pablo Alborán. Cualquier parecido con la realidad era pura coincidencia.

Luego le tocó a Thalía. Su padre casi casca de un infarto cuando pasó la primera fase. Thalía nos contó toda su vida en unos 15 segundos. A esta muchacha le sobran minutos de tarifa plana siempre. Pero eh, es de Malpartida y sólo por eso ya me cae bien.

Lo hizo bien cantando. Por lo menos no me dieron ganas de llorar. Bien por ella.

Cepeda fue el siguiente. El tío estaba sentado en el sofá como el que estaba viendo la gala. Ha estudiado diseño industrial y es de esos que te intentan captar para una ONG por la calle. Pues que hubiera diseñado una máquina para retener gente, porque le deben haber dicho más veces que no que a Paquirrín pidiendo rollo en un desfile de Victoria’s Secret.

Cantó… bueno. Las bailarinas comenzaron la canción retorciéndose por la pasarela. Creo que no estaban haciendo la coreografía, estaban sufriendo.

Manuel valoró a Mimi. Básicamente que bailaba bien, pero que vocalmente iba regulera. La dejaron en duda. Me dio la sensación de que se cogía un rebote de tres pares de cojones.

Mónica valoró a Juan Antonio. Carraspeó antes de empezar, no os digo más. Juan Antonio dijo que fue por un problema de sonido porque no se escuchaba a sí mismo. “La has cantado a la perfección, pero un semitono por arriba”, le dijo Mónica. Bueno. Eso es como si la canto yo y digo “la he ejecutado a la perfección solo que no he dado una puta nota”. Entró en la Academia.

You valoró a Cepeda y le dijo: “intuyo cierto sufrimiento del pasado“. ¿You es experto en márketing o médium? Para adentro.

Manuel valoró a Alfred. Alfred puso cara de estar en misa e ir a tocar la campanilla de un momento a otro. Entró.

Mónica se encargó de Thalía. “Los profesores que te han dado clases no se han dado cuenta de tu color vocal, que es muy oscuro”, le dijo Mónica. Joder. ¿De qué color tendré yo el color vocal? Fijo que es como cuando mezclas muchas ceras: color caca. La dejaron en duda.

¡¡Y APARECIÓ ROSA LÓPEZ!! La amo mucho.

El plató se vino abajo de aplausos. “Ehto eh ihncreíble“, dijo la cachonda, ja ja ja ja ja. Y ella es tan fantástica que se puso a saludar a José Irún, que es el fotógrafo que hace las fotos de las galas. Qué genia.

“Quiero darles mi humilde consejo: por encima de todo no perdáis la esencia, no os alejéis de la familia y si hay éxito como si no, no perdáis vuestra esencia”, les dijo Rosa.

“Cuanto antes te quites el palito del….”, le dijo Rosa a Roberto Leal, JA JA JA JA. “Para que me suelte, ¿no?”, le dijo Leal.

Sigue leyendo qué pasó en la Parte 2 del resumen pinchando aquí.

‘Operación Triunfo 2017’: resumen del estropicio de las canciones al éxito del final de la gala (Parte 2)

¡Coooorreeee que viene una bola de piedra gigante!

Venimos de la Parte 1 del post, leela pinchando aquí.

Siguieron los concursantes y las canciones.

Marina: se presentó al cásting porque se lo dijo su novio que se lo había dicho su madre. Casi se fue del casting seis veces. Qué sufrir oye. A Marina le pasa con la autoestima como a mí con la gasolina de la moto: siempre la lleva justita. La muchacha cantó que ni fú ni fá.

Ricky: Ha currado en tantas cosas que parecía un anuncio de una ETT. Su padre le dijo que se dejara de mierdas de ser artista y que estudiara una carrera de verdad. Pues como el 99,5% de los padres del mundo. Se cabreó porque en el letrero le pusieron 32 años pero sólo tiene 31. Hijos de puta que le querían hundir.

Total, que Ricky cantar bueno, pero fliparse… mucho. Movía las piernas como si tuviera lombrices en el culo y no pudiera rascarse. Y a la vez ponía caritas de empotrador Johnny Fucker.

Antes de que se me olvide… ¿Sabéis que tengo Twitter ( @realityblogshow ), Instagram ( @GusHernandezGH ) y Facebook ( Gus Superviviente Hernández )? 

Mireya: sus padres tienen un bar y ya no ponen el fútbol, ahora ponen a la niña para llenar el local. Salió reina de su pueblo y Miss Málaga. “Algo de guapa tendré”, dijo. Pues yo he visto misses que podrían haber salido en el Señor de los Anillos haciendo de orco sin maquillar. Así que menos fliparse.

Cantó a lo flamenquito. Esta muchacha es capaz de cantar a lo flamenquito hasta una canción de Chimo Bayo (al que la mayoría no conocéis porque sois muy jóvenes, cabronas y cabrones).

Raúl es botones en un hotel. El casting lo hicieron en su propio hotel y ya que estaba allí pues se presentó. Menos mal que era de cantar… Si llega a coincidir que hacen un casting para una peli porno ahora estaría desnudo y pene en mano.

El muchacho cantó en un inglés que si usa ese mismo acento para dar indicaciones en el hotel la mitad de los turistas acaba durmiendo en el cuarto de las fregonas.

Llevábamos dos horas de gala y ni una puñetera pausa. Sé que os interesa saber que me estaba meando como una persona mayor. Tenía la vejiga como un pellejo de vino.

Jurado: You valoró a Marina: “desde aquí veo el miedo en tus ojos”, le dijo. Joder. Hoy, en valoraciones psicopáticas… You. Y entró en la Academia. Al final You estuvo hasta tierno.

Manuel habló con Mireia. Le dijo que le había visto gestos de una gran artista, pero que eran gestos antiguos. Es que no se puede cantar imitando el deje de Teodorico II.

Mónica habló con Ricky. “De todos eres el único que se desenvolvía con soltura sobre el escenario“, le dijo la mujer. Pero no le llegó a Mónica la sensualidad de la canción. Así que como no la puso perraca, pues estaba mal hecha la canción. Pero eh, pa’ dentro.

You valoró a Raúl. No sabía si valorarle o darle propina por subir las maletas. “Has hecho una actuación discreta”, le dijo. Pues joder, como tiene que ser un botones, discreto. You le metió en la Academia.

Nos pusieron un vídeo de los casting de gente que… a ver cómo lo digo. No es que cantaran mal, es que hacían que un mundo sin sonido fuera un mundo mejor. Joder, es que el micro trataba de escapar.

Más cantantes:

Joao es brasileño, pero vive en Madrid. Ha sido jugador profesional de Hokey sobre hierba. Es de los que se ponen gorro de lana así estén cayendo 45 grados y esté en la playa.

Cantó haciendo unos gallitos en falsete que eso parecía una granja.

Nerea tiene 18 años y es la versión rubia de Nerea la de Gran Hermano. “Me dicen ¿donde te ves dentro de diez años? y yo digo, encima de un escenario”. Joder, qué calculo más preciso. Lo mismo le pillaba en el camerino, pero no. Justo encima.

Cantó una canción de Vaiana, la peli de Disney. Puestos a hacerse una de Disney, ¿por qué no una del Genio de Aladdin? Una de mis pelis favoritas de todos los tiempos. Total, que si Vaiana hubiera cantado así Maui no habría aparecido.

Amaia tiene 18 también y dijo que lo mismo se independiza del tirón, aunque es “un poco desastre”. Hablaba como bajito. Esta chica te lee un prospecto y te quedas dormido antes de llegar al “para qué se utiliza”. Dijo que cuando entre en la Academia cuidado porque no soporta “los ruidos al comer”.

La verdad es que lo hizo muy bien. El nivel de los cantantes empezó un poco como el culo y empezó a mejorar después. Me alegro.

Ana fue la siguiente, pero no supimos nada de ella porque su micro no funcionaba. Al parecer la muchacha necesita su almohada sí o sí. Mira, en eso se me parece. A mi me molesta más una mala almohada que una cama llena de pirañas. Ah, no, que lo que le pasaba es que se pone la almohada entre las rodillas porque le da dentera que se le junten. ¿?

A Ana no le apetecía cantar a la vez que sonaba la música. Que hubiera ido más lenta la música, no te jode. Pues no es chula la música que no es capaz de ajustarse a Ana. Eso sí, la muchacha estaba motivada que parecía que se había bañado en RedBull.

Roi es guitarrista en una orquesta. Dijo estar asustado. En su primera orquesta le llamaban Milhouse. En su primera orquesta eran una panda de cabrones de padre y muy señor mío. Pero muy graciosos, eso sí. Intentó hacer una colecta para pagar una apuesta para pagar una suerte de apuesta de 3.000 euros. No puso pasta ni Giovanni Rana.

El muchacho lo hizo bien. Y es que cuando te has pelado el culo cantando y tocando a las dos de la mañana a varios grados bajo cero en un pueblo perdido de la mano de Dios, no hay plató que te intimide.

AMIGOS DE LAS ORQUESTAS DE ESPAÑA: OLE VUESTROS OVARIOS/COJONES

Valoraciones del jurado. Había muchos murmullos. Manuel valoró a Ana. Le dijo que por su cara estaban pensando lo mismo: que se había equivocado de canción, que no le quedaba bien. Al parecer las canciones son como los pantalones de la talla 38: te aprietan el choc… total, que pasó a la Academia.

Mónica valoró a Nerea. Para Mónica la canción ahora sí estaba bien elegida para ella. Pero le preguntó que qué tal cantaría un tema dramático. ¿Dramático cómo La Ramona o La Cabra, la cabra la puta de la cabra?. Total, que entró.

Cada vez que uno pasaba los demás le hacían una melé como pata matar a un rinoceronte.

You valoró a Amaia. Le dijo que cantaba bien, pero que la canción (era el turno de meterse con las canciones) había fallado. Le dijo que le faltó el dramatismo de David Bowie. Eh, que a lo mejor es porque no es David Bowie, llámame loco. La puso en duda. CAGADA.

Manuel le habló a Joao. Le dijo que tiene una voz bonita, pero que abusa del falsete. Vamos, que canta que parece que se está agarrando los huevos mientras sale agua fría de la ducha. Le pusieron en duda.

Y Mónica valoró a Roi. ¿Tienes algún problema con cantar en castellano?, le preguntó Mónica, que luego sin saber muy bien porqué se puso en plan mala hostia. “No sientas que te estoy atacando”, le dijo Mónica con un tono que quería decir “te estoy atacando que ni Kim Jong-un con una escopeta”. Pero para dentro.

Y llegó el momento de ver de entre los dudosos quién pasaba y quién no. Momento tenso.

En la cuerda floja estaban Mario, Mimi, Thalía, Amaia y Joao. Pero en la cuerda floja que no estaba ni atada.

Los profesores podían salvar a dos de los que estaban en duda. Como es tradicional en OT, los profesores no estaban de acuerdo con las decisiones del jurado. Un clásico.

Y LOS PROFESORES SALVARON A THALÍA Y A AMAIA.

Se quedaban Joao, Mario y Mimi para que los salvara el público. Sólo había ya una plaza. Mario aseguró estar con un sentimiento de pesar que rezumaba temor, como un ciervo herido buscando la salvación. No, qué va, dijo que estaba “acojonado y que para lo que le queda en el convento se cagaba dentro y mamá no estés mal que yo estoy bien”. Cervantes, chúpate esa, tío mierda del lenguaje.

Los porcentajes quedaron así: 45% 39% 16%. Mario valoró los porcentajes: “¡HOSTIA PUTA!”, dijo, haciendo un análisis académico.

El 16% era de Mario. OOOOOOH. Me dio penica el chaval, la verdad.

Y ENTRÓ EN LA ACADEMIA… ¡¡MIMI!!

Roberto Leal intentó consolar a Joao y Mario, pero no les consolaba ni la Virgen María aparecida.

Y se acabó lo que se daba, amigos… ¡EMPIEZA BIEN OT!