Qué me pongo Qué me pongo

Las últimas tendencias y noticias relacionadas con el mundo de la moda, de alguien que cree que para estar guap@ no es necesario sufrir.

Archivo de la categoría ‘Reflexiones’

¿Por qué las princesas Disney no se cambian de ropa?

Es una pregunta que me he formulado desde pequeña. Es más, los dibujos animados no me gustaban porque las princesas Disney no se cambiaban de modelito en toda la película, sólo al final, cuando aparecían con su reluciente vestido blanco de novia. Por este motivo, me encantaban, y me siguen apasionando, las películas de época y lo currado que está el vestuario. Es más, en los Oscar suelo estar atenta a quién se lleva el premio por este tema.

Blancanieves, La Bella Durmiente, Jasmine… son varios ejemplos. En el caso de Bella, de La Bella y la Bestia,y de La Sirenita es cierto que se cambian tres veces: está el vestido de campesina, el dorado del baile y el blanco de la boda, en el caso de la primera; y el de sirena, en palacio y el de boda, en la segunda. Pero salvo raras excepciones, pocas veces las vemos con un gran abanico de vestuario. ¿Esto por qué sucede? En las películas con personajes de carne y hueso no pasa. ¿Es más sencillo para el dibujante? ¿Es una estrategia de cara a la lucrativa venta de disfraces? La razón la desconozco y no sé si debo ir a un psiquiatra para que analice mi obsesión.

Apuesta por las mujeres reales

Hoy he leído que la revista para mujeres más vendida de Alemania, Brigitte, ha decidido desprenderse del Photoshop y de las modelos profesionales y apostar por la belleza de las mujeres de la calle tal y como es, sin retoques postsesión de fotos.

La idea, según publican varios medios, es dejar de fomentar la estética huesuda que domina revistas y publicidad, y con la que no nos sentimos identificadas la mayoría de las mortales.

“A partir de 2010 no trabajaremos con modelos profesionales nunca más”, afirma Andreas Lebert, editor en jefe de la revista.

Desde aquí quiero destacar esta iniciativa, ya que me parece que desde esta publicación le están echando un par de eggs al asunto, ya que muchos creen que las mujeres no queremos ver a chicas reales sino soñar con lo que nos gustaría ser; aunque no se dan cuenta de que eso es lo que nos han impuesto, sin preguntarnos.

Ahora bien, espero que no sea una estrategia de Brigitte para atraer publicidad y lectores en época de crisis. ¡Madre, qué mal pensada soy!… 😉

¿Por qué nos molesta tanto coincidir con otra en el modelito?

No dispongo de una encuesta en la que sustentar la afirmación que voy a hacer en este momento, sólo de la experiencia de 34 años de observación, así que ahí va: La mayoría de nosotras si nos encontramos en una fiesta, boda, bautizo o comunión con otra persona de nuestro mismo sexo vestida de idéntica manera nos da un soponcio. Al rato, tras un buen rato, lo asimilamos y nos parece incluso divertido, aunque tenderemos a preguntarnos a quién le queda mejor. El motivo (competitividad, naturaleza femenina, amor propio…) lo desconozco, si alguien lo sabe por favor que me lo diga.

Con ellos la cosa cambia, como tienen menos variedad entre la que moverse no se enfrentan a estos problemas trascendentales 😉 Ellos se plantan su traje y da igual que otro repita, porque nadie lo iba a notar. Otra cosa es que uno se ponga la corbata de los Simpson y a otro le de por hacer la misma gracia. Pero ellos se lo toman de otra manera, pensando (creo yo): “que guay soy que otro me copia”.

El otro día, en los premios MTV, Shakira y Pink optaron por el mismo modelazo. Un minivestido de lo más sexy de Balmain. Las dos iban guapísimas, pero pondría la mano en el fuego a que a ellas no les gustó nada la coincidencia, aunque las sonrisas (bastante falsas) de la foto puedan hacer pensar lo contrario.

Rihanna puede

Si yo aparezco vestida así en un restaurante de lujo u hotel de cinco estrellas se me quedarían mirando alucinados pensando: “menudas pintas lleva ésta”; pero Rihanna y su fama hacen que a ella esas cosas no le pasen.

Se puede poner un top con unos pantalones cortados sin poner mucho cuidado, de esos que el común de los mortales nos ponemos para ir a la playa, y que los medios de comunicación destaquen lo original de su estilismo. Vamos, una muestra más de lo relativo que es esto de la moda. Habría que leer los comentarios si hubiera sido Belén Esteban la que hubiera aparecido de esta guisa en algún sarao.

El bolardo asesino de Lisboa

No he escrito en el blog desde hace una semana, porque me he tomado unos días de relax y desconecte total.

Este verano he estado primero con mi familia política en Badajoz, después he pasado unos días en Lisboa y ahora con mis papis en Asturias. En la foto lo que veis es el bolardo retractil asesino con el que nos encontramos mi marido, mi hija y yo en la capital portuguesa.

Tras disfrutar el día antes de la bella Lisboa (viendo la torre de Belém, el monasterio de los Jerónimos de estilo manuelino y el maravilloso elevador de Santa Justa) nos disponíamos a ir a la catedral, y al meternos por una calle en busca de aparcamiento, nos encontramos un coche delante, esperando a que un semáforo se abriera. En cuanto se puso en verde, le seguimos y en ese momento el bolardo salió del suelo y nos destrozó los bajos.

Esto nos pasó en la Rua do Barao. Os aviso por si vais por Lisboa, porque está muy mal señalizado. Así que cuidadín.

Ahora estamos en Asturias, sin coche y a punto de volver a Madrid donde nos espera el presupuesto de la reparación. ¡Estamos temblando! En fin, una aventura. Mañana ya vuelvo con los posts fashion.

¿Os ha pasado algo este verano? Espero vuestros comentarios.

Look festivalero

Yo alucino. Llega el veranito y la época festivalera, musicalmente hablando, y ya están todas las revistas sacando los looks ideales para ser la más cool en estos eventos. ¡Qué daño ha hecho Kate Moss! Como a la trend por excelencia le dio un día por ir a los festivales y todo lo que ella se pone, aunque sea un pañuelo en la muñeca, al día siguiente marca tendencia, así estamos, que ahora las famosas que se las dan de guays van a los festivales a ver si las saca un fotógrafo y dan la vuelta al mundo en las páginas de las revistas como ejemplo de chica cool.

Pues bien, como festivalera, viejuna pero festivalera, que he sido, soy y seré tengo que decir algo: a los festivales vamos a escuchar buena música y a pasárnoslo bien.

Dormimos en tiendas de campaña, nos duchamos en comuna y vamos a baños que dan asquito al segundo día de conciertos, así que llevamos ropa cómoda y fresquita, no por ello vamos hechos unos guarros e intentamos estar guapos, pero nos preocupa más ver a nuestro grupo favorito en directo, hacernos con su último disco o descubrir nuevos artistas que qué nos ponemos ese día.

Lo último de Lady GaGa

Lo primero que tengo que decir es que no soporto a esta niñata. La he oído hablar en un par de entrevistas y no se puede ser más pava. Dejando esto a un lado, os traigo unas fotos que he encontrado vía Just Jared en las que aparece, como no, llamando la atención y dando la nota.

No sé que es lo que más me molesta de la tal Lady GaGa, su afán por ser el centro de atención o que los demás nos fijemos en ella justamente por lo estrafalaria que es. En fin.

Como veis en la foto, la cantante neoyorquina apareció de esta guisa en un restaurante de Londres al que acudió a cenar con su amigo Mika.

Las ministras mejor y peor vestidas

Vuelvo a las andadas con mis listas que tanto os gustan 😉 En esta ocasión he cogido la foto de familia del nuevo Gobierno anticrisis de Zapatero y me he puesto a analizar los modelitos de las ministras. Si buscáis un análisis sesudo de lo que se puede esperar de la remodelación del Ejecutivo estáis en el lugar equivocado. Aquí lo que encontraréis es mi sincera opinión del estilo de las ministras, que para eso es un blog de moda ¿no?

Listado de las mejor a las peor vestidas:

(1) Carme Chacón: Es la ministra con más estilo. El polémico esmoquin negro de Purificación García para mí fue todo un acierto. Sabe sacarse partido y destacar. Le doy un 10.

(2) Elena Salgado. La nueva vicepresidenta económica es muy elegante. Opta por trajes que le sientan como un guante. La verdad es que tiene una figura envidiable. Su estilo es serio, pero sin llegar a aburrir. Se lleva un 9.

(3) Beatriz Corredor. Me gusta el estilo de la ministra de Vivienda. No es nada estridente, sabe lo que le sienta bien y sus elecciones suelen ser muy acertadas. Tiene un notable.

(4) Ángeles González-Sinde. La nueva titular de cultura ha aportado glamour al nuevo Gobierno, pero por ahora en sus apariciones públicas desde que fue nombrada ministra parece que no sabe muy bien qué ponerse. El día que prometió el cargo ante el Rey iba de ejecutiva cool y el día de la toma de posesión (en la foto) parecía una colegiala con su chaqueta y el vestidito de flores. Por ahora tiene un aprobado, ya veremos como evoluciona.

(5) María Teresa Fernández de la Vega, tiene un estilo peculiar. Muchas veces acierta, pero otras muchas parece vestida por su peor enemigo. Por este motivo, por encontrarse entre el bien y el mal, le doy un 5.

-(6) Bibiana Aído. La titular de Igualdad normalmente opta por trajes de chaqueta con los que parece mi madre y es una pena, porque cuando la ministra acierta lo hace de pleno, pero cuando no… Aprueba por los pelos.

(7) Elena Espinosa. La ministra de Medio Ambiente no me dice nada. Es demasiado sobria, sus looks no son nada arriesgados y es una mujer que pasa desapercibida (estilísticamente hablando). Entra en el grupo de los suspensos.

(8) Trinidad Jiménez. Todo el mundo sabe que va de modernilla, recordad el lío de la chaqueta de cuero, pero últimamente se decanta por los trajes de chaqueta y pantalón y no le quedan nada bien. Lo siento pero la voy a suspender.

(9) Cristina Garmendia. El estilo de la ministra de Ciencia e Innovación es correcto, pero tan correcto que pide a gritos un cambio de look. Lo siento ministra, pero tengo que suspenderla.

Chacón, ibas muy guapa

Todos habréis visto las fotos de los modelitos elegidos por las asistentes a la Pascua Militar y el lío que algunos medios (no miro a nadie) han montado con el tema. Destacaban lo inapropiado de la elección de la ministra de Defensa, Carme Chacón. Para la ocasión se puso un esmoquin negro de Purificación García con una camisa blanca. Luego está el peinado: pelo recogido en una coleta, muy tirante. Y el maquillaje: Raya negra bien marcada para los ojos. Estaba guapa, muy guapa. A su lado Letizia (que repetía) y Doña Sofía con los trajes largos parecían dos señoras de mucha más edad y disfrazadas.

Pues bien, el jaleo se ha montado porque según se dice el protocolo manda que las mujeres acudan a este tipo de actos con traje largo y la ministra se saltó las normas. ¿Pero fue así? Al parecer no, ya que ella pidió permiso a la Casa Real para vestir con pantalón y le fue concedido.

La verdad, todo esto me parece una chorrada. Es cierto que hay que vestirse de acuerdo a las circunstancias, pero es sacar de madre las cosas poner en duda si un esmoquin es apropiado o no. Además reitero, que Chacón estaba especialmente atractiva, es la vez que más guapa la he visto.

Igual que digo todo esto, también digo que ella sabía, pongo la mano en el fuego, que su elección iba a traer cola, este país es así pero a ver si con cosas como ésta nos acostumbramos y dejamos de fijarnos en estas, repito, chorradas.

Me aburren las camisetas con mensaje

Me he cansado de ellas. Reconozco que cuando empezaron a convertirse en una epidemia me resultaban simpáticas, pero ahora empiezo a no poder ni verlas.

¿A quién le importa si te llevas las chicas a pares, si quieres a tu mujer, si eres virgen, si tu mamá te adora o si crees en Jesús?

¿Por qué tenemos esa necesidad de que el mundo se entere de las cosas? ¿Es una forma de expresarnos? No tengo ni idea. ¿Tú lo sabes?

Hace unos días encontré una camiseta en la que ponía el número 33, mi edad. No pude evitar comprármela. Pero ahora me pregunto ¿no asumo mi edad y por eso debo recordármela a diario con esa camiseta? Creo que hoy me estoy comiendo demasiado el tarro, mejor lo dejo por hoy. Mañana más.

Foto: Ellen DeGeneres y su mujer Portia de Rossi (vía Just Jared).