Deportes
¿Qué fue de? ¿Qué fue de?

"Si eres una estrella del deporte, eres una estrella del deporte. Si no lo consigues, te conviertes en entrenador. Si no eres capaz de entrenar, puedes ser periodista". Desmond Lynam, comentarista deportivo.

Entradas etiquetadas como ‘woodlawn vase’

Trofeos, copas y medallas. The Woodlawn Vase: el trofeo más valioso del deporte estadounidense

The Woodlawn Vase (WIKIPEDIA).

Siempre intento traeros a esta sección trofeos o copas curiosas. En esta ocasión vamos a hablar de una desconocida que puede estar entre los trofeos más valiosos del mundo. Al menos, lo es en América. Es el The Woodland Vase.

Antes de nada, os contaré que es el trofeo que se entrega al ganador de la Preakness Stakes, una competición hípica que se disputa en el hipódromo de Pimlico en la ciudad de Baltimore, Maryland, el tercer sábado del mes de mayo desde el año 1873.

Esta competición forma parte, junto al Derby de Kentucky y al Belmont Stakes, de lo que se conoce como Triple Corona.

La copa es el primer trofeo deportivo diseñado por la prestigiosa casa Tiffany’s de Nueva York. Fue entregado por primera vez en el año 1861. Precisamente ese fue el año en el que estalló la Guerra de Secesión americana. Para salvaguardar el trofeo y que no fuera fundido para crear munición, éste fue enterrado, hasta su recuperación en 1866.

El trofeo mide casi un metro de alto y pesa algo más de 13 kilos y medio. Fabricado en plata, de él destaca la presencia de cuatro victorias aladas y de un jinete en la parte superior. El nombre lo recibe de la localidad de Woodlawn, en Kentucky, donde se celebraba la primera carrera que tenía este trofeo como premio. Fue precisamente en Woodlawn donde fue enterrado durante la Guerra Civil americana.

¿Por qué se considera el trofeo más valioso de América? Pues además de por su valor intrínseco y su historia, el Woodlawn Vase está asegurado por 4 millones de dólares. Durante todo el año se conserva bajo estrictas medidas de seguridad en el Baltimore Museum of Art. Cuatro agentes de policía armados y con guantes blancos lo transportan hasta el lugar de la carrera.

Es tan valioso que ni siquiera los ganadores lo pueden tocar. Desde 1953, el ganador recibe una réplica de un tercio del tamaño de la original, con un valor de unos 30.000 dólares.

Espero que os haya gustado la historia. Hasta mañana.