Entradas etiquetadas como ‘umbro’

Las camisetas del Mundial de Rusia 2018: de la selección española a la brasileña, la alemana, la argentina…

Hola a todos. En este artículo voy a hacer un breve repaso a las equipaciones que lucirán las selecciones en el Mundial de Rusia 2018, a ver qué os parece. De cada selección os presento sus dos equipaciones y les pongo nota. A ver si coincidimos:

GRUPO A

Primera y segunda equipación de Rusia (ADIDAS).

Rusia. La mayoría de las selecciones de Adidas presentan uniformes inspirados en modelos pretéritos. Es el caso de Rusia, curiosamente presenta en su cita un primer uniforme muy ‘soviético’, inspirado claramente en las camisetas de la URSS en los 80 y principios de los 90. En el caso de la segunda equipación, se han permitido alguna innovación, pero destaca que, en principio, se presenta con pantalón azul y medias rojas, es decir, el primer esquema que usó la selección rusa tras la desintegración de la Unión Soviética. Mi nota: 8/10.

Camisetas de Egipto (ADIDAS).

Egipto. Si en el caso de Rusia Adidas ha hecho un buen trabajo, con la Egipto de Salah no se han calentado en absoluto la cabeza. Diseños planos y muy sencillos que, en un país con la potente iconografía de Egipto, se me quedan muy cortos. Es más, el template de la primera equipación es el de la temporada que acaba. Aún así, son correctos y limpios y hay que destacar que no son monocromos, así que eso sube un puntito. Mi nota: 5,5/10.

Camisetas de Arabia Saudí (NIKE).

Arabia Saudí. Si Adidas, en términos generales, ha hecho un trabajo notable, al menos en cuanto a investigación e innovación, podemos decir todo lo contrario de Nike. Diseños por lo general (hay alguna excepción, como veremos más adelante) muy planos y producidos en serie. En el caso de Arabia Saudí, caen en lo monocromo (¿por qué blanco entero, si siempre han ido con camiseta blanca y pantalón verde?). Puestos a evaluar, mejor la segunda equipación que la primera, pero bastante olvidable en general. Mi nota: 3,5/10.

Camisetas de Uruguay (PUMA).

Uruguay. La relación entre Puma y Uruguay es muy longeva, con resultados excelentes en algunas ocasiones. En este Mundial, la firma alemana presenta unos diseños no tan extraordinarios como en otras veces, pero ese sol de la primera equipación y romper con la monocromía en la segunda (el pantalón es celeste) bien merecen más que un suficiente. Mi nota: 6,5/10.

GRUPO B

Morata (perdón por la crueldad, pero fue el que hizo de modelo) y Koke, con las camisetas de España (ADIDAS).

España. Me llevé cierta decepción con el hecho de que Adidas eligiera el modelo del Mundial de 1994 para inspirarse en el kit que España lleva a Rusia. Creo que los había mejores o más vistosos. Además, no está muy bien conseguida, en mi opinión (más allá del ridículo debate de los colores de la bandera republicana). Se salva porque se mantienen las medias negras y el pantalón azul, tras las absolutamente lamentables equipaciones de Brasil 2014. La segunda equipación es una de esas camisetas que de cerca parece de un color, y de lejos de otro. Adidas la llama ‘azul halo’, pero uno no sabe si es gris, o si es blanco. Floja, en mi opinión. A años luz de la azul marino de 2010 o de la amarilla de 2008. Mi nota: 5/10 (el aprobado es gracias a las medias negras de la primera).

Cristiano y André Gomes, con las equipaciones lusas para Rusia 2018 (NIKE).

Portugal. El kit que Nike ha diseñado para Portugal ejemplifica perfectamente todo lo malo de la firma de Oregón este año: no rompe con la monocromía (¿dónde está esa Portugal de camiseta encarnada y pantalón verde?) y la primera equipación lusa presenta esas mangas con leves rayitas que vamos a ver la próxima temporada en el 99% de los equipos Nike del mundo. Lo mejor de las equipaciones portuguesas son las minicruces verdes de la segunda equipación. Pero no da para aprobar. Mi nota: 3,5/10.

Uniformes de Marruecos (ADIDAS).

Marruecos. Adidas presenta dos caras en el caso de Marruecos. Si atendemos a la segunda equipación, de nuevo vemos que este año la firma alemana sí ha hecho cosas diferentes, no ha repetido el template una y otra vez y han dado una vuelta a los diseños. En la segunda camiseta vemos un concepto que recuerda al uniforme de Inglaterra en el Mundial 82. Por desgracia, parece que el pantalón será también blanco. El problema es que la primera es bastante sosa, pero el pantalón verde me alegra la vista. Para mi sorpresa, la hinchada marroquí se ha quejado precisamente de la segunda. Aprobado. Mi nota: 5,5/10

Uniformes de Irán (ADIDAS / EFE).

Irán. Tras varios años con Uhlsport, la selección persa se pasa a una de las dos gigantes del sector, Adidas. Tengo la impresión de que a la selección asiática le pasa lo mismo que a Egipto. No ha habido ningún diseño complicado para los uniformes iraníes. Bueno, ni complicado ni sencillo. Estamos ante uno de los conjuntos más aburridos del Mundial. Encima monocromos. Suspenso. Mi nota: 3,5/10.

GRUPO C

Camisetas de Francia (NIKE).

Francia. La selección gala ha tenido preciosas equipaciones a lo largo de su historia, tanto en su época de Adidas como en la de Nike. Por desgracia, la de este año no es de esas. Vemos de nuevo las absurdas rayas en las mangas que llevarán cientos de selecciones y equipos (¿es el encefalograma de los jefes de diseño de Nike?). Que se mantengan el pantalón blanco y las medias rojas (no es mucho pedir para una de las selecciones tricolor por antonomasia) es un punto positivo. En la segunda equipación, no me disgustan esas minirayitas que salpican la camiseta blanca. El pantalón azul también es una buena noticia. Por los pelos. Mi nota: 5/10.

Las camisetas danesas (HUMMEL).

Dinamarca. La marca danesa Hummel es una de las favoritas de los expertos en equipaciones. Su trabajo en 1986 para la selección danesa está entre los mejores de la historia de las camisetas de fútbol. Este año han ido por lo seguro. Saben que sus ángulos en las mangas siempre funcionan. Han recuperado, además, su viejo logo, el de la avispa. Variando además un pelín el tono de rojo en las mangas, creo que logran un uniforme bastante decente. Además, aportan una originalidad: en ambas equipaciones hay una especie de aspa en segundo plano. Es un homenaje al uniforme de la Guardia Real danesa. Mi nota: 7/10.

Las camisetas de Australia para Rusia (NIKE).

Australia. ¿Rayitas en las mangas? ¿Dónde he visto yo eso? ¡Ah, sí, en todas las camisetas Nike de este año! Rompamos una lanza a favor de las de Australia: no son los encefalogramas de otros modelos y tienen un punto étnico que me gusta. Lo malo, que el uniforme es monocromo. En la segunda equipación han metido un tono fluorescente, que debería ser erradicado para siempre del diseño futbolístico, pero el tono del verde es bastante elegante y el diseño es original. Para lo que lleva Nike a Rusia, está bastante bien. Mi nota: 6/10.

Camisetas de Perú (UMBRO).

Perú. Que Umbro exista es una bendición. Perú tiene poco margen de maniobra, porque su uniforme es de los más inamovibles del fútbol mundial, pero es en los detalles donde una equipación triunfa. Teniendo en cuenta que no es la mejor camiseta que la firma del diamante ha hecho para la selección andina, los motivos dorados en las mangas dan un toque elegante sin estridencias, muy de la marca de Manchester. Mi nota: 6,5/10.

GRUPO D

Messi, con las camisetas de su selección (ADIDAS).

Argentina. Los uniformes Adidas de Argentina para Rusia 2018 eran de los más esperados. En mi opinión, cumplen con las expectativas. Inspirada en el modelo de 1993, la camiseta local tiene como novedades más llamativas un leve degradado en las franjas celestes y las tres rayas de Adidas en negro. Además, recupera el pantalón negro y las medias blancas de toda la vida. Sin ser un escándalo, está bien. El uniforme visitante, que vistió la selección argentina ante España en el célebre 6-1 del pasado mes de marzo en el Metropolitano, es negro. Admito que es una manía personal mi rechazo a las equipaciones de este color, pero reconozco que el efecto con las franjas albicelestes no es feo. Aunque se presenta con pantalón blanco, en el amistoso de Madrid Argentina los llevó en negro, lo cual me da una pista de que de nuevo, la FIFA y los árbitros se empeñarán en presentarnos un fútbol de monocromos contra monocromos. Mi nota: 6,5/10.

Modric y Mandzukic lucen las camisetas de Croacia (NIKE).

Croacia. Pues pese a que le estoy atizando sin piedad, se da la paradoja de que una de las camisetas más chulas de este Mundial la ha diseñado Nike. Es la de Croacia, la excepción a la mediocridad reinante en la marca del swoosh este año. Croacia tiene poquísimo margen de maniobra. Sus cuadros (el sahovnica) son los que son. Pero esta vez, creo que Nike ha acertado de pleno con el tamaño y la disposición. Por poner un pero, el dichoso dibujo de encelograma de las mangas y que fijarse en los bordes de los cuadros rojos hacen pensar a uno si no está borracho. En cuanto a la segunda equipación, es para mí sin lugar a dudas una de las mejores de todo el Mundial. Sin usar cuadros rojos y blancos, es inmediatamente identificable como una camiseta de Croacia. En realidad, es el mismo diseño que la primera, pero en azul y negro. Por poner un pero, que es demasiado oscura y quizá en televisión no se aprecie bien el dibujo. Mi nota: 8,5/10.

Camisetas de Islandia para Rusia 2018 (ERREÀ).

Islandia. Quién le iba a decir a Erreà, una pequeña empresa de ropa deportiva de Parma, Italia, que firmar con Islandia iba a ser tan productivo. Las hazañas de los islandeses en la última Eurocopa han convertido en este debutante mundialista en uno de los favoritos (sentimentalmente hablando) de todo el mundo, y tras la cita de Francia 2016, se vendieron camisetas islandesas por todo el planeta. Además, era un diseño muy bonito. Erreà tenía muy alto el listón y, efectivamente, no lo han superado este año. Aún así, ser una marca pequeña te permite ser diferente a los demás y creo que las camisetas que lleva Islandia a Rusia, sin ser una maravilla, hacen bien su papel. El degradado de las mangas me resulta un poco demodée, pero los uniformes en general son correctos. Mi nota: 6/10.

Camisetas de Nigeria (NIKE).

Nigeria. Este caso es muy curioso. En la misma selección, Nike presenta una muy buena camiseta y otra totalmente olvidable. La buena es la primera. Los diseños ‘pajareros’ son muy africanos y creo que casan perfectamente con la filosofía de las selecciones del continente negro. Así, la primera equipación de Nigeria recuerda a la que las águilas verdes llevaron en el Mundial de 1994 (es decir, que con Nigeria, Nike se ha hecho ‘un Adidas’). El resultado es bastante espectacular, en mi opinión. De hecho, está arrasando en ventas. Nigeria tendría una nota buenísima de no ser por la segunda equipación: primero, no tiene sentido porque aunque en otra tonalidad, es verde, como la primera. Segundo, porque es muy plana (aunque se agradece la ausencia del zig zag de las mangas) y tercero, por el uso de tonos fluorescentes. Parece como si se hubieran esforzado tanto con la primera que para la segunda hicieron algo para salir del paso. Una pena. Mi nota: 7/10 (que podría haber sido un 8,5, insisto, si tenemos en cuenta solo la primera).

GRUPO E

Combo de fotos con las camisetas de Brasil (NIKE).

Brasil. Es una de las favoritas y de los santos y seña de Nike, pero a pesar de ello, la firma de Oregón no ha hecho una excepción con la canarinha y ha presentado una camiseta más bien sosita, sujeta también al horrendo zig zag de las mangas. Por suerte, se aprecia menos que en el caso de Francia, por ejemplo. No obstante, el resultado general es sobrio y respetuoso con el espíritu de la selección brasileña. La segunda equipación incluye unas sombras en forma de estrella y un tono de azul que funcionan muy bien. El pantalón es blanco, así que miel sobre hojuelas. Superior esta segunda a la primera. Mi nota: 6,5/10.

Uniformes de Costa Rica (NB).

Costa Rica. Poco a poco, New Balance se ha hecho un hueco en el exclusivo club de las grandes equipaciones de fútbol, sobre todo gracias a su acierto a la hora de vestir a históricos del fútbol mundial como el Liverpool, el Celtic o el Athletic Club. En Rusia estará representada por dos selecciones. Una de ellas es Costa Rica. Los uniformes de los ‘ticos’ son bastante correctos. De nuevo me gusta más el visitante que el local. De este último me gusta el cuello redondo blanco y su imagen pulcra en general. Del segundo me gusta el detalle de que las mangas sean negras por detrás pero no por delante. NB ha arriesgado poco, pero funcionan. Mi nota: 6/10.

Camisetas de Suiza (PUMA).

Suiza. La camiseta local de Suiza tiene una cosa que, en mi opinión, es garantía de éxito: algo que no tengan los demás, que identifique al país y que sea estético. Puma se ha currado una camiseta para Suiza con unos dibujos que representan la topografía montañosa del país. El efecto es fantástico y la temática, un acierto. El problema es que la segunda equipación, como en el caso de Nigeria, es un diseño para salir del paso, completamente plano, olvidable, soso y aburrido. Mi nota: 7,5/10.

Uniformes de Serbia (PUMA).

Serbia. La selección serbia vestía Umbro hasta hace bien poco, cuando se pasó a Puma. El resultado no es muy positivo, en mi opinión. Hago una excepción con la camiseta visitante, la blanca, que incluye una bandera serbia vertical a lo largo del dorso. De nuevo la firma alemana se trabaja algo diferenciador, aunque no sea una idea excesivamente original. La local es terriblemente plana. Parece uno de esos uniformes que te compras por docenas para jugar con los amigos al futbito. Mi nota: 4,5/10.

GRUPO F

Camisetas de Alemania (ADIDAS).

Alemania. Adidas deja el resto cuando se trata de su selección, esto es, Alemania. En 1990, creó la que probablemente sea la camiseta más chula de la historia del fútbol. Con su filosofía de este año de recrear diseños míticos, lo tenían hecho: inspirarse en aquel mítico modelo. Esto tiene dos partes, una buena y una mala. La buena, es que es difícil que salga mal ante un referente así. La mala, que es imposible superarla. Y en efecto, no la supera. A priori, optar por el blanco y negro no es mala idea, pero si la de 1990 triunfaba era por el pegotazo de color que le ponía al siempre soso uniforme alemán. Otro detalle, y entramos de lleno en el mundo de la sastrería, es que la de hace 28 años era de dos piezas y el diseño de la bandera se extendía hasta las mangas. Ahora, las mangas de las camisetas van cosidas aparte, y las franjas se cortan a llegar a éstas. Pero insisto, son detalles de friki. A la segunda equipación, ni un pero: refleja perfectamente el espíritu de la suplente de 1990, con un toque retro pero sin caer en anacronismos. Esta verde es de las mejores de la cita rusa. Mi nota: 9/10.

Camisetas de México (ADIDAS).

México. Para mí, la selección que mejor conjunto home/away presenta en Rusia. El primer uniforme nos recuerda mucho al diseño de Argentina para su segunda equipación. Está muy bien resuelto el toque retro. Quizá hubiera optado por poner algo más de rojo (¿una de las tres franjas, por ejemplo?), pero no desentona. La segunda equipación es, sencillamente, la mejor del Mundial. Y es curioso, porque recuerda al uniforme de una selección con tan poca relación con México como la de Hungría en 1966. Con el pantalón rojo oscuro (por favor, que no lo lleven blanco), la combinación es fantástica. Mi nota: 9,5/10.

Camisetas de Suecia (ADIDAS).

Suecia. Ya es mala suerte que te toque jugar en el mismo grupo con dos de las selecciones que mejores uniformes llevan. Pero así es la vida. De todos modos, Adidas se ha molestado poco en el diseño de esta clásica selección mundialista. De hecho, como en el caso de Egipto, usa el template de esta útima temporada (las rayas, en los laterales del dorso, no en los hombros). Se salva por las finísimas líneas oblicuas que hacen recordar al uniforme de los suecos en Italia 90. La segunda camiseta es más convencional, con unos dibujos geométricos random que no me terminan de convencer. Eso sí, si se atreven a presentarla en Rusia con pantalón amarillo, se llevarán mi aplauso. Otra cosa es que la FIFA y los árbitros les dejen. Raspado. Mi nota: 5/10.

Camisetas de Corea (NIKE).

Corea del Sur. Después de ver el uniforme local de Corea del Sur para Rusia 2018, el famoso dicho de Chiquito de la Calzada cambia y se convierte en “trabajas menos que el sastre de Corea”. A lo mejor el truco es no diseñar nada. En fin, si el diseñador de este uniforme ha cobrado por su trabajo es que están engañando a alguien en la sede de Nike. En la segunda equipación se lo han currado un poco más e incluyen unas líneas que esbozan el um yang o círculo rojo y azul del centro de la bandera de Corea del Sur. No está mal, pero no da en absoluto para el aprobado. Mi nota: 3,5/10.

GRUPO G

Rashford y Walker posan con los uniformes ingleses para Rusia (NIKE).

Inglaterra. Muchas miradas había puestas en Nike desde Inglaterra. Lo que perpetraron para los ‘tres leones’ en la Eurocopa 2016 provocó en las islas más indignación que si les cambiaran el sistema métrico: mangas grises, pantalón blanco, medias rojas. No lo tenía difícil la firma estadounidense para mejorar tal horror, pero por otro lado, tenían que esmerarse, toda vez que Umbro ha resucitado (aunque no puedan competir con el dineral que pone Nike a la FA). El caso es que desde que Nike viste a Inglaterra, la de Rusia es la mejor camiseta que han diseñado, pero para mí sigue siendo poca cosa. Es un uniforme correcto, sin más. Sus puntos fuertes son el regreso del pantalón azul marino y del dorsal en rojo. Lo tenían bien fácil: si se inspiran en el uniforme inglés de España 82 y lo petan. En cuanto al uniforme reserva, comprobamos que Nike ha ‘colado’ el zig zag de las mangas, pero suben nota al esbozar una cruz de san Jorge. Aun así, no es para poner el examen en la nevera. Mi nota: 5,5/10.

Camisetas de Bélgica (ADIDAS).

Bélgica. El de Bélgica es un caso muy parecido al de Alemania. Adidas creó en 1984 un uniforme soberbio para los ‘diablos rojos’ y este año no tenían más que fijarse en él. Como en el caso de Alemania, creo que no resiste la comparación, pero la idea en general ya es un acierto. Ese escudo centrado en mitad de la franja argyle te garantiza nota. Cuando todo el mundo esperaba expectante la primera equipación, resulta que la segunda es casi mejor. Acertadísima elección del amarillo y mejor aún que las rayas de Adidas de los hombros sean de dos colores, no sólo de uno. Otra de mis favoritas de este Mundial: 8,5/10.

Combo de camisetas de Panamá (NB).

Panamá. La otra selección a la que New Balance viste en Rusia es también de la CONCACAF. En este caso, se trata de Panamá. Con esta selección, la firma de Boston ha arriesgado bastante más que con Costa Rica. Curiosamente, ambas selecciones comparten colores. Me quedo con las de Panamá. Sus dos camisetas incluyen el esbozo de un chevron que simboliza el skyline de Panamá City y el ave nacional, el águila harpía (aunque admito que yo no veo ninguna de las dos cosas). En cambio, el punto en contra es que ambos uniformes son monocromos. Mi nota: 6/10.

Camisetas de Túnez (UHLSPORT).

Túnez. La más minoritaria de las marcas con representación en Rusia es la alemana Uhlsport, tradicionalmente asociada a los guantes de portero. Quizá eso explique que los uniformes de esta firma para Túnez sean bastante flojos. Son monocromos, son iguales (invirtiendo colores), no aportan nada, tiene unas formas geométricas random en los laterales… Si yo fuera una marca así, con sólo un equipo en el Mundial, intentaría hacer un uniforme más memorable, la verdad. Mi nota: 3,5/10.

GRUPO H

Camisetas de Colombia (ADIDAS).

Colombia. Otra de las apuestas fuertes de Adidas para Rusia es Colombia. De nuevo la firma alemana acierta. Regresa al concepto tricolor y sigue la misma línea que Argentina y México. La primera equipación es muy buena, pero aún es mejor la segunda. Primero, porque me encanta la combinación de azul y naranja. Segundo, por el detalle de la parte izquierda de la camiseta, con unas formas geométricas inspiradas en la ‘mulera’, la alforja que llevan los cafeteros colombianos colgando en ese hombro. Aplausos. Mi nota: 9/10.

Camisetas de Japón para Rusia (ADIDAS).

Japón. Si fuera por camisetas solo (sin contar el resto del uniforme), la local de Japón igualaría a la visitante de México como la mejor de la cita. El problema es que la selección nipona llega a Rusia con uniformes monocromos. Aún así, nos encontramos con otro ejemplo del buen criterio de Adidas este año. La camiseta local de Japón está inspirada en las armaduras de los samuráis: ¿Se puede molar más? La segunda equipación es bastante más floja y me dice bastante poco, pese al guiño de aquellos diseños de la línea ‘Equipment’ de Adidas a principios y mediados de los 90. Insisto, la camiseta sola de la primera equipación tendría un 9,5 de nota, pero tengo que evaluar todo. Mi nota: 8,5/10.

Camisetas de Senegal (PUMA).

Senegal. Con casos como el de Senegal o el ya referido del de Suiza, se entiende menos lo que ha hecho (o no) Puma con Serbia. Los diseños son bastante sencillitos, pero incluyen un dibujo en la parte frontal de lo que parece la cabeza de un león con motivos africanos. ¿Veis? Con eso da para aprobar. Senegal cruza la pasarela. Mi nota: 6/10.

Camisetas de Polonia (NIKE).

Polonia. La selección polaca es una de esas que, pase lo que pase, suele llevar un uniforme aburrido a las grandes citas. En este caso, además, como sus uniformes los hace Nike, encontramos más de lo mismo. Las infernales rayitas de encefalograma en las mangas (¡cómo las odio!), uniforme monocromo… la novedad es que ambos uniformes incuyen una línea diagonal que divide en dos la camiseta. Una parte es más oscura que la otra. No le encuentro mucho sentido, la verdad. Suspenso. Mi nota: 3,5/10.

Espero que os haya gustado. Hasta el miércoles.

Final de la FA Cup en 1991: el día que los ‘shorts’ desaparecieron del fútbol

Una de las imágenes que nos vienen a la cabeza cuando pensamos en el fútbol de finales de los 70 y los 80, en cuestión de atuendos, es la de los pantalones. En aquellos años se llevaban unos shorts que hacían honor a su nombre en inglés. Eran muy cortos. ‘Paqueteros’, si me permitís la expresión vulgar. Pero eso cambió radicalmente y desde entonces, los pantalones son mucho más largos. ¿Cuándo cambió eso? ¿Quiénes fueron los responsables? Pues os lo voy a contar.

Es 18 de mayo de 1991. Se disputa en Wembley la final de la FA Cup o copa inglesa. Se enfrentan el Nottingham Forest de Brian Clough y el Tottenham Hotspur de Terry Venables. En el equipo londinense hay una peculiaridad. Sus pantalones son sensiblemente más largos que los de los rivales. El partido acaba con victoria para el Tottenham por 2-1 en la prórroga.

Pero más allá de lo deportivo, los pantalones de los Spurs dan mucho que hablar. Algunos los ridiculizan. Pero lo que no sabían es que se iniciaba así una moda que duraría décadas. Fue Terry Venables, el entrenador del Tottenham, el que diseñó junto a Umbro ese largo de pantalón, pasado de moda en los 80. Fue el primer equipo que rompió con los shorts que durante más de una década se vieron en los terrenos de juego de todo el mundo, con algunas anécdotas, como la vez que a Butragueño se le vio todo en un partido ante el Español en diciembre de 1986.

La temporada siguiente quedó claro que los shorts habían muerto cuando el FC Barcelona presentó su primera equipación de la firma italiana Kappa, que incluía unos pantalones más largos de lo normal.

Desde entonces, la moda de los shorts ha quedado olvidada… aunque quién sabe si alguna vez vuelve.

Os dejo con un resumen de ese partido:

Hasta mañana.

Camisetas para la historia. Chelsea 1994: un horror en naranja y gris

Camiseta del Chelsea de 1994 (eBay).

Como cada año, las marcas deportivas presentan sus novedades en cuanto a camisetas (en breve haré el tradicional artículo sobre el asunto). Casi siempre, las camisetas tienen detractores y defensores, excepto en algunas ocasiones, en las que sólo tienen detractores. Hablaremos hoy de una camiseta propia de la galería de los horrores: la suplente del Chelsea entre 1994 y 1996.

Desde 1912, el uniforme del Chelsea ha sido azul (antes era celeste) y el suplente, blanco o amarillo. Ha habido algunas excepciones, como cuando en 1994, Umbro, entonces proveedora del equipo londinense, diseñó un uniforme gris ‘grafito’ y naranja ‘mandarina’.

El uniforme nada tenía que ver con los colores tradicionales del club. Afectaba incluso al escudo. En la camiseta había varias tonalidades de gris y los pantalones y las medias eran naranjas. Un horror muy habitual en recopilaciones de los peores uniformes de la historia.

En España tenemos buen recuerdo de él, no obstante. En la Recopa de la 94/95, Real Zaragoza y Chelsea se enfrentaron en semifinales. En el partido de ida, disputado en La Romareda, el equipo londinense se presentó de esta guisa. No les fue nada bien porque ganaron los maños 3-0. Luego aguantarían en Stamford Bridge y a la postre ganarían la final en París ante el Arsenal.

Os dejo el vídeo de aquel mítico partido en La Romareda:

Hasta mañana.

Camisetas para la historia. Cuando Inglaterra vistió de amarillo (1973)

Bobby Moore, de amarillo (Wikimedia Commons).

Bobby Moore, de amarillo (Wikimedia Commons).

Pues la camiseta de esta semana es un ejemplar singular donde los haya. Todos, más o menos, relacionamos a los equipos, y también a los equipos nacionales con unos colores: así, el azul de Francia o Italia, el rojo de España o Bélgica, el naranja de Países Bajos, el blanco de Alemania o Inglaterra, el amarillo de Brasil o Suecia… Por eso, cuando algunos de estos factores se mezclan, vemos resultados sorprendentes como cuando la selección más antigua del mundo (junto a la de Escocia) vistió de amarillo.

Ocurrió en 1973. Inglaterra había fracasado en su intento de clasificarse para la Eurocopa de 1972 y las últimas fechas de la primavera y primeras del verano de aquel 1973, emprendió una gira europea. Umbro era la empresa dedicada a manufacturar los uniformes de la selección, y habían triunfado tres años antes con el revolucionario tejido con el que confeccionaron las camisetas que lució Inglaterra en el Mundial de México 70, al que bautizaron como Aertex: para combatir el calor de México, crearon un tejido con agujeritos para que la transpiración fuera mejor.

Pues bien, de cara a aquella gira europea, Umbro decidió innovar y en lugar de camiseta roja y pantalón blanco, el uniforme reserva de Inglaterra se convirtió en camiseta amarilla, pantalón azul y medias amarillas (el titular, como bien sabéis, es camiseta blanca y pantalón azul marino). El motivo no está claro. Al parecer, era un guiño al exitoso Brasil del Mundial de México 70, pero a día de hoy, ni siquiera en Inglaterra se ponen de acuerdo para saber la razón por la cual Umbro y la FA optaron por el amarillo.

La camiseta se estrenó ante Checoslovaquia el 27 de mayo de 1973, en un amistoso en el Letna de Praga, con resultado de 1-1. Unos días después, la volvieron a usar, esta vez en un clasificatorio para el Mundial de Alemania en Chorzow ante Polonia, con mal resultado para los Tres Leones: perdieron 2-0. Ocho días después se volvió a usar, en otro amistoso en el Comunale de Turín ante Italia, con idéndico resultado: 2-0 en contra. Vistos los pésimos resultados, nunca más se volvió a usar, a excepción de una exhibición entre Inglaterra y un combinado de jugadores americanos, con victoria por 2-0 para los ingleses. Esa camiseta la confeccionó, por cierto, Admiral.

Hace unos meses, en concreto en abril, este uniforme volvió a salir a la palestra en la prensa inglesa. El Daily Mail publicó que, de cara al Mundial de Brasil 2014, Inglaterra iba a recuperar el amarillo como homenaje a la selección anfitriona: Todo era, claro está, una broma del April Fool’s Day (el 1 de abril), que es como el día de los inocentes pero en el mundo anglosajón.

Os dejo con un breve resumen de uno de los partidos que Inglaterra jugó de amarillo:

Hasta mañana.

Camisetas para la historia. Escocia y su tartán, 1994-1996

La de Escocia es, sin lugar a dudas, una de las selecciones de fútbol con más solera del mundo. De hecho es, junto a Inglaterra, la más antigua de la historia. Como todos sabéis, sus color más significativo ha sido el azul oscuro, pero desde hace algo más de una década, se han añadido innovaciones en sus diseños. La primera de estas innovaciones es la que os presento hoy.

Como os decía, Escocia siempre ha vestido como primera equipación camisetas azul oscuro (que obligaban a los árbitros a no usar el negro cuando este color era el exclusivo), a excepción de algunos partidos (el último en 1951) en los que la primera selección fue un curioso uniforme (a rayas horizontales amarillas y rosas) en honor del Marqués de Rosebery, un aristócrata que fue presidente de la Federación Escocesa y uno de los grandes impulsores del balompié en Escocia. Las únicas innovaciones se producían en la camiseta de visitante, con modelos en rojo, en naranja, en blanco o en amarillo. Personalmente me quedo con la camiseta de recambio de principios de los 90, blanca con finas líneas amarillas horizontales.

Pero la revolución llegó en 1994, de la mano de la firma inglesa Umbro. Como sabéis, uno de los signos más característicos de Escocia es el tartán, es decir, las telas de cuadros que representan a los diferentes clanes, combinando diferentes colores. Pero no sólo las familias tienen su tartán, sino que entidades, clubes (por ejemplo, Celtic y Rangers tienen su propio tartán registrado) y asociaciones también los usan. Así las cosas, la Federación Escocesa encargó un diseño de tartán, basado en colores como el morado, el azul marino y el verde (básicamente) y Umbro tomó buena nota.scotland

La firma de Manchester elaboró un arriesgado diseño que causó furor entre los hinchas escoceses (no en vano se hacen llamar ‘Tartan Army’). Toda la camiseta, a excepción de las mangas, azul marino, llevaba dibujado el tartán oficial de la SFA. Lo mismo ocurría con los pantalones, que tradicionalmente habían sido blancos. Sólo las medias, supongo que por problemas con los materiales, tenían un color liso, azul marino. Los dorsales y el logo de Umbro en amarillo completaban esta extraordinaria equipación. No obstante, y esto es una opinión personal, el diseño tenía un defecto. Y es que el tartán sólo era visible de cerca. Desde las gradas o desde la tele, y más si no lucía el sol, el uniforme parecía enteramente azul oscuro. Yo creo que esto no fue algo que importara mucho a Umbro, porque quizá fue una camiseta pensada no tanto para los futbolistas, sino más bien para los hinchas, que como sabéis, en las Islas se pirran por comprar equipaciones de sus ídolos.

En lo que a lo deportivo se refiere, esta exitosa camiseta coincidió con una relativamente buena etapa de la selección escocesa, liderada por hombres como Gary McAllister (foto), Gordon Durie o John Collins. Digo relativamente buena porque al menos se clasificó para una gran competición (logro que Escocia lleva más de 15 años sin conseguir), la Eurocopa de Inglaterra de 1996. Allí, no obstante, hizo lo de siempre, es decir, caer en primera fase. Además, lo hizo de una manera ciertamente dolorosa, pues la derrota que les sentenció fue ante el Auld Enemy, o sea, Inglaterra, que ganó 2-0 con goles de Shearer y uno espectacular de mi (a pesar de todo) admirado Paul Gascoigne, después de que McAllister fallara un penalty.

De cualquier manera, sirva esta original camiseta como pequeño homenaje a un equipo que si bien no es ni de lejos uno de los mejores de Europa, es uno de los más auténticos y que cuenta con una de las mejores aficiones del mundo.

Os dejo con lo que pasó en aquel derbi británico de la Eurocopa del 96:

Hasta mañana.