Deportes

Entradas etiquetadas como ‘stan cullis’

Quién fue… Stan Cullis: se negó a hacer el saludo nazi en el Berlín de 1938

Cullis, en su etapa de jugador (YOUTUBE).

El de hoy es el último post del año. Regresaremos el próximo día 3. Le decimos adiós a 2018 con una historia muy interesante de un personaje que os recomiendo que conozcáis. Es Stan Cullis.

El día 25 de octubre de 1916 nació en Ellesmere Port, Cheshire, Inglaterra, Stanley Cullis. Con 14 años empezó a jugar en un club de su pueblo, el Ellesmere Port Wednesday, y en 1934, con 18 años, firmó un contrato profesional con el Wolverhampton Wanderers, los Wolves. Sólo un año después debutaba, como defensa central, con el primer equipo. Alcanzó la titularidad en la temporada 37/38, año en el que los Wolves fueron subcampeones de Liga.

En octubre de 1937 fue convocado por primera vez con la selección inglesa, en un 5-1 ante Irlanda. Pero su partido internacional más famoso no lo jugó: ocurrió el 14 de mayo de 1938. Inglaterra jugaba un amistoso en Berlín ante Alemania, donde el nazismo ya dominaba.

Alguien en el Foreign Office británico creyó conveniente que la selección inglesa, como gesto de simpatía con la selección rival y el público, imitara a la Mannschaft e hiciera el saludo nazi ante el público antes del encuentro. Así, dieron la orden a los jugadores de hacerlo. Pero uno de los internacionales ingleses se negó: fue Stan Cullis. Ante la negativa del central del Wolverhampton, y para evitar un conflicto, el seleccionador decidió que Cullis no jugara aquel partido. La decisión tomada por el Foreign Office y la propia FA fue muy criticada en Inglaterra y aún hoy se considera una vergüenza nacional. Inglaterra ganó aquel partido por 3-6.

Cullis, en su etapa de entrenador (YOUTUBE).

En 1939, el Wolverhampton fue subcampeón de Liga y Copa. El 24 de mayo de ese año, con tan solo 22 años de edad, Stan Cullis se convirtió en el jugador más joven en llevar el brazalete de capitán de la selección de Inglaterra. Fue en un amistoso en Bucarest, ante Rumanía, que ganaron los ingleses 0-2. Él no lo sabía, pero fue también su último partido como internacional (en total disputó 12) y el último que jugaba Inglaterra antes de la Segunda Guerra Mundial.

En efecto, el estallido del conflicto supuso prácticamente el fin de la carrera de Cullis. Durante el conflicto ejerció de preparador físico de las tropas, tanto en Inglaterra como en Italia. Jugó amistosos como invitado para equipos como el Fulham o el Liverpool.

Cuando acabó la guerra y regresó el fútbol, en 1947, volvió al Wolverhampton. Casi ganan la Liga otra vez. Por desgracia, Cullis se lesionó y se vio obligado a retirarse.

Un año después, con 31 años, se hizo entrenador del equipo, y se convirtió en el mejor de su historia. En su primera temporada en el banquillo de los Wolves, éstos ganaron la FA Cup, convirtiéndose en el técnico más joven en conseguirlo. Cinco temporadas después lograrían su primer título de Liga.

Otro de los grandes legados de Stan Cullis es que fue uno de los inspiradores de las competiciones europeas, porque por iniciativa suya, los Wolves saltaron al continente para disputar amistosos con otros clubes, jugando así contra el Spartak y el Dínamo de Moscú o contra el Real Madrid en 1957.

Estatua de Cullis en el Molineux Stadium (WIKIPEDIA).

Bajo sus órdenes, los Wolves ganaron dos ligas más (1958 y 1959) y una FA Cup en 1960. Cuatro años después, fue despedido tras una mala racha de resultados. Pese a tener una oferta de la Juventus, Stan Cullis dijo que no volvería a entrenar.

Nuestro protagonista de hoy incumplió su promesa un año después, porque se hizo cargo del Birmingham City, equipo que dirigió hasta 1970, cuando se estableció en Malvern, Worcestershire, donde puso una agencia de viajes.

Stan Cullis, el hombre que se negó a hacer el saludo nazi en Berlín, murió a los 84 años en Malvern el 28 de febrero de 2001. El estadio Molineux, donde juega el Wolverhampton, tiene una grada con su nombre y una de sus puertas hay una estatua de bronce en su honor.

Espero que paséis buena salida de 2018 y buena entrada en 2019. Nos vemos.