Entradas etiquetadas como ‘patinaje’

Qué fue de… Evgeni Plushenko: el bicampeón olímpico que ganó Eurovisión

Plushenko, a la derecha, junto a Dima Bilan en Eurovisión 2008 (WIKIPEDIA).

Plushenko, a la derecha, junto a Dima Bilan en Eurovisión 2008 (WIKIPEDIA).

Pues ya sabéis que no es habitual que publique artículos los sábados, pero en esta ocasión voy a saltarme esa norma debido a que esta noche es Eurovisión, y hay un deportista que ganó el certamen (bueno, no cantando, pero sí acompañando). Es Evgeni Plushenko.

¿Quién era?: Un patinador ruso de los 2000 y la presente década.

¿Por qué se le recuerda?: A nivel deportivo, por ser bicampeón olímpico y tres veces campeón del mundo de patinaje. Fuera del deporte, por ser el protagonista de la coreografía del cantante ruso Dima Bilan en el festival de Eurovisión de 2008. Bilan se llevó la victoria.

¿Qué fue de él?: Se retiró en febrero 2014, pero un año después, decidió regresar con vistas a prepararse para los Juegos de Invierno de 2018 en Pyeongchang, Corea del Sur. Pero para su desgracias, una hernia discal le ha llevado hace unas semanas al quirófano, y su preparación está totalmente parada.

¿Sabías qué…?: En 2008 se hizo mundialmente famoso (más allá del deporte) al participar en la coreografía que el cantante pop Dima Bilan preparó para representar a Rusia en Eurovisión. Junto al cantante y a Plushenko participó el violinista ucraniano Edvin Marton, colaborador habitual del patinador. Plushenko patinó alrededor de Bilan durante su actuación, que a la postre fue la más votada y que hizo a Rusia ganadora del certamen. Fue, por cierto, el año en el que España fue representada por Rodolfo Chikilicuatre.

– Empezó a patinar a los 4 años de edad a instancias de su madre, que pensó que sería bueno para su hijo el ejercicio físico debido a que solía enfermar con frecuencia.

Plushenko luce medalla en los Europeos de 2012 (WIKIPEDIA).

Plushenko luce medalla en los Europeos de 2012 (WIKIPEDIA).

– Con solo 15 años logró un bronce en los Mundiales de 1998.

– Su padre es ucraniano.

– Durante algunos años militó en el partido político Una Rusia Justa, de ideología socialdemócrata.

– Se casó en segundas nupcias con Yana Rudkovskaya, la productora de Dima Bilan, a la que conoció en Eurovisión.

– Tiene dos hijos, una de su primera mujer y otro de Rudkovskaya.

– Ha sido pionero a la hora de ejecutar diversas piruetas que nunca antes se habían hecho.

– Podéis ver su nombre transliterado también como Yevgueni Pliushchenko. En realidad, es Евге́ний Плю́щенко.

– Mide 1,78 metros.

Biografía, palmarés, estadísticas: Evgeni Viktorovich Plushenko nació el 3 de noviembre de 1982 en Dzhamku, Rusia. Profesional desde muy joven, en 1998, en su carrera ganó dos oros y dos platas olímpicas, tres oros, una plata y un bronce en Mundiales, siete oros y tres platas en Europeos y cuatro oros, dos platas y un bronce en Grand Prix.

Así fue la presencia de Plushenko en Eurovision:

Nos vemos el lunes.

Quién fue… Lidiya Skoblikova: la reina del patinaje de velocidad

Skoblikova, en acción en 1967 (WIKIPEDIA).

Skoblikova, en acción en 1967 (WIKIPEDIA).

Acabamos la semana con deporte de invierno y con una leyenda del mismo, en concreto con el patinaje de velocidad. Seguramente sea la mejor de esta especialidad. Es Lidiya Skoblikova.

Nacida en Zlatoust, Unión Soviética, el 8 de marzo de 1939, Lidiya Pavlovna Skoblikova. De niña empezó a competir en el club Burevestnik de Chelyabinsk. Con 19 años quedó tercera de la Unión Soviética y entró en el equipo nacional para formar parte de sus primeros Mundiales, en los que logró un bronce.

Al año siguiente, en 1960, fue su explosión definitiva: pese a ganar otro bronce en los Mundiales, en los Juegos Olímpicos de Squaw Valley logró dos oros, en la prueba de 1.500 y en la de 3.000 metros. Su consagración llegó cuatro años después, antes de los cuales acumuló otro bronce, una plata y dos oros en Mundiales.

Como os decía, fue en los Juegos de Innsbruck de 1964 en los que Skoblikova se convirtió en leyenda al lograr cuatro medallas de oro: 500 metros, 1.000 metros, 1.500 metros y 3.000 metros. Ni que decir tiene que estos logros de Skoblikova hicieron de ella la única deportista en lograr cuatro medallas de oro en unos mismos Juegos de Invierno y la primera en acumular seis durante su carrera.

Estuvo dos años apartada de las pistas para ser madre (se casó con el marchador Alexandr Polozkov) y regresó en 1967, pero sus resultados no fueron los mismos. De hecho, participó en los Juegos de 1968 y sólo pudo ser sexta. En 1969 se retiró y empezó a enseñar patinaje en el club Lokomotiv de Moscú. Además, cursó estudios de pedagogía e historia y se convirtió en maestra. Fue también miembro del Comité Olímpico Soviético y fue galardonada por Juan Antonio Samaranch en 1983. Presidió la Federación Rusa de Patinaje y fue seleccionadora nacional. A los 76 años sigue residiendo en Moscú, y hace unos meses, con motivo de los Juegos de Sochi, se la pudo ver llevando la bandera olímpica.

Os dejo con un vídeo sobre Skoblikova:

Buen fin de semana.

Santuarios del deporte. Vikingskipet: el barco vikingo de la velocidad

Espectacular imagen del Vikingskipet de Hamar (WIKIPEDIA).

Espectacular imagen del Vikingskipet de Hamar (WIKIPEDIA).

Vamos a ir a una zona más fresquita del planeta, en concreto a Noruega, para hablar de una instalación preciosa, moderna, y vinculada a la velocidad. Es el Vikingskipet de Hamar.

Nombre oficial: Hamar Olympiahall.

Ubicación: Hamar, Noruega.

Capacidad: 10.600 personas.

Año de inauguración: 1992.

Propietario: Ayuntamiento de Hamar.

Más cosas: Os diré primero que pese a que el nombre oficial del recinto es Hamar Olympiahall (Pabellón Olímpico de Hamar), caso todo el mundo lo conoce con el nombre de Vikingskipet, que en noruego significa ‘barco vikingo’. Y es que el diseño de esta instalación recuerda a un ‘drakkar’ invertido.

Nació de cara a losJuegos Olímpicos de Invierno de Lillehammer de 1994. Hamar era la sede de las pruebas de patinaje de velocidad y el Parlamento Noruego aprobó en abril de 1990 la creación del recinto, bajo el proyecto de los arquitectos Niels Torp y el estudio Biong & Biong.

Otra vista del 'barco vikingo' (WIKIPEDIA)

Otra vista del ‘barco vikingo’ (WIKIPEDIA).

Fue inaugurado el 19 de diciembre de 1992 y en su momento era el recinto deportivo cubierto más grande del mundo.

Sobre una superficie de 25.000 metros cuadrados, tiene un anillo de 400 metros, con un radio de curva de 25,5 metros. Este anillo de hielo se mantiene a una temperatura de entre -5,5 y -6,5 grados, merced a unas tuberías bajo el suelo. La parte central se puede usar como campo de bandy (una variante del hockey hielo) o incluso como campo de fútbol. Pero además, el Vikingskipet se ha usado para otros deportes como ciclismo, atletismo, curling e incluso esquí.

Así, en los países en los que los deportes de invierno no son mayoritarios, el ‘barco vikingo’ se hizo muy famoso cuando el 17 de julio de 1993, el ciclista escocés Graeme Obree batió el récord de la hora de Francesco Moser de 1984.

Además, acogió como os decía antes todo el patinaje de los Juegos de 1994, la Copa del Mundo de patinaje de velocidad, los campeonatos del mundo de esta modalidad cuatro veces y los de Europa otras cuatro.

Este vídeo es una pasada. Es el punto de vista de un patinador de velocidad dentro del Vikingskipet:

Hasta mañana.

Quién fue… Sonja Henie: tricampeona olímpica, amiga de Hitler y estrella de Hollywood

Sonja Heine en Berlín, en 1930 (BUNDESARCHIV / WIKIPEDIA).

Sonja Heine en Berlín, en 1930 (BUNDESARCHIV / WIKIPEDIA).

La historia de este viernes nos lleva a dos épocas apasionantes de nuestra historia reciente: la II Guerra Mundial y la edad dorada de Hollywood. Y sí, la protagoniza una deportista. Sigo empeñado en darle mayor relevancia a la mujer en el blog. Así que sin más os traigo a Sonja Henie.

Oslo, Noruega, 8 de abril de 1912. Nace Sonja Henie, hija del matrimonio formado por Selma Lochmann-Nielsen y Wilhelm Henie. El padre es un próspero comerciante de pieles y ex campeón del mundo de ciclismo en pista. En el seno de esta acomodada familia noruega crece la pequeña Sonja, que desde muy niña muestra inclinación hacia los deportes de invierno, en concreto en el esquí y el patinaje, así como otros como el tenis, la natación y la equitación. Sonja se decanta finalmente por el patinaje sobre hielo.

Para que su hija llegara a lo más alto, Wilhelm Henie no escatimó en gastos y decidió contratar a los mejores maestros para su hija. Entre ellos estaba la bailarina rusa Tamara Karsavina, nada menos que la primera bailarina del Ballet Imperial Ruso.

Los resultados no se hacen esperar y con 10 años gana su primer campeonato noruego. No, no es una errata. Sólo tenía 10 años… Un año después, participa en los Juegos Olímpicos de Invierno de Chamonix y acaba octava.

Con 13 años logra la plata en el Campeonato del Mundo de patinaje y al año siguiente, con 14, gana su primer oro en esta competición. Ganaría diez seguidos, algo que nadie ha vuelto a igualar. Entre medias, logró otra hazaña aún no igualada: tres oros olímpicos: en Saint Moritz 1928, en Lake Placid 1932 y en Garmisch-Partenkirchen 1936 y además, cinco Europeos seguidos. Con 24 años, Sonja Henie era ya una de las mejores deportistas del planeta y, desde luego, la indiscutible número uno del patinaje.

Sonja Henie, patinando en enero de 1931 (BUNDESARCHIV / WIKIPEDIA)

Sonja Henie, patinando en enero de 1931 (BUNDESARCHIV / WIKIPEDIA)

Es durante esta época cuando Sonja Henie entra en contacto con la Alemania nazi. Los deportes de invierno son muy populares en el país germano y pronto se convierte en una de las favoritas del público teutón. Ello le lleva a acceder a los círculos más selectos de la sociedad alemana, entre los que se incluye Adolf Hitler.

Tampoco es que la actitud de Sonja Heine ayudara mucho. Y es que en una exhibición en Berlín antes de los Juegos de 1936, la joven noruega no dudó en hacer el saludo nazi, gesto que fue muy criticado por la prensa de su país y que la disuadió de repetirlo en los Juegos de Garmisch. Pero eso no evitó que tras su actuación en los Juegos fuera recibida por Hitler, que le regaló una foto firmada y con dedicatoria. Sonja Henie colocó esa foto sobre el piano de su casa de Landoya. Curiosamente, cuando los nazis invadieron Noruega y las tropas entraron en su casa, esa foto fue clave para que todas las pertenencias de la familia Henie fueran respetadas. Esta actitud le ganó las antipatías de sus compatriotas, que le reprochaban además que no apoyara a la resistencia noruega y que evitara criticar a los nazis en público.

Pero volvamos a cosas más lúdicas. Tras su éxito en Garmisch-Partenkirchen, Sonja Henie y su padre decidieron que ya era hora de empezar a ganar dinero de verdad con el patinaje. Su padre organizó una exhibición en Los Ángeles, donde un magnate del cine, Darryl Zanuck, quedó muy impresionado. Le ofrecieron un contrato con la Twentieth Century Fox e inmediatamente se convirtió en una de las actrices mejor pagadas de Hollywood. Evidentemente, todas sus películas giraban en torno al patinaje, cuyas coreografías controlaban directamente los Henie. Entre 1936 y 1948, Sonja Henie protagonizó doce películas, que la hicieron muy famosa.

Henie, en la portada de la revista 'Time' en 1939 (TIME)

Henie, en la portada de la revista ‘Time’ en 1939 (TIME)

Además de las películas, Sonja realizó giras con sus espectáculos por toda América, llegando a tener un show propio en Nueva York. Pero como suele ocurrir, el ritmo fue demasiado alto y le pasó factura a la patinadora, llegando a refugiarse en el alcohol hasta su retirada, en 1958.

Regresó a su país, donde su pasado filonazi fue perdonado, y se estableció en Oslo. Atrás quedaban los días de fama, de fiestas y de romances, algunos con estrellas tan conocidas como el boxeador Joe Louis, o los actores Tyrone Power o Van Johnson. Una época que su hermano Leif retrató en su libro Reina del Hielo, Reina de las Sombras, en el que revelaba que su hermana Sonja era una mujer extremadamente ambiciosa, obsesionada con el dinero y el sexo.

Dedicada al coleccionismo de arte, a mediados de los 60 se le diagnisticó leucemia. El 12 de octubre de 1969, mientras volaba de París a Oslo, falleció. Tenía 57 años. Fue enterrada en Oslo con su tercer marido, el magnate naviero noruego Niels Onstad. Muy cerca del lugar de enterramiento, está el Centro de Arte Henie-Onstad, donde se conserva la colección de arte moderno de la patinadora, compuesta obras de artistas como Picasso, Matisse, Juan Gris o Joan Miró. Además, en el museo se conservan los recuerdos de la carrera de la patinadora, así como una importante colección de fotografías de la primera gran estrella del patinaje… que sigue siendo la que más brilla.

Os dejo con Sonja Henie en una exhibición en 1945:

Que paséis un feliz fin de semana.

Qué fue de… Katarina Witt

Pues seguimos con deportistas alemanes y hoy os traigo a una tía, para que veáis que hay de todo en esta bitácora. Como ha empezado el frío (lo he podido comprobar este fin de semana, pese a que en Murcia os aseguro que de frío nada), me parece apropiado acercarme a los deportes de invierno, en concreto al patinaje. Sin más, os presento a Katarina Witt.

¿Quién era?: Una patinadora artística alemana de finales de los 70 a principios de los 90.

¿Por qué se la recuerda?: Por ser, probablemente, la mejor en su deporte de todos los tiempos, poseyendo dos oros olímpicos y cuatro en Mundiales.

¿Qué fue de ella?: Se retiró tras los Juegos Olímpicos de 1994 en Lillehammer. Tras ello ha recorrido el mundo ofreciendo exhibiciones de patinaje sobre hielo, ha sido comentarista para numerosos canales de televisión alemanes y estadounidenses y tiene una productora de televisión que ha alcanzado éxito con programas de esos en los que famosos aprenden a bailar/patinar sobre hielo (que se emitió en España y fracasó, por cierto).

¿Sabías qué…?: Fue una de las más destacadas deportistas de la Alemania Oriental.

– Fue una de las pocas deportistas de su país que se profesionalizó.

– Para evitar que huyera de la Alemania Comunista, el gobierno de ese país le hacía regalos (coches, billetes de avión, etc) para mantenerla contenta.

– En Calgary 88 protagonizó uno de los más sonados enfrentamientos del Olimpismo invernal, cuando se jugó el oro con la estadounidense Debi Thomas. Witt se llevó el oro.

– Aquel enfrentamiento se conoció como La Batalla de las Cármenes, porque ambas patinadoras realizaban sus ejercicios con música de la ópera Carmen del francés Bizet.

– La importancia de ese duelo radicaba también en que era un nuevo choque entre el capitalismo y el comunismo.

– Tal fue su éxito en los países socialistas que Corea del Norte imprimió sellos con su imagen.

– En 1998 posó desnuda para Playboy. Fue el primer número que se agotó totalmente tras el primero de la revista dirigida por Hugh Hefner.

– Witt estaba considerada como una de las grandes sex-symbols de su época. Se la comparaba con la actriz estadounidense Brooke Shields.

– En Calgary 88 se comentó que el esquiador italiano Alberto Tomba, conocido por su fama de latin lover, le tiró los trastos a la Witt, con escaso éxito.

– Actualmente colabora con la candidatura de Munich para ser sede de los Juegos Olímpicos de Invierno de 2018.

Biografía, palmarés, estadísticas: Katarina Witt nació en Staaken, República Democrática Alemana, el 3 de diciembre de 1965. En 1977 empezó a competir para el SC Karl-Marx-Stadt (anterior nombre de la ciudad de Chemnitz). En los 18 años que estuvo compitiendo ganó dos oros olímpicos (Sarajevo 84 y Calgary 88), cuatro oros y dos platas en Mundiales de patinaje artístico y seis oros y una plata en Campeonatos Europeos.

Mañana más fútbol, señores (y señoras). Sean felices.

Qué fue de… Sheila Herrero

Antes de nada, deciros que este titular ya ha sido publicado en la web, en un blog dedicado a los Recursos Humanos escrito por Juan Martínez de Salinas, así que para él parte de los créditos. Por lo demás, deciros que el personaje de hoy lo pidió Pape en un artículo de hace unas semanas. Así que no me lío más y os traigo a Sheila Herrero.

¿Quién era?: Una patinadora de velocidad española (de patines en línea) de los 90 y principios de este siglo.

¿Por qué se la recuerda?: Por ser, ni más ni menos, la deportista española más laureada, con nada menos que 15 títulos mundiales.

¿Qué fue de ella?: Se retiró en 2003. Sheila Herrero es un ejemplo de lo injusto que es a veces el deporte. Tras su retirada tuvo unos negocios que no le fueron bien y tras trabajar como dependienta en una tienda de ropa en su Zaragoza natal, ahora da cursos por toda España promoviendo el patinaje, como ella misma nos cuenta.

¿Sabías qué…?: Recientemente se la ha podido ver en ese evento para famosos llamado PokerStars.

– En una reciente entrevista que concedió Sheila al Heraldo de Aragón, la patinadora fue muy crítica con la clase política aragonesa, que cuando tuvo éxitos se hacía la foto con ella y luego, flowers.

– Herrero dice que muchos políticos le prometieron mejorar las infraestructuras para la práctica del patinaje.

– Aprendió a patinar a los 4 años.

– Practicaba en los sitios más insospechados, como en viejas carreteras.

– Aún posee dos récords, el de 15.000 y el de 40.000 metros.

– Asegura que muchos clientes de la tienda en la que trabaja le dicen “Te pareces a Sheila Herrero”.

– El motociclista Ángel Nieto es quien la sigue como deportista más laureado de España, con sus celebérrimos 12+1 títulos mundiales.

– Otra frase: “A Gemma Mengual le han apoyado mucho en su tierra, en Cataluña. Allí defienden lo propio. Aquí, en Aragón, lamentablemente, no es así”.

– Llegó a estar nominada para el Príncipe de Asturias de los Deportes.

Biografía, palmarés, estadísticas: Sheila Herrero Lapuente nació en Zaragoza el 18 de junio de 1976. Su palmarés es sencillamente espectacular: 15 títulos mundiales, 36 títulos europeos y 89 títulos nacionales.