Entradas etiquetadas como ‘nacional’

Quiénes fueron… los hermanos Céspedes: los ‘cracks’ que murieron jóvenes a causa de un virus

Portada dedicada a los hermanos Céspedes (El Diario).

Vamos a viajar atrás en el tiempo, a una época en la que los avances médicos no estaban tan desarrollados como en la actualidad, y ocurrían historias como la que hoy os traigo. Es la de los hermanos Céspedes.

Estamos en la última década del siglo XIX, en Montevideo, Uruguay. En el barrio 19 de abril de la capital uruguaya vive una familia oirunda de la ciudad de Melo, cerca de la frontera con Brasil. Los Céspedes, que así se llama la familia, tienen cinco hijos: Amílcar, Bolívar, Carlos, Delia y Ernesto. Los tres primeros empiezan pronto a destacar en el deporte de moda: el fútbol.

Los hermanos empiezan a jugar en clubes locales como el Paso Molino o el Albion. Amílcar es mediocentro, Bolívar extremo derecho y Carlos extremo izquierdo.Los tres se enrolaron en uno de los grandes equipos del país, el Nacional, en el año 1902.

Amílcar, curiosamente, pasó a ser portero tras fichar por el club. Ese año y el siguiente, fueron campeones de Uruguay. Y de manera casi simultánea, debutaron con la selección. Bolívar Céspedes, de hecho, fue el primer jugador que marcó un gol con la camiseta celeste de Uruguay.

El 13 de septiembre de 1903, los tres hermanos Céspedes fueron titulares en un Argentina vs Uruguay celebrado en el Campo de la Sociedad Hípica de Buenos Aires. Fue la primera vez que Uruguay ganó un partido de fútbol. El resultado fue 2-3. Carlos Céspedes marcó dos goles y su hermano Bolívar el otro (como curiosidad, ésta era la alineación de Argentina: Howard; C. Brown, W. Buchanan; Firpo, C. Buchanan, E. Brown; Weiss, J. Moore, J. Brown, Dickinson y E. Moore. Creo que no hace falta decir más).

Pero todo se torció en 1905: a principios de año, Bolívar contrajo la viruela, enfermedad que en aquella época era mortal. Y en efecto, el jugador, con tan solo 27 años, moría a causa del virus el 9 de junio de aquel año. Unos días después, su hermano Carlos, que se había contagiado, también murió a causa de la viruela, con 26 años. Delia, la hermana, también se contagió, pero se salvó de morir. ¿Y Amílcar? Pues el portero no contrajo la enfermedad. El motivo, que pese a los deseos de su padre y al contrario que sus hermanos, se vacunó contra la enfermedad. Lo hizo a escondidas, pero salvó la vida. Valga este ejemplo histórico para insistir en la importancia de las vacunas. Amílcar Céspedes murió con 57 años, en 1940.

La muerte de los hermanos Céspedes fue un duro golpe para Nacional, y todavía hoy se les recuerda. El campo de entrenamiento del equipo se llama ‘Hermanos Céspedes‘.

Espero que os haya interesado la historia. Regresamos el jueves, con trivial.

Qué fue de… Costinha: leyenda del Oporto, fiasco en el Atleti

Cromo de Costinha con el Atleti (ED. ESTE).

Vamos a recordar a un jugador portugués que pasó por el Atlético de Madrid con más pena que gloria, tras haber saboreado bastante de esta última en el Oporto. Es Costinha.

¿Quién era?: Un centrocampista defensivo portugués de los 90 y la pasada década.

¿Por qué se le recuerda?: Pues por ser campeón de Europa con el Oporto de Mourinho y por su paso por el Atlético de Madrid.

¿Qué fue de él?: Se retiró en 2010 en las filas del Atalanta italiano. En la actualidad, es el entrenador del CD Nacional de Madeira, que juega en la Primera División lusa.

¿Sabías qué…?: Su padre era inmigrante angoleño.

– Como os decía, era un fijo en aquel Oporto de Mourinho que ganó la Champions en 2004. En aquel equipo estaban Vítor Baia, Jorge Costa, Ricardo Carvalho, Maniche o Deco.

– Con el Oporto venció en la final al Mónaco, precisamente anterior equipo de Costinha.

– Objetivo del Atlético de Madrid, finalmente los millones del Dínamo de Moscú le convencieron a él y a sus compañeros portistas Maniche, Seitaridis y Derlei para irse a Rusia.

– La experiencia en Rusia no fue buena para ninguno de ellos y finalmente, Costinha, Maniche y Seitaridis acabaron en en el Atleti.

– En el Atleti jugó 24 partidos en la temporada 2006/2007. Vio 7 amarillas y una roja.

– De esos 24 partidos, sólo 10 fueron como titular.

– También era un fijo de la Portugal subcampeona de la Eurocopa de 2004.

– La temporada pasada asumió el cargo del entrenador del Nacional y lo llevó a primera división.

– Mide 1,81 metros.

Biografía, palmarés, estadísticas: Francisco José Rodrigues da Costa nació el 1 de diciembre de 1974 en Lisboa. Debutó como profesional en 1993 en el Oriental de Lisboa. En 1995 se fue al Machico y en 1996 recaló en el Nacional de Madeira. En 1997 lo fichó el Mónaco, donde pasó cuatro temporadas. En 2001 se fue al Oporto, donde pasó otros cuatro años. Tras un breve paso por el Dínamo de Moscú, fichó por el Atlético de Madrid, donde estuvo un año. En 2007 recaló en el Atalanta italiano, donde se retiró en 2010. En su palmarés tiene una liga y dos supercopas francesas; dos ligas, una copa y dos supercopas portuguesas, una Champions, una UEFA y una Intercontinental con el Oporto. Con su selección jugó 53 partidos y marcó dos goles.

Hasta mañana.

Quién fue… José Nasazzi: el primer dueño del bastón que marca al otro campeón del mundo

José Nasazzi, con la camiseta celeste de Uruguay (WIKIPEDIA).

José Nasazzi, con la camiseta celeste de Uruguay (WIKIPEDIA).

En los sucesivos viernes en los que toque fútbol vamos a aproximarnos un poco a historias relacionadas con la Copa del Mundo, que está a la vuelta de la esquina, como bien sabéis. Hoy os hablaré de un jugador cuyo nombre ha salido en un par de ocasiones y del que siempre he querido hacer un artículo. El problema es que no es que tenga una vida realmente azarosa, pero me sirve como excusa para contaros otra cosa, bastante divertida, que también alguna vez hemos comentado de pasada. ¿Quiénes son los protagonistas? Pues José Nasazzi y su bastón.

Nacido en Montevideo, Uruguay, el 24 de mayo de 1901, José Nasazzi Yarza era hijo de Giuseppe, un italiano de Milán, y María, llegada a América desde el País Vasco. Empezó a jugar al fútbol de manera profesional en 1918, en las filas del Lito. Dos años después se fue al Bella Vista, donde pasó diez años. En 1933 fichó por el Nacional y allí se retiró en 1937.

Pero más allá de su desempeño como jugador de club (ganó dos Ligas), Nasazzi es famoso porque capitaneó, en 1930, a su selección en el primer Mundial de la historia, disputado precisamente en Uruguay. Y como bien sabéis, los anfitriones lograron alzarse con el primer trofeo y José Nasazzi, como capitán, fue el primero en levantarlo.

Nasazzi, apodado ‘el Mariscal’ por sus dotes de mando en la defensa y que acabó su carrera sumando dos medallas de oro olímpicas y cuatro Copas de América, fue entrenador tras su retiró, en concreto de la selección urugaya, a la que dirigió entre 1942 y 1945. Falleció en Montevideo el 17 de junio de 1968. El estadio del Bella Vista lleva su nombre.

Pero el nombre de José Nasazzi sigue vigente por una cosa muy curiosa, un trofeo no oficial (e inexistente como tal) que, creedme, es bastante divertido de seguir: el Bastón (o Batuta) de Nasazzi.

¿De qué se trata? ¿Cuáles son sus normas? Pues muy sencillo. El primer campeón del Bastón de Nasazzi fue, obviamente, Uruguay. A partir de ese momento, cada vez que Uruguay jugara un partido reconocido por FIFA, pondría en juego el Bastón. Si ganaba o empataba, lo mantenía. Si perdía, la Batuta pasaba a manos del ganador. Para que nos entendamos: es el mismo mecanismo del boxeo y los cinturones de campeón.

Así, las cosas, cuando ganó Uruguay el Mundial de 1930, el 30 de julio de aquel año, se hizo con el Bastón. Lo ostentó durante 403 días, ya que el 6 de septiembre de 1931, los uruguayos perdieron ante Brasil en un torneo amistoso. Brasil, nueva poseedora del Bastón, lo tuvo en sus manos 994 días… y lo perdió a manos de España. El 27 de mayo de 1934, en el Mundial, España derrotó a Brasil por 3-1, convirtiéndose en el primer equipo europeo en poseer la Batuta de Nasazzi. Por desgracia, el honor duró poco: los cinco días que transcurrieron hasta el partido de cuartos de final del Mundial, ante Italia, el 1 de junio. El día anterior jugaron y hubo empate a uno, pero como en aquella época no había tandas de penalti, al día siguiente se jugó un replay en el que los transalpinos ganaron 1-0 y se quedaron el bastón. 166 días después, el 14 de noviembre del 34, Italia perdió en Wembley 3-2 e Inglaterra lograba el bastón. Luego Escocia, Gales, de nuevo Inglaterra, Escocia, otra vez Inglaterra, Yugoslavia, Italia, Suiza, Hungría… y así hasta el año 2014.

Uruguay, en 1926. Nasazzi es el primero por la izquierda, en la fila de los agachados (WIKIPEDIA).

Uruguay, en 1926. Nasazzi es el primero por la izquierda, en la fila de los agachados (WIKIPEDIA).

En la actualidad, el Bastón de Nasazzi está en poder de Rusia. Lo posee desde el 13 de noviembre del año pasado, cuando derrotó a Corea del Sur por 2-1 en un amistoso, que a su vez lo habían logrado cuatro días antes en un amistoso ante Suiza. El pasado 5 de marzo salió airoso de su primera defensa del título, derrotando por 2-0 a Armenia. La próxima tendrá lugar el 26 de mayo en Moscú ante Eslovaquia. Si ganan, lo defenderán el 31 de mayo, en Oslo ante Noruega. Y si vencen los rusos, se jugarán la Batuta de nuevo el 6 de junio en Moscú ante Marruecos… y luego llegará el Mundial. Estaremos pendientes.

Os diré que Brasil es la selección que más veces ha ostentado el Bastón (10), seguida de Inglaterra y Argentina (9), Alemania y Uruguay (8), Fracia, Italia, Países Bajos, Suecia y España (6). España lo ganó en 1934, en 1961, en 1981, en 1986, en 1990 y en 2012 (lo recuperamos en la final de la Eurocopa, ante Italia; lo perdimos justo 365 días después, en la final de la Confederaciones ante Brasil. Como curiosidad, comentaros que el Bastón de Nasazzi lo han ostentado países tan exóticos como Zimbabue o las Antillas Holandesas. Si queréis profundizar más, os recomiendo la web francesa www.nasazzi.com.

Además del Bastón de Nasazzi, hay otra ‘competición’ parecida, que es el Unofficial Football World Championship. Surge del periodista de la prestigiosa revista británica FourFourTwo Paul Brown. Se diferencia de la Batuta de Nasazzi en que en este sí se cuentan los resultados en prórrogas y tandas de penalti y en que la cuenta comienza desde aquel Escocia-Inglaterra de 1873. Según este campeonato (web aquí), la actual campeona es Uruguay. El 30 de mayo defenderá el título en Montevideo ante Irlanda del Norte. España ha sido siete veces campeona según este sistema.

Os dejo con un vídeo del mítico Nasazzi, en un homenaje al Uruguay de su generación:

Espero que os haya gustado. Feliz fin de semana.

Qué fue de… Mariano Pernía: el argentino que triunfó en el Getafe y el español que fracasó en el Atleti

Pernía, en 2006 tras jurar la Constitución Española (Archivo 20minutos).

Pernía, en 2006 tras jurar la Constitución Española (Archivo 20minutos).

Sí, amigos, no hay que remontarse tanto tiempo atrás para encontrar a jugadores de la selección española que no nacieron en España. Es el caso del protagonista de hoy, que tuvo una irrupción arrolladora en el fútbol español pero que luego se fue disipando. Sea como fuere, os traigo a Mariano Pernía.

¿Quién era?: Un lateral izquierdo hispano-argentino de finales de los 90 a a principios de esta década.

¿Por qué se le recuerda?: Por sus dos fantásticas campañas en el Getafe, que le valieron la nacionalización española y la convocatoria a la selección nacional, amén de por su paso, más discreto, por el Atlético de Madrid.

¿Qué fue de él?: ¿Os acordáis del artículo de Piojo López? Pues Pernía anda en asuntos similares. Su último equipo fue el Club Atlético Tigre, que dejó en 2011. Ahora se dedica a una de sus grandes pasiones, los coches. Compite, al volante de un Renault, en la categoría de Clase 2 de carreras de turismos. Podéis seguir a Pernía en Twitter.

¿Sabías qué…?: Está calcando la carrera de su padre. Vicente Pernía fue futbolista profesional (jugó en los 70 en Estudiantes, Boca y Vélez y llegó a ser internacional argentino) y después fue piloto de coches.

– Curiosamente, Vicente Pernía era lateral derecho (su hijo fue lateral izquierdo).

– De joven trabajó en un lavadero de coches.

– Llegó al Recre en el mercado de invierno de la 2003-2004 y ese mismo año se plantó con el Decano en la final de la Copa del Rey.

Pernía, en un partido con el Atleti de la temporada 2007/2008 (Archivo 20minutos).

Pernía, en un partido con el Atleti de la temporada 2007/2008 (Archivo 20minutos).

– Tenía un extraordinario lanzamiento con su pie izquierdo. De hecho, se convirtió en el defensa más anotador de la Liga desde la época de Ronald Koeman.

– Uno de sus goles más recordados fue un tanto desde 40 metros al Betis.

– Su fichaje lo disputaron el Atlético de Madrid y el Valencia CF.

– Lo convocó Luis Aragonés para jugar el Mundial de Alemania 2006 en lugar de un lesionado Asier del Horno. Debutó contra Croacia en el último amistoso antes del Mundial, en Suiza. Marcó un gol de falta directa.

– Tanto en el Atleti como en la Selección Española compartió posición con Antonio López.

– Antes de 2009-2010 sufrió un grave accidente de tráfico en el que se rompió la clavícula y sufrió daños en los pulmones. Ese año apenas pudo jugar.

Biografía, palmarés, estadísticas: Mariano Andrés Pernía Molina nació en Buenos Aires, Argentina, el 4 de mayo de 1977. Formado en la cantera de San Lorenzo de Almagro, debutó con el primer equipo en 1997. En 1999 se fua al Independente y en 2003 dio el salto a España, en concreto al Recreativo de Huelva. En el Decano estuvo una temporada, tras la que se fue al Getafe. En el equipo azulón pasó dos temporadas, tras las que fichó por el Atlético de Madrid. Pasó cuatro temporadas con los colchonero, tras las que regresó a América para jugar en el Nacional de Montevideo uruguayo y en 2010, al Tigre. En su palmarés tiene un Apertura y una UEFA Europa League (la que logró el Atleti en Hamburgo; estaba en la plantilla, aunque apenas jugó ese año). Con España jugó 11 partidos y marcó un gol.

Os dejo con un vídeo de cositas de Pernía (perdón por la música de fondo):

Saludos y hasta mañana.

Qué fue de… Roberto Acuña, el ‘Toro’ incombustible

Acuña, en un partido de Liga con el Zaragoza ante el Betis (Archivo 20minutos).

Acuña, en un partido de Liga con el Zaragoza ante el Betis (Archivo 20minutos).

De vez en cuando me salto mi propia norma de no hablar de jugadores en activo. Suele ser cuando el deportista en cuestión es muy muy veterano y sigue dándole (en el caso del fútbol) patadas al balón, pues creo que esto es ya una historia en sí misma. Es el caso de hoy. Nos vamos a ir a Paraguay para hablar del Toro Acuña.

¿Quién era?: Un centrocampista paraguayo que empezó su carrera a finales de los 80… y sigue jugando.

¿Por qué se le recuerda?: En España, por su paso por el Zaragoza, el Dépor o el Elche, además de por ser uno de los puntales de la selección paraguaya que jugó los Mundiales de Francia 98, Corea/Japón 2002 y Alemania 2006.

¿Qué fue de él?: Pues aunque parezca increíble, sigue jugando al fútbol a punto de cumplir 42 años. Lo hace en un club de la Segunda División paraguaya, el 12 de Octubre de Itauguá.

¿Sabías qué…?: Nació en Argentina, pero de joven emigró con su familia a Paraguay.

– En 2002 juró la Constitución española, por lo que tuvo que renunciar a la nacionalidad argentina (no se pueden tener tres nacionalidades).

– En el mundo del fútbol se le conocía con el apodo de Toro (apodo inventado por un periodista argentino, cuando Acuña jugaba en Boca), por su fuerza en el terreno de juego.

– Mide 1,75 y en su buena época pesaba 80 kilos.

– En su juventud trabajó como albañil.

– Jugó en Independiente de su Avellaneda natal, club que lo había rechazado cuando era un niño.

– El Zaragoza pagó 800 millones de las antiguas pesetas por él. Se unía así a la larga tradición de paraguayos del equipo de la ciudad del Ebro, como Chilavert, Arrúa, Duarte o Amarilla.

Acuña, con la selección paraguaya junto a Albelda y Baraja, de España en un amistoso disputado en Logroño en 2002 (Archivo 20minutos).

Acuña, con la selección paraguaya junto a Albelda y Baraja, de España en un amistoso disputado en Logroño en 2002 (Archivo 20minutos).

– Pese a cuajar fantásticas campañas en el Zaragoza, muchos aficionados recuerdan más su último partido, en el que el equipo maño descendió (en 2002), y en el que Acuña protagonizó unas bochornosas imágenes, cuando, terminado el encuentro, persiguió por el terreno de juego a un hincha y la emprendió a patadas con él.

– Por aquel incidente fue sancionado con siete partidos, que al final se quedaron en cinco.

– Pese a la sanción, al año siguiente lo fichó el Deportivo de La Coruña, que pagó 5 millones de euros por sus servicios.

– Del Dépor también salió con mal pie. Fue despedido en octubre de 2006. El club gallego adujo “ineptitud”. Acuña llevó el asunto a los tribunales y le dieron la razón, teniendo el Dépor que pagarle más de 850.000 euros, ya que los jueces consideraron como agravante que el despido se produjo una vez iniciada la temporada, lo que le impidió encontrar equipo a tiempo.

– Es el cuarto jugador paraguayo con más internacionalidades, sólo por detrás de Paulo da Silva, Carlos Gamarra y exportero del Valladolid Justo Villar.

Biografía, palmarés, estadísticas: Roberto Miguel Acuña Cabello nació el 25 de marzo de 1972 en Avellaneda, Argentina. Debutó como profesional en 1989 en el Club Nacional de Asunción, donde jugó hasta 1993. Ese año se fue a Argentina para jugar en Argentinos Juniors, donde estuvo hasta 1994, cuando desembarcó en Boca Juniors. Al año siguientese fue a Independiente de Avellaneda, donde pasó dos temporadas, tras las que dio el salto a Europa, en concreto al Zaragoza. Tras cinco temporadas se fue al Deportivo de La Coruña, donde vivió cesiones al Elche (2003-2004) y al Al Ain de los Emiratos (2004). En 2007 se desvinculó del Dépor y regresó a Argentina para jugar en el Rosario Central y en el Olimpia de Asunción. Tuvo un parón y en 2009 regresó para jugar en el Rubio Ñu de su país. Desde 2013 juega en el Club 12 de Octubre de Itauguá, donde sigue jugando. En su palmarés tiene una Supercopa sudamericana, una Copa del Rey (Zaragoza) y una Supercopa de España (Deportivo). Con Paraguay jugó 100 partidos y marcó 5 goles.

Aquí os dejo con uno de los goles más famosos de Acuña en España:

Hasta mañana, amigos.

Quién fue… Héctor Castro, ‘El Divino Manco’

Héctor Castro (WIKIPEDIA)

Héctor Castro (WIKIPEDIA)

Hace ya casi un año que os hablé de Robert Schlienz, aquel jugador que logró ganar un par de Bundesligas pese a haber sufrido varias heridas graves de guerra y un accidente que le costó el brazo. Decía en aquel artículo, erróneamente, que Schlienz era el único internacional con una discapacidad de este tipo. En los comentarios, el lector brodie me corregía con razón y puso sobre la mesa el nombre del protagonista de hoy, al que rindo homenaje: Héctor Castro.

Nacido de padres gallegos en Montevideo el 29 de noviembre de 1904, Héctor Castro se inició en el fútbol en las calles, como tantos grandes jugadores sudamericanos. Empezó a trabajar a los 10 años de edad, con tan mala suerte de que a los 13, sufrió un accidente laboral. Una sierra eléctrica le cortó el brazo derecho unos centímetros por debajo del codo.

En condiciones normales, ahí habrían acabado los sueños futbolísticos de Castro. Pero el joven Castro no se resignó y siguió adelante con su sueño de ser jugador: condiciones no le faltaban, pues era habilidoso, rápido, peleón, incordiante… Así, antes de cumplir los 17 años ya jugaba en el Club Atlético Lito. Sólo dos años le bastaron para que uno de los grandes del fútbol uruguayo, el Nacional, se fijara en él y lo contratara. Tenía 20 años.

En su primer año, Nacional ganó la Liga. Sus actuaciones le valieron una convocatoria con la selección uruguaya, con la que jugó en la Copa América de 1926 y en los Juegos Olímpicos de 1928. Cuatro años antes, los charrúas se habían colgado el oro. Castro se incorporaba a un equipo nacional que contaba ya con algunos de los legendarios jugadores que jugarían el primer Mundial, entre los que estaban el viejo conocido por los lectores José Leandro Andrade o el mítico José Nasazzi, el primer gran defensa sudamericano.

En la cita olímpica de 1928, Uruguay reeditó su medalla de oro. Pero lo mejor estaba por llegar. Uruguay acogía en 1930 el primer Mundial de la historia. Los anfitriones debutaban el 18 de julio de 1930 ante Perú. Era el primer partido mundialista de la historia de Uruguay y era el primer partido de la historia del Estadio Centenario de Montevideo. Gracias a un tanto en el minuto 65, Héctor Castro se convertía en el autor del primer gol mundialista de la historia de Uruguay y en el primer jugador en marcar en el Centenario.

Fue avanzando el torneo y llegó la final, que enfrentaba a Uruguay y a la Argentina de Guillermo Stábile. El once de los celestes pasaría a la historia: Ballesteros; Nasazzi (c), Mascheroni; Andrade, Fernández, Gestido; Dorado, Scarone, Castro, Cea e Iriarte. Abrió el marcador Dorado, empató Peucelle para Argentina y el ‘pichichi’ Stábile le daba la vuelta al marcador antes del descanso. En la reanudación, marcaron Cea (del que se dice fue el primer campeón del mundo español, ya que nació en la provincia de Pontevedra) e Iriarte y en el minuto 89, el joven manco Héctor Castro, de cabeza y a centro de Dorado, firmaba el definitivo 4-2. Castro había marcado el primer y el último gol de Uruguay en aquella inolvidable primera Copa del Mundo.

Castro se hizo muy famoso, no sólo por sus hazañas futbolísticas, sino por su discapacidad. En vez de considerarlo un hándicap, Castro hizo de su minusvalía una ventaja, usaba su brazo mutilado con destreza para ganar saltos y balones divididos, no dudando en usar el muñón para ‘golpear’ a los rivales. Por todo ello, en su país se le empezó a conocer con el sobrenombre de ‘El Divino Manco’.

Dos años después del Mundial, fichó por el Estudiantes argentino, para regresar una temporada después al Nacional, donde se retiró en 1936, tras haber ganado una Copa América y dos Ligas más. En total, jugó 25 partidos con la celeste y marcó la nada despreciable cifra de 18 goles.

Apenas unos años después de su retirada, en 1939, Castro se hizo con el puesto de entrenador de Nacional, cesando en 1943, tras ganar cuatro Ligas consecutivas. Permaneció unos años sin entrenar hasta que regresó en 1952, logrando de nuevo otra Liga. Y en 1959 consiguió ser seleccionador uruguayo, pero el 15 de septiembre de 1960, con 55 años de edad, un infarto de miocardio acababa con su vida, la de un chico de Montevideo al que una sierra mecánica no le impidió llegar a lo más alto en el mundo del fútbol.

Os dejo con un documental sobre el primer Mundial, remasterizado por FIFA. Merece la pena verlo:

Buen fin de semana.

Qué fue de… Diego Alonso

diego alonsoEl domingo debutamos contra la campeona de América (Uruguay) en la Copa Confederaciones. Por este motivo, hoy saco a un charrúa en esta vuestra bitácora. No es que fuera uno de los más legendarios jugadores en vestir la camiseta celeste, pero pasó varios años en España y creo que es bien recordado. Sin más, os traigo a Diego Alonso.

¿Quién era?: Un delantero uruguayo de finales de los 90 y la pasada década.

¿Por qué se le recuerda?: En España, por su paso por equipos como el Valencia, el Atlético de Madrid, el Racing de Santander, el Málaga o el Murcia, así como por jugar en México y en los dos grandes de Montevideo.

¿Qué fue de él?: Se retiró hace un par de temporadas en las filas de Peñarol. En la actualidad, es el entrenador del Club Guaraní de Paraguay.

¿Sabías qué…?: Llegó a España el mismo año que su primo-hermano Iván Alonso, al que recordaréis sobre todo por su paso por el Alavés. Iván es cuatro años menor que Diego.

– Ambos primos llegaron a jugar juntos en las filas del Real Murcia en la temporada 2005-2006. Iván jugó mucho más (8 goles) que Diego (2 goles).

– Otro punto común es que ambos jugaron en el Nacional de Montevideo (en etapas diferentes) y en México (Diego en los Pumas de la UNAM e Iván en el Toluca).

– Otra curiosidad: ambos primos llegaron en 2001 a una final europea. Iván a la de la UEFA con el Alavés y Diego a la de la Champions con el Valencia (aunque no jugó).diego alonso2

– El Valencia pagó por sus servicios 9 millones de dólares al Gimnasia y Esgrima de la Plata argentino.

– Tras un año en el que el noruego John Carew le comió la tostada en el Valencia, lo fichó el Atlético de Madrid para intentar subir a Primera en el segundo de sus añitos en el infierno. Fue el más destacado del equipo, proclamándose pichichi de la categoría con 22 goles.

– Al año siguiente no continuó y se fue al Racing de Santander. Ni en Cantabria ni en su siguiente equipo español, el Málaga, tuvo tan buenos datos.

– Entre 1999 y 2009, no pasó más de una temporada en el mismo equipo. Sólo en su primer club, el Bella Vista urugayo (dos temporadas) y en el último, Peñarol (otras dos), estuvo más de una.

– Su primo Matías (hermano de Iván) también jugó en España: en el Celta B, en el Murcia B y en el Murcia.

– En su etapa en Argentina se ganó el apelativo de El Tornado.

Biografía, palmarés, estadísticas: Diego Martín Alonso López nació en Montevideo, Uruguay, el 16 de abril de 1975. Debutó como profesional en 1997. En 1999 pasó al Gimnasia y Esgrima de la Plata, donde estuvo una temporada. La siguiente la pasó en el Valencia. Luego, en temporadas consecutivas, en el Atlético de Madrid, el Racing de Santander, el Málaga, los Pumas de la UNAM, el Real Murcia, el Nacional de Montevideo, el Shanghai Shenhua de China, de nuevo Gimnasia y Esgrima y finalmente, desde 2009 a 2011, en Peñarol. En su palmarés tiene una Liga mexicana y una uruguaya. Con Uruguay jugó ocho partidos.

Ojo al vídeo que os dejo: Jornada 38 de la temporada 2001/2002 en Segunda (quedaban cuatro). Si el Atleti ganaba al Nástic, retornaba a Primera. Ese día Diego Alonso marcó dos goles. Fue un partido muy del Atleti (bueno, de cuando era el Pupas, que ya no…)

Saludos y hasta mañana.

Santuarios del deporte. Estadio Nacional, Santiago de Chile

La infraestructura de hoy: El Estadio Nacional de Chile.

Nombre oficial: Estadio Nacional Julio Martínez Prádanos.

Ubicación: Comuna de Ñuñoa, Santiago de Chile, Chile.

Capacidad: 47.000 espectadores.

Año de inauguración: 1938.

Deportes: Fútbol.

Equipos: Selección Nacional de Chile, Club Universitario de Chile

Más cosas: En efecto, este es otro de esos estadios que es más famoso por causas ajenas al deporte que por el deporte mismo.

El estadio, construido sobre los terrenos de una antigua granja, fue construido a imagen y semejanza del Olímpico de Berlín (qué cosas) y fue estrenado el 3 de diciembre de 1938 en un partido entre el Colo-Colo chileno y el Sao Cristovao brasileño, con resultado de 6-3 para los locales.

Curiosamente, el primer evento importante que acogió fue el Mundial de Baloncesto de 1959, que se desarrolló al aire libre (eran otros tiempos) y que ganó Brasil. Tres años después se disputaba el Mundial en Chile y el estadio fue ampliado de 70 a 95.000 espectadores. Para ello, hubo que eliminar el velódromo que rodeaba el terreno de juego. En ese Mundial,  el Brasil de Garrincha y Vavá ganó el título (Pelé no estaba, lesionado).

Sólo once años después, se escribió la página más negra de la historia de Chile. Tras el golpe de Estado de Pinochet, el Estadio Nacional se convirtió en centro de internamiento, tortura y asesinato de disidentes del nuevo régimen militar. A pesar de lo que se cree, el cantautor Víctor Jara no fue asesinado en este estadio, sino en otro de la capital chilena, el Estadio Chile, que ahora lleva el nombre del artista. Más de 40.000 personas fueron internadas en el recinto.

Tras su uso como recinto del terror, el estadio volvió a su actividad normal, acogiendo los partidos de la selección y de la U (como se conoce habitualmente al Club Universitario). El estadio fue modernizado y su capacidad se quedó en los actuales 47.000 espectadores, si bien se planea aumentar hasta los 60.000 para acoger la Copa América 2015. Además, en 2008 se le puso al estadio el nombre de Julio Martínez Prádanos, un famoso periodista deportivo chileno fallecido ese año.

Además del fútbol, el Nacional de Chile ha acogido una misa de Juan Pablo II y conciertos de grupos de la talla de U2, Michael Jackson, Paul McCartney o Madonna.

Qué fue de… Asprilla

A ver si os gusta el prota de hoy. Yo creo que sí, porque es un clásico de los 90 y en su época era un jugador bastante conocido. Era, además, una de las estrellas de un país, Colombia, que tuvo una época dorada en el fútbol a mediados de los 90, que no obstante se quedó en agua de borrajas. Sin duda, estamos hablando de uno de los más grandes jugadores de Colombia, junto con Valderrama o Higuita, que tuvo ocasión de demostrar su valía en Europa (no como los anteriores). Así que no me alargo más y os dejo con Faustino Asprilla.

¿Quién era?: Un delantero colombiano de finales de los 80, los 90 y principios de esta década.

¿Por qué se le recuerda?: Por ser una de las estrellas de la Colombia que llegaba al Mundial de Estados Unidos 94 con el cartel de favorita (aunque luego cayó con estrépito), así como de ser el delantero titular del Parma que maravilló a Europa a principios de los 90.

¿Qué fue de él?: Se retiró en 2004 en las filas de los argentinos del Estudiantes de La Plata. En la actualidad tiene una academia de fútbol en su Colombia natal.

¿Sabías qué…?: Asprilla tiene problemas con la justicia. El año pasado fue detenido por realizar disparos con un fusil del ejército colombiano en su finca. La Justicia colombiana prevé penas de hasta dos años de cárcel. Está a la espera de juicio.

– En Colombia le llaman Tino o El Tino, mientras que en el Reino Unido le llaman el Pulpo (por su flexibilidad).

– El momento estelar de su carrera como jugador de la selección colombiana tuvo lugar el 5 de septiembre de 1993, en el Monumental de River, en Buenos Aires. Allí jugaban un partido de clasificación para el Mundial de Estados Unidos Argentina y Colombia. Los cafeteros infligieron a la albiceleste (que contaba con hombres como Batistuta, Redondo o Simeone) una derrota que aún se recuerda en ambos países: 0-5. Asprilla metió dos goles y dio otro (al Tren Valencia, por cierto).

– Tras ese partido, Colombia llegó al Mundial con la vitola de favorita, pero quedó eliminada en la primera fase, recordada por el gol en propia puerta que le costó la vida a Andrés Escobar.

– En España también lo sufrimos. En concreto, el Atlético de Madrid que vio como Asprilla hizo dos goles con el Parma en unas semifinales de la Recopa en 1993. Esa actuación le valió incluso una felicitación del presidente colombiano.

– Años después volvió a hacer de las suyas ante un equipo español. Fue en un partido de Champios, en el 97, cuando Asprilla, en el Newcastle, le hizo un hat trick al Barcelona. El partido acabó 3-2.

– Fue un tipo controvertido por sus actividades fuera del campo. En Italia causó una revolución cuando posó desnudo para una revista y cuando se supo que tenía una relación con una explosiva modelo de top less.

– Con 20 tantos, es el segundo máximo goleador de la historia de la selección colombiana, sólo superado por Iguarán.

– Marcó un gol el día que debutó con la selección, en 1993.

Biografía, palmarés, estadísticas: Faustino Hernán Asprilla Hinestroza nació en Tuluá, Colombia, el 10 de noviembre de 1969. Debutó como profesional en 1988 en el Cúcuta Deportivo, desde el que dio el salto al Atlético Nacional de Medellín al año siguiente. En 1992 fichó por el Parma, donde estuvo hasta 1996, año en el que se fue al Newcastle. En 1998 regresó al Parma y pasó un año más. Luego jugó en el Palmeiras y el Fluminense brasileños, en el Atlante mexicano, en el Universidad de Chile y de nuevo en el Atlético Nacional, hasta acabar sus días de jugador en Estudiantes. En su palmarés tiene una Recopa, una UEFA y una Supercopa de Europa. Con la selección jugó 53 partidos y metió 20 goles.

Hay algún resumen de goles de Asprilla, pero no me puedo resistir a dejaros este vídeo con un amplio resumen del 0-5 del Monumental de Buenos Aires. Asprilla marca el segundo y el cuarto:

¿Sabes algo más de Asprilla? ¿Tienes alguna anécdota? Escríbeme en los comentarios.

Qué fue de… Zalazar

El otro día os hablé de Luis Gabelo Conejo, el guardameta costarricense que se convirtió en una leyenda de ese simpático equipo llamado Albacete Balompié. Hoy os voy a hablar de un futbolista que junto a él o más si cabe, marcó una época en el equipo manchego y ayudó a que el equipo blanquillo se le conociera como ‘El Queso Mecánico’. Me consta que el protagonista de hoy es toda una leyenda en Albacete. Cómo no lo va a ser cuando, en realidad, es una de las leyendas de nuestra liga, uno de los más destacados jugadores suramericanos que han pasado por nuestra Liga. Es José Luis Zalazar.

¿Quién era?: Un centrocampista uruguayo de la década de los 80 y los 90.

¿Por qué se le recuerda?: Por ser la principal estrella del Albacete Balompié en su primera época en Primera Divisón (para muchos es el mejor futbolista que ha vestido la camiseta del Alba), jugador, además, de equipos españoles como el Cádiz, el Espanyol o el Racing de Santander y uno de los más fiables jugadores iberoamericanos de la década de los 90 en España.

¿Qué fue de él?: Se retiró en el Albacete en 1999, en lo que era su segunda etapa en el equipo manchego. En la actualidad, vive en Albacete, donde es representante de jugadores.

¿Sabías qué…?: Era famoso por sus extraordinarios lanzamientos lejanos.

– En 1992 fue elegido como el mejor suramericano del año por la Agencia EFE.

– Es el futbolista que más partidos de Primera ha jugado con el Albacete en su historia (180 encuentros) y el que más goles ha marcado (57).

– En Uruguay se le conocía como El Oso o Cabeza.

– Se dice que perfeccionó su potente tiro lejano entrenando descalzo.

– Se recuerda especialmente un gol que le metió a mi siempre desdichado Atlético de Madrid desde el centro del campo.

– Antes de retornar al Albacete, con el que consiguió por cierto la permanencia, estuvo a punto de fichar por el Real Murcia.

– La afición del Carlos Belmonte tenía un ritual cada vez que Zalazar se aproximaba al balón para tirar una falta. Gritaban “Gol, gol, gol, gol…”, cada vez más rápido, hasta que el uruguayo tiraba. En muchísimas ocasiones, ese mantra culminaba con un “Gooooooool” de verdad.

– Tiene una peña en la localidad albaceteña de Alatoz, que según dicen ellos es la más antigua del club.

– Llevaba el 10.

Biografía, palmarés, estadísticas: José Luis Zalazar Rodríguez nació el 26 de octubre de 1962 en Montevideo, Uruguay. Su primer equipo fue el legendario Peñarol, donde jugó entre 1982 y 1986. Luego se fue a México para jugar en el Tecos de la Universidad de Guadalajara, donde estuvo un año. La temporada 86-87 la pasó en el Cádiz, tras la que regresó a Guadalajara. En 1989 retornó a España para jugar en el Espanyol y al año siguiente desembarcó en Albacete, donde estuvo seis inolvidables años. En 1996 se fue al Racing de Santander. Un año después volvió a Uruguay para jugar en el Nacional y en el Bella Vista, pero sus últimas patadas las dio en la temporada 98-99 en el Albacete. En su palmarés tiene una Liga uruguaya. Con la selección jugó 29 partidos y metió tres goles.

Para que luego me critiquéis, aquí os pongo el golazo de Zalazar contra el Atleti (si os dais cuenta, en multitud de resumenes o vídeos homenajes de equipos o futbolistas de cualquier época, los homenajeados siempre salen metiéndole un gol al Atlético de Madrid):

¿Sabes algo más de Zalazar? ¿Tienes alguna anécdota? Escríbeme en los comentarios.