Entradas etiquetadas como ‘max’

Quién fue… Max Schmeling: el campeón que no quiso entrar por el aro de Hitler

Schmeling, en 1936 (WIKIPEDIA)

Schmeling, en 1936 (WIKIPEDIA)

Regresamos a la muy prolífica (en cuanto historias interesantes) época de la II Guerra Mundial para hablar de uno de los mejores púgiles europeos de todos los tiempos: Max Schmeling.

Finales de septiembre de 1905, Klein Luckow, Pomerania, Imperio Alemán. Nace en esa ciudad, muy cercana a la frontera con Polonia, un niño llamado Maximilian Adolf Otto Siegfried Schmeling. Siendo él pequeño, la familia se traslada a Hamburgo, donde en 1921, el joven Max ve un combate de boxeo y decide dedicarse a este deporte. Tres años después, Schmeling ya era campeón amateur de Alemania de pesos semipesados, tras lo que se hizo profesional. Empezó así una exitosa carrera que culminó en su primera etapa el 24 de agosto de 1926, cuando se proclamó campeón de Alemania de los semipesados. Al año siguiente se proclamó campeón de Europa ante Fernand Delarge y en 1928, ya en la categoría de los pesados, se hizo con el título de campéon alemán. En definitiva, una carrera meteórica.

Siendo un líder en Europa, decidió probar fortuna en los Estados Unidos, adonde llegó el mismo 1928. Fue allí donde conoció a Joe Jacobs, un manager estadounidense de origen judío que era un auténtico lince y que fue, sin duda, uno de los lanzadores de la carrera de Schmeling. Una vez en Estados Unidos, el alemán empezó a ganar combates (incluido uno ante el guipuzcoano Paulino Uzcudun, que nunca pudo derrotar a Schmeling en los tres combates que disputaron). En esas, el campeón de los pesados, Gene Tunney, se retiró poseyendo el título, lo que permitió que los magnates del boxeo americano organizaran para 1930 un combate entre Schmeling y Jack Sharkey para dilucidar quién era el nuevo rey de los pesados en el mundo.

El combate no estuvo exento de polémica. Disputado en el mítico Yankee Stadium de Nueva York, Schmeling ganó el combate gracias a la descalificaciónde Sharkey. Se convertía así en el primer campeón del mundo de los pesados europeo en 33 años, el primer alemán en conseguirlo y el primero en hacerlo por la descalificación de su contrincante. Tras una defensa exitosa, se pactó otro combate para 1932, de nuevo ante Sharkey, con el título en juego. Se quería así despejar toda sombra de duda tras la descalificación, dos años antes, de Sharkey. Pero de nuevo hubo polémica en el combate, en el que Sharkey ganó por puntos. Los que estuvieron allí dicen que fue una decisión totalmente injusta y que fue el alemán el que merecía ganar. Sea como fuere, Schmeling perdió el título de campeón del mundo.

Llegan los nazis

En 1933 ocurre en Alemania un cambio político que agitará al mundo para siempre. El Partido Nazi llega al poder. Su discurso antisemita llega a Estados Unidos y Max Schmeling queda estigmatizado por su nacionalidad. En esas nuestro héroe regresa a su país y ahí es reconocido como una estrella. Y como ya sabemos cómo se las gastaban los nazis con los buenos deportistas, ocurrió lo inevitable. Hitler, Goebbels y la maquinaria propagandística nazi quisieron apropiarse de la figura de Schmeling (ahí tenía el Führer otro ejemplo de super-hombre ario) y empezaron a aparecer fotografías de Max con el dictador. Esto alimentó la imagen negativa que tenían de él en América, a pesar de que en realidad, era todo muy distinto.

Schmeling, que estaba orgulloso de ser alemán, no quería saber nada de los nazis. Rechazó afiliarse al NSDAP y rechazó desprenderse de su manager judío en Estados Unidos, Joe Jacobs, a pesar de las presiones del ministro de Propaganda, el infamous Joseph Goebbels. Todas estas cosas hicieron que se ganara la desconfianza de los jerarcas nazis. Y de nuevo conviene recordar cómo se las gastaban…

Schmeling, en el 38 (WIKIPEDIA)

Schmeling, en el 36 (WIKIPEDIA)

Los grandes duelos

Aparquemos la política para volver a hablar de boxeo. A mediados de los 30, el campeón del mundo era James Braddock, más conocido como Cinderella Man (sí, el de la peli). Había que dilucidar quién sería su desafiante y entonces surgieron dos nombres: el de Max Schmeling, que no había bajado su nivel desde su primera experiencia en América, y el del mítico por no decir mitológico Joe Louis, la primera gran estrella negra, el clavo al que millones de afroamericanos se agarraban para tener un futuro mejor. Así que se pactó un combate entre ellos. El ganador se las vería con Braddock.

Joe Louis llegaba como indiscutible favorito. Había disputado hasta la fecha 23 combates y los había ganado todos. Mientras, Schmeling, con 30 años cumplidos, estaba considerado como un buen boxeador pero ya en el declive de su carrera. Así las cosas, Louis no se preparó el combate como debía y pasó más tiempo jugando al golf, su otra gran pasión, que entrenando. Schmeling, en cambio, se lo tomó muy a pecho. Estudió detenidamente el estilo de Louis y sorprendió a todos cuando declaró que había encontrado el punto débil del de Detroit. Los americanos no le tomaron en serio, pero Schmeling no mentía: Se había dado cuenta de que Joe Louis, cada vez que lanzaba un directo, bajaba su mano izquierda.

El 19 de junio de 1936, el Yankee Stadium de Nueva York estaba abarrotado. Arbitraba el prestigioso Arthur Donovan y todos querían ver cómo el joven negro de Detroit derrotaba al alemán antisemita nazi amigo del dictador loco llamado Hitler. Arrancó el combate y Schmeling puso en práctica sus estudios. En los tres primeros asaltos dejó desconcertado a Louis a base de golpes y en el cuarto, sorprendentemente, tumbaba al joven estadounidense. Éste no sabía cómo meterle mano a Schmeling y encima, tenía muy herido un ojo. Fue en el decimosegundo asalto cuando Schmeling, con dos derechazos, tumbó definitivamente a Louis. Era el primer KO en contra que recibía el afroamericano. Sólo recibiría uno más en su carrera, ante Rocky Marciano, si bien estaba ya en el declive de la misma.

Los americanos bautizaron este combate como la mayor decepción de la historia de su deporte. Se dice que esa noche de junio eran decenas de estadounidenses, sobre todo negros, los que lloraron amargamente por la derrota de Louis.

Schmeling empezó a negociar entonces el combate contra Braddock, pero al principio se retrasó, por una supuesta lesión de Cinderella Man y posteriormente, se rompió, para el enfado de Max. El motivo era doble: en primer lugar, porque los promotores querían que Braddock se enfrentara con Louis, no con Schmeling. Y en segundo lugar, y vuelve la política, porque temían que el alemán ganara y que los nazis se apropiaran del título. Así, un año y tres días después de su derrota ante Schmeling, Joe Louis noqueó a Braddock. Era campeón del mundo, pero él no lo consideraba así. Sólo lo sería cuando derrotara a Max Schmeling.

El segundo combate

Así las cosas, se pactó una revancha entre Schmeling y Louis. La situación política internacional estaba más que caliente. Los nazis se habían anexionado Austria y eran ya omnipotentes. Decidieron apostar por Schmeling, a pesar de que desconfiaban de él. Tanto, que le habían prohibido viajar con su mujer y su madre, por temor a que desertara. Y en efecto, sus sospechas tenían algo de veracidad, porque Max había recibido consejos en Estados Unidos para que se nacionalizara americano. Sea como fuere, el Partido Nazi puso su maquinaria en marcha y junto a Schmeling viajó a América un propagandista que calentó el ambiente diciendo que era imposible que un negro derrotara a un alemán y que los beneficios del combate se destinarían a la construcción de tanques en Alemania. Por si fuera poco, Hitler permitió a los bares y restaurante de Alemania abrir a las 3.00 de la madrugada para que el pueblo pudiera escuchar el combate, que se celebraría en Nueva York.

El público estaba totalmente en contra del pobre Schmeling, ajeno a los tejemanejes nazis, y hubo concentraciones ante su hotel y recibió cientos de cartas con amenazas. Para echarle más leña al fuego, el mismísimo presidente de Estados Unidos, Franklin Delano Roosevelt, recibió a Louis y le dijo: “Joe, necesitamos músculos como los tuyos para derrotar a Alemania”. El de Detroit se lo tomó en serio y preparó el combate como no lo había hecho dos años antes.

El 22 de junio de 1938 se disputó la tan esperada revancha. 70.000 personas llenaban el Yankee Stadium, entre las que se encontraban personajes como Gregory Peck, Clark Gable o Gary Cooper. Cuando Schmeling se dirigía hacia el ring, le cayó de todo: ceniza, basura, colillas de cigarros. Era un preludio de lo que se le venía encima. Nada más arrancar el combate, Joe Louis se lanzó a por el alemán y dos minutos y cuatro segundos después del comienzo, en el primer asalto, Max Schmeling estaba noqueado. Su esquina tiró la toalla y el alemán pasó diez días en un hospital. Tenía varias vértebras rotas. Para que os hagáis una idea, en esos 2:04 minutos, Joe Louis lanzó 41 golpes, 31 de los cuales impactaron en Schmeling. El alemán sólo pudo lanzar dos.

Joe Louis y Schmeling, en 1971 (WIKIPEDIA)

Joe Louis y Schmeling, en 1971 (WIKIPEDIA)

El después

Tras el combate ante Louis, nada volvió a ser igual para Schmeling. Los nazis le retiraron el apoyo y la II Guerra Mundial amenazaba a la vuelta de la esquina. Encima, nuestro héroe seguía rechazando a sus líderes políticos y como prueba de ello, en la trístemente famosa Noche de los Cristales Rotos (entre el 9 y el 10 de noviembre de 1938, en la que los nazis arrasaron con sinagogas y comercios judíos por toda Alemania y Austria), Schmeling demostró qué clase de persona era. Escondió en su apartamento del hotel Excelsior de Berlín a dos chicos judíos, Henry y Werner Lewin, hijos de un amigo suyo. Los mantuvo a buen recaudo hasta que varios días después, logró sacarlos del país y enviarlos a Estados Unidos. Esta historia no se supo hasta 1989, cuando Henry Lewin, que se convirtió en un hotelero en Las Vegas, invitó a Schmeling a visitarlo para agradecerle que, una vez, le salvó la vida a él y a su hermano, y lo que es más, arriesgando claramente la suya propia.

A pesar de que siguió compitiendo y de que se proclamó campeón de Europa en 1939, la Guerra propició la gran venganza de Hitler contra Schmeling: lo obligó a alistarse en el Fallschirmjäger o cuerpo de paracaidistas de la Luftwaffe. El objetivo era introducirlo en misiones suicidas. Cabe destacar que la animadversión de Hitler por Schmeling tenía otras ramificaciones. El boxeador se había casado en 1932 con Anny Ondra, una joven de origen checo que era una estrella de cine en la Alemania de su época. Se sabe, gracias a los diarios recuperados tras el final de la Guerra, que la prometida/mujer de Hitler, Eva Braun, le tenía unos celos enfermizos a la rubia actriz, admirada por todos.

A pesar de participar en 15 combates, entre ellos el de Creta, Max Schmeling sobrevivió a la Guerra, si bien con los tobillos rotos. Acabada la Guerra, volvió a disputar algunos combates y gracias a sus contactos en Estados Unidos, a principios de los 50 consiguió convertirse en el distribuidor oficial de Coca-Cola en la Alemania de la reconstrucción, llegando a poseer su propia planta embotelladora. Esto hizo de Schmeling un hombre de negocios de éxito.

Años después de aquellos convulsos años, Max Schmeling cultivó una estrecha amistad con Joe Louis. Tal es así que cuando el estadounidense sufrió serios problemas de salud (cardíacos y psiquiátricos ocasionados por la cocaína), el alemán le costeó parte de los tratamientos. Cuando Louis murió en 1981 en la pobreza, Max Schmeling, que fue uno de los portadores del féretro del de Detroit, pagó todo el funeral.

Y así pasó el resto de su vida este campeón, hasta que el 2 de febrero de 2005, a poco más de seis meses de cumplir 100 años y tras 17 años viudo, Max Schmeling fallecía en Hamburgo. La República Federal Alemana le dedicó un sello tras su muerte.

La fantástica historia de este excelente deportista y gran ser humano ha sido llevada dos veces al cine (en dos películas para televisión, si bien centradas en su rivalidad con Louis) y hace unos años se estrenó una película biográfica alemana (que por supuesto no vimos en nuestros cines).

Os dejo los combates entre Louis y Schmeling:

Buen fin de semana.

Espero que os haya gustado la historia de hoy.

Camisetas para la historia. Stade Français o la revolución rosa en el rugby europeo

Hoy, dentro de la sección de las camisetas, vamos a referenciar una muy especial, que supuso toda una ruptura para un deporte tan tradicional como el rugby.

El Stade Français es uno de los equipos punteros de Francia. Es la escuadra más representativa de París, en un deporte que en el país vecino dominan ampliamente sus equipos del sur. Fundado en el s XIX, fue uno de los más exitosos clubes galos hasta que quedaron sumidos en una profunda crisis que les llevó a las categorías inferiores del rugby francés. Pero todo cambió en 1992, cuando se hizo con el club Max Guazzini, un empresario que fundó NRJ Radio, algo así como los 40 Principales franceses. El objetivo de Guazzini fue darle al Stade renombre y éxito y lo consiguió, con, a veces, decisiones arriesgadas.

Tradicionalmente, los colores del Stade Français han sido camiseta azul, pantalón rojo y medias blancas (los colores de París -y de Francia-). Pero en 2005, Max Guazzini revolucionó un deporte tan tradicional y tan macho como el rugby cuando se reveló que el equipo iba a utilizar como segunda equipación el rosa, un color que nada tiene que ver con el equipo ni con el rugby. Ya antes, se había sacado de la manga unos relámpagos que se convirtieron en uno de los símbolos del club.

A pesar de lo controvertido del color, la iniciativa de Guazzini fue todo un éxito y se vendieron más de 20.000 réplicas de la camiseta rosa. Al año siguiente, se mantuvo el color rosa y Guazzini logró que el diseñador japonés Kenzo diseñara la camiseta. Y en estos últimos años, el Stade Français no ha dejado de sacar nuevos diseños, algunos realmente atrevidos:

Habréis visto que en dos de los modelos (el cuarto y el quinto), sale representada la efigie de lo que parece ser una Virgen. No es así. Se trata del rostro de Blanca de Castilla (o Blanche de Castille, como la conocen los franceses). Nacida en Palencia en el año 1188, se casó con Luis VIII, rey de Francia, y fue madre de Luis IX, posteriormente San Luis. Es una de las reinas más populares de la Edad Media en Francia, porque ejerció como regente tras la muerte de su esposo y mientras su hijo luchó en las Cruzadas. Muchos se preguntaron por qué incluir la imagen de Blanca de Castilla en las camisetas, ya que no le encontraban mucha relación a una reina medieval con el rugby. Al parecer, la explicación “oficial” es la siguiente: Los fundadores del Stade Français fueron, allá por 1883, unos alumnos del Liceo Luis IX de París. En honor a la madre del rey que dio nombre al instituto en el que se formaron los fundadores (toma ya) apareció el rostro de Blanca de Castilla en las camisetas. Pero hay otros que han hecho lecturas diferentes. Repasando la historia, algunos creen que utilizar a esta reina palentina no es sino una declaración de centralismo de París respecto al resto de Francia, y en concreto, respecto a la zona del Languedoc, zona que fue conquistada durante la regencia de Blanca de Castilla durante la Cruzada albigense. En términos similares se expresó en su día René Bouscatel, el presidente del Stade Toulosain, el otro gran equipo francés, quien recordaba que Blanca de Castilla derrotó al conde de Toulouse.

Polémicas medievales aparte, Guazzini ha seguido con nuevas ideas, como poner un equipo de cheerleaders, sacar cada año un calendario en el que la plantilla del Stade posa desnuda, trasladarse (y abarrotar) estadios gigantescos como el Stade de France o Rey Balduino de Bruselas, ofrecer una actuación de Madonna antes de un partido y convertir a la cantante en la madrina del club… Nuevos tiempos para el rugby.

Hasta mañana.