Entradas etiquetadas como ‘eintracht’

Quién fue… Lutz Eigendorf, el futbolista al que la Alemania del Este no le perdonó que desertara

lutz2Creo que la de hoy es una de las historias más interesantes de las que os he traído aquí los viernes, modestia aparte. La conocí hace bien poco y, como suelo hacer cuando una historia me engancha, apenas he tardado en tráerosla aquí. Viajamos a la Europa de la Guerra Fría para hablar de Lutz Eigendorf.

El 16 de julio de 1956 nacía en Brandenburgo, República Democrática Alemana, Lutz Eigendorf, hijo unigénito de Ingeburg y Jörg Eigendorf. Con siete años, Lutz se incorpora a la Asociación Alemana de Gimnasia Deportiva.

De niño empezó a jugar al fútbol en el Motor Süd Brandenburg y tan sólo con 14 años de edad, fue descubierto por el Dynamo de Berlín. Este equipo, en la Alemania del Este, era el de la Policía. Compaginó sus primeros años en el Dynamo con formación de ingeniería y cuando alcanzó la edad adulta y tras pasar el servicio militar, Lutz Eigendorf se incorporó a la Policía, con un cargo de oficina.

En 1974 se incorporó al primer equipo del Dynamo, donde se desempeñó como centrocampista. En el Dynamo jugó varios años. En 1978, con tan sólo 22 años, debutó como internacional con la RDA (jugaría seis partidos en total).

Pero todo cambió el 20 de marzo de 1979. El Dynamo de Berlín pasó la frontera entre ambas Alemanias para jugar un amistoso ante el Kaiserslautern en la ciudad occidental de Giessen. Aprovechando este viaje, Lutz Eigendorf decidió desertar y quedarse en la República Federal.

El escándalo fue mayúsculo. La UEFA sancionó a Eigendorf con un año sin jugar, si bien la RFA le garantizó el asilo político. Pero en la Alemania comunista sentó mucho peor. El Dynamo era el equipo de la temible Stasi, la policía política de la RDA, a cuyo frente estaba el no menos temible Erich Mielke. La deserción de Eigendorf, uno de los mejores jugadores del equipo, fue tomada como algo personal. Y no se iba a quedar así.

Eigendorf dejó en la RDA a su mujer. Las autoridades automáticamente arreglaron un divorcio y obligaron a la esposa del fútbolista a casarse con un miembro del partido, que la tendría vigilada y controlada.lutz1

Mientras, Eigendorf aguantó un año de sanción y se incorporó en 1980 precisamente al Kaiserslautern. Pero si su deserción fue poca afrenta, el centrocampista aprovechaba toda ocasión para denunciar en público las condiciones de vida de la RDA y al régimen comunista.

Otros desertores le aconsejaban que no tocara el tema, que no provocara. Sabía que la Stasi tenía agentes infilitrados en la RFA y que le vigilaban muy de cerca. Ajeno a estos consejos, Eigendorf se casó de nuevo y tuvo un hijo.

En 1982, Lutz Eigendorf fichó por el Eintracht Braunschweig. No sabía que le quedaban pocos meses de vida.

Era el 5 de marzo de 1983. Lutz Eigendorf estaba en un bar de Braunschweig tomando algo con un amigo. Se despidió de él y cogió su Alfa Romeo para regresar a casa. Sobre las 23 horas de ese día, Lutz Eigendorf chocó con su coche contra un árbol tras salirse de la carretera. A los dos días, falleció en el hospital a causa de las heridas. Tenía 26 años.

El análisis de sangre de Eigendorf reveló que tenía un 0,22% de alcohol en sangre, muy por encima del límite legal. Aquí es donde empiezan las sospechas, ya que al parecer el centrocampista no era muy bebedor y testigos de aquella noche aseguraron que no bebió mucho. Desde el primer momento, la Policía de la RFA sospechó que podía tratarse de un atentado. Analizaron con detenimiento el coche, buscando alguna manipulación en el motor. No hallaron nada. Llegaron incluso a analizar el interior del vehículo buscando algún veneno de contacto, habida cuenta de la especial habilidad de los servicios secretos de la Europa del Este para pergeñar extrañas formas de envenenamiento. Tampoco dieron positivo. Ante la falta de pruebas, el caso quedó cerrado.

Pasaron muchos años hasta que un periodista llamado Heribert Schwan produjo en 2000 un documental con un revelador título: Tod dem Verräter (“Muerte al traidor”). Schwan había rebuscado en los archivos de la Stasi, una vez diluida la RDA, y había encontrado que en el archivo policial de Lutz Eigendorf, además de que medio centenar de agentes vigilaban al futbolista, había un documento en que se leía “Verblitzen, Eigendorf”. Verblitzen era, en el argot de la Stasi, el nombre que recibía un método de asesinato muy sutil: mediante el deslumbramiento de un conductor en la carretera, provocando que perdiera el control del vehículo. Era la prueba de que, como mínimo, Erich Mielke y la Stasi querían a Eigendorf, el traidor, muerto.lutz3

El problema es que el resto de documentos de la RDA relativos a Eigendorf desaparecieron o fueron destruidos. Schwan cree que las autoridades de la RFA no hicieron lo suficiente para esclarecer el suceso y de hecho, recoge el testimonio del fiscal de Braunschweig de la época, que afirma que estaban realmente convencidos de que la Stasi estaba detrás.

Según Schwan, la hipótesis más plausible es que agentes de la Stasi infiltrados en la RFA secuestraron brevemente a Eigendorf, le drogaron o le obligaron a consumir grandes cantidades de alcohol y le dejaron marchar en su coche, para que luego, otros agentes en un coche conduciendo en sentido contrario, cegaran a Eigendorf usando un flash o un potente foco de luz. Esto sería lo que provocó el accidente y la muerte de Eigendorf.

Más recientemente, en 2010, un exagente de la Stasi reveló públicamente que una de las misiones que le encargaron fue la de ejecutar a Eigendorf, pero que no pudo completar la operación.

En definitiva, aunque no existen pruebas fehacientes, en Alemania hoy en día se considera que Lutz Eigendorf murió asesinado a manos de los servicios secretos de la Alemania del Este, como venganza por su traición.

Os dejo un reportaje sobre la muerte de Lutz Eigendorf. Está en alemán, lo siento, pero en él se recrea la noche de su muerte:

Espero que os haya gustado. Que paséis un buen fin de semana.

Qué fue de… Jay-Jay Okocha

okochaNigeria es nuestra tercera rival en la Confederaciones. Lo normal es que, cada vez que pensemos en esta selección, nos acordemos de la gran generación de nigerianos de los 90. Han salido muchos de ellos ya en esta bitácora, pero el de hoy era uno de los que faltaba. Quizá menos conocido que otros, por no pasar por España, era quizá el más destacado en su país y en el extranjero. Es Augustine ‘Jay-Jay’ Okocha.

¿Quién era?: Un centrocampista ofensivo nigeriano de los 90 y la década de 2000.

¿Por qué se le recuerda?: Pues por ser uno de los más destacados jugadores de aquella Nigeria que participó en los Mundiales del 94 y del 98, así como por ganar la Copa de África 94 y el oro en los Juegos de Atlanta 96.

¿Qué fue de él?: Se retiró en las filas del Hull City inglés en 2008. En la actualidad, sigue siendo una celebridad en su país. Además de ser imagen de un buen puñado de firmas en Nigeria, posee un negocio de hostelería en Lagos, capital nigeriana, que lleva el nombre de Number 10 (el dorsal que llevaba con la selección).

¿Sabías qué…?: Es de etnia anioma, una de las más numerosas en Nigeria.

– Tiene un estadio con su nombre en Ogwashi-Uku, la localidad de la que es originaria su familia.

– Su apodo, ‘Jay-Jay’, lo heredó de su hermano Emmanuel, que a su vez lo heredó de un hermano mayor llamado James.

– Como muchos futbolistas africanos, empezó a jugar en las calles, con balones hechos por los propios niños.

– Con 17 años viajó a Alemania para visitar a un amigo. Lo vieron jugar los responsables del un club llamado Borussia Neunkirchen, de la 3ª División alemana, y se quedó en aquel equipo y aquel país para jugar al fútbol de manera profesional.Okocha2

– Velocidad, potencia y regate eran sus principales puntos fuertes.

– Entre el 96 y el 98 jugó en el Fenerbahçe turco. Adquirió la nacionalidad de aquel país y como ya hemos comentado alguna vez aquí con otros ejemplos, también tuvo que adquirir un nuevo nombre: Muhammet Yavuz.

– Cuando en 1998 el PSG pagó al Fenerbahçe 24 millones de dólares por él al Fenerbahçe, se convirtió en el jugador africano más caro de la historia.

– Es el quinto nigeriano con más internacionalidades, por detrás de Yobo, Kanu, Lawal y Enyeama. Yobo y Enyeama siguen en activo y están en la Copa Condereraciones.

– Cuando jugó en el Bolton Wanderers, se hizo popular una frase: “Jay-Jay. So good they named him twice” (“Jay-Jay. Tan bueno que le pusieron nombre dos veces”).

Biografía, palmarés, estadísticas: Augustine Azuka Okocha nació el 14 de agosto de 1973 en Enugu, Nigeria. Su debut profesional llegó en 1990, en el Borussia Neunkirchen. En 1992 llegó al Eintracht de Frankfurt, donde estuvo cuatro años. Luego jugó en el Fenerbahçe turco dos temporadas y otras dos en el PSG. En 2002 llegó al Bolton Wanderers inglés. Cuatro años después jugó en el Qatar SC del país del mismo nombre y su última temporada, la 2007-2008, la pasó en el Hull City de Inglaterra. Con Nigeria jugó 73 partidos y metió 14 goles. Fue campeón de África en 1994 y medalla de oro olímpica en 1996.

Os dejo un vídeo homenaje a Okocha (si dejáis los altavoces conectados, igual os entran ganas de pediros un cubata. O eso u os creéis que estáis de compras en Stradivarius):

Mañana más. Sed buenos.

Camisetas para la historia. Eintracht Braunschweig 1973

Seguimos con artículos de camisetas y para esta ocasión he elegido una que creo que es algo desconocida pero que considero que debe estar en los libros de historia del fútbol. Todos sabemos lo importante que es para los equipos actuales contar con un patrocinador fuerte que se anuncie en la camiseta del club, hecho que algunas veces ha trascendido lo meramente publicitario y que ha dado casos recordados, hasta tal punto que las publicidades se han quedado tan marcadas en las camisetas que se han convertido en parte de la imagen del club. Bien, pues todo esto, como todo, tiene un comienzo.

Nos vamos a la República Federal de Alemania, en 1972. Ernst Fricke, presidente del Eintracht de Braunschweig (Eintracht significa ‘armonía’ en alemán), en aquel entonces en primera división, se las veía y se las deseaba para mantener las cuentas del club. En esas, su camino se cruzó con el de Günter Mast, el supremo de Jagermeister, un famoso licor de hierbas producido en el mismo land que el Eintracht, Baja Sajonia.

Para que lo sepáis, Jagermeister (‘Maestro de caza’, en alemán) es una de las bebidas más famosas de Alemania, entre otras cosas por sus agresivas políticas publicitarias y por el majestuoso ciervo que le sirve como logotipo.

Así pues, Mast y Fricke hablaron y pensaron por qué no llegar a un acuerdo y permitir que Jagermeister se anunciara en las camisetas del equipo, mientras que el club recibiría un dinero que le vendría de perlas. En verano de 1972 presentaron la propuesta a la DFB (Federación Alemana de Fútbol) y se abrió un debate que duró ocho meses, un tiempo en el que la compañía liderada por Mast recibió una publicidad gratuita enorme, ya que la discusión salió a la calle.

Los aficionados estaban divididos. Unos pensaban que era inevitable recurrir a este tipo de acciones para mantener la supervivencia del club, mientras que a otros les parecía un ultraje poner un anuncio en una camiseta y se negaban a ver a sus jugadores como vallas andantes.

Finalmente, en una asamblea de la DFB celebrada en enero de 1973, se decidió dar luz verde a la idea de Fricke y Mast y el logotipo de Jagermeister luciría en las camisetas del equipo bajo sajón. Al principio se puso sólo el logotipo de la cabeza del ciervo (foto de arriba), pero años más tarde se decidió poner también el nombre de la marca, en la bella tipografía gótica que veis en la foto bajo estas líneas. Así, el Eintracht recibió 100.000 marcos que le dieron oxígeno y Jagermeister se convertía en una empresa pionera en el mundo. Años más tarde intentaron cambiar el nombre del equipo por Eintracht Jagermeister, aunque a eso se opuso frontalmente la DFB.eintracht

Así, y tras una discusión acerca del tamaño del logotipo (se discutía entre 18 y 14 centímetros -al final ganó esta última opción-), el Eintracht de Braunschweig estrenó sus camisetas con publicidad el 24 de marzo de 1973, en un partido ante el Schalke 04. Ocho años más tarde, no habría ningún equipo alemán sin publicidad. Este patrocinio, además, le permitió al Eintracht de Braunschweig fichar en 1977 a Paul Breitner (en la foto) del Real Madrid, por un montante que adelantó Jagermeister (sí, el bigote es absolutamente… bigote).

La idea fue tan exitosa que ese mismo 1973, el Hamburgo llegó a un acuerdo con Campari, el Eintracht de Frankfurt con Remington, el Duisburgo con Brian Scott y el Fortuna Dusseldorf con Allkauf.

Y el resto es historia… ahora se pagan cantidades desorbitadas para aparecer como patrocinador en un equipo de fútbol, idea cuyo éxito le podemos atribuir a Günter Mast y a Ernst Fricke.

Mañana más.

Qué fue de… Andreas Köpke

Ya sabéis que tengo especial predilección por los porteros (no por nada, sino porque son todos unos personajes dignos de atención en su mayoría). También sabéis de mi admiración por algunos de las ideas básicas del fútbol alemán, es decir, tesón, físico inalterable, fuerza, efectividad, profesionalidad… Hoy se unen ambos conceptos en el protagonista de hoy: Andreas Köpke.

¿Quién era?: Un portero alemán de los 80 y los 90.

¿Por qué se le recuerda?: Por ser el portero titular de la selección alemana que consiguió la Eurocopa de 1996, convirtiéndose en el mejor meta del torneo y en uno de los más prestigiosos a nivel europeo.

¿Qué fue de él?: Se retiró en 2001 en el Nuremberg de su país. En la actualidad, y como jugadores de su época como Sammer o Bierhoff, trabaja para la Federación Alemana de Fútbol. En concreto es el entrenador de porteros de la selección absoluta o como dicen en mi pueblo, la Mannschaft.

¿Sabías qué…?: Köpke fue durante años el eterno suplente de Bodo Illgner en la selección alemana. Su explosión como meta llegó, como os decía, en la Euro 96, cuando ya contaba con 34 años.

– Quizá esa tardanza a la hora de despuntar fue la que le mantuvo en Alemania hasta esa misma edad. Tras la Eurocopa fichó por el Olympique de Marsella.

– Köpke es conocido en España porque precisamente durante y justo después de la Euro 96, se le vinculó al Barcelona. Bueno, más que eso, ya que llegó incluso a viajar a la ciudad condal, pasar un reconocimiento médico y buscar un colegio alemán para sus hijos, tal y como recuerda el blog Renaldinhos y Pavones. Pero un precontrato que tenía firmado con el Stuttgart (que luego resultó papel mojado le evitó venir a España). El Barcelona acabó fichando a Vitor Baia.

– No sé si tendría alguna relación, pero durante la Eurocopa del 96, Köpke vistió una camiseta azul celeste, tal y como llevó el legendario Sepp Maier en el Mundial del 74.

– A pesar de no ser titular con Alemania hasta su última época, Köpke no se perdió ninguna competición grande (Eurocopas y Mundiales) entre 1990 y 1998. En Italia 90 era el tercer portero, tras Illgner y el bávaro Raimond Aumann (que me gustaba mucho a mí de pequeño).

– En las semifinales de la Euro 96, paró el penalty decisivo de la tanda al inglés Gareth Southgate (momento que recoge la foto de arriba).

– Su último partido con la selección fue un humillante 3-0 que encajaron los teutones ante Croacia en el Mundial del 98.

– En Alemania se le conoce como Andy.

– Fue el gran Oliver Kahn quien le sustituyó en la meta alemana.

Biografía, palmarés, estadísticas: Andreas Köpke nació el 12 de marzo de 1962 en Kiel, Alemania. Debutó como profesional en 1979 en las filas del Holstein Kiel. En 1983 se fue al Charlottenburg y un año después firmaba por el Hertha de Berlín. Dos temporadas después llegó al Nuremberg, de donde no se movió hasta 1994, cuando fue fichado por el Eintracht de Frankfurt. En 1996 vivió una aventura en Marsella que duró hasta 1998, cuando regresó al Nuremberg y se retiró en 2001. Con la selección jugó 59 partidos y ganó un Mundial (1990) y la ya requetecitada Eurocopa del 96.

Aquí os dejo un amplio resumen del Alemania-Inglaterra de la Euro 96:

¿Sabes algo más de Köpke? ¿Tienes alguna anécdota? Escríbeme en los comentarios.

Qué fue de… Andy Möller

Fútbol internacional para ir desengrasando un poco. En este blog han salido un buen puñado de jugadores alemanes, que son unos tipos que siempre dan mucha guerra y que tienen un sentido de la competitividad y la profesionalidad fuera de lo normal. Respecto a Alemania, a pesar de que últimamente siempre han estado ahí, yo creo que les falta ese toque crack que tenían desde finales de los 80 hasta mediados de los 90, la época de Matthäus, Klinsmann o Hässler. El de hoy es un jugador que hizo de enlace entre dos generaciones del fútbol teutón. La que yo os decía y la de ahora, liderada por Michael Ballack y antes por tipos como Effenberg o Sammer. Así que os traigo a Andreas Möller.

¿Quién era?: Un jugador alemán de finales de los 80, los 90 y principios de esta década.

¿Por qué se le recuerda?: Por ser una de las estrellas de la selección Alemana de mediados de los 90 y un destacado jugador del mejor Borussia de Dortmund de la historia.

¿Qué fue de él?: Se retiró en 2005 en las filas del equipo de su ciudad, el Eintracht de Frankfurt. En la actualidad es el director deportivo del Kickers Offenbach, equipo de la tercera división alemana.

¿Sabías qué…?: En el mundo del fútbol se le conocía como Andy.

– Formó parte de la selección alemana que ganó el Mundial en el 90, pero no jugó la final. Tenía sólo 23 años.

– En 1993, cuando jugaba en la Juve, ganó una Copa de la UEFA ante el Borussia de Dortmund. En 1997, cuando jugaba en el Borussia de Dortmund, ganó una Copa de Europa ante la Juve.

– Es el decimocuarto jugador alemán con más internacionalidades.

– Möller se perdió la final de la Eurocopa del 96 por sanción.

– En la Eurocopa antes citada, Andy Möller metió el gol que le dio el pase a la final a Alemania en la tanda de penalties ante Inglaterra.

– Ha jugado en los dos grandes equipos de la cuenca del Ruhr (y con una gran rivalidad): El Borussia de Dortmund y el Schalke 04.

– Compartió vestuario en la Juve y en el Borussia con su compatriota Jürgen Köhler.

– En Alemania siempre se le consideró uno de los mejores de su generación, pero a la vez era muy criticado por su actitud, siempre quejosa (tenía fama de llorón) y siempre echándole la culpa a los demás de los fracasos.

– En la selección llevaba siempre el 7 (en Italia 90 llevaba el 17, porque el 7 tenía dueño: Pierre Littbarski).

Biografía, palmarés, estadísticas: Andreas Möller (o Moeller) nació el 2 de septiembre de 1967 en Frankfurt, Alemania. Debutó como profesional en el Eintracht en 1985. En 1988 llega al Borussia de Dortmund, donde está hasta 1990, año en el que regresa a Frankfurt. En 1992 ficha por la Juventus y en Italia está hasta el 94, año en el que vuelve a Dortmund. En 2000 se fue al eterno rival, el Schalke 04, y en 2003 retornó al Eintracht para retirarse en 2005. En su palmarés tiene dos Bundesligas, tres Copas alemanas, dos Supercopas alemanas, una UEFA, una Copa de Europa, una Intercontinental, un Mundial y una Eurocopa. Toma ya. Con la selección jugó 85 partidos y metió 29 goles.

Aquí os dejo unas imágenes de Möller con su selección en 1996:

¿Sabes algo más de Andy Möller? ¿Tienes alguna anécdota? Escríbeme en los comentarios