Entradas etiquetadas como ‘arad’

Qué fue de… Helmuth Duckadam: el héroe de Sevilla y la leyenda de su tortura

Duckadam alza la Copa de Europa (WIKIPEDIA).

Duckadam alza la Copa de Europa (WIKIPEDIA).

Iniciamos la última semana de 2014 (y primera de 2015) con un artículo dedicado a un futbolista de aquella época en la que a la final de la Copa de Europa podían llegar equipos que hoy sería impensable ver ni siquiera en octavos de final (haré un inciso: admito que la Liga de Campeones es una competición muy bien organizada y que es el summum del fútbol europeo, pero cuando era un torneo de eliminatorias puras tenía un valor que el adinerado negocio de hoy en día no le llega ni a la suela de los zapatos). Os voy a hablar de Helmuth Duckadam.

¿Quién era?: Un portero rumano de finales de los 70 a principios de los 90.

¿Por qué se le recuerda?: Pues por ser el legendario portero del Steaua de Bucarest que ganó la Copa de Europa en 1986 tras derrotar por penaltis al FC Barcelona en Sevilla en una tanda en la que nuestro héroe detuvo cuatro lanzamientos.

¿Qué fue de él?: Se retiró en 1991 en las filas del Vagonul Arad de su país. Después, tuvo una escuela de fútbol en su ciudad natal, donde también ejerció como guardia fronterizo (su pueblo, Semlac), está en la frontera con Hungría. Tras problemas financieros que le obligaron a emigrar a Estados Unidos, regresó y, en la actualidad, Duckadam es uno de los presidentes del Steaua (es un cargo más bien de representación, ya que el presidente ‘real’ es Valeriu Argaseala y el dueño y el que en realidad manda es el polémico Gigi Becali.

¿Sabías qué…?: Es de origen alemán. En concreto, pertenece a una minoría rumana llamada suavos o sajones de Banat (la región que, junto a Transilvania, más personas de esta etnia acoge).

– Otro famosísimo rumano de origen alemán fue el nadador y legendario intérprete de Tarzán Johnny Weissmuller.

– Como os he dicho antes, Duckadam se hizo mundialmente famoso al detener cuatro penaltis seguidos en la tanda de la final de la Copa de Europa del 86. Alexanco, Pedraza, Pichi Alonso y Marcos Alonso fueron sus ‘víctimas’.

– Curiosamente, el Steaua sólo ganó la tanda por 2-0. Los tantos fueron obra de dos delanteros nacidos en Transilvania que años después, jugarían en nuestra Liga: Marius Lacatus y Gavril Balint.

Cromo de Duckadam (Panini).

Cromo de Duckadam (Panini).

– La leyenda urbana que rodea a Duckadam fue la siguiente. Se dice que tras su exhibición, que privó al Barça de ganar su primera Copa de Europa, el presidente del Real Madrid, Ramón Mendoza, le regaló a Duckadam un Mercedes como agradecimiento. Al parecer, el hijo del dictador Nicolae Ceaucescu, Nicu, le exigió que se lo entregara, algo a lo que Duckadam se negó. Por eso, fue detenido por la Securitate, la temible policía política del régimen, y torturado de tal manera que le rompieron las dos manos, hecho que explicaría que desde ese verano de 1986 hasta 1989, Duckadam estuviera de baja.

– Duckadam siempre ha negado esta leyenda. Su baja se debió a una grave trombosis que a punto estuvo de costarle la amputación del brazo derecho.

– Sí que admitió que Nicu Ceaucescu no era santo de su devoción (y viceversa), pero también niega el regalo de Mendoza. En cambio, el régimen de su país le regaló 200 dólares y un coche de la marca nacional Dacia.

– En Rumanía todavía se le conoce como ‘Eroul de la Sevilia’ (‘Héroe de Sevilla’).

– Tras su retirada del fútbol, tuvo problemas financieros y llegó a vender los guantes que usó en la final de Sevilla.

– En 1986 fue elegido Jugador Rumano del Año.

Biografía, palmarés, estadísticas: Helmuth Duckadam nació en Semlac, Rumanía, el 1 de abril de 1959. Debutó como profesional en 1977 en las filas del Constructorul Arad y, tras una temporada, pasó al UTA Arad, donde estuvo cuatro años. Llegó al Steaua en 1982 y permaneció allí hasta 1986. Tras sus tres años en blanco, jugó entre 1989 y 1991 en el Vagonul Arad, donde se retiró. En su palmarés tiene dos Ligas y una Copa rumanas y una Copa de Europa. Fue dos veces internacional con Rumanía.

Como no podía ser de otra forma, os dejo con la tanda de penaltis de la final de la Copa de Europa de 1986:

Hasta mañana.

Quién fue… Yael Arad

Nuestro héroe olímpico de esta semana es una heroína. Su hazaña puede resultar pequeña para el público en general, pero no para su país, porque además del hecho de lograr la primera medalla olímpica de su nación, lo hizo recordando una emotiva efeméride. Es Yael Arad.

Nacida en Tel Aviv el 1 de mayo de 1967, Yael Arad empezó a practicar judo a los 8 años. El judo es un deporte muy practicado en Israel, a pesar de lo cual, Arad no encontraba niñas con las que practicar, por lo que realizaba los entrenamientos con el técnico de los chicos de su club. Sólo un año y medio después de iniciarse en este arte marcial, era la número uno de su país en su categoría.

Con 17 años, en Viena, ganó su primer título internacional. En 1989, 1990 y 1991, ganó medallas en los Europeos. Y de cara a Barcelona 92, se fue a Japón para mejorar su técnica.

Y llegó Barcelona. Pero mejor que yo, os dejo con unas palabras escritas por la propia Yael Arad acerca de lo que sucedió:

“Jueves, 30 de julio 1992. Un fatídico día, un día marcado, de un día de fama, un día de la auto-realización. Un día en que requería de quince años de duro trabajo, inversión sin fin y ocultamiento en sí mismo. El día que gané la medalla de plata olímpica. Mi medalla. La primera medalla del Estado de Israel. Me fui al tatami como un viento tormentoso, después de un calentamiento que llevó de mi cuerpo todos los pequeños demonios que amenazaban con vencerme incluso antes de que todo comenzara. El primer combate fue contra una española que ya me había derrotado dos veces en el pasado, pero estaba claro para mí que esta vez ella no tenía ninguna posibilidad. Acabé a los cuatro minutos como ganadora. El segundo combate fue contra una mujer de la República Checa. Nos conocíamos bien y los dos sabíamos que yo era mejor. La victoria sobre ella contribuyó un poco más a darme confianza para el combate difícil e importante del día. Cuatro minutos era todo lo que se interponía entre mí y el sueño de mi vida. …Cuando empezó el combate, las semifinales, allí estaba yo con todo mi equipo de batalla. Y de repente, todo había terminado. Yo había ganado. Emocionalmente… fue el momento más alto de mi vida y a pesar de mi derrota de más adelante, en la final, la victoria en las semifinales contra la alemana era la más dulce de todas. Ese día cambié de una persona que quería a una persona que podía. Y eso hizo toda la diferencia”.

En efecto, la medalla de Yael Arad fue la primera ganada por Israel en unos Juegos Olímpicos. Y su dedicatoria  fue para los atletas israelíes que murieron asesinados, 20 años antes, en la Villa Olímpica de Munich, víctimas del grupo terrorista Septiembre Negro.

En 1993 ganó la plata en los Mundiales y en los Europeos. En 1996 volvió a competir en los Juegos de Atlanta, pero perdió en el combate que le hubiera permitido luchar por el bronce y al final quedó quinta. Al parecer, compitió afectada por un virus.

Poco después se retiró y en Sydney 2000 volvió a participar, esta vez como entrenadora del equipo olímpico israelí de judo.

En la actualidad, Yael Arad, que es una de las personas más queridas, famosas y respetadas de Israel, es entrenadora, comentarista de judo para la televisión hebrea y es directiva de una empresa de productos infantiles.

Como curiosidad os diré que Israel ganó su segunda medalla olímpica… 24 horas después, de la mano de otro judoka, este masculino, llamado Oren Smadja.

Espero que os haya gustado este sencillo artículo. Mañana seguimos con fútbol. Saludos.