Entradas etiquetadas como ‘ambrosiana’

Camisetas para la historia. Inter de Milán (1928-1945) y su polémica en el siglo XXI

La de hoy es una camiseta polémica, tanto antes como ahora, pero en mi opinión, es una de las más bonitas que se pueden ver. Sin más, os traigo la historia de la camiseta del Ambosiana-Inter.

La parte siniestra de este relato viene en su origen. En 1928, con el Partido Fascista de Mussolini en el poder, el Inter (Internazionale) de Milán es obligado a cambiar su nombre. El motivo es que esa referencia al internacionalismo podía interpretarse como un eslogan comunista. Así, el club fue también obligado a unirse a la Unione Sportiva Milanese para dar lugar a la Associazione Sportiva Ambrosiana (en honor a San Ambrosio, patrono de Milán). El uniforme tradicional del Inter (franjas azules y negras –se eligió así porque el club se fundó en una noche de marzo y los fundadores quisieron reflejar en el uniforme los colores del cielo de ese día-) se abandonó y se adoptó uno nuevo. La camiseta pasaba a ser blanca con una gran cruz roja en el centro. La cruz roja sobre fondo blanca es el emblema de San Ambrosio (también el de San Jorge). De hecho, el AC Milan la lleva en su escudo (como el Barça, en honor a Sant Jordi o como la misma bandera de Inglaterra). Esta bonita camiseta quedó estropeada por la inclusión de un escudo con el haz de lictores, un símbolo del Partido Fascista (el haz de lictores está formado por treinta varas, atadas entre sí, y un hacha. Es un símbolo de origen romano y representaba la idea de ‘La unión hace la fuerza’, así como el poder de la República Romana. También fue un símbolo de la Revolución Francesa y aún hoy se usa en el escudo de Francia).

El nombre tuvo poco éxito, porque los aficionados seguían llamando al equipo Inter, así que en 1931, la directiva, con permiso del régimen, tuvo que renombrar el club. Así, pasó a llamarse Ambrosiana-Inter. Cuando acabó la II Guerra Mundial, el club recuperó su nombre original y sus colores negros y azules.

Pasaron los años y con motivo del centenario del Inter (2008), el club lombardo y Nike, la firma que provee al equipo, decidieron homenajear a aquella Ambrosiana (despojando todo carácter político, eso sí) y recuperar la camiseta de la cruz de San Ambrosio como tercera equipación. Ni qué decir tiene que el resultado fue espectacular. La camiseta, preciosa en mi opinión (hasta el patrocinador, Pirelli, aceptó reducir su logo para que luciera más), se convirtió en un rotundísimo éxito de ventas.

Pero por supuesto, esta equipación también tuvo su polémica. Todo ocurrió en la Liga de Campeones 2008/2009. El Inter jugó un partido ante el Fenerbahçe turco en Milán y en él lució la camiseta de San Ambrosio. Tras este encuentro, un tal Baris Kaska, abogado turco, denunció ante la UEFA y la FIFA al Inter por “manifestar de forma explícita la superioridad racista de una religión” con esa camiseta. Según Kaska, “esta cruz me recordó a los días sangrientos del pasado”, en referencia al atuendo que los caballeros templarios utilizaron durante las Cruzadas, en las que se enfrentaron al Imperio Turco. Kaska pidió la anulación del partido (ganado por el Inter 3-0) y que se prohibiera al equipo milanés utilizar de nuevo esa camiseta. El Inter, con buen criterio, realizó un comunicado en el cual se mostraba dispuesto a renunciar a esa camiseta siempre y cuando la selección turca y los equipos de este país renunciaran a lucir la media luna y la estrella que adornan la bandera del país otomano. Al final, no pasó nada. Debajo, una foto del partido.inter

Esta soberana estupidez volvió a salir a la palestra pocos meses después… dónde si no, en España. La SD Huesca adoptó, quizá debido al éxito del Inter, una camiseta igual como segundo uniforme, ya que la bandera de la provincia de Huesca es precisamente la bandera de San Jorge. Llevaba ya unos cuantos partidos usándola cuando al club aragonés llegó una advertencia del Seminario Permanente sobre Migraciones Internacionales y Extranjería, una especie de ONG aragonesa formada por juristas, que alertaban de que la camiseta contravenía la normativa FIFA porque se podía considerar generadora de violencia. El equipo oscense mostró su incredulidad ante semejante idiotez y por supuesto, la cosa quedó en nada. De hecho, también el Huesca mantiene esta camiseta como segunda equipación.

Hasta mañana.