Entradas etiquetadas como ‘alpinismo’

Santuarios del deporte. El K2, la montaña que registra una muerte por cada cuatro ascensos exitosos

Cara norte del K2, desde la vertiente china (WIKIPEDIA).

De vez en cuando me gusta ampliar el abanico de disciplinas deportivas y me atrevo a hacer incursiones a los llamados deportes de aventura. En realidad, creo que un alpinista es tan deportista como un jugador de tenis, así que en realidad no tengo por qué excusarme.. Hace casi ya cinco años escribí sobre el Everest, la montaña más alta del planeta, así que ya va tocando hablar de la segunda, que además, es más peligrosa. Es el K2.

Nombre oficial: K2. En China, su nombre oficial es Qogir.

Ubicación: Cordillera del Karakórum, en la frontera entre Pakistán y China.

Más cosas: Con una altitud de 8.611 metros, el K2 es la segunda montaña más alta del mundo. Pese a ello, existe el consenso de que se trata la montaña más difícil de escalar de toda la Tierra. Hay un dato terrorífico: por cada cuatro alpinistas que alcanzan su cima, hay uno no regresa jamás.

Antes de hablaros de la historia de su escalada, os diré que el peculiar nombre de la montaña procede del Gran Proyecto de Geografía Trigonométrica, un proyecto impulsado por el Raj británico en la India, para cartografiar la zona. En el año 1856, el teniente coronel Thomas Montgomerie fue quien bautizó la montaña como K2. Aunque estos exploradores británicos solían optar por nombres locales, en el caso del K2 no era posible, porque estaba bastante aislado. Desde la cima del monte Haramukh, Motgomerie divisó dos picos prominentes en la cordillera del Karakórum. Los llamó K1 y K2 (la ‘K’ de Karakórum). El K1 es el Masherbrum, de 7.821 metros. El K2 se quedó con ese nombre. En la lengua local de la zona, el balti, se usa el término Chogori, aunque esta palabra significa ‘montaña grande’ y no parece que sea específico. De cualquier modo, es de donde procede el nombre oficial de la montaña en chino: Qogir.

El primer intento de alcanzar la cima data de 1902, en una expedición liderada por los británicos Oscar Eckenstein y Alesteir Crowley (sí, el escritor esotérico). Alcanzaron sólo 6.525 metros. En 1909, el ‘madrileño’ Luis Amadeo de Saboya (era italiano, pero nació en Madrid, durante el reinado de su padre, Amadeo I) lideró una expedición que alcanzó un risco a 6.666 metros, que desde entonces se llama Espolón de los Abruzzos (porque Luis Amadeo era el duque de los Abruzzos). Este punto marca la ruta más accesible y habitual para alcanzar la cima.

En 1938, una expedición estadounidense liderada por Charles Houston alcanzó los 8.000 metros, pero el mal tiempo frustró el ataque a la cima. Al año siguiente, otra expedición norteamericana casi lo logra. Se quedaron a 200 metros, y acabó en tragedia: cuatro alpinistas murieron en el intento.

Charles Houston regresó en 1953, pero se quedó atrapado con sus compañeros a 7.800 metros. Murió uno de ellos, Art Gilkey. No fue hasta el año siguiente cuando por fin un humano pudo hollar la cima del K2. Los ganadores fueron unos italianos, liderados por Ardito Desio, que no obstante no fue quien hizo cima. Las dos personas que lo lograron fueron Lino Lacedelli y Achille Compagnoni. Era el 31 de julio de 1954. En este logro fue clave la presencia de dos pakistaníes, Muhammad Ata-ullah y Amir Mehdi.

Achille Compagnoni, en la cima del K2 el 31 de julio de 1954 (WIKIPEDIA).


Tuvieron que pasar 23 años para que otro hombre alcanzara la cima. Fue el japonés Ichiro Yoshizawa, que lo logró el 9 de agosto de 1977. Junto a él estaba el local Ashraf Aman, que se convirtió en el primer pakistaní en hollar la cima del K2. Los americanos lograron alcanzar el objetivo un año después, con cinco alpinistas en su cima: James Whittaker, Louis Reichardt, Jim Wickwire, John Roskelley y Rick Ridgeway. El mérito de esta misión es que lo lograron por otra ruta, más difícil que la del Espolón de los Abruzzos. Ya en 1979, el italiano Reinhold Messner lideró el cuarto ascenso exitoso al K2.
En los 80 se popularizaron los intentos por alcanzar la cima. Es cuando surgen las primeras expediciones españolas (las dos primeras, una navarra y otra del equipo de Al filo de lo imposible, fracasaron en 1983) y cuando surgen también las grandes tragedias.

1986 fue un año importante en la historia del K2. José María Casimiro y Mari Abrego se convierten en los primeros españoles en hollar la cima. Antes, Wanda Rutkiewicz y Liliane Barrard se convirtieron en las primeras mujeres en conseguir la hazaña. Pero si por algo se recuerda aquel año es por la muerte de 13 alpinistas en diferentes expediciones: tres polacos, dos estadounidenses, dos británicos, dos franceses, dos austríacos, un italiano y un pakistaní. Una de las víctimas fue Liliane Barrard, muerta en el descenso tras lograr alcanzar la cima.

Otro año duro fue 1995, cuando la expedición aragonesa de Javier Escartín, Javier Olivar y Lorenzo Ortiz se saldó con la muerte de los tres alpinistas. No obstante, el alpinismo español tiene una gran relación con el K2. Por ejemplo, Juanito Oiarzabal es uno de los tres humanos que han logrado alcanzar la cima en dos ocasiones. Edurne Pasabán logró ascender en 2004, a costa de dos falanges en los dedos de sus pies, y además rompiendo una supuesta maldición: de las primeras seis mujeres que alcanzaron la cima, cinco murieron en el descenso o poco después. La guipuzcoana, como bien sabemos, vivió para contarlo. Otro español, Carlos Soria, logró un récord también en 2004: se convirtió, con 65 años, en la persona de más edad en alcanzar la cima.

En resumen, menos de 400 personas han logrado llegar a la cima del K2 (las que lo han hecho en el Everest superan las 2.000), y en esta cima, que entre los alpinistas se conoce como ‘La Montaña Salvaje’, se ha cobrado la vida de cerca de 90 personas. Es, de hecho, el único ochomil nunca ascendido en invierno.

Espero que os haya gustado el artículo. Hasta mañana.

Quiénes fueron… Edmund Hillary y Tenzing Norgay: los primeros en pisar la cima del Everest

Hillary y Tenzing, en la embajada británica en Katmandú el 26 de junio de 1953, tras lograr su hazaña (GTRES).

Hillary y Tenzing, en la embajada británica en Katmandú el 26 de junio de 1953, tras lograr su hazaña (GTRES).

La semana pasada os hablé de los campamentos base del Everest, y hoy continuamos con este pequeño serial con los dos deportistas (sí, deportistas) que primero hollaron la cima del Everest. Son Edmund Hillary y Tenzing Norgay.

Vamos a empezar dando unas breves pinceladas biográficas sonre los protagonistas:

Edmund Percival Hillary nació el 20 de julio de 1919 en Auckland, Nueva Zelanda, nieto de ingleses de Yorkshire. Un viaje escolar al monte Ruapehu, en su país, le despertó el interés por el alpinismo. Estudió matemáticas y ciencias en la Universidad de Auckland, pese a lo cual se dedicó, junto a su hermano, a la cría de abejas, ocupación que le permitía practicar alpinismo en invierno. Participó en la II Guerra Mundial, en Fuerza Aérea de su país, pero sufrió quemaduras en un accidente en las Islas Salomón y volvió a casa. Tras la guerra, ya en 1951, formó parte de una expedición británica de reconocimiento del Everest.

Por su parte, Tenzing Norgay nació el 29 de mayo de 1914 en Khumbu, Nepal. Su biografía, al menos en cuanto a sus años jóvenes, es mucho más oscura que la de Hillary. De hecho, no se sabe la fecha de su nacimiento. Tenzing sabía que era en mayo, pero no el día. Eligió el 29 porque fue el día en el que coronó el Everest. El año tampoco lo sabía. Sí sabía que era en el Año del Conejo (según el calendario chino), así que se cree que fue en 1914. Sus padres eran pastores de yaks y tuvieron 13 hijos. Tenzing era el undécimo. A los 19 años fue internado en un convento lama, pero lo dejó y se fue a Darjeeling, en la India, para formar parte de una comunidad de sherpas. En 1935 tuvo su primera experiencia en el Everest, contratado por el alpinista inglés Eric Shipton para una expedición de reconocimiento, al que le dio buena espina la perpetua sonrisa del sherpa. En su segundo y tercer intentos, con una expedición suiza en 1953, batió dos veces el récord de altitud alcanzada (8.595 y 8.600 metros, respectivamente), junto al suizo Raymond Lambert.

Hillary, en 1953 (WIKIPEDIA).

Hillary, en 1953 (WIKIPEDIA).

Y llegamos a 1953. John Hunt, coronel del Ejército Británico, es invitado por el Alpine Club de Londres y por la Royal Geographical Society a comandar una expedición para alcanzar la cima del Everest. Andaban ambas entidades con la mosca detrás de la oreja, ya que había confirmadas una expedición francesa en 1954 y una suiza en 1955 para lograr el hito de alcanzar la cima más alta de la Tierra. Entre los 13 miembros de la expedición estaba el neozelandés Edmund Hillary (Nueva Zelanda es un estado independiente pero pertenece a la Corona Británica). Los miembros ingleses de la expedición salieron de Essex con destino a Bombay y se unieron en Katmandú con los neozelandeses Hillary y George Lowe. Allí contrataron a 20 sherpas, capitaneados por Tenzing Norgay, debido a que era muy experimentado, pues había intentado ascender el Everest seis veces. Acompañados del periodista Jan Morris, corresponsal de The Times, y 362 porteadores, partieron entre el 10 y el 11 de marzo hacia la montaña y entre el 26 de marzo y el 1 de abril estuvieron aclimatándose a la altura en el campamento base sur.

El intento se planeó de tal manera que los miembros del equipo se dividieron en parejas, que iban instalando campos base a lo largo del ascenso. Tom Bourdillon y Charles Evans eran los elegidos por el coronel Hunt para alcanzar la cima, el día 26 de mayo, pero llegaron al penúltimo punto exhaustos y sin suficiente oxígeno, por lo que tuvieron que regresar. Se quedaron a 100 metros de la cima. El día 27, la pareja formada por Edmund Hillary y Tenzing Norgay inició el último intento. El día 29 de mayo de 1953, a las 11.30 horas de la mañana, se convirtieron en los primeros seres humanos en alcanzar la cima de la montaña más alta del planeta, el Everest, a 8.848 metros de altitud.

Tras tomar unas fotos, enterrar algunos dulces y clavar una cruz, descendieron. Hillary se encontró con su compatriota y amigo George Lowe y le dijo: “Bueno, George, hemos tumbado a ese cabrón”. Al día siguiente, la embajada británica en Katmandú recibió un telegrama con la noticia. La noticia llegó a Londres ese mismo día y se hizo pública el 2 de junio. La fecha no es casual, ya que esa mañana, la reina Isabel II fue coronada.

Tenzing, en 1967 (WIKIPEDIA).

Tenzing, en 1967 (WIKIPEDIA).

El coronel Hunt y Edmund Hillary fueron nombrados caballeros del Imperio Británico. Además, la expedición fue galardonada por los gobiernos de Nepal y la India. La reina también condecoró a Tenzing, aunque con un premio menor, la ‘medalla George’, lo cual despertó algunas críticas internas. Además, se abrió un debate acerca de cuál de los dos alpinistas había sido el primero en pisar la cima, ya que tanto Hillary como Tenzing rehusaban aclararlo, porque consideraban que era una cuestión de equipo. Los nepalíes empezaron a hacer correr el rumor de que fue Tenzing, que además habría llevado a Hillary hasta la cima en estado de semiinconsciencia, aunque finalmente, Tenzing reveló que fue el neozelandés el primero, ratificándolo el propio Hillary después.

¿Qué pasó con los protagonistas de la hazaña después? Edmund Hillary siguió ascendiendo cimas del Himalaya y participó en una expedición a la Antártida. Tras una vida dedicada a la aventura, en 1985 el Gobierno de Nueva Zelnada lo nombró Alto Comisionado del país en la India. Ese mismo año participó en otra expedición al Polo Norte, lo que lo convirtió en la primera persona del planeta que había estado en el Everest y en los dos polos geográficos de la Tierra. Con innumerables reconocimientos e incluso con su rostro en el billete de 5 dólares neozelandeses, Edmund Hillary falleció 11 de enero de 2008 debido a un ataque al corazón en Auckland. La reina Isabel II acudió a su funeral. Parte de sus cenizas están un monasterio tibetano, cerca del Everest. Aún no han podido ser esparcidas en él.

Por su parte, Tenzing fue nombrado director de entrenamiento del Instituto de Montañismo del Himalaya en Darjeeling. En 1978 fundó su propia empresa, Tenzing Norgay Adventures, que ofrece servicios de guía en el Himalaya y que después acabó gerenciando su hijo Jamling, que también holló el Everest. El 9 de mayo de 1986, Tenzing Norgay sufrió una hemorragia cerebral y falleció en Darjeeling. Tenía 71 años.

Espero que os haya gustado el artículo. Os dejo con un vídeo de la época de nuestros héroes, tras lograr su hazaña:

Buen fin de semana.

Santuarios del deporte. Los Campamentos Base del Everest: la antesala al techo del mundo

Tiendas montadas en el campamento base (WIKIPEDIA).

Tiendas montadas en el campamento base norte. Al fondo, el Everest (WIKIPEDIA).

Soy muy purista cuando se trata de calificar qué es y qué no es deporte. El alpinismo está ahí ahí, pero en más de una ocasión lo he incluido en el blog porque creo que tiene más de deporte que de afición (vamos, que si tiene sección en ‘Decathlon’, es deporte). Hoy vamos a hablar de un lugar singular, porque no es una montaña en sí, sino un campamento base. El de, nada menos, el monte Everest.

Nombre oficial: En realidad son dos campamentos, el sur (South Base Camp) y el norte (North Base Camp).

Ubicación: El sur está en Nepal y el norte, en el Tíbet.

Más cosas: Los campamentos base del Everest se usan en función de la ruta que va a elegir el alpinista. Si se va a ascender por la cara sudeste, se usa el campamento sur, mientras que el uso del campamento norte corresponde a ascensos por la cara nordeste. Los campamentos base, además de ser el punto de partida de los ascensos, sirva para que los alpinistas pasen unos días en él e ir acostumbrando sus organismos a la altitud.

Una imagen del campamento base de la zona nepalí (WIKIPEDIA).

Una imagen del campamento base de la zona nepalí (WIKIPEDIA).

El campamento sur, que está en Nepal (recordemos que el Everest está entre este país y la región del Tíbet (que pertenece a China), es la más usada, porque el ascenso por cara nepalí es más sencillo. Se estima que, cada año, 40.000 personas pasan por él. Curiosamente, el acceso es más difícil a este campo que al otro. Los pertrechos llegan con la ayuda de los sherpas y de animales de tiro como yaks. El campamento está a más de 5.500 metros de altitud. Por ser el más concurrido, tiene fama de ser uno de los que más ambiente entre alpinistas y aventureros tiene. Por cierto, el terrible terremoto de abril en Nepal causó serios daños en la zona y varias víctimas que se enontraban en el campamento.

El campamento norte está en el Tíbet (que administrativamente pertenece a China). Pese a ser la antesala del ascenso más complicado, cuenta con la ventaja de que se puede llegar con vehículos rodados a él. Otro inconveniente son los permisos que exige el Gobierno chino. De hecho, son dos, uno sólo para ir al Tíbet y otro para acampar. El campo norte está a 5.150 metros. En él hay un monasterio, la zona de acampada y un hotel.

Os dejo con un vídeo rodado en el Campamento Base del sur:

Hasta mañana.