BLOGS Deportes
¿Qué fue de? ¿Qué fue de?

"Si eres una estrella del deporte, eres una estrella del deporte. Si no lo consigues, te conviertes en entrenador. Si no eres capaz de entrenar, puedes ser periodista". Desmond Lynam, comentarista deportivo.

Entradas etiquetadas como ‘adidas’

Zapatillas legendarias. Las Adidas para Ewing: la respuesta a las Nike Jordan

Un ejemplar de las Attitude (ADIDAS).

Seguimos hablando de zapatillas y volvemos a la NBA y a su época dorada para hablar de otro modelo personalizado para una de sus estrellas.

Hemos hablado del impacto que tuvo en su día el acuerdo de Nike con Michael Jordan.También lo hicimos hace poco del de Converse con Larry Bird o Magic Johnson. Pensad entonces que el otro gran gigante del sector, Adidas, tenía que reaccionar. Y aunque no alcanzó las cotas de fama de sus rivales, lo hizo.

La marca del norte de Baviera era la dominadora absoluta del mercado europeo, pero necesitaba posicionarse mejor en el estadounidense tras las agresivas estrategias de sus competidores. Y no sólo eso: cometieron el error garrafal, que ya os conté en el artículo sobre las Air Jordan, de rechazar al gran jugador de Brooklyn, así que tenían que redimirse sí o sí. El ‘elegido’ fue la estrella absoluta de uno de los clubes más populares del país y de fuera de él: los New York Knicks. El jugador, Patrick Ewing.

La marca alemana diseñó tres modelos de zapatillas para el jugador nacido en Jamaica: las Adidas Conductor, las Adidas Rivalry y las Adidas Attitude. Los tres modelos estaban personalizados para Ewing, con los colores de los Knicks: azul y naranja. El problema para Adidas, pese a tener buenos datos de ventas con estos modelos, es que tanto deportivamente como en materia comercial, Nike y Jordan habían despegado y eran inalcanzables.

Tal es así, que el propio Ewing dejó Adidas y con el tiempo creó su propia marca con su nombre, que llegó a vestir al Real Madrid de baloncesto. Por cierto, ironías de la vida, en su recta final como jugador, Pat Ewing calzó Nike.

Espero que os haya gustado el artículo. Hasta mañana.

Zapatillas legendarias. Las Adidas Gazelle

Un ejemplar de Adidas Gazelle (ADIDAS).

Seguimos con la serie dedicada a zapatillas famosas y vamos a hablar en esta ocasión de unas de las más representativas del otro gran gigante del sector, Adidas. Conozcamos más de cerca su modelo Gazelle.

Las Gazelle son, junto a las Stan Smith, las zapatillas de Adidas más famosas (también las Superstar, híper-de-moda). Su origen está en las Adidas ROM, unas zapatillas de atletismo que estaban en auge en los años 60. En 1966, el modelo evolucionó hasta las Gazelle, con un rasgo principal: el uso del ante (suede en inglés) como material. Además, ofrecía variaciones en color (azul y rojo), lo que favoreció su éxito.

Los deportes a los que estaban dirigidos eran el atletismo y el balonmano, aunque curiosamente fue un nadador, Mark Spitz, el que dio un fuerte espaldarazo al modelo cuando las lució en las recogidas de medallas de los Juegos de 1972.

Pero las Gazelle son ya más un zapato urbano que uno deportivo. Todo empezó con los Rolling Stones luciéndolas, así como también los célebres Jackson 5. la cultura pop y urbana de la Gran Bretaña de los 80 hizo el resto en Europa, y la del hip hop hizo lo propio en Estados Unidos. El ‘boom’ llegó a principios de los 90, con los nuevos procesos productivos, las políticas de marketing y su presencia en los pies de grupos como los Beastie Boys u Oasis y supermodelos como Kate Moss.

Las Gazelle se convirtieron en icono de moda y proliferaron los colores, llegando a ser lo que son ahora: uno de los modelos de zapatilla más famosos del mundo.

La selección española y sus camisetas a lo largo de la historia

Queda poco más de una semana para que empiece la Eurocopa de Francia y vamos a aprovechar hoy para recordar algunas de las camisetas que ha llevado la selección española a lo largo de su historia. Todo un repaso a la moda de La Roja.

Selección española en 1920 (WIKIPEDIA).

Selección española en 1920 (WIKIPEDIA).

La primera. España viste de rojo desde sus orígenes, que hay que encontrar en los Juegos Olímpicos de Amberes de 1920. En aquella ocasión, la selección iba ataviada con una camiseta roja con cordones, pantalón blanco y medias oscuras. El escudo era un león dorado. En este enlace podéis ver una réplica. Este león dorado fue el emblema de la selección hasta 1924.

Pre-guerra. Entre 1924 y 1933, el escudo pasó a ser el de la FEF, y el diseño era muy simple. Entra el pantalón azul. En 1924, España acude a los Juegos Olímpicos con una camiseta roja con una gran V amarilla. Sólo se usó un partido. Este uniforme se homenajeó en la temporada 2012/2013.

Guerra Civil y hasta 1947. El rojo desaparece. Durante la Guerra, la selección sólo jugó algunos partidos en la zona nacional, y lo hizo con camiseta blanca y pantalón azul. Llegó a llevar el yugo y las flechas de la Falange como emblema. Al acabar la Guerra y hasta 1947, la selección jugó de azul. Fue en esta época en la que se introdujo el propio escudo del país, esto es, con el águila.

España, en 1978 (RTVE).

España, en 1978 (RTVE).

34 años sin novedad. En 1947 se recupera el rojo. El uniforme de la selección no sufre cambios importantes hasta 1981, cuando se incorpora Adidas como proveedora. En estos años, se afianza la imagen clásica de la selección camiseta roja, pantalón azul y medias negras con la vuelta rojigualda. Esta es la época del Mundial de 1950, de la Eurocopa de 1962 o de la presencia en el Mundial de 1978. Estas camisetas están descatalogadas, pero réplicas de este modelo de la década de los 70 las podéis encontrar en la tienda de camisetas retro de fútbol Retrofootball.

El mítico Carlos Santillana (RTVE).

El mítico Carlos Santillana (RTVE).

Llega Adidas. En 1981 llega por primera vez el logo de una marca deportiva a la camiseta de la selección. Es Adidas. Con él, llegan las tres rayas de la firma alemana, en amarillo, en las mangas. Es el inolvidable modelo del Mundial de 1982 o de partidos históricos como el 12-1 a Malta en Sevilla. Además, se renueva el escudo. Se deja atrás el del águila imperial y pasamos al actual escudo nacional de España.

Butragueño, en 1986 (Archivo 20minutos).

Butragueño, en 1986 (Archivo 20minutos).

Le Coq Sportif. En 1983, la RFEF firma con la casa francesa de Le Coq Sportif, que vistió a España hasta 1991. De esta época son los modelos de la Eurocopa de 1984 (toda roja), la del inolvidable Mundial de 1986 (con dos finas líneas amarillas en las mangas y cuya réplica también está en Retrofootball) y la del Mundial de Italia 90, cuyos detalles amarillos se centraron en el cuello.

Guardiola y Hierro, con las camisetas de los períodos 1992-1993 y 1993-1995. No hagáis caso a la cita de los cromos. Las fotos son anteriores a ambas (PANINI).

Guardiola y Hierro, con las camisetas de los períodos 1992-1993 y 1993-1995. No hagáis caso a la cita de los cromos. Las fotos son anteriores a ambas (PANINI).

Vuelve Adidas. En 1991 regresa la firma bávara (y ya para no irse) con un modelo muy parecido al de 1981, aunque las tres rayas se ciñen a los hombros, no a la manga entera. En 1992, Adidas saca su línea Adidas Equipment, que revoluciona para siempre el mundo de las camisetas de fútbol. El logo de las tres hojas desaparece y nace el actual, tres barras crecientes y paralelas. La equipación de España está inspirada en el nuevo logo, con tres gruesas franjas amarillas en cada hombro. Es la camiseta que se usó en la fase de clasificación para el Mundial de Estados Unidos, la del gol de Hierro ante Dinamarca. En ese Mundial se usa una nueva equipación. La camiseta es roja y se incluyen unos motivos con rombos en azul y amarillo. Por primera vez, pantalón y medias son del mismo color azul, más oscuro del habitual. Han comenzado los períodos de dos años, coincidentes con los grandes eventos.

Eurocopa 96. Un uniforme muy sobrio, con un cuelo redondo abotonado y un tercio azul a la izquierda del uniforme, atravesado por tres tiras finas con los colores de España.

Mundial 98. Cuello de pico, adornos en las sobaqueras… Este uniforme trae malos recuerdos por el pésimo papel de la selección en aquella cita mundialista.

Eurocopa 2000. Vuelven las rayas amarillas a los hombros y con él los cuellos. Se mantiene la línea de años anteriores.

Mundial 2002. Regresa el cuello redondo, de color amarillo. También se usa este detalle en las mangas. Se combina con tres rayas en los hombros de color azul.

Eurocopa 2004. Un retorno a los orígenes. La camiseta es toda roja, con sólo las líneas amarillas en los hombros. No se irán hasta 12 años después.

Mundial 2006. El primer gran cambio es el tono de azul de medias y pantalón, que pasa a ser mucho más claro. El rojo también es más brillante. La parte central de la camiseta cuenta con finísimas rayas amarillas.

Eurocopa 2008. Empiezan los éxitos. La principal novedad es que los detalles de la camiseta pasan del amarillo al dorado. Además, pantalón y medias son de un azul más oscuro que en 2006. Por otro lado, nace el escudo propio de la selección. Es muy parecido al del país, pero ahora va enmarcado en una figura azul con la fecha de 1913, las siglas de la RFEF y un balón clásico.

Confederaciones 2009. Muy parecido al anterior, sólo que incluye una franja azul marino que va del cuello a la zona de la sobaquera derecha. Es un homenaje a los dos oceános que bañan Sudáfrica, el Atlántico y el Índico.

Mundial 2010. El azul del pantalón se aclara y las medias pasan a ser, por primera vez en la historia, de color rojo. Se añaden unos detalles azules en el cuello.

Período 2010-2011. En esta etapa sin torneos, España adopta un uniforme con más azul en la camiseta. Se concentra en los hombros, justo debajo de las franjas, y en la sobaquera.

Eurocopa 2012. Muy parecido al del Mundial de 2010. El azul del pantalón es levemente más oscuro.

Confederaciones 2013. Este uniforme homenajea al de los Juegos de 1924, con una gran V amarilla en el pecho.

Mundial 2014. Llega el discutido todo rojo. En mi opinión, el peor uniforme de España en su historia. El rojo es mucho más oscuro y el amarillo pasa a ser dorado.

Eurocopa 2016. Es un uniforme inspirado en el de los 70 y 80. Vuelven, 23 años después, el pantalón azul combinado con las medias negras. La camiseta es de un rojo más brillante y las tres rayas de Adidas pasan de los hombros a la parte interior. Además, el escudo se presenta monocromo: en amarillo, en este caso.

Espero que os haya gustado. Hasta mañana.

Camisetas para la historia. Hellas Verona 1985: el último milagro en la liga italiana

El danés Preben Elkjær Larsen, en un partido de la mítica temporada 84/85 (WIKIPEDIA).

El danés Preben Elkjær Larsen, en un partido de la mítica temporada 84/85 (WIKIPEDIA).

Hoy vamos a hablar de una camiseta que me sirve para hablar de un equipo y de un año. En realidad, es la historia de una hazaña de esas que ya cada vez es más difícil ver: la que protagonizó el Verona en la liga italiana de la temporada 84/85.

Empezaremos diciendo que los colores del Hellas Verona se corresponden a los de la ciudad de Verona, cuyo emblema es muy parecido a la bandera sueca: cruz amarilla sobre fondo azul. Las equipaciones del Hellas Verona siempre han sido franjas azules y amarillas en diferentes modalidades. En la temporada 84/85, el diseño, obra de Adidas era azul, con unas finísimas rayas amarillas y una mítica publicidad de Canon.

El Verona llegó a la Serie A en 1982 tras unos años entre esta categoría y la Serie B. Dirigido por Osvaldo Banogli, en 1983 acabaron cuartos y finalistas de Coppa, mientas que en 1984 fueron sextos y de nuevo jugaron la final de Copa. Con estas dos buenas temporadas, la directiva del equipo decidió dar un paso adelante y contrató a dos jugadores europeos para aumentar la calidad del equipo: el danés Preben Elkjær Larsen y el alemán Hans Peter Briegel se unieron a un grupo de italianos sin grandes alardes, pero que juntos formaban una sólida escuadra. A pesar de todo, estaban lejos de los grandes del calcio, como la Juve, la Roma, el Inter o el Nápoles, que acababa de incorporar a Maradona.

El equipo mostró una solidez enorme y sólo perdió dos partidos en toda la Liga. Acabaron con cuatro puntos por delante del Torino, segundo clasificado.

Este triunfo está considerado como el último inesperado en la Serie A italiana. Desde entonces (y si hacemos excepciones como el Nápoles de Maradona en 1987 y 1990 o la Samp de Mantovani en 1991), sólo los romanos, los milaneses y la Juve han ganado el ‘Scudetto’. Es por ello por lo que el triunfo del Verona en 1985 es parte de la historia del fútbol europeo, y la camiseta de aquel equipo, una pieza de coleccionista.

Una réplica de esta camiseta, y otros modelos vintage, la podéis encontrar en la tienda de los amigos de Retrofootball, dedicada a camisetas retro de fútbol.

Os dejo con otra joyita de Fiebre Maldini sobre aquel Verona:

Ci vediamo domani.

Así son las camisetas de la temporada 2015/2016: poniendo al límite al aficionado

Al igual que el año pasado, este año vamos a hacer un breve repaso de las novedades de nuestra Liga (y de otras) que veremos en la temporada futbolística 2015/2016 en lo que a camisetas se refiere. Este año hay muchas e interesantes camisetas, algunas con polémica incorporada, como casi siempre ocurre. Veamos:

Segunda equipación del Madrid 2015/2016 (Real Madrid).

Segunda equipación del Madrid 2015/2016 (Real Madrid).

Real Madrid: la camiseta gris del Cola Cao

El Real Madrid lleva unas cuantas temporadas con innovaciones arriesgadas en lo que a los colores de su segunda equipación se refiere. El año pasado presentaron el fucsia (y el negro con dragón), el anterior el naranja, etcétera. Este año la segunda equipación es gris con detalles en verde. El gris es un color poco afortunado en el fútbol (que le pregunten a los hinchas del Atleti el año pasado), pero según Adidas, se trata de gris plata, en honor a los trofeos que el Madrid ha ganado a lo largo de su historia. El problema es que ya se han alzado voces críticas, comparando el gris jaspeado de la elástica con el gris de aquellas camisetas de Cola Cao de los 80 (la del Mundobasket 86 o la de los Juegos de Seúl). Será un éxito de ventas seguro, pero habrá que ver cómo se ve de lejos en días soleados junto a uniformes blancos. Sobre el uniforme local, pocas novedades: las rayas de Adidas pasan a ser blancas, con lo que la imagen general del uniforme es más limpia.

Camiseta del Barça para la temporada 2015/2016 (FC Barcelona).

Camiseta del Barça para la temporada 2015/2016 (FC Barcelona).

FC Barcelona: las rayas horizontales por primera vez en 116 años, como el Llagostera

Por primera vez en toda su historia, el FC Barcelona lucirá rayas horizontales. El Barça se ha atrevido con novedades como reducir sus franjas azulgranas a dos, pero nunca había cambiado la dirección de sus rayas. Según Nike, se trata de reproducir el efecto que producen las banderas del Barça cuando ondean en el Camp Nou. A muchos les parece un sacrilegio injustificado, y no falta el que ha establecido una comparativa con la UE Llagostera. En cuanto a la camiseta segunda, vuelve la senyera, aunque las cuatro barras sólo se verán en la espalda (a ver cómo se lo toma la UEFA, porque está prohibido que el dorsal vaya sobre rayas).

Parte trasera de la camiseta del Atleti (Atlético de Madrid).

Parte trasera de la camiseta del Atleti (Atlético de Madrid).

Atlético de Madrid:por detrás, como el Numancia

El hincha del Atlético de Madrid suele ser bastante exigente en cuanto al respeto a sus rayas rojiblancas del uniforme. Por este motivo, no es raro que casi todos los años haya voces contrarias a los diseños que la firma Nike presenta a orillas del Manzanares. Si el año pasado la polémica era el gris claro de la segunda equipación, este año lo que disgusta al hincha colchonero es que la primera camiseta no es rojiblanca del todo: en la espalda, es solo roja. Como os decía antes, la UEFA es muy estricta en cuanto a que los dorsales vayan sobre fondo plano. El año pasado, un gran recuadro blanco rompía las franjas. Este año no se han complicado las cosas y toda la espalda será roja. Vistos por detrás, los atléticos podrían parecer el Numancia. Por lo demás, la camiseta es un homenaje a la del Doblete de la temporada 95/96 (con motivo del 20º Aniversario). La segunda es azul marino entera.

Supuesta camiseta rojiblanca del Sevilla (FootyHeadLines).

Supuesta camiseta rojiblanca del Sevilla (FootyHeadLines).

Sevilla FC: rayas rojas y blancas.

El club andaluz no lo ha hecho oficial, pero al parecer, el Sevilla FC tendrá una equipación a franjas rojas y blancas. Sobre el papel, no es nada extraño, pues son los colores del club, pero no se habían dispuesto antes en franjas verticales. La con la típica guasa habitual, los hinchas del Betis acusan al eterno rival de copiar la camiseta de Atlético de Madrid y Athletic Club. Este año, por cierto, el Sevilla estrena proveedor: New Balance. La firma estadounidense, famosa por sus zapatillas, ha entrado de lleno en el negocio de las camisetas de fútbol. Este año vestirá a equipos del calibre del propio Sevilla, el Liverpool, el Celtic o el Oporto.

Segunda camiseta del Valencia para la 2015/2016 (Valencia CF).

Segunda camiseta del Valencia para la 2015/2016 (Valencia CF).

Valencia CF: si no es naranja, es la ‘senyera’

El Valencia CF cumple su segundo año con Adidas y la principal novedad ya la reveló en mayo. Se trata de su segundo uniforme, que estrenó en su partido de Liga en el Bernabéu en la pasada Liga, con buen resultado (2-2). En realidad, el diseño es un clásico de la historia del Valencia. Es el que está inspirado en la ‘senyera’, la bandera de la Comunidad Valenciana. El club ché, en los últimos años, ha ido alternando el naranja con los colores de su bandera. Esta temporada no será la primera en la que el club levantino lleve este diseño. El estreno fue en la temporada 56/57. 20 años después, en 1977, en la época de Kempes, el Valencia lució de nuevo este diseño. Dos años después, el Valencia le ganó la Copa del Rey al Madrid en el Calderón con este uniforme y doblete del ‘Matador’. Muchos años después, en la 2004/2005, Nike la recuperó por primera vez. Y en la 2011/2012, la firma toledana Joma también hizo una versión de ella, aunque sólo se usó en el Trofeo Naranja y luego para los aficionados.

Las franjas del Athletic, más anchas este año (ATHLETIC).

Las franjas del Athletic, más anchas este año (ATHLETIC).

Athletic: un grosor que no contenta

El Athletic Club ha sido uno de los últimos en presentar su nuevo uniforme, manufacturado por Nike, como en los dos años anteriores. Pero al contrario que en ocasiones anteriores, el modelo de esta temporada no convence a los hinchas del equipo vizcaíno. El motivo es que la nueva camiseta tiene menos franjas que antes, y las que tiene son más anchas, en un tipo de raya rojiblanca parecido a la que ya lució el club vasco en 1999 o 2009. En estos tres enlaces (1, 2 y 3) podéis leer algunas de las opiniones de los hinchas del Athletic acerca de los diseños. “Fea” y “con pocas rayas” son argumentos habituales. El Athletic, además, estrena patrocinador. Pasa de la petrolera Petronor a la entidad bancaria Kutxabank. Al contrario que con el diseño, los aficionados han aplaudido que el logo del espónsor sea negro en lugar de azul.

Las camisetas para la temporada 2015/2016 del Rayo (RVM).

Las camisetas para la temporada 2015/2016 del Rayo (RVM).

Rayo Vallecano: el golpe de efecto

Hace menos de 24 horas, el Rayo Vallecano sorprendía a todos con la presentación de su nueva segunda equipación, kit que inmediatamente dio que hablar y que lo seguirá haciendo mucho tiempo. Confeccionada por la firma ilicitana Kelme, la segunda equipación es negra, y por supuesto, lleva la tradicional franja del Rayo, pero no de uno, sino de siete colores. En efecto, el Rayo lucirá la bandera arcoiris en apoyo al colectivo homosexual en su camiseta durante todo el año. Pero eso no es todo. En la parte trasera, lucirá siete lazos, cada uno de un color, y cada uno dedicado a “los héroes anónimos de la sociedad”. Así, uno apoya a la lucha contra el cáncer, otro a la integración de las personas con discapacidad, otro a “los que nunca pierden la esperanza”, otro a los que luchan por proteger el medio ambiente, otro por los que luchan contra el maltrato infantil, otro por los que luchan contra la violencia de género y otro por la lucha contra la discriminación por la orientación sexual. Y además, de cada camiseta que se venda, siete euros irán destinados a asociaciones comprometidas con estas causas. Además, la tercera equipación también es solidaria: es gris, y la franja vallecana es rosa. Está creada para apoyar la lucha contra el cáncer y de cada camiseta que se venda, cinco euros irán destinados a la lucha contra este enfermedad.

El Elche, muy patriota

Mientras el Elche pelea por mantenerse en Primera en los despachos, el equipo de la ciudad de las palmeras está dando que hablar a causa de la supuesta segunda equipación que va a estrenar la segunda temporada. La Cadena SER en Elche reveló hace unos días que el equipo ilicitano lucirá la bandera de España en un diseño que está siendo aplaudido y vilipendiado a partes iguales. La firma deportiva Kelme (también de Elche, por cierto), ha elegido una camiseta roja con una franja amarilla. Según la SER, es la manera que tiene el club de agradecer el apoyo que han recibido en toda España.

Resto del mundo

A nivel europeo, pocas novedades. Destacar, por ejemplo, la sorprendente propuesta del Oporto en su segunda equipación, con un color que han venido a llamar ‘cacao’ pero que es marrón, tonalidad muy poco vista en el mundo del fútbol. De Italia nos quedamos con la nueva camiseta del Milan, que ha recurrido a otro color poco futbolero como el gris para las líneas de Adidas en los hombros, o el cuello de la nueva camiseta Nike de la AS Roma, que según la firma de Oregón está inspirado en el del uniforme de los centuriones romanos. En Inglaterra, destacar que el Chelsea estrena patrocinador tras muchos años y el Manchester United cambia de un gigante (Nike) a otro (Adidas) por un buen puñado de libras. Ambos modelos aún no se han presentado. Permitidme también que mencione la nueva camiseta del West Ham United londinense. El equipo del este de Londres ha pasado de Adidas a Umbro este año y ha sacado un uniforme, inspirado en el que llevó el club en 1904, año en el que inauguraron su estadio, Boleyn Ground (este año abandonan el recinto). Me incluyo en el grupo de los que creen que es una maravilla.

Mañana, más deporte.

Atuendos para la historia. Adidas Stan Smith: de la pista de tenis a la calle

Un modelo de Stan Smith de Adidas (WIKIPEDIA).

Un modelo de Stan Smith de Adidas (WIKIPEDIA).

Empezamos la semana con un atuendo para la historia, con unas zapatillas, como hemos hecho otras veces. Son unas súper-clásicas, que todavía se ven muchísimo y, en mi opinión, nunca pasan de moda. Son las Stan Smith de Adidas.

En 1963, Horst Dassler, el hijo de Adi Dassler, fundador de Adidas, idea y produce la primera zapatilla de tenis de la marca alemana. La crea de piel, con la suela de goma. Como novedad, en lugar de las tradicionales tres franjas, la zapatilla llevaba tres líneas de agujeritos para mejorar la transpiración del pie. Dos años después, para mejorar sus ventas, deciden rebautizar las zapatillas con el nombre Adidas Robert Haillet, por un jugador francés de mucha fama en aquella época. Pero cuando éste Haillet se retiró, había que buscar otro deportista.

Stan Smith, en 2001 (WIKIPEDIA).

Stan Smith, en 2001 (WIKIPEDIA).

Donald Dell, un manager de tenis estadounidense, se puso en contacto con la marca para sugerirles un nombre: Stan Smith. Era un tenista estadounidense que era entonces número uno del mundo. Para Adidas era una fantástica manera de introducirse en el mercado americano, además. Así, en 1971, las zapatillas se rebautizaron como Adidas Stan Smith… hasta ahora. Curiosamente, hasta 1978 las zapatillas llevaron en la lengüeta el dibujo del rostro de Smith, pero el nombre de Haillet. Una cosa bastante extraña. Por cierto, con el contrato de Smith se le hizo una mejora al zapato: se le añadió un refuerzo de gomaespuma en la zona trasera para proteger el tendón de Aquiles.

La zapatilla fue un éxito inmediato de ventas por su diseño sencillo y elegante, apto no sólo para la práctica del tenis sino también para la calle. A día de hoy, su uso deportivo se ha reducido a cero y pertenecen al segmento de mercado del calzado deportivo ‘casual’, es decir, que han pasado de la pista de tenis al asfalto de la calle. En 1988, se habían vendido ya 22 millones de pares, lo que hizo entrar en el Guinness de los récords. Se cree que esa cifra supera ya ampliamente los 40 millones de pares.

En 2000, se hizo un rediseño y en 2008, se sacó una réplica de las primeras. Desde entonces, se han realizado varias versiones. Cabe destacar que Adidas decidió dejar de fabricarlas en 2012, si bien el año pasado anunció el regreso del modelo, esta vez con la posibilidad de adquirlas en colores personalizados por el comprador, un guiño a la costumbre de muchos amantes de la marca de ‘customizar’ las Stan Smith (su blancura se presta) y colorearlas.

Os dejo con un vídeo para que conozcáis más de cerca las Stan Smith:

Hasta mañana.

Camisetas para la historia: cuando el Bayern vistió de amarillo en 1983 para ganar un partido

El Buyern, de amarillo en 1983 (Bundesarchiv / WIKIPEDIA).

El Bayern, de amarillo en 1983 (Bundesarchiv / WIKIPEDIA).

De vez en cuando hemos visto en esta sección camisetas de tonos inusuales en relación al equipo que las luce. El artículo de hoy es un caso de estos. Si pensamos en el Bayern de Múnich, sin lugar a dudas uno de los equipos más poderosos de la historia del fútbol, lo imaginamos en tonalidades rojiblancas, dentro de las muchas variables que introducen cada año. Por eso sorprende recordar que el club más poderoso de Alemania vistió como la selección brasileña.

Ocurrió en 1983. El Bayern dominaba con mano de hierro Alemania y tenía la posición preponderante en Europa que tiene ahora. Pero tenía una espina clavada con uno de los clubes del campeonato doméstico: el Kaiserslautern. Cada visita al Fritz-Walter-Stadion de los ‘diablos rojos’ alemanes se saldaba con empate (las menos) o con derrota. Así había ocurrido en los últimos ocho años. No era normal. Tras la última derrota, en 1982, Paul Breitner admitió, medio en broma, medio en serio, que lo mejor era no ir a jugar y “enviarles los puntos por correo”.

Así, las cosas, de cara a la temporada 1983, el Bayern habló con Adidas, su eterno proveedor (no en vano, la firma es en parte propietaria del club) para proponerles alguna solución original de cara a la visita a Kaiserslautern de ese año. La idea original fue crear un uniforme inspirado en la selección brasileña, que siempre impone. Adidas se puso manos a la obra y con gran misterio, confeccionó un uniforme exclusivo para la visita de ese año al Fritz-Walter-Stadion.

El Bayern, con la segunda versión de su uniforme amarillo, en una foto de 1994 (EFE).

El Bayern, con la segunda versión de su uniforme amarillo, en una foto de 1994 (EFE).

La idea se llevó con sigilo y este cambio de uniforme no trascendió a los medios. Es más, los jugadores no se lo pusieron ni siquiera para calentar. Así pues, cuando saltaron al campo, todo el mundo se quedó francamente sorprendido al ver al Bayer con camiseta amarilla y detalles verdes, pantalón azul y medias blancas.

Y como no podía ser de otra forma, el Bayern rompió su maldición y ganó, con gol de Klaus Augenthaler. No sólo eso, sino que además, el portero belga del equipo bávaro, Jean-Marie Pfaff, detuvo un penalti.

Tras esta experiencia, el Bayern volvió a usar este extraño uniforme, o mejor dicho, uno inspirado en él, en la década de los 90. Lo hizo de manera esporádica entre 1993 y 1996, aunque ya no era tanto una copia del uniforme de Brasil como uno que, en mi opinión, se parece más al de Australia.

¿Volveremos a ver al Bayern de amarillo? Todo es posible en el mundo del marketing deportivo.

Os dejo con un resumen del partido de 1983 entre el Kaiserslautern y el Bayern:

Hasta mañana.

Atuendos para la historia. Las botas de fútbol: de Enrique VIII a los colorines de 135 gramos

Enrique VIII, en un retrato de Hans Holbein el Joven (1537) ( WIKIPEDIA).

Enrique VIII, en un retrato de Hans Holbein el Joven (1537) ( WIKIPEDIA).

Pues de nuevo damos un giro a la sección que empezó siendo de camisetas y que cada vez más frecuentemente se centra en otros elementos del atuendo deportivo. En un principio, pensaba hacer el artículo de hoy de una manera mucho menos amplia, fijándome en algún modelo concreto, pero creo que es más interesante si lo enfoco desde un punto de vista más global. Y es que hoy voy a hablaros de las botas de fútbol y su historia.

Supongo que os preguntaréis qué pinta Enrique VIII, rey de Inglaterra, tanto en el titular como en la foto principal del artículo. Pues tiene su explicación. Y es que hace unos diez años, la doctora Maria Hayward, del Centro de Conservación Textil de la Escuela de Arte de Winchester, Inglaterra, descubrió en una investigación la lista que conformaba el Gran Guardarropa del rey Tudor, fechado en 1526. Entre cientos de artículos, se encontraban unas ¡botas de fútbol!

Se sabe que eran de cuero y que las confeccionó un artesano llamado Cornelius Johnson en 1525. Al rey le costaron cuatro chelines, algo más de 100 libras esterlinas actuales. No se tiene constancia de cómo eran. Se sabe que cubrían el tobillo y que eran muy pesadas, pero poco más.

La doctora Hayward cree que pese a ser un deporte muy violento e incluso mal visto por las clases sociales altas, el rey practicaba el fútbol (una versión arcaica, desde luego) con jóvenes de su corte.

Réplica de unas botas de los años 20, en el Museo del Schalke 04 (WIKIPEDIA)

Réplica de unas botas de los años 20, en el Museo del Schalke 04 (WIKIPEDIA)

Esta es la primera referencia conocida a unas botas de fútbol. Después, hay que dar un salto de más de tres siglos y plantarse en el XIX, también en Inglaterra.

Estamos en los albores del fútbol actual. El deporte empieza a ser muy popular entre el gran público y se empuje va aparejado con el ‘boom’ de la industria. Por eso, los primeros partidos de fútbol se jugaban con botas de trabajo. Las botas cubrían los tobillos y los trabajadores les añadían pequeños clavos en las suelas para mejorar el agarre. En algunos casos, esas botas tenían refuerzo de acero en la punta (como lo siguen llevando las botas de trabajo), así que imaginad una tarascada con ellas…

A finales del XIX, cuando el fútbol se institucionaliza, nacen las primeras botas específicas de fútbol. Siguen cubriendo los tobillos y están hechas de recio cuero. Llevan tacos, que se redondean, y su peso ronda los 500 gramos cada una. Si se mojaban, el peso podía doblarse, por lo que el jugador llevaba un kilo ‘amarrado’ a cada pie.

Botas de Ricardo Zamora, de los años 30 (WIKIPEDIA).

Botas de Ricardo Zamora, de los años 30 (WIKIPEDIA).

La primera marca, o una de las primeras, que se dedicó a las botas de fútbol fue la inglesa Gola, que aún existe (y que ahora destaca como fabricante de zapatillas sport), fundada en Leicester en 1905. Otras marcas se le fueron uniendo, como Valsport o como la danesa Hummel, ambas en los años 20. Fue precisamente en esta década cuando en la ciudad bávara de Herzogenarauch, los hermanos Rudolf y Adolf Dassler fundan la Gebruder Dassler Schuhfabrik (Fábrica de Zapatos Dassler). En 1925 lanzan sus botas de fútbol, que cuentan con seis tacos intercambiables.

Tras la Segunda Guerra Mundial, llega la primera gran revolución. Procede de Sudamérica, donde empiezan a fabricarse unas botas más ligeras, no tan centradas en proteger como en perfeccionar el juego. En 1948, además, se produce la separación de los hermanos Dassler, que andaban a la gresca. Rudolf (Rudi) funda Puma y Adolf (Adi) Adidas. Este hecho es fundamental para la historia de las botas de fútbol. Ambos crean los tacos de plástico o goma e introducen materiales sintéticos junto al cuero para hacerlas más ligeras.

Adidas toma la delantera cuando consigue proveer de botas a la selección alemana que iba a disputar el Mundial de Suiza de 1954. Estas botas son más ligeras y flexibles, ya no cubren el tobillo y llevan las características tres bandas de la marca.

Botas Adidas de la época del Mundial de 1954 (WEB ADIDAS).

Botas Adidas de la época del Mundial de 1954 (WEB ADIDAS).

La respuesta de Puma llegó unos años más tarde y nada menos que logrando que Pelé lleve unas botas de esta marca en el Mundial de 1962. El corte es mucho más bajo y el peso es muy inferior. Pero el efecto Pelé no sirve para evitar que Adidas se convierta en pocos años en la número uno del mercado. De hecho, en el Mundial de 1966, el 75% de los futbolistas llevan botas de la firma alemana. Es en los 60, además, cuando otras marcas se lanzan a este mercado: Asics, Mitre o la toledana Joma.

En los 70, el principal cambio llega con el material. Destaca el uso de la piel de canguro, que es más elástica y resistente. Es la época de las Adidas Copa Mundial, modelo que porta la Alemania campeona de 1974. Puma sigue con su guerra, proveyendo de botas de nuevo a Pelé y a la estrella de la década, Johan Cruyff. Y en esta década, con poco ruido, llega de Estados Unidos una marca que está empezando y que años después le disputaría el liderazgo a Adidas: Nike.

Bale, con sus botas de 135 gramos (EFE).

Bale, con sus botas de 135 gramos (EFE).

Los 80 contemplan la llegada masiva de nuevos fabricantes: la italiana Lotto, la inglesa Umbro o la ilicitana Kelme irrumpen en el negocio. Pero la verdadera revolución llega en los 90. El primer bombazo llega de la mano de Adidas con el modelo Predator, que como recordaréis, presentaba unas protuberancias en el empeine que mejoraban el disparo y el control de balón, así como una suela de una sola pieza, sin tacos movibles. Es a finales de esta época en la que aparece el gran horror (en mi opinión): Joma (recordaréis las botas blancas de Alfonso Pérez) o Puma son algunas de las marcas que empiezan a innovar, por ahora con colores planos.

En los 2000, cualquier parecido con lo anterior es pura coincidencia. Adidas y Nike copan el mercado, repartiéndose entre ellos los servicios de los mejores jugadores del mundo (con permiso de Puma, tercera en discordia). En cuanto al aspecto, qué deciros: ya no hay apenas colores planos. Tonos fluorescentes, manchas, rayas, dibujos geométricos cordones inexistentes o ladeados… y sobre las prestaciones, qué deciros.

Ahora se utilizan materiales sintéticos, tecnología láser y cada vez menos peso. Por ejemplo, Gareth Bale acaba de estrenar unas botas que pesan 135 gramos. Muy lejos de aquellas de las que hablábamos al principio.

¿Y qué nos espera en el futuro? Pues ya lo sabemos: llegan las botas tejidas y las botas con calcetín incorporado (o ambas a la vez). Ambos inventos son de Adidas y los veremos, seguro, en el Mundial de Brasil. Igualicas que las de Enrique VIII.

Hasta mañana, majos.

Camisetas para la historia. Alemania y Erima (1978): no todo fue Adidas

Camiseta de la selección alemana de 1978 (Deutsches Sports Museum)

Camiseta de la selección alemana de 1978 (Deutsches Sports Museum)

Empezamos la semana con un artículo de camisetas. Si recordáis, el pasado mes de noviembre hablamos de una de las camisetas más sigulares de la selección inglesa. Pues bien, hoy lo vamos a hacer de una de las camisetas más singulares de otra histórica selección europea, la alemana. Indefectiblemente, relacionamos a la Mannschaft con una marca: Adidas.

La todopoderosa firma de Herzogenarauch tiene su destino unido al de la selección alemana (al igual que con el Bayern, si bien en este caso Adidas posee el 9,1% del equipo entrenado por Guardiola). Hace unos años, Nike hizo una oferta mareante a la DFB (Federación Alemana de Fútbol) para vestir a la tricampeona mundial. Pero fue rechaza, entre otras cosas por la larga tradición que une a la empresa fundada por Adi Dassler y a la propia DFB.

Pero hubo un tiempo en el que Adidas, al menos no directamente, se hizo cargo de la selección alemana. Fue a finales de los 70. En aquellas ocasión, Alemania no vistió Adidas, sino que lo hizo con otra marca: Erima.

En el año 1900, Remigius Wehrstein fundó una empresa llamada (ejem) Sportbekleidungsfabrik von Wirkwaren für Gymnastik, Turnen, Leichtathletik und Fechtsport, que en español significa ‘Fábrica de géneros de punto de ropa deportiva para gimnasia, gimnasia, atletismo y esgrima’. Tan atractivo nombre comercial duró 36 años, ya que en 1936, el entonces propietario de la firma, Erich Mak, utilizó su nombre para rebautizar a la empresa y llamarla Erima.

En los 70, Erima se convirtió en una de las grandes empresas deportivas alemanas: proveyó de uniformes a equipos como el Borussia Mönchengladbach, el Borussia de Dortmund, Schalke 04, Hamburgo, Colonia y Stuttgart en aquella época. En 1976, Adidas adquirió Erima y dos años después, fue la filial la que se quedó con el contrato de la entonces selección campeona del Mundo.

El logo de Erima se vio en la Copa del Mundo de 1978. A efectos de diseño, no había grandes cambios con respecto a modelos anteriores (la revolución llegó en 1988). Como sabéis, Alemania juega tradicionalmente con camiseta blanca y pantalón negro (este año los veremos en Brasil todo de blanco. En mi opinión, una mierda, una vergüenza perpetrada por Adidas o la FIFA o ambas y que en España vivimos también, sin pantalón azul -buen momento para repetir eso de NO AL FÚTBOL MODERNO-). Los colores de Alemania proceden de la bandera del antiguo estado de Prusia.

En 1980, Adidas se hizo cargo de nuevo de los uniformes de la selección alemana. Y del mismo modo, Erima fue perdiendo parte de su presencia en la Bundesliga. El negocio fue cuesta abajo y en 1993, cesó la producción. Pero a finales de la década de los 80, Adidas decidió reflotar su filial y poco a poco, ha ido recuperando presencia. En la actualidad, viste a equipos históricos como el 1860 Múnich o al Colonia.

Os dejo un vídeo de Alemania en el Mundial de Argentina 78, en la segunda fase ante Holanda:

Hasta mañana.

Camisetas para la historia: Alemania, 1990

Soy un maniático apasionado de las equipaciones de fútbol. Os confesaré algo. Hace muchos, muchos años, cuando era un niño, tenía un cuaderno rojo en el que iba apuntando cómo eran los uniformes de los equipos internacionales que iba descubriendo gracias a la tele (sobre todo por eliminatorias de UEFA ante equipos españoles), a periódicos deportivos o a revistas. Algo así como “Milan: Camiseta roja y negra a listas verticales, pantalón y medias blancas. Patrocinador: Mediolanum”. Y así con centenares de equipos, incluidas selecciones.

Una de las primeras camisetas de selecciones de las que tengo recuerdo es de la que protagoniza el artículo de hoy. Yo creo que a nivel de selecciones nacionales, supuso un antes y un después, y estoy hablando de diseño. Fue una revolución y se la tenemos que atribuir a una de las más poderosas firmas en cuanto a equipaciones deportivas se refiere: Adidas, una firma estrechísimamente ligada a la selección del país donde está radicada, es decir, Alemania..

La de hoy, para muchos, es una de las camisetas más bonitas de las últimas décadas. Es la que llevó la selección de la RFA (República Federal de Alemania) entre 1988 y 1990. Fabricada por Adidas, eterno supplier de la selección teutona, supuso una innovación sin precedentes, ya que hasta la fecha, la camiseta de Alemania era blanca enteramente, a excepción de las sempiternas tres rayas de Adidas. En un diseño muy ochentero, Adidas aprovechó sus tres franjas para dibujar la bandera alemana sobre el pecho y los hombros de la camiseta. Jugadores como Völler, Hässler, Matthäus, Klinsmann o Augenthaler la llevaron. La estrenaron en la Eurocopa de 1988 y la llevaron hasta 1990, cuando la RFA se proclamó campeona del mundo en Italia.wm1990

Esa ruptura con lo anterior, esa geometría y lo mucho que entró por los ojos para los aficionados al fútbol la han convertido en todo un clásico de su época.

Su sucesora, estrenada en la Eurocopa del 92, siguió empleando la bandera alemana, pero ya sólo en las mangas, aunque hasta el Mundial 94, los colores negro, rojo y amarillo siguieron invadiendo la elástica de la Mannschaft.

Esto es todo, mañana más deporte.