BLOGS Deportes
¿Qué fue de? ¿Qué fue de?

"Si eres una estrella del deporte, eres una estrella del deporte. Si no lo consigues, te conviertes en entrenador. Si no eres capaz de entrenar, puedes ser periodista". Desmond Lynam, comentarista deportivo.

Quién fue… Saturnino Navazo y cómo el fútbol lo salvó del infierno de Mauthausen

Saturnino Navazo (YOUTUBE).

Saturnino Navazo (YOUTUBE).

Tenía ganas de escribir este artículo. No soy el primero en hablar de este personaje. De hecho, conocí su historia hace un año. Pero quiero traerla al blog. Es la historia de Saturnino Navazo.

Saturnino Navazo nació en Hinojar del Rey, provincia de Burgos, en 1914. A los siete años se trasladó con su familia a Madrid, donde se hizo futbolista. Empieza a jugar en el Deportivo Nacional de la capital. Tras destacarse como goleador en Tercera y jugar un par de años en Segunda, estaba a punto de fichar por el Betis, en Primera, cuando estalló la Guerra Civil. Combatió en el bando republicano y al final del conflicto se refugió en Toulouse, con tan mala suerte que en 1940 los nazis le hicieron prisionero y lo mandaron al campo de concentración de Mauthausen.

Convertido en el preso 5.656, ser futbolista le salvó la vida a Navazo. A los guardas nazis les gustaba el fútbol y cuando vieron las dotes del burgalés le hicieron responsable de 200 presos españoles, la dieron un puesto en las cocinas y lo pusieron a organizar partidos. Esta situación dentro del campo le dio a Navazo la oportunidad de sobrevivir y la de ayudar a muchos españoles.

Pero fue un niño el que más ayuda recibió de Saturnino. Siegfreid Meir era un niño judío, de Frankfurt, que llegó a Auschwitz con sus padres en 1940, con ocho años. Sus progenitores murieron y fue trasladado después a Mauthausen. Un guarda llamado Bachmayer se apiadó de él por ser rubio y de ojos azules y lo puso a cargo de Saturnino. Desde entonces, fueron inseparables. Siegfried ayudaba en todo a Saturnino, que por su parte, se hizo cargo del pequeño.

El 5 de mayo de 1945, los americanos llegan a Mauthausen y lo liberan. Saturnino decide seguir haciéndose cargo del niño. Le alecciona, le dice que desde ese momento es madrileño, se llama Luis Navazo y es su hijo. Los estadounidenses aceptan la historia. Los Navazo regresan a Francia, en concreto a una localidad llamada Revel, donde Saturnino se establece. El burgalés se casa y tiene cuatro hijos. Mientras, Siegfreid empieza una nueva vida que le lleva a dedicarse a la canción y a vivir a Ibiza. Muchos años después, Saturnino Navazo llegó a visitar unas cuantas veces a su ‘hijo’ a la isla.

Saturnino Navazo murió el 27 de noviembre de 1986. A Siegfreid Meir se le murió un padre. Hoy, conocemos la historia de ambos gracias al libro Los últimos españoles de Mauthausen, de Carlos Hernández (Ediciones B). Siegfreid Meir sigue viviendo en Ibiza.

Os dejo con el maravilloso reportaje de ‘Informe Robinson’ sobre Navazo:

Buen fin de semana.

4 comentarios

  1. Dice ser james tiberius K.

    Hola:

    Desde luego una historia preciosa, con lo del futbol en el campo de concentracion que recuerda aquella pelicula de pele, stallone y demas..

    Una delicia llerla.

    saludos

    05 febrero 2016 | 09:29

  2. Dice ser Loshovic

    Muy bonita historia, que desconocía. A mí me recuerda más a “La vida es bella”, por lo del padre y el hijo en el campo de concentración y cómo el primero cuida del segundo dentro de aquel horror, aunque en este caso la relación paterno-filial sea sobrevenida y no biológica.

    05 febrero 2016 | 10:14

  3. Dice ser Luis Alzado

    Muy bien por el burgalés, lo mas bonito que hay en la vida es ayudar a los demás, con cariño, con ayudas económicos , con saludos , con gracias o con lo que sea. Gracias por tus hojas diarias, Edu..

    Saludos y ha pasarlo bien.

    05 febrero 2016 | 13:40

  4. Dice ser ruomalg

    Gran historia la de Navazo y su “hijo”, coincido con Loshovic con sus similitudes con La vida es bella. Es bueno ver que a pesar de separarse siguieron teniendo contacto. De 10.

    10 febrero 2016 | 20:22

Los comentarios están cerrados.