BLOGS Deportes
¿Qué fue de? ¿Qué fue de?

"Si eres una estrella del deporte, eres una estrella del deporte. Si no lo consigues, te conviertes en entrenador. Si no eres capaz de entrenar, puedes ser periodista". Desmond Lynam, comentarista deportivo.

Quién fue… José Manuel Ibar, ‘Urtain’: la triste historia del boxeador español por excelencia

Urtain, entrenando en una imagen tomada en los 70 (GTRES).

Urtain, entrenando en una imagen tomada en los 70 (GTRES).

El último artículo del año es una historia triste. Nada desearía menos que vuestras entradas y salidas de año se vean afectadas por ello, pero quiero acabar el año con un artículo que tenía ganas de escribir. Está dedicado a José Manuel Ibar, ‘Urtain’. Supongo que la mayoría lo conoceréis, aunque puede que los más jóvenes no, sobre todo aquellos que han vivido en sus carnes el absurdo ostracismo que ha vivido el boxeo en los medios de comunicación españoles en las últimas décadas. Por suerte, poco a poco el boxeo está empezando a recuperar su importancia y ahora cada vez más gente se está enganchando a uno de los deportes más antiguos del mundo. En fin, vamos allá.

José Manuel Ibar Azpiazu nació el 14 de mayo de 1943 en Aizarnazábal, Guipúzcoa de diez hijos. Se crió en el caserío de Urtain, que a la postre le valdría como nom de guerre. Sus primeros empleos fueron en una fragua y en la albañilería, trabajos que compaginaba con la práctica de deportes tradicionales vascos como el levantamiento de piedras, cortar troncos y arrastre de piedra por bueyes. En una exhibición de levantamiento, el empresario José Lizarazu, dueño del hotel Orly de San Sebastián, lo vio y su vida cambió para siempre.

Lizarazu vio en él madera de boxeador y empezó a prepararse. Con Miguel Almanzor como mánager, Urtain debutó en la categoría de los pesos pesados el 24 de julio de 1968 en el campo de fútbol de Ordizia, ante el cántabro Johny Rodri. En 17 segundos, Urtain dejó KO a su rival. Haría lo mismo en las siguientes 26 peleas, con rivales de escasa entidad.

En 1970, Urtain se proclamaba campeón de Europa de los pesados en el Palacio de los Deportes de Madrid, tras derrotar al alemán Peter Weiland por KO en el séptimo asalto. Era ya un mito en España, una de las principales celebridades del país, al nivel de toreros o folklóricas. Ocupaba portadas, protagonizaba películas… era el auténtico sinónimo de fortaleza y valentía. Todavía recuerdo cuando, de niño, mi abuelo Fernando me llamaba “Urtain”, de broma, cuando hacía cualquier bravuconada infantil. Por contra, también tenía sus detractores, que consideraban que le ponían rivales de escasa entidad.

Portada del diario 'El País' del 22 de julio de 1992, con la foto de portada dedicada a Urtain (ELPAIS).

Portada del diario ‘El País’ del 25 de julio de 1992, con la foto de portada dedicada a Urtain (ELPAIS).

El protagonista de hoy sufrió el primer gran revés de su carrera cuando en noviembre de 1970, nada menos que en Wembley, Londres, Urtain pierde el título europeo ante el británico Henry Cooper. Aunque el vasco lo recupera tras derrotar a otro inglés, Jack Bodell, lo pierde de nuevo en 1972, en Madrid, ante el alemán Jurgen Blin. Su último combate fue, en 1977, un intento fallido de recuperar el título en Amberes, ante el belga Jean Pierre Coopman. En nueve años de carrera disputó 68 combates, con 53 victorias (41 por KO), 11 derrotas y 4 nulos.

Tras colgar los guantes, Urtain probó fortuna en la lucha libre y posteriormente, fue relaciones públicas del restaurante de uno de sus hermanos. Más tarde, Urtain puso sus propios negocios de hostelería, pero las cosas no fueron del todo bien. Empezó a acumular deudas y los acreedores no le daban respiro. Se había dado a la bebida y su segunda esposa y sus hijos le habían abandonado. Además, le iban a desahuciar. Así, a las diez menos diez de la mañana del martes día 21 de julio de 1992, José Manuel Ibar decide tirarse al vacío desde el décimo piso del edificio en el que vivía en el barrio del Pilar, en Madrid. Tenía 49 años. La foto de su cadáver, con los ojos abiertos dirigidos al cielo estival madrileño y un hilo de sangre saliendo por su nariz rota de boxeador fue portada en todos los periódicos al día siguiente (era otra época, hoy sería impensable eso. Yo estaba a poco más de un mes de cumplir 12 años y me impactó mucho esa imagen, repetida por doquier durante días).

Con la muerte de Urtain se iba toda una época y se moría, un poco, el boxeo en España. Ya va siendo hora de que este deporte vuelva de sus cenizas.

Os dejo con un documental sobre Urtain:

Nada más, sólo me queda desearos un Feliz Año Nuevo a todos. Nos vemos de nuevo el lunes 4.

10 comentarios

  1. Dice ser marian

    Hubo una época en la que trabajo de portero en OCA una discoteca de Burgos.

    31 diciembre 2015 | 11:12

  2. Dice ser Alberto

    Durante muchos años en el frontón de Arrigorriaga se podía leer “Urtaín es Dios”. Una pintada realizada al día siguiente del suicicio…

    31 diciembre 2015 | 11:55

  3. ¡Buen trabajo! Este es el tipo de información que debe ser compartida alrededor del Internet. Vergüenza en los motores de búsqueda para no posicionar este puesto más alto! Vamos una y visitar mi sitio. Gracias =)

    31 diciembre 2015 | 12:19

  4. Dice ser Gorpik

    Como ya tengo unos años, conocía toda esta historia, pero gracias por recordarla. A mí también me impactó mucho esa foto en su momento.

    31 diciembre 2015 | 12:53

  5. Dice ser Basta ya de burlas y maltrato por internet

    La vida que es así de bruta y bestial igual que mucha gente ,que tienen que estar haciendo daño a los demás para sentirse bien ,maltratan acosan y destruyen ,se rien y desprecian .Bestiales como la vida misma ,brutales y criminales como la vida misma .

    01 enero 2016 | 05:06

  6. Dice ser boxeo ilegal

    uzudun, legrá, poli díaz,… acabaron o están en el olvido, pobres y algunos con drogadicción.

    01 enero 2016 | 09:59

  7. Dice ser Bernat

    El gran problema del boxeo es la gente sin escrúpulos que lo rodea, no soy aficionado, pero no recuerdo ningún boxeador que acabará dignamente su carrera y su vida post deportiva

    01 enero 2016 | 10:37

  8. Dice ser Roberto Toni

    No me parece acertado traer al último día del año una noticia tan áspera y agria. Urtain fue el ídolo de mi juventud.El ser tres veces campeón de Europa y cinco de España, hace que esté en los anales de la historia del deporte en España. Prácticamente España entera vibraba con Urtain. Su final desastroso, no merece resta alguna de su vida deportiva magnífica. Su combate con H.Cooper en noviembre 1970, hizo ver que José Manuel era todo un boxeador valiente,arriesgado,temerario, aunque su fondo físico no le acompañaba.-

    01 enero 2016 | 11:24

  9. Dice ser Alberto

    Para el 7: Mira a Pepe Duran

    01 enero 2016 | 12:04

  10. Dice ser ruomalg

    Sabía que Urtain tuvo un final trágico, pero no conocía los detalles. No hay más que echar un vistazo a su trayectoria para ver que estamos ante uno de los más grandes del boxeo español. Impactante la foto del periódico. Debo añadir que escuché hace poco en la radio que su padre falleció al intentar demostrar que era capaz de aguantar el peso de varias personas sobre sí mismo.

    11 enero 2016 | 23:45

Los comentarios están cerrados.