BLOGS Deportes
¿Qué fue de? ¿Qué fue de?

"Si eres una estrella del deporte, eres una estrella del deporte. Si no lo consigues, te conviertes en entrenador. Si no eres capaz de entrenar, puedes ser periodista". Desmond Lynam, comentarista deportivo.

Quién fue… Lottie Dod: niña prodigio y superheroína deportiva de la Inglaterra victoriana

Lottie Dod, en 1891, con 20 años de edad (WIKIPEDIA).

Lottie Dod, en 1891, con 20 años de edad (WIKIPEDIA).

No nos vamos de Inglaterra ni de la era victoriana para hablar de otra gran mujer deportista. Ya sabéis que adoro esta época de la historia. Por eso, me pregunto a mí mismo cómo no he sacado antes este artículo. La protagonista de hoy es una auténtica pasada. Es Lottie Dod.

El 24 de septiembre de 1871 nace en Babington, a apenas 8 kilómetros de Liverpool, Charlotte Dod. Es hija de Joseph y Margaret Dod, un matrimonio muy rico. Joseph Dod es un importante empresario del algodón. Son tan poderosos que ninguno de los cuatro hijos de la pareja (Charlotte -a la que ahora ya llamaremos Lottie-, Annie, Willy y Tony) tuvo que trabajar nunca. La familia, además, tenía pedigrí. Un antepasado, Sir Anthony Dod, fue el comandante de los arqueros de Inglaterra en la famosa Batalla de Agincourt (1415). Su acomodada situación, con tutores personalizados, les permitió volcarse en el deporte. Annie Dod practicaba tenis, golf, patinaje y billar. Willy Dod, haciendo honor a sus antepasados, era un excelente arquero. Y Tony Dod fue también arquero, jugador de tenis y de ajedrez.

En 1880, los Dod construyen dos pistas de hierba para tenis junto a su mansión. El tenis era un deporte reciente (su versión actual, claro está) y se hizo muy popular entre las clases altas. Fue en estas pistas de casa donde la pequeña Lottie se aficionó al tenis. Dos años después, entró en un club de Birkenhead.

Sus primeros torneos los jugó formando pareja de dobles con su hermana Annie y de dobles mixtos con su hermano Tony. En 1885, una Lottie Dod de 14 años logró sus primeras victorias, junto a sus hermanos, en el torneo de Waterloo. La prensa de la época ya destacaba sus cualidades para el tenis.

Sus triunfos siguieron, logrando proclamarse campeona del Oeste de Inglaterra, de un torneo en Dublín y del torneo del Norte de Inglaterra. Gracias a estos resultados, se animó a participar, en 1887, en Wimbledon. El número de participantes era escaso, eso sí, pero Lottie Dod logró plantarse en la final y vencer a la campeona del año anterior, Blanche Bingley, por 6-0 y 6-2. Tenía 15 años y 285 días. Aún hoy, sigue siendo la ganadora más joven de la historia de Wimbledon.

Al año siguiente, se repitió la final y de nuevo ganó Lottie Dod, esta vez por un doble 6-3, haciendo gala además de un juego totalmente revolucionario para la época, empuñando la raqueta de una manera parecida a como se hace hoy en día. En 1889 y en 1890, Lottie Dod no participó en Wimbledon (tened en cuenta que no era aún deporte profesional, era más bien un hobby. Por ejemplo, en 1889 no estuvo porque estaba de viaje de placer con su familia por Escocia).

Pero regresó en 1891 y de nuevo se enfrentó en la final a Blanche Bingley (que se había casado y se había convertido en Blanche Hillyard) por 6-2 y 6-1. La final se repitió por cuarta vez en 1892 y de nuevo ganó Dod por un doble 6-1. Y Lottie Dod ganó su quinto torneo de Wimbledon en 1893, de nuevo ante su eterna rival, esta vez en tres sets: 6-8, 6-1 y 6-4.

Como véis, el palmarés tenístico de Lottie Dod ya es de por sí destacado: sólo perdió cinco partidos en su carrera, y sólo uno de ellos después de los 15 años. Pero es que no sólo jugaba al tenis.

Lottie Dod, en un partido de tenis de fecha desconocida (WIKIPEDIA).

Lottie Dod, en un partido de tenis de fecha desconocida (WIKIPEDIA).

En invierno era asidua a Saint Moritz, donde practicó patinaje sobre hielo, esquí, curling y montañismo, llegando a coronar dos cimas de 4.000 metros junto a su hermano Tony. Además, en 1897 empezó a practicar hockey sobre hierba. Fundó un club del que era capitana y mejor jugadora y con el que nunca perdió un partido. En 1899 fichó por el Cheshire County, lo que le permitió ser internacional y representar a Inglaterra por primera vez en marzo de ese año. Unos problemas de espalda la retiraron de este deporte.

Al mismo tiempo, Lottie Dod también se interesó por el golf, un deporte que había empezado a practicar a los 9 años, como el tenis, pero que quedó en un segundo plano por la raqueta. Allá por 1894, el golf volvió a atraerla y participó en el Campeonato Británico. En 1898 y 1900 llegó a ser semifinalista de este torneo y en 1904 lo ganó, convirtiéndose en la única mujer que ha sido campeona británica de tenis y de golf, hito que, evidentemente, nadie más ha logrado.

Tras la muerte de su padre en 1905 (su madre había muerto en 1901), los hermanos Dod vendieron su mansión y compraron otra en Berkshire, donde instalaron un campo de prácticas de tiro con arco, un deporte que, como os he dicho antes, consideraban como algo propio de la familia. Bueno, pues en 1906, Lottie Dod ganó su primer torneo de tiro con arco. Sus buenas actuaciones le permitieron entrar en el Equipo Olímpico de Gran Bretaña para los Juegos de Londres 1908 y en esa cita logró la medalla de plata. Su hermano Willy, además, ganó el oro en la prueba masculina. Y en 1910, Lottie estuvo a punto de ganar el campeonato británico, lo que hubiera supuesto ser campeona de Reino Unido en tres deportes diferentes.

A partir de 1911 empezó a perder interés en el deporte y, poco después, estalló la I Guerra Mundial, en la que Lottie Dod participó como enfermera de los Fusileros Reales, si bien no ejerció fuera de territorio inglés. Fue condecorada por la Cruz Roja por haber trabajado más de 1.000 horas durante el conflicto.

Acabada la Gran Guerra, Lottie Dod, que nunca se casó, vivió con su hermano Willy en Londres y en Devon, y todos los años acudía a presenciar el directo el torneo de Wimbledon. El 27 de junio de 1960, Lottie Dod falleció en una residencia de la localidad de Sway, en Hampshire. Tenía 88 años. En el momento de su muerte, estaba acostada en la cama, escuchando por la radio la retransmisión de los partidos de Wimbledon, el torneo que esta mujer, tenista, patinadora, escaladora, golfista y arquera y medallista olímpica, ganó cinco veces.

Que paséis un buen fin de semana.

8 comentarios

  1. Dice ser AreaEstudiantis

    Una historia incríble. Me encantan las historias de los viernes!!! Un saludo!

    http://areaestudiantis.com

    04 julio 2014 | 09:00

  2. Dice ser PEDRALBES

    Hola a todos

    Gran historia para acabar la semana. Y muy oportuna, al estar disputándose Wimbledon.

    Lo que hace tener dinero y poder dedicarte al deporte “no profesionalmente”. Como en la peli famosa de Mel Brooks, “es bueno ser rey”. En todo caso, tenía innegables cualidades para el deporte en general.

    De la moda de la época mejor no opino. Sólo comentar la forma de la raqueta, a medio camino entre las actuales y el sacudidor de alfombras que tenía mi madre (y que yo cogía como una raqueta para imitar a las figuras de mi época).

    Saludos y buen finde

    04 julio 2014 | 09:04

  3. Dice ser yaya

    vamos, que es una tía que se dedicó a hacer lo que la dió la gana toda su vida. Con buenos profesores cualquiera sería tan bueno. ni siquiera fueron esoclarizados, todo a base de tutores.Sólo hay que ver que sus hermanos también triunfaban en el deporte. lo raro es que ejerciera de enfermera en la guerra mundial, gracias a un cursillo de enfermería. Hay una cosa que no entiendo, los ricos, normalmente al hijo mayor le preparan para sucederle en los negocios. Con éste , ninguno llegó a trabajar. Entonces en cuanto murió el padre, se iria todo a la mierda. Muchas medallas pero como antaño no era una carrera profesional, sino un hobby, lo único que hicieron es despilfarrar la fortuna del padre.

    04 julio 2014 | 09:43

  4. Dice ser Gorpik

    Jo, menuda fiera. Vale que el deporte de competición no era igual que ahora, pero es indudable que se trataba de una superdotada para esto. Gran historia una vez más.

    04 julio 2014 | 09:53

  5. Dice ser igesar75

    Sí, una vez más vemos como eran los niños (en este caso, niñas) de papá los que se podían dedicar al deporte en aquella época. Aunque más bien, “deportes”, porque esta gente no paraba quieta y no se conformaba con una sola cosa jejeje. Una fenómena la protagonista de hoy, y muy loable que fuera enfermera voluntaria en la I Guerra Mundial pudiendo no hacerlo, dado su estatus socio-económico y la clase social de la que venía. Desde aquí mi aplauso.

    Sí, como ya apunta Pedralbes ciertamente inenarrable el modelito de la segunda foto (también el de la primera, qué caray) especialmente el sombrero, tocado, o lo que diablos sea eso.

    04 julio 2014 | 11:06

  6. Dice ser Dvita

    La verdad es que la historia es intrigante y a la vez apasionante.

    Me gusta conocer este tipo de historias porque me parece que es algo inspirador.

    Hizo lo que quiso y además lo hizo muy bien.

    04 julio 2014 | 11:07

  7. Gran tenista y sobretodo gran historia la de esta chica.
    Historias de estas son las que te ayudan a mirar la vida de otra forma.

    04 julio 2014 | 12:08

  8. Dice ser ruomalg

    Otra gran historia, como las de cada viernes. Supongo que sí, que era muy fácil dedicarse al deporte amateur cuando se tenía mucha pasta. Una mujer muy completa, visto la de deportes que hizo. Y además, con medallas olímpicas. Muy destacable.

    07 julio 2014 | 19:52

Los comentarios están cerrados.