BLOGS Deportes
¿Qué fue de? ¿Qué fue de?

"Si eres una estrella del deporte, eres una estrella del deporte. Si no lo consigues, te conviertes en entrenador. Si no eres capaz de entrenar, puedes ser periodista". Desmond Lynam, comentarista deportivo.

Quién fue… Robert Mensah: el portero de la gorra mágica que leía el periódico durante el partido

Robert Mensah (YOUTUBE)

Robert Mensah (YOUTUBE)

Pues vamos este viernes con una historia singular, de un tipo del que me juego unos cuantos sextercios a que no tenéis ni idea de quién es (ni yo hace unos días, lo admito). Es una historia un poco light, con final trágico (como suele ser los viernes). Parece, o al menos es mi percepción, que el fútbol africano nació en los 80. Pero no, es muy anterior. Os voy a traer a uno de los grandes porteros africanos de todos los tiempos. Un tipo poco reconocido que tiene un relato que contar. Es Robert Mensah.

Roberto Mensah nació en Ghana en 1939. Poco se sabe de sus orígenes. Sí que jugó en un equipo llamado Misterious Dwarfs (Los Enanos Misteriosos) y posteriormente, en el Asante Kotoko, uno de los principales equipos de Ghana.

Era el portero de la selección de Ghana y en su país y todo el África negra era celebérrimo. En su país era adorado, un ídolo. En el resto, todo lo contrario: era odiado y temido.

En 1968, Ghana fue subcampeona de la Copa de África, que se disputó en Etiopía, con Mensah de guardameta. También participó en los Juegos Olímpicos de aquel año. Pero la fama le llegó en 1970, cuando su equipo, el Asante Kotoko, disputó la final de lo que ahora se llama Champions africana. Su rival era el TP Mazembe (entonces, TP Engelbert de Lubumbashi, en el Congo -antes Zaire-).

Antes de seguir, dejadme que os cuente por qué era tan temido y odiado. Mensah, que era alto como un junco, jugaba de negro siempre, pero su principal rasgo era su gorra a cuadros negros y blancos. Se decía que su abuelo, que era brujo, se la regaló en su lecho de muerte. Mensah siempre la llevaba puesta cuando jugaba y se creía que tenía juju, es decir, poderes mágicos: protegía a Mensah de los goles. Los rivales llegaban a intentar quitársela, pero Mensah no dejaba que le desposeyeran de su amuleto, llegando a recurrir a los golpes para defenderla. Este Mensah era, además y como buen portero, bastante chulo y desafiante. En los partidos se desperazaba y bostezaba exageradamente y llegaba a coger un periódico y leerlo en mitad del encuentro, para provocar y exasperar a sus rivales.

Robert Mensah (WIKIPEDIA)

Robert Mensah (WIKIPEDIA)

Pero volvamos a la final de la Champions africana del 70. En la ida, dispuada en Kumasi, Ghana, el resultado fue de 1-1. La vuelta se disputaba en Kinshasha, la capital del Congo. Se decía que el TP Engelbert había ‘untado’ al árbitro para que le fuera favorable. En un momento del partido, el colegiado pitó un penalti a todas luces injusto. Las protestas de los jugadores del Asante Kotoko arreciaron cuando el árbitro le exigió a Mensah ¡que se quitara la gorra en el lanzamiento! Mensah entró en cólera, pero ante las amenazas del árbitro, aceptó. Se quitó la gorra y con ella golpeó los dos palos y el larguero. La lanzó fuera del campo. Se dice que un soldado congoleño, que estaba en el campo en tareas de vigilancia, cogió la gorra y la emprendió a golpes de bayoneta con ella, con el fin de acabar con el juju.

Llegó el momento del lanzamiento. Mensah miraba fijamente a los ojos al jugador congoleño con gesto fiero. Éste tiró… y tan amedrentado estaba, que el balón se le fue alto por varios metros. El final del partido llegó con resultado de 1-2 para el Asante Kotoko, que se proclamó campeón de África por primera vez (repetiría 13 años después).

Pero la desgracia llegó a finales de octubre de 1971. Mensah debía estar concentrado con su selección, pero como buen jugador ánarquico y rebelde, él estaba en un bar de la localidad de Tema, en su Ghana natal. Al parecer, se vio envuelto en una discusión (el motivo era una mujer, dijeron algunos testigos) en la que se enfrentó a un mecánico borracho llamado Isaac Melfah. Éste lo atacó con una botella rota, lo que le produjo una severa hemorragia a Mensah. Días después de la agresión, el 2 de noviembre de 1971, Robert Mensah fallecía en el hospital a la edad de 32 años. Se dice que a su funeral fueron miles de ghaneses.

Hoy en día, el estadio de los Mysterious Dwarfs (el primer equipo de Mensah), en la ciudad de Cape Coast, lleva su nombre. Y todavía hoy, se dice que si preguntas a algún veterano hincha ghanés, te dirá que el mejor portero de la historia de África fue Robert Mensah, el de la gorra mágica.

Os dejo con un documental sobre la magia y el fútbol africano, en el que se relata la historia de Robert Mensah.

Que paséis un buen fin de semana.

14 comentarios

  1. Dice ser AreaEstudiantis

    Por supuesto que no le conocía, pero me ha gustado la historia de hoy. Buen finde!!

    http://areaestudiantis.com

    29 noviembre 2013 | 08:47

  2. Dice ser ruomalg

    Otra historia de nota alta. Esa gorra sin duda debía de ser todo un icono en el fútbol africano. Parece mentira lo sugestionable que es la gente cuando se trata de supersticiones. Lo del soldado profanando el juju de la gorra 😛 , el colmo. Afortunadamente ese penalti inventado no sirvió de nada. Triste final el de Mensah.

    El Mazembe, creo que todo el mundo fuera del continente africano se quedó con ese nombre cuando se coló contra todo pronóstico en la final del Mundial de Clubs, eliminando al Internacional de Porto Alegre, hace ya 3 años. Por lo que he leído en Wikipedia, de los que jugaron aquella final sólo dos estuvieron posteriormente en Europa, concretamente en el Anderlecht.

    Es cierto que el fútbol africano no tuvo mucha relevancia en esa época. Desde el debut de Egipto en 1934 ninguna selección de este continente jugó un mundial hasta la aparición de Marruecos en el primero de México (1970). Pero hasta la campanada de Camerún en 1990 no comenzó el auténtico boom africano; desde entonces los hemos visto destacando de vez en cuando: los cuartos mundialistas de Senegal (2002) y Ghana (2010), los oros olímpicos de Nigeria (1996) y Camerún (2000) y el bronce de Ghana (1992). Pero aún les separa una distancia abismal con el fútbol europeo y el sudamericano.

    29 noviembre 2013 | 09:48

  3. Dice ser PEDRALBES

    Hola a todos

    Como todos los viernes, gran historia. A ver en cuántos medios sale hoy también 😉

    Yo también confieso que desconocía que existiera fútbol africano antes de la sonora irrupción en los Mundiales de los leones indomables de Camerún, con el gran Milla a la cabeza

    Saludos y buen finde

    29 noviembre 2013 | 09:53

  4. Dice ser brodie

    Preciosa historia, como la de todos los viernes, enhorabuena Edu.

    Romualg, la distancia es infinita entre el fútbol africano y el europeo /sudamericano, y a nivel de clubes es doblemente infinita y creo que siempre lo será, según está organizado el fútbol actual.

    Este portero jugaba con gorra, ¿y si hubiera usado el LZR, habría batido el récord de penaltis detenidos? jeje Saludos a todos y feliz fin de semana.

    29 noviembre 2013 | 10:03

  5. Dice ser igesar75

    Qué buen día los viernes en todos los sentidos jejeje…… buenísima historia una vez más, y encima totalmente nueva para mi. Qué más se puede pedir. Sí, la verdad es que el fútbol africano no empezó a destacar en serio hasta principios de los 90, aunque Camerún y Argelia ya dieron un aviso serio en España 82 (se quedaron fuera de la primera fase por “milímetros”) y hasta ese momento tenían el papel de comparsas en los mundiales, y eso si se clasificaban. Hay que tener en cuenta también que una gran mayoría de estos países se independizaron de sus metrópolis a partir de los años 60, lo que implica que hasta antes de esa fecha no aparicieran en las estadísticas, más que nada por que “no existían” como tal jejeje…… y posteriormente, ya empezaron a desarrollarse con un retraso importante.

    Otra curiosa historia del fútbol africano de aquellos años es la de la selección de Zaire en el mundial ,de Alemania 74. Tenían varios brujos/hechiceros en la expedición, y tenían un seleccionador yugoslavo al que acusaron de dejarse perder en un partido……. contra Yugoslavia. Perdieron 9-0. A recordar también al zambiano Geoffrey Chitalu, que como recordarán todos los lectores/comentaristas de este nuestro blog saltó a la fama el año pasado ya que (supuestamente) ostentaba el record de goles anotados en un año natural, aunque la FIFA no reconoció su récord (o bien le “borraron” también los marcados en amistosos, no recuerdo ya…..).

    Hombre, tanto como distancia abismal, abismal……. está claro que en término medio, Europa y Sudamérica están por encima, aunque de forma abismal yo tampoco lo llamaría jejeje. Sí que es cierto que desde ya un tiempo a esta parte no hay ningún jugador africano entre la “creme de la creme” como hasta hace pocos años, como Eto’o, Drogba, Kanu, etc, aunque los dos primeros sigan en activo.Aquí te puedo dar la razón. Yo solo metería actualmente en la elite mundial a Yaya Touré, jugadorazo con letras mayúsculas, aunque desgraciadamente para él tampoco juega en un puesto en el cual se marquen las diferencias o destaque mucho para los aficionados, vender periódicos, etc……

    29 noviembre 2013 | 11:08

  6. Dice ser Loshovic

    Interesante historia, de la que no tenía ni idea. Por cierto, el apellido Mensah debe de ser bastante usual por aquellos lares porque me suena algún jugador ghanés con ese mismo apellido.

    29 noviembre 2013 | 11:18

  7. Dice ser igesar75

    Pues mira, está el baloncestista inglés Pops Mensah-Bonsu, un habitual de la NBA y ACB (Cajasol, Granada, Joventut) y que ayer o anteayer saltó a la palestra porque tuvo una pelea con otro viejo conocido nuestro, Mirza Begic. Según la wiki in english, nació en Londres pero es de “Ghanaian descent”, efectivamente.

    29 noviembre 2013 | 11:57

  8. Dice ser History

    Muy interesante. No conocía la historia. ¿Sabeis que el Madrid le ganó al Barça 11 a 1?: http://xurl.es/vhqxu

    29 noviembre 2013 | 12:24

  9. Dice ser Bayer-74

    El nivel de los viernes no baja, está claro. El continente africano siempre ha sido muy supersticioso. Si no recuerdo mal el citado Camerún de Roger Milla tenía un hechicero-curandero que les “trataba” antes de los partidos. Algo común en el África subsahariana años ha y que sospecho sigue vigente de alguna manera u otra.

    Y como off-topic atención al astuto de “chocolate blanco” Jason Kidd, creo que no lo hemos comentado aquí.
    http://www.elmundo.es/deportes/2013/11/28/52977f0163fd3dcb2e8b458e.html

    29 noviembre 2013 | 14:13

  10. Dice ser Cris

    Pues no, no conocía la historia, y por cierto también he relacionado la gorra con el traje de ayer, si le daba ventaja hicieron bien en quitársela 😀

    29 noviembre 2013 | 15:28

  11. Dice ser igesar75

    Astuto relativamente, porque nada más formarse el corrillo para dar órdenes se les unieron dos jugadores del equipo rival (los Lakers con su ya comentada por aquí equipación negra, por cierto) para espiarles jejeje.

    P.D.: antes de que se me adelanten Tim y Dr J, Chocolate Blanco no era Jason Kidd sino Jason Williams, compañero de Pau Gasol en sus primeros años en Memphis. Es que además Jason Kidd está oficialmente catalogado como negro o afroamericano, aunque parezca increible……. cosas de los americanos.

    29 noviembre 2013 | 16:44

  12. Dice ser Jaimito.

    Sestercio, del latín “sestertius”. Lo de “sextercio” es un error muy común.
    http://es.wikipedia.org/wiki/Sestercio

    29 noviembre 2013 | 18:04

  13. Dice ser Bayer-74

    No, si lo de astuto era irónico. Blake sí q estuvo rápido.
    Apunto quien era el verdadero “chocolate blanco”

    30 noviembre 2013 | 10:46

  14. Dice ser CowboyZZ

    Para apellidos comunes, los coreanos con Lee y Park que hay por todas partes.

    Parece que Mensah ya practicaba la teoria del intimidador que luego tuvo como maestro en baloncesto, Bobby Knight,la teoria de que un jugador como este lograría que el equipo contrario cometiara mas fallos, supongo que se puede decir un provocador.

    Interesante historia de los comienzos del futbol africano, aunque para mi los mejores africanos siempre serán el mítico Tommy N’Kono y por supuesto, el recordado por los barcelonistas, Marcel Desailly.

    01 diciembre 2013 | 01:19

Los comentarios están cerrados.