Qué pasó en el Mundial de… Qué pasó en el Mundial de…

"Sólo tres personas en la historia han conseguido hacer callar el Maracaná con un solo gesto: el papa, Frank Sinatra y yo". Alcides Ghiggia, Mundial de 1950

Entradas etiquetadas como ‘Francia 98’

Francia 98. El triunfo de la Europa multicultural

Los jugadores de Francia escuchan La Marsellesa antes de la final de 1998 (YOUTUBE).

Los jugadores de Francia escuchan ‘La Marsellesa’ antes de la final de 1998 (YOUTUBE).

En 1998, el Mundial se disputó en Francia. La selección anfitriona se proclamó campeona. Más allá de ser el primer título de un país de gran tradición como el galo, la victoria de Francia tuvo un significado muy profundo en el país vecino: fue el triunfo de la multiculturalidad.

Llegaba Francia a su Mundial con una extraordinaria generación de futbolistas, probablemente la mejor de su historia. Ella era el fiel reflejo de la sociedad francesa moderna, al borde del siglo XXI: un país lleno de ciudadanos de diversas procedencias, el fruto del colonialismo de la anterior centuria, el reflejo en el terreno de juego de la amalgama existente en las calles de los pueblos y ciudades franceses.

Un simple repaso a los 22 hombres que representaron a Les Bleus lo deja claro: Bernard Lama, de origen guyanés; Vincent Candela, de origen español; Bixente Lizarazu, de origen vasco; Patrick Vieira, nacido en Senegal; Youri Djorkaeff, de origen armenio; Marcel Desailly, nacido en Ghana; Zinedine Zidane, de origen argelino; Robert Pirès, de origen portugués y español; Thierry Henry, de origen antillano; Bernard Diomède, de origen guadalupano; Alain Boghossian, de origen armenio; Lilian Thuram, nacido en Guadalupe; Christian Karambeu, nacido en Nueva Caledonia (y que nunca cantaba el himno) y David Trezeguet, de origen argentino. Sólo Laurent Blanc, Didier Deschamps, Stéphane Guivarc’h, Fabien Barthez, Emmanuel Petit, Frank Leboeuf, Christophe Dugarry y Lionel Charbonnier, es decir, sólo ocho de 22, eran de origen francés ‘puro’.

Su victoria fue celebrada por todos los franceses, fuera cual fuera su origen o raza. Hubo excepciones, como la del político de ultraderecha Jean Marie Le Pen, que afirmó no sentirse representado por esa selección, pero el triunfo de esa Francia fue el triunfo de la multiculturalidad. Algunos expertos explicaron que la victoria de Francia en 1998 había hecho más para la integración que décadas de política. El presidente de la República, Jacques Chirac, dijo entonces que era el triunfo de una Francia “tricolor y multicolor”.

Pero sólo dos años después, aquel clima de optimismo se nubló. En un amistoso entre Francia y Argelia en el Stade de France, La Marsellesa fue fuertemente silbada por los hinchas argelinos que poblaban las gradas. O mejor dicho, por los hinchas franceses de origen argelino. Luego protagonizarían una invasión de campo que obligó a suspender el partido, en un día en que la opinión pública francesa se quedó muy tocada, conmocionada, muy impresionada al ver la reacción de esos nuevos franceses ante algo tan intocable como el himno nacional. Francia protagonizó años después graves incidentes en los arrondisements parisinos más poblados por inmigrantes, ha vivido sucesivos auges de la extrema derecha y hace cuatro años, el conflicto estalló en la Copa del Mundo de Sudáfrica, cuando se supo que el vestuario era un polvorín, en el que los jugadores de color, mayoría, dejaban de lado a otros franceses ‘puros’ (se citó el caso de Yoann Gourcouff) y mostraban una actitud poco comprometida. Al año siguiente, se supo que la FFF estaba estudiando crear cupos para equilibrar la presencia de jugadores de color o magrebíes en la selección.

Parece que las aguas han vuelto a su cauce en los últimos años. Aunque su participación en Brasil 2014 se ha quedado en cuartos de final, esta generación promete dar guerra.

Os dejo con un resumen de la final:

Volvemos pasado mañana.