BLOGS Deportes
Qué pasó en el Mundial de… Qué pasó en el Mundial de…

"Sólo tres personas en la historia han conseguido hacer callar el Maracaná con un solo gesto: el papa, Frank Sinatra y yo". Alcides Ghiggia, Mundial de 1950

Argentina 78. Un Mundial en plena dictadura

Videla hace un gesto antes de entregar la Copa del Mundo a Daniel Passarella (YOUTUBE).

Videla hace un gesto antes de entregar la Copa del Mundo a Daniel Passarella (YOUTUBE).

Pues hoy os vamos a hablar no de una anécdota en particular, como otras veces, sino de un Mundial en general, o en concreto de su contexto. Vamos a viajar en el tiempo 36 años para hablar del Mundial de 1978 y de la terrible dictadura argentina.

El 24 de marzo de 1976 tuvo lugar en Argentina un golpe de estado a través del cual el Ejército de Tierra, la Marina y la Aviación nacional se hicieron con el poder en el país. Los tres comandantes generales de las Fuerzas Armadas, Jorge Rafael Videla, Emilio Eduardo Massera y Orlando Ramón Agosti, formaron una Junta que se hizo con el poder, siendo elegido Videla como presidente.

Argentina había sido elegida como sede del Mundial de 1978 allá por 1966. Fue Juan Domingo Perón el que inició, en 1974, los preparativos de la Copa del Mundo. En 1976, tras la llegada al poder de la Junta Militar, se creó el Ente Autárquico Mundial’78 (EAM’78), que de ahí en adelante se encargaría de la organización del Mundial. El EAM’78 estaba dirigido por el vicealmirante de la Armada argentina Carlos Lacoste. Entre otras medidas, el EAM’78 apartó a la AFA (la Federación Argentina) de los preparativos y mantuvo una política de opacidad presupuestaria. Aunque no es oficial, se estima que la EAM’78 gastó unos 700 millones de dólares.

La idea original de la Junta Militar era dar un golpe (otro) propagandístico con la disputa del Mundial. Pero tenían que hacer frente a las llamadas al boicot que procedían de todo el mundo. Francia era uno de los países en los que más activo era el movimiento para boicotear el Mundial del 78, si bien no había acuerdo entre aquellos que tenían como objetivo que el Mundial no se celebrara en un país donde se producían continuadas violaciones de los Derechos Humanos y los que pensaban que la celebración del torneo era indispensable para que el mundo conociera las atrocidades de la Junta Militar.

Esta indefinición supuso que no hubiera unidad y que los gestos fueran escasos. Muy comentadas fueron las ausencias de dos de los más destacados jugadores europeos del momento, el alemán Paul Breitner y el holandés Johan Cruyff, campeón y subcampeón, respectivamente, en la anterior cita. El de Breitner es el único caso claro de rechazo a la dictadura argentina, mientras que aunque en un principio se pensó que Cruyff renunció por los mismos motivos, en realidad había circunstancias deportivas y económicas que le empujaron a no ponerse la camiseta naranja.

Videla, de uniforme en 1976 (WIKIPEDIA).

Videla, de uniforme en 1976 (WIKIPEDIA).

Sea como fuere, sí se sabe que hubo algún jugador de las selecciones sueca y holandesa que se interesaron por las manifestaciones de las Madres de la Plaza de Mayo, que al fin y a la postre lograron que sus protestas tuvieran eco en la prensa internacional. Mientras, la Junta Militar puso en marcha toda su maquinaria para lograr que los medios extranjeros difundieran información favorable al régimen. Y más allá.

Nunca se probó nada, pero la leyenda dice que Argentina amañó un partido de la segunda fase para pasar a la final. En aquel Mundial no había octavos, cuartos y semifinales, sino que tras la primera fase se formaban dos grupos de cuatro cuyos ganadores se enfrentarían en la final. Argentina necesitaba ganar por cuatro o más goles de diferencia a Perú en el último partido de esa segunda fase para jugar la final, pase al que también optaba Brasil. Argentina ganó 6-0, un resultado realmente inesperado, ya que en aquella época la selección peruana era una de las más potentes de América. Las dudas se cernieron sobre Ramón Quiroga, portero de Perú, que era argentino de nacimiento. También se sabe que Jorge Rafael Videla visitó al vestuario peruano antes del partido. Se habla de otros acuerdos como el envío de un barco lleno de grano de Argentina a Perú o el desbloqueo de una cuenta del Gobierno peruano en un banco argentino.

El caso es que finalmente, los planes de la Junta Militar salieron como querían y Argentina alzó su primera Copa del Mundo. Años después, y preguntados por su experiencia en aquella época, muchos jugadores argentinos e incluso el seleccionador, César Luis Menotti, insisten en que las atrocidades de la dictadura les eran desconocidas. “Nos usaron para tapar las 30 mil desapariciones. Me siento engañado y asumo mi responsabilidad individual: yo era un boludo que no veía más allá de la pelota“, diría después Ricardo ‘Ricky’ Villa. También Menotti se expresó en términos similares: “Fui usado. Lo del poder que se aprovecha del deporte es tan viejo como la humanidad”.

Cuando Argentina ganó la Copa en el Monumental de River, muy cerca de allí, en la sede de la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA), el infame lugar donde se llevaron a cabo las atroces torturas de la dictadura y de donde partían los tristemente famosos ‘vuelos de la muerte’, se dice que los carceleros y torturadores gritaron “¡Ganamos!” a los presos, que incluso llegaron a ser sacados de la ESMA por sus verdugos para celebrar el título en las calles, antes de volver a su reclusión y a su casi segura muerte.

Os dejo con el tráiler de un documental que tiene una pinta buenísima y que si alguien localiza, quedaría muy agradecido:

5 comentarios

  1. Dice ser miguelo

    Eduardo.. no siempre ay que mezclar la política con el deporte..
    si bien es cierto, que en ese momento estaba la dictadura, no deja de ser un partido con la selección d e Peru, que en muchísimas ocasiones Argentina les a ganado, no veo la relación de una potente Argentina meter 6 goles, mientras Holanda le mete 5 a la campeona y potente España, parece que no tenias otro tema mas importante que publicar, para cobrar las lineas que mas te conviene..

    21 Junio 2014 | 14:19

  2. Dice ser Dice ser Para quien dice ser La verdad como un templo..¿¿¿de que verdad y qué templo hablas???

    “En tu futuro te avizoro un diván”

    Llamas lacra populista a quienes son elegidos a través de elecciones generales democráticas y consideras héroes a dictadores golpistas y genocidas como Videla …..pues bien como consejo consulta un Psicólogo que
    tal vez estés a tiempo de ser tratado….puede ser un síntoma del “Trastorno antisocial de la personalidad”…también cabe la posibilidad de que te deriven a un Psiquiatra Suerte .-

    21 Junio 2014 | 17:50

  3. Dice ser Antipope

    Osea, yo con 8 años me enteraba de las madres de la plaza de mayo por Informe Semanal.

    Y los Menotti, Kempes, Maradona, Passarella, Tarantini, Galvan… etc… no se enteraban ni dios.. y maradona con tattoo del Che…

    21 Junio 2014 | 19:06

  4. Dice ser ruomalg

    Buff, aquel Mundial olía tan bien como la Dinamarca de Hamlet. Aparte de todo lo ocurrido en el Argentina-Perú, no dejaba de llamar la atención de que los horarios de la última jornada en ambas rondas estuviesen unificados salvo los del grupo de la albiceleste, en la que estos jugaban conociendo de antemano el resultado de sus rivales. De todos modos, sigo considerando que el Mundial más manipulado de la historia es el de Italia de 1934.

    Y mientras todos miran hacia Brasil, aquí también hay fútbol. Felicidades al Córdoba por su ascenso. Ha sido un play-off de lo más atípico; la gente pronosticaba un Murcia-Sporting, pero al final pasó como cuando la prensa anunciaba una final de Champions entre Barça y Madrid que no llegaba.

    23 Junio 2014 | 02:15

  5. Dice ser igesar75

    Presi, ahora no me puedo conectar a youtube y no estoy seguro de qué documental hablas, pero busca en la web de RTVE……. hace unos años vi en Documentos TV un documental sobre la siniestra Escuela de Mecánica de la Armada, en el que mencionaban eso, que dada la cercanía con el estadio de River los allí encarcelados podían oir los goles de la final mientras sus carceleros les daban “lo suyo”. No sé si es éste al que te refieres. Una de las páginas negras de la historia de la humanidad o de la “historia universal de la infamia” que diría su compatriota Borges.

    Pues sí, me sumo un poco a lo que dice Antipope, todos esos que ahora dicen ser de izquierdas, en aquella época se pusieron de perfil y iraron para otro lado. Aunque alguna vez me pareció oir o leer a Passarella justificando o defendiendo la dictadura militar (no estoy 100% seguro y no quiero ser injusto……. lo retiro si no ha sido así).

    En lo estrictamente deportivo, sí vale, Argentina le puede meter 6 a Perú (más ahora que en aquella época, todo hay que decirlo) como Holanda le metió 5 a España o Francia a Suiza, nos ha jodido, pero no hay que ser muy listo para ver que ese partido huele que apesta. Siendo Perú, como dice el presi, una de las selecciones más potentes de Sudamérica y por ende del mundo, tenía en sus filas al que todos los expertos consideran mejor jugador sudamericano de los años 70 que era Teófilo Cubillas, una estrella del Barça como Sotil, etc, etc. Así son las cosas.

    23 Junio 2014 | 13:13

Los comentarios están cerrados.