BLOGS

Escaparate de las mejores acciones publicitarias del momento y una picota pública de las peores

Rumbo a la gamificación

Mr. Brief: Todos hemos querido convertirnos por un periodo de tiempo limitado en pilotos de aviones o de carreras, en guerreros congénitos o en el mismísimo Super Mario Bross. Los clásicos juegos de ordenador salen de la propia pantalla para aposentarse en nuestras vidas, estimulando la competición, fomentando nuestra atracción por los retos y provocando desafíos a nuestros compañeros y, por supuesto, a nosotros mismos. Ahora los juegos se ajustan a nuestra altura. La cuestión es, ¿de verdad queremos que lo hagan?

Mrs. Brief: ¿Propones un debate sobre la gamificación o simplemente quieres reflexionar constructivamente para intentar cautivar al mundo con tus conceptos y teorías?

Mr. Brief: Llevo un rato pensando que resultaría imposible de enumerar las empresas que regalan puntos por consumir los bienes y servicios que ofrecen como estrategia de fidelización de clientes. Gracias a nuestra lealtad a la marca podemos obtener descuentos y regalos en una serie de artículos y por su “culpa” muchas veces nos descubrimos a nosotros mismos mirando de refilón a aquel que tenga, por ejemplo, la tarjeta de Iberia Oro en vez de la Clásica. Nos da puntos hasta el Estado por respetar las normas viales y, quizá, algún día también lo haga por viajar en transporte público en vez de en coche por respeto al medio ambiente.

Mrs. Brief: Querido, pensaba que ya dabas por hecho que el juego no ha hecho más que empezar y consciente o inconscientemente somos parte de ello. ¡Acuérdate de las pastillas de color que teñían los dientes de rojo para ayudar a cepillarte bien los dientes!

Mr. Brief: Las marcas conocen nuestra forma de actuar; saben dónde vamos, cómo vamos y qué hacemos durante el camino. Conocen de buena tinta nuestros hábitos y lo utilizan para estudiarnos y, a largo plazo, conquistarnos.

Mrs. Brief: La otra cara de la moneda es que corremos el peligro de convertirnos en una nación de jugadores. Cuanto más expuestos estamos a estos juegos, más nos motivamos en competir contra nuestros contrincantes, retándoles mediante las redes sociales.

Mr. Brief: Querida, cuando nos queramos dar cuenta, estaremos completamente enganchados al juego. La gamificación será el motor que nos motive.

1 comentario

  1. Dice ser Excel

    Excelente post. Yo también alguna vez soñé con ser piloto de aviones y ahora lo puedo hacer realidad a través de los (video) juegos.

    11 Abril 2012 | 09:46

Los comentarios están cerrados.