BLOGS

Escaparate de las mejores acciones publicitarias del momento y una picota pública de las peores

¿Será que sufro empacho publicitario navideño agudo?

Mrs. Brief: Mira que a mí la publicidad me da de comer pero si ya comienzo a estar  un poco harta de tanta acción publicitaria relacionada con la Navidad, no quiero ni imaginarme cómo estarán de saturadas las personas ajenas a este mundo porque es una lluvia constante en la tele, en el buzón, en las calles..

Mr. Brief: ¿A qué viene preguntarte esto?

Mrs. Brief: Pues a que la pasada semana me di una vuelta por el centro de Madrid y me encontré mupis rellenos de bolas navideñas de Tous para que los ciudadanos, tras girar una palanca, se llevaran una bola de la marca para su árbol. Y días antes en la calle Princesa vi cómo Vodafone había colocado varias luces en las que los ciudadanos podían publicar sus mensajes navideños personalizados gracias a las tablets que unos guapos azafatos les cedían. Eso sin olvidarnos de las vallas publicitarias, de las luces de El Corte Inglés, del anuncio de El Almendro con el horrible jingle “Vuelve a casa vuelve”, de los vestidos para Nochevieja en los escaparates de Zara, ¿será que sufro el primer caso de empacho publicitario agudo del mundo?

Mr. Brief: Pues no se te ocurra pasear por la Plaza Mayor de Madrid porque te encontrarás con una llamativa acción de Movistar. Se trata de la proyección audiovisual en la que los visitantes de la plaza pueden convertirse en personajes navideños y sumarse a una coreografía grupal con  efectos visuales. El objetivo de la marca con esta acción es realizar cinco pases diarios y lograr la participación de 15 personas diferentes en cada uno de ellos para dar lugar a felicitaciones distintas sobre un mismo mensaje de fondo: “compartida, la vida es más”.

Mrs. Brief: Sé que para los anunciantes es una época muy activa pero realmente me inquieta saber qué opina la gente ajena al sector publicitario de las múltiples acciones navideñas que les rodean durante todo diciembre. ¿Realmente les incita a consumir? ¿Les gusta pero con cierto límite? ¿Se sienten agobiados? ¿Les divierten?

Mr. Brief: Pues habrá de todo querida…

 

 

4 comentarios

  1. Dice ser antonio larrosa

    No esta maleso de los rótulos luminosos , otro año me espabilaré y pondré uno enla plaza de Cataluña que diga …CLICA SOBRE MI NOMBRE

    20 Diciembre 2011 | 11:39

  2. Dice ser ein

    jajaja!!! muy buena esa Antonio!!!

    Yo creo que lo tirarían en 2 minutos pero bueno, me lo he imaginado por un momento y me ha hecho gracia.

    20 Diciembre 2011 | 13:19

  3. Dice ser antonio

    En Psicologia se sabe que los reflejos condicionados suelen ser bastante fatigosos, si bien los perros cuando se les somete a un toque de campana para comer sufren una alteraciòn en sus biorritmos importantes.
    Los humanos que somos bastante dados a seguir a la manada, por Navidad nos ponen los reflejos del consumismo acudimos prestos a la llamada , hay que comprar algo sea lo que sea.
    No es menos cierto que hay personas que sufren el efecto rebote, y para ellos la Navidad es una fecha propicia para no cnsumir nada y sobre todo mostrar sus lado màs indiferente.
    Ambas posiciones sòn extremas la una por defecto y la otra por exceso, lo mejor es tener un equilibrio total y saber cuando la Navidad empieza a ser empalagosa y sobre todo inasumible.
    Hay que tener control de los impulsos de compra y sobre todo tener un perfil de autodominio para poder saber cuando estàn simplemente metiendonos la publicidad a la tragala.

    20 Diciembre 2011 | 17:18

Los comentarios están cerrados.