BLOGS

Escaparate de las mejores acciones publicitarias del momento y una picota pública de las peores

Marcas de lujo en Internet ¡Te lo juro por Dior!

Mr. Brief: Querida, me gustaría que hiciésemos una reflexión sobre las marcas de lujo y su apuesta por crear contenidos exclusivos en Internet.

Mrs. Brief: ¿De verdad? Yo pensaba que huían del mundo online porque mermaba la exclusividad por la que tanto luchan. ¡Qué lío! ¿Acaso estamos en un periodo de transición en el que los anunciantes de lujo apuestan por las campañas en Internet frente a las campañas tradicionales?

Mr. Brief: Eso es. Además, hay un dato curioso, y es que muchas de estas marcas utilizan cortometrajes con historias de fantasía. Un claro ejemplo de ello es la última campaña de Cartier, formada por tres cuentos en los que el protagonista es el amor y no el producto en sí.

Mrs. Brief: ¡Eso es Disney para adultos! Sólo que cambian el concepto de “hombre ideal” por el de “joya perfecta”.

Mr. Brief: Veo que has captado el mensaje. El amor, en este caso, es sólo una máscara que se utiliza para vender sensaciones.

Mrs. Brief: Como estoy muy al día en celebrities permíteme que te apunte que uno de los protagonistas de estos cuentos de Cartier interpreta el papel de príncipe en la serie americana Gossip Girl.

Mr. Brief: No tenía ni idea. ¡Qué bajo ha caído Cartier! Mira que recurrir a un veinteañero estrellita de una serie de EE.UU… ¿Ya no hay dinero para fichar a auténticos gentleman? Y encima lo escogen por el personaje que interpretaba en la serie. Definitivamente, la creatividad está en crisis.

Mrs. Brief: Volviendo al tema que nos atañe, he de decirte que esta nueva postura de las marcas de lujo con respecto a internet no es algo nuevo. Recuerda el anuncio de la actriz Audrey Tautou para el perfume Chanel Nº5 o el corto de Marion Cotillard para promocionar el bolso Lady Dior.

Mr. Brief: Tienes toda la razón querida, pero no te hablo solo de estrategias basadas en crear una mitología en torno a la marca para erigir deseo, lo que quiero que entiendas es que este recurso de crear cortometrajes está ganando muchísimo peso online y no en la televisión como
ocurría hasta el momento. Que las marcas de lujo apuesten por contenidos que sólo pueden visualizarse en Internet, es ya una realidad.

Mrs. Brief: Desde luego, pero permíteme que ponga en duda que el público objetivo de estas marcas se moleste en encender el ordenador para ver una historia ficticia en torno a un bolso. Bonito es, pero no sé si  también efectivo…

 

Los comentarios están cerrados.