Entradas etiquetadas como ‘mandy patinkin’

Cinco sorprendentes musicales que te dejarán con la boca abierta

Una cosa genial supergenial de escribir este blog es que a veces, investigando a algún personaje y/o personalidad a quien le sigo la pista o por quien paso colateralmente y por accidente, me encuentro con cosas fascinantes. A veces me he encontrado gente que ha pasado por la cárcel o que incluso aún está en ella por homicidio (¡!) y otras veces me he topado por casualidad con quien menos me lo esperaba, jovencito e imberbe, en Los vigilantes de la playa.

Algunas cosas molan bastante, otras te ponen un poco los pelitos de punta. Pero si tengo que elegir un claro favorito sobre todas las cosas que he descubierto por casualidad, sin duda ese favorito son LOS MUSICALES.

queen-latifah-ursula

Hoy os traigo CINCO PRECIOSOS (o sorprendentes al menos) musicales con los que me he tropezado en estos casi tres años de blog: Lee el resto de la entrada »

¿Qué fue de Íñigo Montoya (Mandy Patinkin), de ‘La princesa prometida’?

Nada que añadir, su señoría.

Bueno, algo tendré que añadir, porque si no vaya sosura de post.

Íñigo Montoya era el bribón de La princesa prometida, peliculón de culto ochentero donde los haya que la tele no se cansa de reponer y nosotros no nos cansamos de ver. Todos recordamos al Pirata Roberts, a Buttercup y a Íñigo, genialmente interpretado por Mandy Patinkin (por cierto, ¿qué fue de Buttercup?). Pero, a pesar de que toda la película es memorable, la gran frase (esta que os he linkado arriba), “Hola, me llamo Íñigo Montoya. Tú mataste a mi padre. Prepárate a morir” es la que quedará para la posteridad como una de las más recordadas, añoradas y parodiadas del cine. No es que sea un clásico: es que es un hito.

Bueno, yo os prometí, cuando os conté qué había sido del Pirata Roberts, que os iba a hablar de alguno que os ibais a caer de culo, y ha llegado el momento. Aunque, no sé, lo mismo vosotros no os caéis, pero a mí todavía me duelen las nalgas.

Os presento al actual Íñigo Montoya: Lee el resto de la entrada »