Entradas etiquetadas como ‘Glenn Medeiros’

Glenn Medeiros, el de ‘Nothing’s gonna change my love for you’: de ídolo musical a profesor en Hawái

Era 1987, y mientras algunos artistas consagrados como U2 o Michael Jackson sacaban sus With or Without You y sus Bad (respectivamente) un chavalín de 17 años ganó un concurso de radio en su Hawái natal  con una pastelada absoluta y se plantó con su cara bonita en el número 2 del Billboard de aquel año.

Él era Glenn Medeiros, y prometía que “nada cambiaría su amor por ti”.

Qué traje, por favor. Qué pantalones tan apropiados para andar por la arena de la playa.

Seguro que recordáis que también tuvo una versión en español que, no sé si sabéis, cantaba él mismo y como aprovecharon el videoclip que ya tenían y pegaron la versión encima pues eliminaron los primeros planos para que no se notara la cutrez y el resultado fue una cosa que… Bueno, como decimos en Asturias: vamos dejalo pa prao.

glenn-medeiros-1987-2021

A pesar del enorme éxito de su primer sencillo y el álbum que le acompañó, Glenn fue estrella de prácticamente un solo día. Al año siguiente y aún aprovechando la ola del 87, publicó su segundo álbum, Not me, que no funcionó del todo mal pero ya quedó lejísimos del éxito alcanzado con Nothing’s gonna change my love for you. Lee el resto de la entrada »

¿Qué fue del cantante Glenn Medeiros?

Más tierno que el día de la madre. Más dulce que una sobredosis de cup cakes. Con solo 17 añitos, Glenn Medeiros se comió el mundo en los ochenta con la balada Nothing’s Gonna Change My Love For you, una versión que George Benson había compuesto solo dos años antes y quedó totalmente olvidada por el ‘cover’ de su compatriota adolescente.

En muy pocas semanas Glenn Medeiros copó los números 1 de Estados Unidos, Canadá y gran parte de Europa. Yo, que por entonces solo tenía 13 añitos, escuchaba esa canción en bucle una y otra vez, suspiraba hasta quedarme sin aliento y me montaba mis películas. Y como yo, millones de mujeres en el resto del planeta caían rendidas a los pies de este muchacho hawaino de origen portugués.

Con su cara y su voz angelical acaparaba todas las portadas de Bravo y Superpop y forraba carpetas por doquier.

Glenn Medeiros

¿Quién podía resistirse a una carita así, de no haber roto un plato en su vida?

Era el año 1987, el mismo de Sweet Child O’Mine y Welcome to the Jungle de Guns N’Roses, de Bad de Michael Jackson y la desgarradora With or Without You de U2. Y allí estaba el bueno de Glenn, con su preciosa balada que para todos ellos debía ser algo así:

happy birthday explosion cake problem child

Su vídeo musical exudaba glucosa por cada uno de sus poros y encarnaba la fantasía romántica por excelencia de la adolescente que era yo, y creo también de muchas madres.

Pese a todo, no puedo evitar que algo en mí se siga conmoviendo al verlo.

Supongo que una parte de mí se quedó allí, en ese acantilado donde rompían las olas, entre los brazos de Glenn.

 

 

Su éxito fue tal que incluso llegó a hacer una versión en español, Nada cambiará mi amor por ti. No tuvieron la decencia de rodar otro vídeo en español, así que la machacaron sobre el vídeo en inglés, con efectos catastróficos.

Este One Hit Wonder, que nació después de que Glenn Medeiros ganara un concurso de radio en su Hawai natal y de que una discográfica local se lanzara a grabarlo, llegó al segundo puesto del Top 100 de Billboard del año 1987.

Su segundo disco, grabado al año siguiente con el título Not me, contó con buena acogida pero ni de lejos alcanzó el éxito de su primer álbum.

En 1989 participó en la banda sonora de Karate Kid III, donde ponía voz al tema Under Any Moon junto a The Jets. Además, también aparecía en la película, haciendo de él mismo:

 

 

También participó en la banda sonora de otro éxito de aquella época, Agente juvenil (1991).

En seguida llegaron los dúos, con Bobby Brown, con Ray Parker Jr. y  Thomas Anders, de Modern Talking.

 

 

A finales de los años 90 ya había desaparecido como el humo, especialmente después de haber sido cruelmente ridiculizado en un programa de la BBC llamado Juke Box Jury.

Únicamente permaneció como compositor en la banda sonora de la serie Los vigilantes de la Playa, donde dejó temas como Cruisin’ o R-E-S-P-E-C-T.

Finalmente, tras haber estado en lo más alto decidió retirarse a Hawai, donde se casó con Tammy Armstrong, una mujer quince años mayor que él, y tuvo dos hijos.

Desde entonces ha ejercido como profesor de secundaria en varias escuelas de Oahu, la isla principal de Hawai, en escuelas públicas y privadas, incluyendo la Mililani Middle School, la escuela de San José en Waipahu, la Academia Islas del Pacífico en Kapolei y la Maryknoll High School, donde llegó a ser subdirector.

En la actualidad, y desde 2015, es presidente del colegio de la orden marianista Saint Loius School.

Aquí os dejo con algunas entrevistas recientes y una galería del antes y el después. ¿Quién le ha visto y quién le ve?