Entradas etiquetadas como ‘El código Da Vinci’

Cuando Paul Bettany (Visión en ‘Los Vengadores’) era un asesino del Opus Dei

A ver, empecemos por el principio: Paul Bettany es un pedazo de actor, que yo no me explico cómo es que no tiene más reconocimiento del que se le viene dando. Tiene muchas y muy buenas interpretaciones, aunque es probable que muchos de los aquí presentes lo reconozcáis en su faceta de Visión, la esperanza de Los Vengadores:

Paul-Bettany

A sus 47 años tiene una trayectoria más bien corta en pantalla, ya que, aunque es cierto que empezó a moverse en episódicos a mediados de los ’90, fue a partir de 2001, al aparecer en Destino de caballero interpretando al poeta Geoffrey Chaucer (autor de Los cuentos de Canterbury, en los que se incluye La historia del caballero, que es el texto en que se basa la película) cuando Bettany empezó a crearse la reputación que hoy le precede.

¿Os sabéis la de cuando Paul Bettany se convirtió en Jake Busey?

Lee el resto de la entrada »

¿Recuerdas quién era el “malvado marido iraní” de ‘No sin mi hija’?

¿A vosotros también os pasa que a veces encontráis una peli en la parrilla que, aunque la hayáis visto mil veces, la tenéis que ver sí o sí? A mí me pasa con varias, como Starship Troopers, La princesa prometida o Love Actually. Y el otro día descubrí que también me pasa con No sin mi hija. Lo que pasa es que No sin mi hija es más raro que la pongan en la tele, y de las otras nadie te quita 4 o 5 reposiciones al año.

Total, que ahí que me quedé, con el insomnio y el calor, viendo esta película (que recuerdo que nos descubrió un profesor de Cultura en el instituto -previa pelea con el vídeo de la sala de audiovisuales, of course-), pensando lo jovencísima que estaba por entonces Sally Field (que como para no estarlo, si la peli así con la tontería tiene casi 30 añazos) y preguntándome qué habrá sido de la niña que interpretaba a Mahtob, cuando mis cansados ojos de una de la madrugada empezaron a pensar que el malísimo Moody, el terrible marido que secuestra en Irán a su esposa y a su hija, a mí me sonaba de algo.

alfred-molina-no-sin-mi-hija

Al principio de la peli, que sale tranquilito y de buen rollo, no terminaba yo de caer en quién era el mozo. Pero cuando empezó a ponerse violento y los ojos empezaron a desencajársele de la cara, pues ya fue otra cosa. Era él: Alfred Molina. El malo para todo de Hollywood. El puñetero Doctor Octopus.

alfred-molina-spiderman

¿Os sabéis la de cuando Alfred Molina se convirtió en Florentino Fernández?

Llevaba ya unos años en interpretación cuando le llegó el papel de No sin mi hija, aunque mayormente en televisión, por lo que era difícil reconocerlo. Sin embargo, alguna incursión sí que había tenido en cine y es que, puede que no lo recordéis, pero Molina era el Sátipo que acompañaba al Dr. Jones al principio de En busca del arca perdida (en el ’81) y fue también Cezar en Lady Halcón (1985), junto a la GRAN Michelle Pfeiffer y el inimitable Rutger Hauer.

Pero algo tiene Alfred que los papeles que le van son, definitivamente, los de malo. Y no es que los demás no los haga bien, ojo, que en 2001, por ejemplo, no lo hizo mal como Poirot en la película para televisión de Asesinato en el Orient Express (aunque la película en sí dejara bastante que desear).

alfred-molina-poirot

Y qué os voy a contar del Conde de Raynaud en Chocolat

O del Diego Rivera de Frida, que fue una cosa maravillosa.


Pero no. Sabéis tan bien como yo que tú piensas en Molina y piensas en los malotes. Y no solo en el Dr. Octopus de Spiderman 2 (2004), también te acuerdas del Obispo Aringarosa de El Código Da Vinci (2006):

alfred-molina-el-codigo-da-vinci

Piensas en su participación hasta en El aprendiz de brujo, aunque no quieras (porque no sé a vosotros, pero a mí Nicholas Cage con melena siempre me ha dado un poco de repelús), y piensas incluso en ese papel de señor del bigote enroscado en ese desastre, protagonizado por Brendan Fraser y Sarah Jessica Parker, que fue Dudley de la montaña (1999)… Y, si tienes buen ojo y buena memoria, hasta lo recuerdas en su papel en Boogie Nights (1997):

alfred-molina-boogie-nights

Sí, este también es Alfred Molina.

¿Y en qué anda ahora metido Alfred?

Pues parece que, en los últimos años, Molina regresa a sus orígenes y vuelve a a meterse en el mundo series, que parece que vive una nueva época dorada desde la implantación del streaming en nuestras vidas.

El año pasado fue nominado a un Emmy y este año a un Golden Globe por su papel de Robert Aldrich en Feud, la serie protagonizada por Susan Sarandon y Jessica Lange en la que dan vida a Bette Davis y Joan Crawford, respectivamente (y en la que, por cierto, también podemos ver así a Catherine Zeta-Jones).

Y, aparte de algunos trabajos de doblaje (Robot Chicken, Dragons: Race to the Edge -la serie animada de Cómo entrenar a tu dragón-, Penn Zero), y con cuatro trabajos en post-producción, su próxima fecha de estreno es para 2019 en El diablo tiene un nombre, una cinta protagonizada y dirigida por Edward James Olmos y en la que también tiene papel principal Haley Joel Osment (el niño de El sexto sentido).

alfred-molina-el-diablo-tiene-un-nombre

Que me gustaría deciros que es de miedo y que Molina es el diablo… Pero no, no. Es un dramón sobre una matriarca del petróleo y el agua envenenada de una granja. Supongo que… Molina podría ser el granjero. O el petróleo. ¿O la matriarca?