Del acoso sexual al mejor «comeback» de Hollywood: esta es la historia de Brendan Fraser

Está en boca de todo el mundo, y no es para menos: Brendan Fraser ha sido uno de los juguetes más rotos y de los artistas más maltratados del Hollywood industrial.

Pero, de hace unos años a esta parte (os lo conté cuando lo vimos de matón de Donald Sutherland en Trust), ha ido escogiendo papeles con una minuciosidad pasmosa que, vista desde aquí (2022) casi pareciera totalmente estratégica para llegar a este punto en el que está ahora mismo: el del mejor comeback de la historia del cine gracias a su papelón en The Whale.

Brendan Fraser the whale

Brendan Fraser en ‘The Whale’

Pero ¿cómo hemos llegado hasta aquí? ¿Qué fue, durante todo este tiempo, de Brendan Fraser?

Fraser comenzó destacando en comedias locas adolescentes durante los años ’90, como Cabezas huecas , En la mili (americana) y El hombre de California, donde demostraba las dificultades de adaptación de un cavernícola de la costa oeste americana (ahí es nada) descongelado en pleno siglo XX. Justo después (puede que gracias a ello) Disney lo fichó para su versión cómica de Tarzán: George de la Jungla.

En 1998 el director Bill Condon le fichó junto a Ian McKellen para protagonizar su biopic sobre el director gay de Hollywood James Whale.

Dioses y monstruos le hizo estar cerca de los Oscar: Ian McKellen estuvo nominado como mejor actor y Condon ganó la estatuilla al mejor guión por esta película.

Dioses y monstruos siguieron títulos como El americano impasible Crash y en 1999 se estrenaría la primera película de la franquicia de La momia que, aunque no tuvo muy buena crítica, recaudó más de 150 millones de dólares en taquilla, cantidad que consiguió duplicar con El regreso de la momia, una de las 10 películas más taquilleras de 2001.

brendan-fraser-la-momia

Pero la tercera entrega, La tumba del emperador dragón, se retrasó siete años, la recaudación no llegó a 100 millones y, al mismo tiempo, en la segunda parte de Viaje al centro de la Tierra era sustiuido por Dwayne Johnson, que ya le había quitado protagonismo en la franquicia de La momia al encarnar al Rey Escorpión. Las dos siguientes películas de Fraser fueron desastres de recaudación. En 2008, Corazón de tinta recaudó solo 17 millones de los más de 60 invertidos.

¿Podía ser peor? Lo fue: a sus fracasos en taquilla se sumó el cambio físico del actor, que empezó a descuidar su imagen y ganar kilos (que son dos cosas diferentes y no van parejas, quiero aclarar), y cuya combinación acabó por convertirlo en meme a lo largo y ancho del planeta.

combo

Los papeles se le escaparon de las manos uno tras otro. Uno de los más famosos fue el de Phil Dunphy en Modern Family, en 2009. Su caché empezó a bajar a niveles en los que la compresión podría matarte, haciendo películas como la hindú The Field o la checa Behind the Curtain of Night.

Sin embargo, hace unos pocos años se volvió a hablar mucho de él:

A finales de febrero de 2018, la revista GQ publicaba una entrevista en la que el actor dio una información desconocida hasta entonces. Por un lado, contaba que la catastrófica entrevista con AOL, en diciembre de 2016, en la que se le veía encorvado, susurrante y despistado, que lo convirtió (una vez más) en meme y motivo de mofa alrededor del globo fue en un momento muy complicado para él, ya que llevaba años retirado de los focos y, además, su madre acababa de fallecer, lo que lo tenía sumido en una etapa de intenso duelo.

Pero Brendan, en esta entrevista, revelaba también haber sido víctima de un episodio de acoso sexual en 2003 por parte de Philip Berk, antiguo presidente de la Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood, la HFPA, poderosa institución que organiza, entre otras cosas, los Globos de Oro.

El propio Berk menciona en sus memorias este episodio como un «pellizco en el culo», pero la visión de Fraser es totalmente distinta:

Su mano izquierda se movió hasta agarrar mi nalga y uno de sus dedos me tocó el perineo y lo empieza a mover. Me sentí enfermo, como si fuera un niño pequeño, como si tuviera una bola en la garganta. Pensaba que me iba a echar a llorar. Me culpaba a mí mismo y me sentía fatal, porque me decía a mí mismo: «Esto no es nada, este tío se movió por ahí y me manoseó». El verano pasó y no recuerdo qué película hice después. Hizo que me recluyera. Me convirtió en huraño y el trabajo empezó a marchitarse para mí.

En 2018, Fraser se encontraba en plena promoción del que podía ser (y, de hecho, fue) el papel que lo volvía a introducir en una senda profesional prometedora gracias al streaming, y es que se estrenaba Trust, una de las apuestas fuertes de ese año de FX y distribuida en HBO.

brendan-fraser-trust

La serie estaba protagonizada por Donald Sutherland y Hilary Swank, basada en hechos reales y desarrollada en los años setenta, cuando el menor de los herederos de la dinastía Getty, cuya fortuna estaba amasada en petróleo, es secuestrado en Roma por la mafia italiana y a su familia no le interesaba, al parecer, recuperarlo. Fraser, cuyo nombre aparecía en los carteles promocionales junto a Sutherland y Swank, interpretaba al Tejano, la mano derecha del patriarca de los Getty.

Trust siguieron otras series donde Fraser continuó teniendo papeles recurrentes, hasta que en 2019 llegó Doom Patrol, también disponible en HBO, en la que se hizo con uno de los papeles protagonistas: Cliff Steele (Robotman).

doom-patrol

Y a mí no me gusta decir eso de «te lo dije», pero es que te lo dije (en marzo, para ser exactos): su resurgir definitivo se veía venir este año.

Y es que 2022 ha estado cargado de proyectos para Fraser, con títulos como Behind the Curtain of Life y Bargirl, donde él encarna a Firefly.

Tengo que reconocer que yo creía que el gran boom llegaría con Killers Of The Flower Moon, una película bajo la dirección de Scorsese junto a Jesse Plemons, Robert De Niro y Leonardo DiCaprio.

Eso incluso por encima de Brothers, en la que comparte set con Josh Brolin y Peter Dinklage. Pero tal vez el hecho de que la cinta sea para AppleTV (y por tanto de acceso bastante limitado) ha inclinado la balanza a favor de The Whale, una historia magníficamente narrada e hilada sobre un profesor de inglés que sufre obesidad mórbida y que intenta reconectar con su hija adolescente.

Y ha sido este papel, el de Charlie, el que le ha proporcionado la ya conocidísima ovación de seis minutos durante el Festival de Venecia por su, dicen —y yo no lo pongo en duda—, brillante interpretación.

Lo dicho: un año lleno de proyectos para el resurgir de un actor que nunca debió tocar fondo.

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.