¿Qué fue de Brooke Shields?

Me acordé de ella el otro día cuando estaba hablando del protagonista de la primera peli de El lago azul. Ya sabéis, esa serie de tres películas de mozuelos rozando el incesto en  una isla desierta que, al final, lo que hace es erigir (o intentar erigir) a unos jóvenes incautos en nuevos iconos del deseo. Y esto les salió bien (con ellas) en las dos primeras pelis: en la segunda era Milla Jovovich la afortunada y, en la primera, allá en 1980, era Brooke Shields quien, por cierto, tenía quince añines de nada.

brooke-shields-el-lago-azul

Muchas veces se tiene el de Emmeline Lestrange como el primer referente de la carrera interpretativa de Brooke Shields. Sin embargo, ese hito del cine donde aparece tan convenientemente despelotada casi es la culminación de algo que empezó a volverse turbio poco antes, si prestamos atención a Tú y yo solos, niña, en la que es Kate, una “loca adolescente fugitiva perseguida por unos traficantes de droga” a quien rescata George Burns. O a Wanda Nevada, del 78 y con con Peter Fonda, en la que Wanda (Shields) es “una huérfana de extraordinaria belleza” que el protagonista gana como premio en una partida de póker y se lleva a por ahí a buscar oro.

brooke-shields-wanda-nevada

Imagen de ‘Wanda Nevada’

El caso es que el papel en El lago azul hizo su trabajo: Shields se convirtió definitivamente en un icono sexual adolescente… Y no adolescente.

Durante el resto de los ’80 hizo mucho cine y algo de serie B, pero llama la atención cómo, en cuanto su rostro de niña se convirtió en el de una mujer (hablamos de la primera mitad de los ’90, con una Brooke que contaba 25-30 años), quedó prácticamente descartada del cine y “relegada” a la televisión.

De ahí que, en el ’96 (referente temporal: Friends estaba en su segunda temporada), volviera a aparecer “triunfal” al protagonizar su propia serie: De repente Susan.

De repente Susan emitió casi un centenar de episodios entre el 99 y el 2000, tiempo durante el cual nuestra protagonista de hoy volvió a asomar la nariz por la gran pantalla, en alguna producción como El solteroCasi todas las mujeres son iguales. Metidos ya en el nuevo milenio, tras terminar Susan, quedó claro que a Shields el futuro le esperaba en las series.

Tuvo algunos episódicos en series de tirón como Aquellos maravillosos 70, Nip/Tuck Dos hombres y medio, y se hace necesario decir que aparecía como la madre de Miley en Hannah Montana, pero sin duda su siguiente papel a medida fue el de Wendy Healy en Mujeres de Manhattan (Lipstick Jungle), de la misma creadora de Sexo en Nueva York.

lipstick-jungle-brooke-shields

Mujeres de Manhattan cerró tras dos temporadas de solo 10 episodios cada una en 2009, y desde entonces lo cierto es que cuesta encontrar cosas reseñables en su trayectoria.

Ha bailado de una a otra serie, consiguiendo reunir siempre menos de una docena de capítulos, a una velocidad y frecuencia que casi da vértigo. Desde Army Wives hasta Ley y orden pasando por El show de Michael J. Fox, cuesta mucho encontrar a una Brooke protagonista. Se ha metido a ser la voz de algunos personajes animados, en Mr. Pickles, por ejemplo, o en Galaxia creativa, pero incluso ahí sus personajes son poco recurrentes.

En definitiva, que parece que a  le pasa un poco lo que a los Ramones: su nombre es -mucho- más grande que su obra. Pero, ¿queréis saber mi opinión? Que bastante es que se mantiene cuerda, porque había juguetes abandonados de Hollywood y, después, estaba Brooke Shields.

Brooke Shields in Southampton, New York.

Brooke Shields en Southampton, New York, en 2020 (GTRES)

Brooke, que se define como actriz y escritora (ha publicado algunos cuentos infantiles y un par de libros de narrativa, entre ellos el Bestseller del NY Times There Was a Little Girl, una autobiografía donde cuenta la relación con su madre) y reúne más de un millón de seguidores en instagram, ha contado hace poco que se ha roto el fémur en un accidente (del que no ha querido dar detalles) y que ahora mismo se encuentra recuperándose “poco a poco”.

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.