¿Qué habría sido de Dexter y DeeDee, de ‘El laboratorio de Dexter’?

“Muchas cosas raras hacen catapúm en el laboratorio de Dexter”.

En los ’90 tuvo lugar una de las grandes revoluciones de nuestra televisión. Y no, no me estoy refiriendo a Dexter: me refiero al cable. Los canales que hasta entonces nos cabían en las palmas de las manos pasaron a ser 50, 80, más de 100. Una locura para nuestras jóvenes mentes. Y para nosotros, que teníamos los dibujos animados vedados a las seis de la tarde (hora de los Caballeros del Zodíaco y el pan con chocolate) se abrió un mundo nuevo cuando descubrimos que existían canales en los que sólo ponían dibujos animados, full time, 24/7.  Conocimos Cartoon Network. Y Genndy Tartakovsky (creador de varias series animadas de éxito y director de Hotel Transylvania) hizo su agosto.

A pesar de ser fantasía, estas series incluían un componente que era una de las claves de su éxito: los personajes eran creíbles. Eran “reales”. Y esto era así especialmente en el caso de Dexter, el niño genio, un prodigio de la ciencia, y su hermana DeeDee, a la que Dexter consideraba un constante incordio. Porque tener súper poderes y armaduras mágicas nos pillaba lejos, pero ¿dos hermanos llevándose mal? El pan nuestro de cada día. El laboratorio de Dexter se estrenó en 1995 como un corto dentro de la serie What a Cartoon! de Hannah-Barbera, y comenzó su primera temporada en el ’96. Tuvo unos datos de audiencia altísimos, una buena colección de premios y nominaciones y es conocida por ser caldo de cultivo de grandes creadores de animación, como Craig McCracken (Las Supernenas) y -oh, sí- Seth McFarlane (Padre de Familia).

En la serie, como digo estrenada en el ’96, Dexter tenía 10 años y su hermana mayor 12. Ahora tendrían 31 y 33 años respectivamente. ¿Qué habría sido de ellos, de haber sido reales y haber vivido en España?

Bueno, Dexter tenía un cráneo portentoso: hacía malabares de ingeniería siendo sólo un bebé y con 10 años se había montado su propio laboratorio secreto, su propio robot gigante y su propio archienemigo, Mandark.

Dexter y Mandark

Dexter era un genio en muchas cosas, pero manejar sus emociones y su propia frustración no era precisamente su punto fuerte. Cuando se sentía amenazado se hacía pequeñito y se le iba la pinza cosa mala. Esa cualidad jugó bastante en su contra para desarrollar sus estudios, ya que el nivel de competitividad es bastante alto y no te puedes venir abajo cada vez que tienes un traspié. Con todo, Dexter habría sin duda conseguido terminar sus estudios destacando como un magnífico físico de partículas y afianzando su posición como uno de los cerebros más brillantes del planeta. Lamentablemente para él, en mi fantasía le ha tocado España, donde no hay sitio para estas cosas que no importan a nadie, así que a día de hoy, y ante la insistencia de su padre de que “esas cosas suyas” no dan dinero y hay que dejar de vivir del cuento (porque, por supuesto, aún vive con sus padres), Dexter estaría trabajando en un Burger King mientras espera que lo llamen del CERN.

La buena noticia es que a DeeDee le crearon una aplicación a su medida, que se llama Instagram, donde los arcoiris y la purpurina siempre son una buena elección.  Está claro: con sus fotos de unicornios multicolor se habría convertido en una gran Instagramer, y luego en una gran influencer, luego probablemente lo habría petado como YouTuber con su canal de tutoriales de maquillaje y a estas alturas ya estaría colaborando como blogger en Cosmopolitan.

instagram-de-deedee

 

Sí, creo que más o menos ese podría ser el panorama. También podría ser justo al revés, y que Dexter estuviera desarrollando una encomiable labor con una beca de investigación… Pero, la verdad, no me da para tanto la imaginación…

2 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser sansatan

    bueno, siempre imagine a dexter intentando con1uistar ql mundo XD
    me mola tu blog,
    quien sera el proximo personaje?? miercoles y dadly de la familia addams?? XD

    10 julio 2017 | 11:41 am

  2. Dice ser yo

    estarian en paro

    10 julio 2017 | 8:18 pm

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.