BLOGS

Juan Carlos Escudier

Se busca fontanero con experiencia; razón Moncloa

Se suponía que los fontaneros de la Moncloa eran unos inteligentes y discretos altos cargos que se pasan la vida diseñando estrategias, parando golpes de la prensa, intoxicando discretamente a columnistas, envolviendo en celofán el mensaje presidencial y marcando en la sombra la agenda política del país. Pero todo esto es leyenda. Basta contemplar a ese genio de la comunicación que habita en el palacio y que se llama Moraleda para constatar que cualquier parecido entre nuestros operarios con soplete y el ala oeste de la Casa Blanca es pura coincidencia.

Viene esto a cuento del desconcierto que en algunos sectores del PSOE causó la promesa de Zapatero de suprimir en la próxima legislatura el Impuesto del Patrimonio si ganaba las elecciones, un anuncio realizado a bombo y platillo en una jornada organizada por The Economist a principios de este mes que pilló con el pie cambiado a varios dirigentes socialistas que se habían pronunciado en sentido contrario.

¿Era posible tanta imprudencia? ¿Cabía hacer el ridículo de manera más clamorosa al oponerse por anticipado a los designios presidenciales? No. Es más, algunos de ellos consultaron expresamente sobre el particular al director de la Oficina Presupuestaria de Moncloa, David Taguas, antes de manifestarse. “El Impuesto del Patrimonio no se suprime”, fue más o menos lo que les trasladó el presunto gurú económico de la cosa.

Pues bien, esos mismos dirigentes volvieron a llamar a Moncloa para pedir explicaciones tras escuchar al líder. La respuesta que obtuvieron no pudo menos que sorprenderles. Al parecer, el discurso de Zapatero había sido escrito por Miguel Sebastián, quien, ajeno a las consignas monclovitas, habría expresado su propia opinión sobre el dichoso impuesto. Aquello era tanto como considerar a Zapatero un muñeco al que un ventrílocuo consigue hacer hablar.

Las conclusiones del episodio son deprimentes para los fontaneros titulares de Moncloa. Zapatero sigue confiando en Sebastián; Taguas, su sustituto al frente de la Oficina Económica, no se entera de la misa la media; y Moraleda silba el ‘only you’. Ya no se trabajan las tuberías como antes.

4 comentarios

  1. Dice ser Sarasate

    Y no es el único dislate, veáse por ejemplo la falta de sincronización entre De la Vega y Moratinos, prácticamente siempre, pero más recientemente con el asunto Chávez-Príncipe.Me parece que el principal problema de el/los gobiernos de esta legislatura ha sido la extraña ausencia (¿o quizá deliberada incompetencia?) de los que presuntamente deberían cuidar aqullos detalles que los que trabajan cara al público, en directo, no tienen tiempo de considerar. O faltan profesionales de trastienda o es que ya nadie quiere vivir a la sombra, ¿o quizá desde lo de Sebastián les ha entrado miedo de que en cualquier momento se levante el telón y les pille sin darse ni cuenta en ropa de faena y reparando las tuberías en público?Saludos,

    11 Diciembre 2007 | 15:02

  2. Dice ser mariano santiso

    Juan Carlos, enhorabuena a ti y a Ester por el libro, ya me lo he leido y me parece imprescindible para saber que ha pasado en estos años.Los buenos fontaneros estamos de momento retirados en tareas más lúdicas, hasta que alguien se acuerde de nosotros.Estoy pensando en poner una escuela de formación.Un abrazo

    11 Diciembre 2007 | 15:24

  3. Dice ser Tom

    Si es que cada vez escasean más los “pofesionales”, será por el desastre de la formación profesional de este país. Lo cierto y recurrente es que vistos los fundamentos de economía que manejan los que conducen españa, más nos valía estar en manos de Pepe Gotera y Otilio o de Mortadelo y Filemón, que más da. Por cierto y a modo de modesta contribución al dislate presupuestario, me atrevería a recomendar una subvención de 3.000 euros a todos aquellos políticos de carrera, si es que se puede considerar así, que superaran el primer curso de economía de cualquier escuela normalita. No hace falta que sea de Hardward o Canfor. Je.

    11 Diciembre 2007 | 15:38

  4. Dice ser duda...

    Juan Carlos, me he llevado una sorpresa al leer en EL MUNDO del 8 de este mes una sentencia (pag 58) en al que se condena a UNEDISA, PEdro Jota, fernando Lazaro fernandez y Juan Carlos Escudier Villa a indemnizar en un millón de pesetas a Manuel Panadero por una información falsa acerca de las concesiones de licencias; considerando probado que se ha violado el derecho al honor.¿Ese J.C.Escudier eres tu?

    12 Diciembre 2007 | 13:02

Los comentarios están cerrados.