Entradas etiquetadas como ‘china’

‘En una visita al templo de Chung Chen’, de Yü Hsüan-Chi (Siglo IX)

Las cimas cubiertas de nubes inundan

la vista entre los rayos

del sol primaveral. Sus nombres están

escritos con unos caracteres

preciosos y colocados por orden

de mérito. ¡Cuánto detesto este

vestido de seda que oculta

a una poetisa! Levanto la mano

y leo los nombres, muerta de envidia.

De las canciones de amor cortesanas, entre la inocencia y la nostalgia, a los himnos en honor de las tareas de recolección colectiva. Jade, brillo, flores, lotos y estanques. “En la vida compartimos un solo edredón y en la muerte compartiremos un solo ataúd”. Es El barco de las orquídeas, una antología de poetisas chinas que recorre siglos y olvidos.

Su compilador fue aquel agitador cultural llamado Kenneth Rexroth, heterodoxo mentor de los beatniks. En España la obra fue traducida hace un par de años por Carlos Manzano y está publicada en la siempre interesante editorial Gadir.

He seleccionado de entre todas a Yü Hsüan-Chi, poetisa y sacerdotisa taoísta del siglo IX, ejecutada por adulterio y que había sido la esposa de un importante funcionario estatal. El breve poema es una amarga queja por el ostracismo intelectual que sufrían las mujeres artistas en la China imperial.

NOTA: Algo más. Una cancioncilla anónima del siglo XVI que me gusta especialmente:

Una pieza de marfil fósil

con caras y corazones tallados

desde que fue marcada no

ha dejado de rodar hasta ahora.

Nacho S. (En Twitter: @nemosegu)




‘Asimetría’, de Bei Dao (1949)

El capullo de la intriga histórica florece

Los dedos ocupados por el discurso se hieren

Los rayos del sol acumulados son propios de la edad

Te abandonas al pasado entre pompas de jabón

Enterrando los instrumentos de la cólera

Un extraño que viene del pasado

Te reprocha desde el espejo

Sin embargo los que he visto son

Los oscuros cuervos-guardianes

De ciudad que mueren uno a uno

Los profesores que me enseñan

A respirar y a sentir

Tosen sangre en la sombra de mi escritura

Aquel traje que come hacia la fiesta

Junto al eclipse solar y al matrimonio perfecto

Asciende sin canciones.

El hermetismo de esta poesía se comprende en parte cuando uno sabe que su autor, el poeta chino exiliado Bei Dao, pertenece a la generación de intelectuales sobrevivientes de la revolución cultural maoísta; una generación que se sublevó contra los dogmas del arte socialista profundizando en lo opuesto: la ambigüedad, la introspección y el lirismo.

Bei Dao ha vivido en Europa y EE UU después de abandonar su país tras la masacre de Tian’anmen. Tenía 40 años. Al menos diez los había pasado trabajando como obrero de la construcción según los disparatados conceptos de re-educación del Gran Timonel. Dos décadas de exilio, esperando que aumentara la ira. Este verso: “Me siento en mi destino / como un pequeño burócrata / alumbrando la patria abandonada”.

NOTA: Traducido del chino por Luisa Chang para la antología Paisaje sobre cero.

IMAGEN: http://prelectur.stanford.edu/lecturers/dao/gallery.html

Nacho S. (En Twitter: @nemosegu)