BLOGS

‘Parque Monceau’, de Kurt Tucholsky (1890 – 1935)

Aquí se está bien. Puedo soñar tranquilo.
Aquí soy un hombre… y no sólo un paisano.
Aquí puedo ir por la izquierda. Bajo el verde tilo
no hay carteles: está prohibido.

Una pelota grande está en el cesped.
Un pájaro picotea una hoja tierna.
Un niño pequeño se mete el dedo en la nariz
y se alegra si encuentra algo.

Cuatro americanas comprueban
si Cook tenía razón y aquí hay árboles.
París por fuera y París por dentro:
no ven nada y deben verlo todo.

Los niños alborotan por las piedras de colores.
El sol luce y resplandece sobre una casa.
Estoy sentado en silencio y dejo que me acaricie
y descanso de mi patria.

Tucholsky y su continente, peninsulilla de Asia, casi un año después…¡de mi debut! Europa hoy sigue anestesiada por la retórica autojustificativa y se despeña por el precipicio de la miopía política. El sábado por la noche, en una cena de cumpleaños con amigos, salió la cuestión, que antes nos llenaba -la esperanza era la culpable- de alegría. Qué tiempos.

Los apellidos (Mazower, Judt, Madariaga, Magris) pesan ahora más que los argumentos, como pasa en la primera fase del cambio histórico, cuando en ausencia de reflexiones profundas brilla el Bronce. A toda generación le alcanza el regusto amargo que deja el pasado de una ilusión. Que la nuestra fuera Europa no lo acabo de asumir.

IMAGEN: www.dialoginternational.com

NOTA2: Traducido del alemán por J. Jané para Acantilado.

NOTA3: Un paseo por el decimonónico parque parisino.

Nacho S. (@nemosegu)

2 comentarios

  1. Dice ser antonio larrosa

    Perdonadme si me he entretenido y escribo tarde, pero es que resulta que una persona estaba haciendo comentarios de índole política como si fuera yo un nazi o un facha y aunque no tengo nada contra esas personas , yo no me meto en líos políticos soy completamente neutral, bueno he tenido que ir a la noticia en cuestión y pedir al señor larrosa falso que no hiciese más comentarios con mi nombre y mi foto y enseguida se ha escusado quedando todo el mundo enterado del caso . Por eso creo que si Parque Monceau, se hubiera envuelto en tal lío no hubiera escrito ese poema , no habría estado tan tranquilo tumbado sobre el césped , bajo un sol que presumo debía ser de primavera, observando a los pajarillos cantando y revoloteando, mientras los niños juegan a la pelota en un lugar paradisiaco donde no habían rótulos con la palabra prohibido. En fin , en la vida hay de todo y aunque huimos a sitios para ver cosa que la publicidad del boca a boca nos lo garantiza, mañana emprenderé un viaje muy anhelado a Tenerife , Espero tener buen viaje y poder contar como es la brisa del mar la temperatura de las aguas y todas esas cosas que me esperan allí junto a mi mujer . Vale ya me callo que no quiero daros envidia.

    Clica sobre mi nombre

    07 Junio 2010 | 17:32

  2. Dice ser ana...

    Ahhh el Parque Monceau… tan bonito ayer como hoy.
    A 3 o 4 estaciones de metro del Arco del Triunfo es algo que realmente te inspira, y si tienes el alma poetica como Kurt Tucholsky… voila!

    07 Junio 2010 | 18:45

Los comentarios están cerrados.