BLOGS

‘El convaleciente’, de Juan Gil-Albert (1904 – 1994)

Ungido por el aceite de la vida

me adelanto hacia ti, tentación terrenal,

en cuyos ciegos ojos verdes

resplandecen de nuevo las incesantes ilusiones.

Hasta mí, rodando como piezas de oro,

llega un sol tierno y jubiloso

que con su cálido tintineo

trata de hacerme olvidar los viejos desengaños.

Nada puede engañarme, amigo mío,

ni siquiera el esplendor de tus mejores días de abril;

no soy alguien a quien se miente con fortuna

sino el desencanto mismo que sonríe voluntariamente.

yo iré por mi mismo pie al encuentro de tus llamadas,

puesto que la seducción de tus miserias me atrae,

pero iré sostenido por mis flaquezas

conocedor de que ando sobre un terreno resbaladizo.

Así, si el que regresa casi de la muerte

cae de nuevo en las redes de tus hechizantes gracias,

no tomes como triunfo propio

lo que no es sino la nostalgia de mi fidelidad.

Sé que no he sido un activista, sino un superviviente”. Juan Gil-Albert, nonagenario, voluntariamente ya fuera de foco pero con el reconocimiento que durante años el exilio a secas primero y luego el exilio interior -en Alicante, su tierra natal- le sustrajeron.

En el prólogo a su obra poética completa, Gil-Albert, involuntario maestro de generaciones, afirma haber sido siempre “un prosista nato y un poeta tardío”; quizá por esa razón -su primer libro de poesía se publicó en 1936, con 32 años- las antologías, a veces tan acomodaticias, le sitúan en esa generación, cuando como él mismo reconoce, “por nacimiento, formación, estilo y amistad estrecha” su lugar está junto a la del 27 , de la que se considera un “poeta isla”.

Esquematizando injustamente una vida de 90 años: Gil-Albert fue un surrealista en sus orígenes, un intelectual comprometido con la Segunda República, un lujoso cultivador de poesía social y un esteta amante de la belleza (preferentemente masculina), la luz, las frutas y las estaciones.

Seleccionado y comentado por Nacho Segurado.



3 comentarios

  1. Dice ser OTRA VEZ YO

    POETISO:A QUIEN BUEN ARBOL SE ARRIMAOLOR A CHUMI SE APROXIMA.

    05 Agosto 2009 | 17:39

  2. Dice ser ERA

    este poema refleja la fragilidad del ser humano ,que camina en un continuo sufrir ,pero siempre alentado con una esperanza .

    05 Agosto 2009 | 20:12

  3. Dice ser S.R.

    Hermoso poema……..S.R. 🙂

    08 Agosto 2009 | 13:43

Los comentarios están cerrados.