BLOGS

‘Voces’, de Antonio Porchia (1885 – 1968)

Cuando todo está hecho, las mañanas son tristes.

***

Sin esa tonta vanidad que es el mostrarnos

y que es de todos y de todo, no veríamos nada y no

existiría nada.

***

Se vive con la esperanza de llegar a ser un recuerdo.

***

Tu crees que me matas. Yo creo que te suicidas.

***

Quien no llena su mundo de fantasmas, se queda solo.

***

Ahora tengo miedo de entrar en las cosas;

miedo de hallarlas todas justas

***

En el último instante, toda mi vida durará un instante.

Cuando yo muera, no me veré morir, por primera vez.

***

Mis cosas totalmente perdidas son aquellas que,

al perderlas yo, no las encuentran otros.

***

Todos pueden matarme, pero no todos pueden herirme.

***

Cuando no me hago daño, temo hacer daño.

***

Eres cuanto te necesitan, no cuanto eres.

***

Sí, me apartaré. Prefiero lamentarme de tu ausencia que de ti.

***

Estás triste, porque te abandonan y no estás caído.

***

Si me olvidase de lo que no he sido, me olvidaría de mí.

***

Todo juguete tiene derecho a romperse

***

Yo también tuve un verano y me quemé en su nombre

***

A veces creo que el mal lo es todo y que el bien es

sólo un bello deseo del mal

***

No creo en nada de lo que tú crees. ¡Y te creo a ti!

Perder alguna cosa, la cartera por ejemplo, puede resultar un lance menos inoportuno si se recuerda a Porchia: “Mis cosas totalmente perdidas son aquellas que, al perderlas yo, no las encuentran otros”. Aunque, las máximas de este autor argentino, descubierto por Roger Caillois y encumbrado por Borges, ofrecen bastante más que consuelo inteligente.

En su prólogo de 1978 a Voces reunidas (un libro donde se recoge la obra completa de Antonio Porchia), el autor de El Aleph escribió: “Los aforismos de este volumen van mucho más allá del texto escrito; no son un final sino un comienzo”. Algo parecido dijo Cioran sobre cuándo se empieza a hacer filosofía.

Los buenos aforismos -como los de Porchia o Joubert- sólo tienen un problema: son quizá demasiado densos y puros y pueden llegar a saturar. Por eso lo mejor espaciar las dosis. Aquí hemos traído sólo diez; pero en esta página (y en esta otra) hay muchos más. Pero cuidado.

Seleccionado y comentado por Nacho Segurado.




2 comentarios

  1. Dice ser Manuel

    La vida puede ser maravillosa.

    30 Noviembre -0001 | 00:00

  2. Dice ser antonio larrosa

    Antonio tenia mucha razón , cuando falleces no puedes llevarte nada , todo lo que hayas conseguido ,poco o mucho será para otros que quedan , aunque no lo merezcan.Tú , cuando dejes la vida o la vida te abandone te irás sin nada,. ¿Sin nada? ¡SI! ¡¡¡¡¡¡¡SIN NAAAAAADDDDDDAAAAAAAAAA!!!!!!!!!!!!!Clica sobre mi nombre

    10 Junio 2009 | 14:13

Los comentarios están cerrados.