BLOGS
Plano Contrapicado Plano Contrapicado

“Todos esos momentos se perderán en el tiempo, como lágrimas en la lluvia…” Roy (Rutger Hauer) ante Deckard (Harrison Ford) en Blade Runner.

Días contados para las salas de cine

Nacido en enero de 1932, Carlos Saura cuenta 85 años y exhibe una más que envidiable lucidez y vitalidad. No sé si estas cualidades guardan alguna relación con el sentido del humor, pero desde luego, en su caso, le acompañan. En Instagram nos lo recuerda esa criatura adorable, excelente profesional y simpatiquísima presentadora que es Elena Sánchez, a quien si no conociera de trabajar con ella (en Días de cine) y no fuéramos casi paisanos (abulenses, ella de Pedro Bernardo, yo de Arenas de San Pedro) es posible que creyera que no puede ser todo cierto y que algo de impostura debe de haber en su comportamiento. Sería un craso error, créanme, esta mujer es lo que parece, además de inteligente y guapa, puro hechizo y espontaneidad.

Cantar o glosar lo que ha hecho de Saura, uno de los más importantes directores de la historia de nuestro cine me apartaría demasiado de la cuestión que quería comentar. En realidad me he acordado de él porque en su día defendió pública y ardorosamente un modo de consumir películas que está en el corazón de un debate muy actual y no resulta excesivamente popular; vamos que no ganaría muchos votos en una campaña electoral con tales posturas.

El debate ha levantado cierta polémica en la actual edición del Festival de Cannes porque sus regidores han decidido ponerle puertas al campo a propósito de la participación de Netflix, la plataforma norteamericana de exhibición en línea, que según parece ya posee más de cien millones de clientes en todo el mundo. Por cierto, no sólo se ha instalado desde hace poco en España sino que acaba de comenzar la primera serie original producida en nuestro país, Las chicas del cable, protagonizada por Blanca Suárez, Ana Fernández, Maggie Civantos y Nadia de Santiago. Pues bien, Cannes ha decidido cambiar las reglas de participación para 2018 y exigirá que las películas que no se estrenen en las pantallas francesas no podrán competir, cosa que sí ha hecho Netflix este año con dos producciones suyas.

Eso querría decir, si fuera definitivo, que el cable no puede equipararse a la gran pantalla, que según los mandamases del festival más importante del mundo una película debe poder juzgarse previamente en grandes dimensiones antes de ponerse a disposición del público para que sea consumida en todas las variantes de pantallas, pantallitas o micropantallas a través de las que hoy en día se ven los productos audiovisuales. El propio Pedro Almodóvar, presidente este año de un jurado que no verá ninguna película española (como es últimamente costumbre en la cita de la Costa Azul) se alineó con la posición oficial y declaró que la “nueva forma de consumo no puede tratar de sustituir a las ya existentes” y que resultaría paradójico “dar una Palma de Oro y cualquier otro premio a una película que no puede verse en la gran pantalla”.

Y ¿qué defendió Carlos Saura? Pues verán. En la velada de los IV Premios Días de cine celebrada el lunes 16 de enero de este año de Dios, el actor norteamericano Mandy Patinkin declaró a través de un video previamente grabado lo siguiente a propósito de este embrollo: “Lo que más me gusta de las películas es que me gusta ir a verlas al cine. No las veo en el teléfono, en el Ipad o en el ordenador. Mis hijos lo hacen, mucha gente lo hace, es un gran negocio. Los más jóvenes me oirán y pensarán: ¿Qué dice, está loco? Pero creo que es muy importante estar con otra gente. Si ves la película solo te pierdes la mitad de la película. Te pierdes lo que otras personas están oyendo o viendo, cuándo están atentos o cuándo se ríen. Todo esto te ayuda, te enseña, te guía, te sientes parte del público, esa experiencia te guía en el teatro, en el cine o en los conciertos… no estás solo. Creo que es un error ver una película solo”.

Mandy Patinkin en los IV Premios Días de Cine, 2017

Paréntesis: Mandy Patinkin es un actor de teatro, cine y televisión. En 1980 encarnó al Che Guevara en el musical Evita. Aunque nos cueste trabajo imaginarle con la boina, el hombre ganó un Tony Award, así es que no debía de cantar muy mal, supongo yo. En cine, aparte de que le hemos visto recientemente en La reina de España a las órdenes de Fernando Trueba (de la que hablé en este post) su carrera no ha sido especialmente luminosa. Pero como ha llegado a adquirir verdadera notoriedad es en una serie televisiva producida por Fox 21, Homeland, convertido en Saul Berenson, jefe de la agente de la CIA a la que deba vida Claire Danes y posteriormente, él mismo, Director de esa agencia de espionaje que no goza de demasiadas simpatías en el mundo. ¡Sí, en una serie para la pantalla pequeña! Y aún así dice lo que dice.

Cierro paréntesis y voy a Saura. Primero rememoró con socarronería baturra una anécdota relativa al estreno de su extraordinaria película La caza, cuyo 40 aniversario recordaba y aplaudía Días de cine: “un crítico se me acercó y después de preguntarme si yo era Carlos Saura me dijo: ¡vaya mierda de película que ha hecho usted!”. Y después manifestó su desacuerdo con Patinkin:

“Está muy bien ver las películas, sobre todo las norteamericanas que tiene tanto ruido y tanto follón en un cine estupendo y demás. Desgraciadamente hay un cine íntimo que no vemos en los cines porque no se proyecta, en general. Entonces yo me limito en mi casa a ver el cine en una pantalla estupenda con un sonido maravilloso y en soledad. Y me vais a perdonar que os diga que es un placer maravilloso. Que está muy bien la compañía para ver una película de acción, etc; pero una película íntima, pequeña y secreta, uno tiene que aislarse y no puede tomar ni palomitas, ni escuchar a otros decir, qué coñazo, vaya aburrimiento… ¡Defiendo absolutamente el cine en casa!”.

Carlos Saura en los IV Premios Días de Cine, 2017

 

Vamos, que como se ve el asunto da para ser abordado desde muchos ángulos y no puede despacharse con posturas maximalistas. Y esa es quizás la clave del fallo del Festival de Cannes: no se puede ser totalmente categórico en una cuestión que tiene que ver con el desarrollo imparable de nuevas formas de consumo, consecuencia de las posibilidades antes inimaginables que la tecnología pone a disposición del consumidor. No sabemos lo que deparará el futuro a este respecto, pero sospecho que el concepto de sala cinematográfica está siendo sometido a profunda revisión y ello no es consecuencia del perverso ánimo de los dueños de las plataformas, sino de las transformaciones que la revolución digital está provocando en toda suerte de usos y costumbres.

3 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser Lico

    Bueno. Ellos mismos, cuando vean que quedan totalmente desfasados en un mercado que no les acompaña y con un público que prefiere otras alternativas y ya no sigue lo que digan cuatro o cinco dinosaurios a punto de palmarla con una actitud propia de hace 20 años, no tendrán otra que agachar la cabeza y admitir que se equivocaron o morir junto con el mercado que se está autoeliminando a sí mismo.
    Yo voy al cine al menos una vez al mes y sabéis que suelo ver y padecer? Lo que suelo ver es que ni en los megaestrenos siendo fin de semana se llenan las salas. No lo consiguen ni el dia de el estreno. No te cuento después. Debido al alto precio de las entradas. Luego eso que comentan que es una maravilla verlo en una pantalla gigante y con gente para sentirte parte del público. Yo no se como ven ellos las películas pero a mí personalmente me gusta verlas centrandome en la película integrandome a los personajes (al menos eso intento) y necesito y exijo para conseguir eso que el resto del mundo esté en silencio. No voy al cine a sentirme parte del público voy al cine a sentirme parte de la película. Si necesitas contacto humano hay otras actividades más gratificantes y que justamente están hechas para ello.
    Y ahora comento lo que yo padezco en los cines y pocas veces hay en las que voy y no me pasa esto. Es la poca educación que tiene la gente para ir a un cine, teatro, etc. En los cines es más patente por que es mas de consumo masivo. Y a que me refiero? Me refiero a hablar durante la película, comentar las escenas al compañero de al lado cuando los dos la estáis viendo y no me refiero a algo puntual que todo el mundo puede hacer si no a estar durante toda la película molestando. Gente comiendo dentro del cine. No puedes cenar antes o después de la película? No te encuentras con 5 o 6 a tu alrededor comiendo y generando un ruido que te arruinan la excelente experiencia de sonido que brinda ver una película en el cine. Y hay muchas mas cosas que son menos relevantes pero que en su conjunto hacen que ir al cine resulte una experiencia decepcionante.
    En casa no tendre ese sonido dolby ni esa super pantalla pero lo que si tengo es poder verla tranquilo con un sonido decente con mi home cinema no tener a nadie que me moleste y ante todo poder dar a pausa cuando necesito ir al baño sin perderme ni un segundo de la película.
    La verdad se ve mejor cine en casa que en el propio cine a mi modo de ver. Y eso de que quieres formar parte del público en el cine no se aplica por lo menos en mi caso y lo encuentro una imbecilidad lo diga quien lo diga.

    23 Mayo 2017 | 10:53

  2. Dice ser Fran

    Los españoles no tenemos dinero para pagar la suscripción mensual a NetFlix. ¿Cómo coño quieren que tengamos dinero para pagar la entrada de un cine? Y que no le echen la culpa al IVA, que desde 2002 llevan subiendo el cine desde 6 euros hasta los 11 actuales.

    23 Mayo 2017 | 12:54

  3. Dice ser raul

    Que ganas tengo de que salga esta pelicula de momento hay que conformarse con ver trailers como este:
    https://www.youtube.com/watch?v=rk_yfSMIiwQ

    31 Mayo 2017 | 15:30

Escribe aquí tu comentario






    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Normas y protección de datos.