La inteligencia del ser humanoes la capacidad que tiene para adaptarse a la realidad.Xavier Zubiri, filósofo. (San Sebastián, 1889 - Madrid, 1983)

Entradas etiquetadas como ‘sexo’

¡Miembra, tiene usted razón! ¡De verdad!

Permítanme que desde Tánger me sume a la “fiesta y cacareo” y rompa una lanza a favor de la ministra de Igualdad, Bibiana Aído y de… ese palabro, “miembra”, que pronunció en el Parlamento; palabro, sólo por el momento, claro está. Aunque ahora parece que se arrepiente doña Bibiana. Quizá se ha asustado un poco ante el acoso de esos hombres charlatanes que no consienten que se entre en su territorio. En cualquier caso, lo lamento de veras, y hago como que no he oído ni leído que “se haya echado a atrás”. Sigo, pues, con mi reflexión, si les parece.

Aplaudo su valentía y su esfuerzo para cambiar el lenguaje machista, su intención de provocar reflexiones, su deseo de conseguir que las palabras sean de todos; del sexo / género femenino y del sexo / género masculino; y no sólo del sexo masculino como son muchas de las palabras hasta ahora. Porque está claro que el diccionario alberga vocablos (mucho más de lo que parece) acuñados por los hombres… Claro, si en su día sólo hablaban ellos… (¿Se me entiende, verdad?). Palabras usadas y urdidas por la actividad del hombre en el espacio público, del que fue dueño y señor hasta hace poco; palabras repetidas hasta convertirlas en nominación exclusiva para personas, cosas, acciones, etcétera.

Puede que hoy, de acuerdo con el diccionario de la RAE, sea incorrecto decir miembra; pero desde luego no lo será cuando la lengua y su uso se normalicen en la igualdad y construya palabras femeninas y masculinas por igual. Es obvio que esto va a conseguirse; y quizá pronto. Ya nadie se acuerda de cuando comenzamos a utilizar abogada, arquitecta, médica… Por cierto, ésta última, recuerdo que en mi pueblo provocaba carcajadas. “Va a venir una médica…” decían y se reían. Hoy, por ejemplo, escuchamos a los presentadores decir en los telediarios: “Las niñas y los niños del colegio… tal y tal…” Y nadie se rasga ya las vestiduras; lo de “niñas y niños” es normal; es algo asumido. Hace tan sólo unos años hubiera sido imposible conseguir que esta expresión se utilizase en un medio de comunicación.

Y es que ya va siendo hora de que los hombres dejen, también, de ser dueños de la lengua y del lenguaje. ¿Acaso son suyas las palabras? No vale eso de que “el diccionario lo recoge así”, o que “siempre se ha dicho así”. Tampoco sirve decir: “el español correcto es de esta u otra manera…” No; eso ya no vale.

¿El actual diccionario de la RAE contiene las mismas palabras ahora que las que contenía en su primera edición, publicada en 1739? No. Entonces, ¿qué hacemos?, ¿quitamos todas las que se han ido incorporando en estos 269 años por considerarlas “incorrectas” respecto a las que aparecían en la primera edición? En fin, a algunos hombres les falta perspectiva… y les sobra vozarrón; ya se ve. Porque cualquier persona que entienda qué es la igualdad entre sexos, que crea en ella, comprenderá fácilmente que la lengua ha sido machista hasta ahora, pero, como algo vivo que es (esto nadie lo discute, ni siquiera los académicos) poco a poco irá incorporando nuevos términos para dejar de serlo. Miembra puede ser uno de ellos; al menos eso espero, señora ministra.