La inteligencia del ser humanoes la capacidad que tiene para adaptarse a la realidad.Xavier Zubiri, filósofo. (San Sebastián, 1889 - Madrid, 1983)

Entradas etiquetadas como ‘ayudas’

Zapatero, ese rey Mago que viajará a Marruecos

Se le espera al presidente Zapatero en Marruecos como agua de mayo… Y nunca mejor dicho, dada la fecha que se anuncia para su visita. Ya la semana pasada estuvo por aquí el primer ministro francés y repartió “a manos llenas” créditos a fondo perdido, créditos especiales para “no sé qué”, una partida de muchos millones de euros para iniciar los estudios preliminares del tren de alta velocidad que unirá Tánger con Casablanca, otra más para construir un tranvía entre Rabat y Salé; ayudas para el saneamiento de aguas en el área urbana de Agadir… Es decir, Francia reparte, como lo hace y lo hará España próximamente, pero con una diferencia.

Mientras a los franceses les atribuye todo el mundo absoluta eficacia en las “inversiones” que hacen en Marruecos, y nadie duda de que obtendrán pingues beneficios por ellas, de los españoles, en cambio, siempre se sospecha, empezando por la propia población marroquí que así lo percibe, que se les toma el pelo. ¿Por qué esto es así? No sé si es un tópico, simple cuestión de vecindad, que “españoles y marroquíes hermanos”, como dicen por aquí, o… sencillamente es cierto. Pero la verdad es que cuando España se acerca a Marruecos, la impresión que se tiene (por aquí, ya digo) es de que las ayudas se pierden en proyectos poco útiles o van a parar a manos que no deben…

Mas, al margen de estas sospechas o especulaciones, infundadas o no, cabe decir que España “esta obligada” a ayudarle a Marruecos por vecindad, amistad e interés… Eso sin duda. Aunque, ¡ojo!, Zapatero no debería hacerlo como si fuera ese rey Mago que llega repartiendo caramelos y se larga. Ha de mirar cómo da y a quién le da.

En Marruecos hay personas solventes, muy bien preparadas, demócratas… Personas capaces, que creen en la democracia y luchan por ella; grupos humanos que están convencidos de que el futuro y las buenas relaciones entre España y Marruecos pasan por proyectos comunes de desarrollo en un marco de participación democrática… A estas personas es a las que hay que ayudarle; a estos grupos humanos es a los que hay que impulsar para que agranden su espacio en la sociedad marroquí.

Y luego hay que controlar: no se pueden dar ayudas y olvidarse de hacer un seguimiento. ¿A dónde van a parar esos millones de euros que se entregan para promover, por ejemplo, la integración de menores en la sociedad marroquí y evitar que huyan a España? Ah, no se sabe… Y, claro, al poco tiempo… ¡Los niños otra vez están allí! Lo dicho, que Zapatero en Marruecos se olvide de ser un rey Mago.

Marruecos ha votado a Zapatero

Esta mañana, en el zoco, en la Plaza de Francia, en el Boulevard Pasteur de Tánger, en la Plaza Iberia…, la gente sonreía a los españoles. “¡Ha ganado Zapatero, eh. Qué bien!”, decía Ali, el dueño de la tienda se souvenirs, sin pensar que, quizá, su interlocutor podría no estar de acuerdo con ese comentario. Y Mohamed, el del quiosco de periódicos, repetía encantado: “Españoles, marroquíes, hermanos. Hermanos”. Es la misma frase que muchos repiten a diario, pero en esta ocasión parece sonar como… como con más emoción; como si esta palabra, “hermanos”, cobrase de pronto un significado nuevo.

Marruecos está hoy encantado con el triunfo de José Luís Rodríguez Zapatero. No hay más que ver la felicitación enviada por Mohamed VI. Aquí nadie duda de que con Zapatero todo va a ser de color de rosa y que, de alguna forma, les ayudará a salir de pobres (es un decir) y a ser “ricos” como los españoles. Y es que el dinero del gobierno español (sin contar el de las muchas empresas que se han instalado y están instalándose aquí) ha fluido abundante y sin demasiado control durante estos últimos cuatro años. El amargo recuerdo que este pueblo tiene de la época Aznar (Ásnar, como le llaman muchos) parece que no lo olvidan fácilmente.

Pero, ¿por qué los marroquíes querían que ganase Zapatero, realmente? Creo que está dicho: porque habrá para ellos más ayudas económicas, más tolerancia en el trato y un mayor intercambio económico y cultural. Bueno, si esto se hace con rigor, control, exigiéndoles siempre justificación a de a dónde va ese dinero… y también responsabilidades, pues nada que objetar. Lo que en ningún caso es bueno, ni admisible, es eso de “dar por dar” y hasta luego.

Nota.—Parece que sigue adelante lo de “VUELVEN LOS TOROS A TÁNGER”. Pero, ¿es que el señor Patricio González, la Junta de Andalucía y quienes les secundan no se sonrojan?