BLOGS

La inteligencia del ser humanoes la capacidad que tiene para adaptarse a la realidad.Xavier Zubiri, filósofo. (San Sebastián, 1889 - Madrid, 1983)

Tres medidas para acabar con los asesinatos de mujeres

Si el problema es que los hombres no reconocemos a las mujeres como iguales, lo suyo es reeducarnos. Y, si esto no es posible ya con los adultos, habrá que empezar desde cero; es decir, en la familia y en la escuela, cuando el macho es pequeñito. ¿Qué quiero decir con esto? Pues que… ni aunque nos lo repitamos en voz alta diez mil veces, los hombres, hoy, todavía, somos capaces de relacionarnos en claves de igualdad con las mujeres. Los que nos consideramos más concienciados tratamos de aprender todos los días para no meter la pata; pero la seguimos metiendo (y si no, preguntémosle a ellas). La metemos con el uso que hacemos del lenguaje, con nuestros gestos, con las acciones más simples o cuando las ignoramos, ninguneamos o las hacemos de menos. Y los que no se plantean nada de esto, simplemente las matan cuando se les rebelan.

Miles de años utilizando a las mujeres a nuestra conveniencia, abusando de ellas, sometiéndolas a todo tipo de vilezas… han impregnado (muy probablemente) “los genes masculinos” de un discurso (¿de… “ser superior”?), que ahora no hay manera de quitárselo de encima. Y aunque los políticos legislan sobre el tema, y aunque legiones ingentes de mujeres (con algunos hombres) se ocupan del combatir la discriminación femenina y protestan continuamente por lo que está ocurriendo, lo cierto es que el tejido social, el magma dentro del que convivimos, está construido con el arquetipo del discurso machista, con el manual masculino. ¿O no?

No hay más que encender la televisión, por ejemplo. Antes de que pasen dos minutos ya se han visto una docena de imágenes que ofenden a las mujeres. Y otro tanto se podría decir del lenguaje. Y en la vida diaria, hasta en lo más insignificante… la mujer es casi siempre un anexo del hombre… La costilla de Adán que se atrevieron a escribir los que inventaron la Biblia. Y si nos referimos a la actividad profesional, a una mujer se le paga menos que a un hombre aunque haga similar trabajo. ¿Por qué? Por que no se la reconoce. Y si hablamos del mundo de lo privado… ¡Aquí se rompen los parámetros! Ellas son las que gestionan y administran emociones y el espacio doméstico… Un espacio que debería ser neutral, pero que, sin embargo, a los hombres no le interesa lo más mínimo. Pero si no fuera por las mujeres, que atienden este universo vital con dedicación casi exclusiva, la sociedad tal y como la conocemos no existiría.

Finalmente, si hablamos de comunicación en general —de publicidad e información, en concreto—, paradigma de la sociedad actual, las mujeres aún salen aún peor paradas… Demasiadas veces son consideradas como objetos… Objetos sexuales, objetos para la tentación de los hombres, objetos para admirar o comprar… Objetos.

En fin, tal y como están las cosas, quedan muy pocas opciones y resquicios para atajar este ciclón de violencia y asesinatos que ahora se ha desatado en España, pero ¡ojo! que ha existido desde siempre en todo el mundo; allá donde viven juntos hombres y mujeres.

La maté porque era mía” o “Mi marido me pega lo normal”, son dos frases rotundas, brutales, terribles, que explican, mejor que ningún otro argumento lo que acabo de decir.

Pero hablemos del futuro. De momento, lo que ocurre, ya se ve, no sé si tiene remedio. Aun así, hablemos del futuro. Voy a proponer tres soluciones:

UNA. Incorporar a los programas docentes, explicitar en cada tema, en cada asignatura que se imparta en escuelas e institutos códigos específicos, claros, rotundos, que expliquen y aclaren todas las veces que haga falta que hombres y mujeres son personas iguales. Personas libres con los mismos derechos y deberes.

DOS. Hay que hacer manuales para las familias. El mundo privado no es un territorio exclusivamente femenino como he dicho antes. El mundo privado es un espacio neutral en el que ambos géneros colaboran para su mejor gestión. Los oficios, desde limpiar el baño, hacer la cama, cocinar, fregar u ocuparse de qué falta en el frigorífico para reponerlo, no es, en absoluto, una ocupación de exclusividad femenina. Es, lo repito, un cometido que compete a todos los que comparten ese espacio privado; a todos les corresponde por igual colaborar para que la convivencia en ese espacio resulte más fácil y mejor.

TRES. El mundo de la comunicación en el sentido más amplio debería hacer una reflexión profunda. Ahora mismo, la comunicación es una de las puntas de lanza del poder masculino. El lenguaje es un arma poderosa que puede ayudar a cambiar actitudes. La imagen lo es tanto o más que el lenguaje. Las claves de la comunicación hoy siguen siendo machistas. Las mujeres, en este terreno, deberían exigirle mucho más a los poderes públicos. Los hombres adultos estamos ya tan contaminados que cuando vemos algunos códigos ¡obviamente machistas! los percibimos como normales. Pero a los niños y niñas se les puede salvar todavía de esta contaminación que conduce a la hecatombe como vemos…

Es a partir de aquí desde donde podrá empezar a corregirse la violencia de género… Mientras tanto, sólo cabe combatirla con la ley, reprimir, castigar, hablar, hablar… Y esperar.

10 comentarios

  1. Dice ser Manu

    He empezado a leer tu entrada y lo primero que me ha llamado la atención es que metes a todos los hombres en el mismo saco ¡incluido tú mismo!Si de verdad quieres resolver los problemas, lo primero en lo que puedes colaborar es en dejar de hablar de los hombres como si fueramos una mente colectiva, todos culpables de lo malo que hacen algunos.Tú puedes declararte culpable de lo que quieras, pero no me incluyas a mi, gracias.

    29 Febrero 2008 | 23:47

  2. Dice ser Bili

    Estoy de acuerdo en tus argumentos,soy mujer y salvo,habas contadas,la mayoría de hombres ni siquiera es consciente del lenguaje machista que utilizan.Por ejemplo,cuando deberían decir colaboro,dicen ¿te ayudo?.En la escuela el tema es más serio,por mucho que los profesores les inculquen igualdad,no sirve si cuando llegan a casa,la mesa la recoge la niña y no el niño.Como mujer y como madre,reconozco que somos nosotras las que,a veces,por comportamientos aprendidos caemos en la misma trampa que criticamos.Un saludo.

    01 Marzo 2008 | 2:05

  3. Dice ser beelzebyte

    Pobrecitas, a mí me dan una pena, son tan buenas, desinteresadas, altruistas, yo creo que los hombres descienden del mono pero ellas vienen de la Atlántida. Siempre las tratamos como objetos sexuales mientras ellas intentan valerse por otros valores huyendo siempre de llamar la atención con su cuerpo. ¿Por qué somos tan malos? Yo propongo que nos cortemos todos la polla, o mejor aun que nos suicidemos en masa y dejemos el mundo a las mujeres, seguro que sería un lugar maravilloso (tan bonito o más que un anuncio de compresas) repleto de amor, consideración, cariño, sin guerras, ni peleas, ni envidia… y sin maltrato por supuesto… ¿Cuándo se ha visto a una mujer hacer daño a otro ser vivo? Yo no… ni me cabe en la imaginación.PD: Sigue escribiendo eres una fuente de inspiración para todo los hombres… y mujeres.

    01 Marzo 2008 | 13:07

  4. Dice ser Sonrisa Radiante

    Hola!!Educar a los niños en la igualdad en todos los sentidos.Hacer las tareas de la casa por igual tanto niños como niñas.Educarlos en que pueden ejercer la profesión que quieran no estar con estereotipos.Pero sobre todo educarlos en el amor y la comprensión hacia todos los seres.Donde hay amor hay respeto donde hay respeto hay tolerancia.Por la igualdad entre hombres y mujeres.Abrazos!!!S.R. 🙂

    01 Marzo 2008 | 13:12

  5. Dice ser El Froid

    Los adolescentes deberían recibir unas charlas en el colegio (por parte de psicólogos independientes exclusivamente) cuyo objetivo debería ser hacerles conscientes de que todos y todas somos potenciales víctimas y potenciales agresores. Que reflexionen sobre ello. Que se fijen en su entorno, en su familia, en su vecindario, en su pandilla, y reflexionen sobre ello. Que se fijen en sus propios sentimientos a la hora de relacionarse con los demás, en sus relaciones amorosas, en sus relaciones con sus familiares, que se fijen en sus propias actitudes y las hagan conscientes. Que se pregunten: “¿será posible que algún día yo sea víctima o agresor-agresora? ¿Cómo podría llegar a esa situación? ¿Cómo evitarlo?”Creo que este tipo de educación preventiva, en la que se despierta la consciencia de los adolescentes, podría salvar a muchas potenciales victimas… y a muchos-muchas potenciales agresores-agresoras, que también deben ser salvados de forma preventiva.

    01 Marzo 2008 | 19:21

  6. Dice ser Jueeeeeeeeeeeeee

    Te dan la charla en el colegio, te educan en casa, todo funciona bien. Eres un hombre extremadamente respetuoso, si tienes una empresa pagas igual a hombres que a mujeres, haces las tareas domesticas tanto o mas que ella, cuidas de los niños tanto o mas que ella. Ella puede que ni trabaje fuera, eso no esta mal visto.Un buen día ella te dice que se acabó, incluso te puede acusar de violencia domestica y te tienes que ir de tu casa, pero tienes que seguir pagando la hipoteca, el juez le da a los niños a la madre, siempre a la madre, aunque sea prostituta o drogadicta. El juez te obliga a pagar 900 euros mensuales para que ella se los gaste como quiera (un niño no gasta ni 200).La ley permite la esclavitud, la anulacion automatica de los derechos del padre y NO SE QUE ME CUENTAS DE LA IGUALDAD.

    01 Marzo 2008 | 20:10

  7. Dice ser Jaume.

    Es también muy importante que los hombres dejemos de tolerar determinadas actitudes y chistes fáciles de aquellos que se llenan la boca con la superioridad masculina, así como que protestemos frente a las mujeres que toleran el egoísmo masculino, entendiéndolo como algo aceptado y cotidiano, sin ser conscientes de ello.

    01 Marzo 2008 | 20:39

  8. Dice ser Jaimita

    Es también muy importante que las mujeres dejemos de tolerar determinadas actitudes y chistes fáciles de aquellas que se llenan la boca con la superioridad femenina, así como que protestemos frente a los hombres que toleran el egoísmo femenino, entendiéndolo como algo aceptado y cotidiano, sin ser conscientes de ello.

    04 Marzo 2008 | 16:01

  9. Dice ser mis cosas

    Por la lectura de tu comentario y lo de sentirte culpable y hacernos culpables a los demás, que quieres que te diga seguramente serás un acomplejado y “flojito” muy de moda de los de ahora, antitaurino casi nada ah, y feminista que todas esas cosas dan un puntito que te meas encima de gusto,Te aconsejo que empieces diciendo miembra en vez de miembro, jóvena en vez de joven, el español total es un idioma de mierda que no tiene el género neutro, por supuesto escribe siempre niños y niñas, todos, todas, nosotros, nosotras y demás jilipolleces al uso para que te lea tú madre y familiares directos, que eso mola un motón.Medidas para evitar los asesinatos de mujeres, pues no sé, quizas tratar a los hombres con equidad en las separaciones y divorcios, quizás no encarcelarlos por falsas denuncias, quizás no expulsarlos de sus casas y dejarlos con unos pocos euros y que se tengan que ir a vivir a casa de sus padres(el que tenga la suerte de tenerlos),quizás dejándoles de ver a sus hijos cuando quiera y no impedirselo con mil tretas sucias y barriobajeras, quizás encarcelando a una mujer que denuncia falsamente por malos tratos,aprovechandose de un sistema nazi-feminista en que prevalece la palabra de la mujer sobre la del hombre en cualquier circunstancia, quizás encarcelando a una mujer cuando no te deja ver a tús hijos y no siempre al hombre por no pagar la pensión de alimentos,etc, etc, etc.Por cierto deploro y condeno cualquier asesinato y tipo de malos tratos vengan de donde vengan.Pero en mi humilde opinión, con estas estúpidas leyes feministas no se está acabando con el problema, más bien al contrario se está generando una cantidad de odios que cada día va a más(a las estadísticas me remito).Saludos.

    15 Marzo 2008 | 15:35

  10. Dice ser andrik

    Las viejas son muy rebeldes hoy en dia , y ya no obedecena sus maridos, por eso es que hay tanta violencia.propongo tres soluciones para terminar con esto, primero castigo ejemplar a todas las mujeres rebeldes que osen desobedecer la vos de su hombres , novios maridos etc.SEGUNDO castigo ejemplar, para todas las feminstas radicales.TERCERO , castigo ejemplar para todos los hombres castrados psicologicamente por las feministas, y que en ves de materia gris , tienen materia amarilla, y se creen iluminados , dando soluciones simplistas propias de su infimo nivel intelectual.Pronto se acabaria el problema.

    16 Junio 2009 | 3:16

Los comentarios están cerrados.