BLOGS

Cinco millones de parados y un cadáver

En la España de hace diez años se oía eso de que “quien está parado es porque quiere”. Al parado le perseguía una sombra acusatoria de flojo, vago o jeta. Quizás conocías alguno. O te habían contado de alguien. Estar parado podía dar vergüenza en un país donde lo primero que se pregunta en los encuentros fortuitos es “Hombre qué tal, ¿cómo te va?, ¿dónde estás ahora? ¿el trabajo, bien?”.

En la España de hoy todos conocemos a alguien en paro. Y ni es vago, ni flojo ni jeta. O sí. O no. Puede ser un arquitecto, un abogado, un químico, un fontanero o conductor de grúa, una soltera, un padre de familia o una señora a las puertas de una jubilación frustrada. Puede tener 25 años o 50. Puede ser alegre o depresivo. Espabilado o manta. Puede que haya vuelto a vivir con sus padres en un cuarto de camita rasa y peluches antiguos. Puede que su familia lo mantenga ante la incapacidad de los Estados y el capitalismo. Puede que no se lo merezca y que lo intente cada día. O que se haya echado a dormir la siesta de los tristes. O puede que cada mañana se trague, junto al café con leche, el orgullo, la formación y el talento. Es puro azar que te toque a ti y no a mí o viceversa. Por eso nos preocupa más a todos: ya no es problema doméstico, es una amenaza social.

Los cinco millones de currículums apilados en el INEM no son un problema de espacio, cantidad o matemáticas. No son una suma de frustraciones personales, sino un fracaso común. El de unos políticos, banqueros, líderes y mercados que han esquilmado la confianza de la sociedad, ya incapaz de generar riqueza, de aprovechar los talentos y las ideas que se apagan en las cabezas de esos cinco millones de aspirantes. Aspirantes a devorar el pequeño cadáver en el que se ha convertido el mercado laboral.

Sígueme en twitter (si quieres) @raquelejerique.

24 comentarios

  1. Dice ser tilde

    qué tristeza de país…
    esto es un páramo.

    yo todavía oigo gente que vive en otra esfera o dimensión y que siguen aseverando que quien quiere encuentra trabajo.

    y lo peor de todo, ¿dónde está la salida?
    ¿cómo me puedo despertar de esta pesadilla?

    28 Octubre 2011 | 19:22

  2. Dice ser MadridGratis

    Esta tarde en el súper una señora decía que le gustaba el capitalismo alemán, el estado sueco, pero que se conformaba con un sueldito de los que ponía ´Tomás Gómez en Parla… y sí, puestos a elegir, el capitalismo alemán, es mejor que el socialismo español le respondió otra señora. Madrid: http://www.madridgratis.net

    28 Octubre 2011 | 19:41

  3. Dice ser Mutis!

    Ahora resulta que la culpa es del sistema…

    No esquives la verdad, la culpa es del puto PSOE. Con un gobierno responsable y eficiente (de derecha, lógicamente) nada de esto hubiera pasado.

    ¿No queríais socialismo? Pues ahí lo tenéis…

    28 Octubre 2011 | 19:51

  4. Dice ser La mano que mece la balanza del mercader es la que está embargando el mundo

    La inmigración masiva desequilibra la ley de la oferta y demanda laboral, abaratando el empleo y posibilitando la precariedad creciente del mismo, dependiendo de la ausencia de escrúpulos y consideración del gran empresario en funciones, caso del español.

    De eso no se habla porque no conviene airear las malas artes del que da de comer al pregonero.

    Mirad Islandia, mirad Libia, cómo se revuelven contra sus opresores y dictadores. Pero para eso hay que tener las gónadas bien puestas, en lugar de quedarse en un rincón a verlas venir, cuando esos de arriba no tienen freno en su avaricia. El problema está en una sociedad basada en el “tanto tienes, tanto vales”, y en la que, en lugar de valorar a la persona por sus capacidades, se le da el poder por la cantidad de bienes materiales que ha heredado o que ha sabido arrebatarle a los demás en una sociedad que castiga el afán de desarrollo personal y recompensa el crimen y la avaricia.

    El pueblo, desde luego, tiene lo que se merece, como decía Aristóteles.

    28 Octubre 2011 | 20:22

  5. Dice ser pérez reverte

    Sobre imbéciles y malvados

    XLSemanal – 22/8/2011

    No quiero, señor presidente, que se quite de en medio sin dedicarle un recuerdo con marca de la casa. En esta España desmemoriada e infeliz estamos acostumbrados a que la gente se vaya de rositas después del estropicio. No es su caso, pues llevan tiempo diciéndole de todo menos guapo. Hasta sus más conspicuos sicarios a sueldo o por la cara, esos golfos oportunistas -gentuza vomitada por la política que ejerce ahora de tertuliana o periodista sin haberse duchado- que babeaban haciéndole succiones entusiastas, dicen si te he visto no me acuerdo mientras acuden, como suelen, en auxilio del vencedor, sea quien sea. Esto de hoy también toca esa tecla, aunque ningún lector habitual lo tomará por lanzada a moro muerto. Si me permite cierta chulería retrospectiva, señor presidente, lo mío es de mucho antes. Ya le llamé imbécil en esta misma página el 23 de diciembre de 2007, en un artículo que terminaba: «Más miedo me da un imbécil que un malvado». Pero tampoco hacía falta ser profeta, oiga. Bastaba con observarle la sonrisa, sabiendo que, con dedicación y ejercicio, un imbécil puede convertirse en el peor de los malvados. Precisamente por imbécil.

    Agradezco muchos de sus esfuerzos. Casi todas las intenciones y algunos logros me hicieron creer que algo sacaríamos en limpio. Pienso en la ampliación de los derechos sociales, el freno a la mafia conservadora y trincona en materia de educación escolar, los esfuerzos por dignificar el papel social de la mujer y su defensa frente a la violencia machista, la reivindicación de los derechos de los homosexuales o el reconocimiento de la memoria debida a las víctimas de la Guerra Civil. Incluso su campaña para acabar con el terrorismo vasco, señor presidente, merece más elogios de los que dejan oír las protestas de la derecha radical. El problema es que buena parte del trabajo a realizar, que por lo delicado habría correspondido a personas de talla intelectual y solvencia política, lo puso usted, con la ligereza formal que caracterizó sus siete años de gobierno, en manos de una pandilla de irresponsables de ambos sexos: demagogos cantamañanas y frívolas tontas del culo que, como usted mismo, no leyeron un libro jamás. Eso, cuando no en sinvergüenzas que, pese a que su competencia los hacía conscientes de lo real y lo justo, secundaron, sumisos, auténticos disparates. Y así, rodeado de esa corte de esbirros, cobardes y analfabetos, vivió usted su Disneylandia durante dos legislaturas en las que corrompió muchas causas nobles, hizo imposibles otras, y con la soberbia del rey desnudo llegó a creer que la mayor parte de los españoles -y españolas, que añadirían sus Bibianas y sus Leires- somos tan gilipollas como usted. Lo que no le recrimino del todo; pues en las últimas elecciones, con toda España sabiendo lo que ocurría y lo que iba a ocurrir, usted fue reelegido presidente. Por la mitad, supongo, de cada diez de los que hoy hacen cola en las oficinas del paro.

    Pero no sólo eso, señor presidente. El paso de imbécil a malvado lo dio usted en otros aspectos que en su partido conocen de sobra, aunque hasta hace poco silbaran mirando a otro lado. Sin el menor respeto por la verdad ni la lealtad, usted mintió y traicionó a todos. Empecinado en sus errores, terco en ignorar la realidad, trituró a los críticos y a los sensatos, destrozando un partido imprescindible para España. Y ahora, cuando se va usted a hacer puñetas, deja un Estado desmantelado, indigente, y tal vez en manos de la derecha conservadora para un par de legislaturas. Con monseñor Rouco y la España negra de mantilla, peineta y agua bendita, que tanto nos había costado meter a empujones en el convento, retirando las bolitas de naftalina, radiante, mientras se frota las manos.

    Ojalá la peña se lo recuerde durante el resto de su vida, si tiene los santos huevos de entrar en un bar a tomar ese café que, estoy seguro, sigue sin tener ni puta idea de lo que vale. Usted, señor presidente, ha convertido la mentira en deber patriótico, comprado a los sindicatos, sobornado con claudicaciones infames al nacionalismo más desvergonzado, envilecido la Justicia, penalizado como delito el uso correcto de la lengua española, envenenado la convivencia al utilizar, a falta de ideología propia, viejos rencores históricos como factor de coherencia interna y propaganda pública. Ha sido un gobernante patético, de asombrosa indigencia cultural, incompetente, traidor y embustero hasta el último minuto; pues hasta en lo de irse o no irse mintió también, como en todo. Ha sido el payaso de Europa y la vergüenza del telediario, haciéndonos sonrojar cada vez que aparecía junto a Sarkozy, Merkel y hasta Berlusconi, que ya es el colmo. Con intérprete de por medio, naturalmente. Ni inglés ha sido capaz de aprender, maldita sea su estampa, en estos siete años.

    28 Octubre 2011 | 20:27

  6. Dice ser pérez reverte

    Decía Unamuno que, cuando en España se habla de honra, un hombre honrado debe ponerse a temblar. Más de uno debió de temblar el otro día, escuchando decir a un poderoso banquero que ahora los bancos serán más compasivos con sus clientes. Es hecho probado que a ningún banquero, de aquí o de afuera, le da acidez de estómago la ruina ajena. Un banquero es un depredador social con esposa en el Hola, un Danglars que traiciona a cuanto Edmundo Dantés cruza su camino, un Scrooge al que se la traen floja los espectros de las navidades pasadas, presentes y venideras, un tío Gilito que hasta con su sobrino el pato Donald -los que leíamos tebeos lo calamos desde niños-, ignora la piedad. Y ni falta que le hace.

    De economía no tengo ni idea; pero lo que no soy es completamente gilipollas. Por eso me toca la flor, corneta, que los banqueros maltraten mi sentido común a semejantes alturas de la feria, en esta España donde no hay monumento al sinvergüenza desconocido porque aquí nos conocemos todos. Un infeliz país donde la gente puede verse obligada a cerrar tienda o negocio por equivocarse en su gestión; pero donde ningún banco ni banquero, que llevan años equivocándose en la gestión irresponsable de un dinero que ni siquiera es suyo, pagan el precio de sus errores. Nunca.

    Durante mucho tiempo, al socaire ladrillero que el Pepé del amigo Aznar nos legó por sucia herencia, esa panda de golfos, que igual engorda con unos que con otros, concedió préstamos a todo cristo, sin importar la capacidad de devolución de la clientela. A mi hija, por ejemplo, cuando cumplió dieciocho años, le mandaron seductoras cartas ofreciendo créditos para coches, videoconsolas y ordenadores, los hijos de la gran puta. En vez de centrarse en su trabajo de captar dinero y prestarlo bien, los bancos inundaron España de créditos que rozaban lo fraudulento. Lo usual era hipotecar la casa, en un ambiente de euforia que llevó hasta conceder el precio total de la vivienda, tasada por encima de su valor real, a veces con una cantidad suplementaria, también a sugerencia del propio banco. Y esto fue Disneylandia. Alentada, naturalmente, por la estúpida condición humana; por nuestra criminal simpleza, capaz de tragarse que alguien vendiera duros a cuatro pesetas, y que un empleado que ganaba mil quinientos euros al mes pudiera permitirse -«yo también tengo derecho» fue la frase de moda, como si tener derecho equivaliese a tener posibilidades- hipotecarse en una casa de medio millón, coche para el niño y vacaciones en el Caribe.

    Al fin, como era de esperar -aunque nadie parecía esperarlo-, todo se fue al carajo, y los bancos quedaron saturados de garantías que no garantizaban nada. De casas que no valían lo que los tasadores de esos mismos bancos dijeron que iban a valer. El resto lo conocemos: los bancos no quisieron asumir las pérdidas. En cuanto al Gobierno, en vez de decirles oye, cabrón, te has equivocado, así que ahora paga por ello, lo que hizo fue darles dinero. Pero, en vez de destinar esa viruta a proteger a sus clientes, lo que hicieron los bancos fue trincarla para mantener su beneficio. Ni un duro menos, dijeron. Y lo que ocurrió, y ocurre, es que el Estado mira y consiente. Un Gobierno tan aficionado a gobernar por decreto como éste podría limitar las comisiones que cobran los bancos en tarjetas, transferencias, cuentas y cosas así. O los sueldos y beneficios de los banqueros. Pero eso, dicen, conculca los principios del Estado liberal. Obviando, claro, que más liberales son Gran Bretaña y Estados Unidos, donde sí han limitado los ingresos de los banqueros. Allí, cuando el Estado da dinero, vigila qué se hace con él. Por eso se ha metido en los consejos de administración de los bancos y ahora vigila desde dentro. Si piden mi apoyo, exijo. Y cuidado conmigo.

    Pero esto es España, y los políticos evitan meter mano. Lo hicieron con las cajas de ahorro cuando todo era ya tan disparatado que no quedaba más remedio. Es el lobby bancario quien decide y el Estado el que babea. Nada raro, si consideramos que los principales deudores de los bancos son los sindicatos y los partidos políticos; y que, tanto a esos dos payasos que salen en la tele con pancartas llenas de siglas como a los de corbata y coche oficial, los bancos los tienen agarrados por las pelotas, o -seamos paritarios- por el folifofó. Y mientras el tendero, el del bar, yo mismo si no vendo libros, asumimos nuestras pérdidas y nos vamos a tomar por saco, nuestro banco se las endosa a otros, sin despeinarse. Y tan amigos. Ahora, para más recochineo, están saliendo a bolsa entre sus mismos depositarios.

    A sacar más dinero de aquellos a quienes ya se lo sacaron. Haciendo la bola más grande todavía. Y lo que dure, pues oigan. Dura.
    http://www.perezreverte.com/articulo/patentes-corso/616/el-tio-gilito-y-sus-secuaces/

    28 Octubre 2011 | 20:32

  7. Dice ser sicologo del castin de foolyou

    el cadaver creia que era Zetaparo.

    28 Octubre 2011 | 21:25

  8. Dice ser Efecto 2008

    El cadaver es el PSOE, que no va a resucitar ni en el mismisimo infierno.

    28 Octubre 2011 | 22:43

  9. Generación fallida. Sociedad fallida. ¿Futuro fallido?

    29 Octubre 2011 | 00:38

  10. Dice ser franchescooo

    el PSOE nos ha traido miembros/miembras, y todas sus politicas de igualdad!!!, pero mi bolsillo esta sin trabajo y sin dinero, ¿y el suyo?basta ya!

    29 Octubre 2011 | 01:15

  11. Dice ser Escorts madrid

    Tenemos lo que nos merecemos, estamos en manos de unos incompetentes y despilfarradores que pueden cometer cualquier tropelia con total impunidad.
    Esperemos que llegue un nuevo gobierno y confiemos en su saber hacer y en su honradez, porque si no lo fueran seguiriamos en las mismas.

    Saludos

    29 Octubre 2011 | 02:03

  12. Dice ser Sex Shop

    Me encantó la nota, verdaderamente interesante

    29 Octubre 2011 | 02:24

  13. Dice ser Maria S.

    Desde Buenos Aires, Argentina les digo que se puede salir de situaciones similares a la suya. España es un gran pais del cual hemos aprendido mucho ya que miles de compatriotas suyos hicieron grande esta patria a fuerza de trabajo. Las recetas? Seguramente no seguir los planes del FMI. La salida la tienen que buscar entre todos los ciudadanos de bien que pretendan que ese gran pais salga a flote por el bien de ustedes y de las proximas generaciones.
    Un fuerte abrazo y recuerden que Argentina, con lo bueno y lo malo, los espera como hace 100 años atras.
    Maria

    29 Octubre 2011 | 03:10

  14. Dice ser Maria S.

    En respuesta a “La mano que mece la balanza del mercader es la que está embargando el mundo”: la inmigracion, a mi entender, no es responsable de la situacion por la que estan pasando actualmente. Ellos no toman decisiones, sino los politicos. Por otro lado hay que entender que Europa en su conjunto posee una tasa de natalidad bajisima que a corto plazo exigira pedirles por favor a los migrantes con hijos que se asienten en tierras españolas. Recuerdo hace unos años, no muchos, que venian a buscar a Argentina a familias con la mayor cantidad de hijos para “refundar” pueblos que habian quedado desiertos. Piensenlo bien, no se cierren porque esa no es la salida a este problema.

    29 Octubre 2011 | 03:14

  15. Dice ser carajillo

    Siempre votamos lo que nos dicen. Europa Muy bien, el euro Muy bien. Aquí empezó el calvario todo lo que valía 100 se convirtió 160pesetas. Hasta que nos sacaron todo el dinero. El euro en aumento. Ahora te dicen vosotros tenéis el euro pero no tenéis ese capital. España llega el euro alas 100pestas.Ay que ahorra y todo el dinero en movimiento tiene que ir a los bancos. Para que el euro de los alemanes y franceses este seguro, este es el cadáver. Como no se solucione abra una epidemia. Votar siempre como decía Franco. Porque son los que mandan, y tienen la solución.

    29 Octubre 2011 | 08:20

  16. Dice ser Manu

    Debido a esta gran crisis muchas personas se están planteando volver al mundo natural y rural que nos ofrece nuestros pueblos y aldeas.
    Según está la situación económica (cada vez peor) yo me pregunto. ¿Será este el destino de muchos de nosotros en un futuro no muy lejano?.
    http://horizontes-manuel.blogspot.com/2011/09/retorno-lo-natural.html

    29 Octubre 2011 | 08:29

  17. Dice ser les pianistes

    Como dice Manu, esa puede ser una solución, dejarnos de tanto consumismo y vivir más humildemente, porque al fin y al cabo lo importante de la vida es ser feliz, y eso no cuesta dinero.

    Te invito a que visites mi blog, si te gusta la música tanto como a mí.

    http://www.pianistasdelmundo.blogspot.com

    Espero tus comentarios, me gustaría saber qué te parece, además puedes hacerte seguidor, ponerlo entre tus favoritos o suscribirte por email, porque casi a diario voy incluyendo nuevos pianistas.

    Gracias por tu preciado tiempo.

    Sé feliz.

    29 Octubre 2011 | 10:00

  18. Dice ser xoseanton

    Muy buen articulo, especialmente porque desgraciadamente revives una verdad.
    At@s que creen que es problema de un partido que gobierna, mis mas siceras condolencias, por ser tan tontos que no ven más alla de sus narice, por estar muertos o ser obejas que alguien la guia por dónde les cuadre, pero mires por dónde mires solo veo políticos ineptos que solo se le ocurre ” los recortes” .
    Solo espero que el 20 N la sociedad despierte y les demos una lección a todos esto políticos vanidosos, que lo unico que buscan es su bien comun.

    29 Octubre 2011 | 10:28

  19. Yo también pensaba que el cadaver era Zparo. Esta noche disfruta del F.c.Barcelona – Mallorca en http://www.alprimertoke.com/ , además de videos de chicas espectaculares.

    29 Octubre 2011 | 10:32

  20. Esos 5 millones de parados son inconcebibles. Que vergüenza de pais.

    29 Octubre 2011 | 11:33

  21. Dice ser Quiero Infiel

    Gracias Maria S. por tus palabras, pero en esta sociedad no se tiene ganas de salir, solo de despotricar y quejarse… “que inventen otros…2 se decia

    saludos

    http://www.quieroserinfiel.tk/

    29 Octubre 2011 | 17:22

  22. Dice ser rodolfo

    Espana tiene que aprender a ser mas competitiva, desarrollar tecnologia, y exportar mas.

    Los franceses tienen multinacionales en casi todos los campos, al igual que los ingleses, japoneses, alemanes y americanos. Espana que yo sepa no tiene ninguno de talla mundial.
    Telefonica? ellos solo proveen servicios pero usan tecnologia de los paises mencionados arriba.
    Construyendo casas o aferrarse al turismo no es suficiente.
    Dificil pero no imposible salir del atracadero en que estais.
    El proximo gobierno(que dudo que sea socialista), tendra que tomar medidas agresivas, audaces, y duras a la misma vez.
    saludos y os deseo una pronta recuperacion desde Sudamerica.

    Rodolfo

    29 Octubre 2011 | 23:34

  23. Dice ser CAFE

    “Aspirantes a devorar el pequeño cadáver en el que se ha convertido el mercado laboral.”
    Zapatero y Rubalcaba los sicarios

    31 Octubre 2011 | 10:41

  24. Dice ser CAFE

    El socialismo es antropofago

    31 Octubre 2011 | 17:18

Los comentarios están cerrados.