Los vaqueros más obscenos

Mucho antes de que tú te compraras tus vaqueros desgastados para ir al cine un domingo, debes saber que tus pantalones se embarcaron en un avión y viajaron a Asia. Allí, un camión se los llevó a una nave industrial. Tus futuros pantalones los recogió un tipo, que es turco, indio o chino. Los extendió y cogió una máquina, mientras tú todavía estabas pensando en ir de compras a por unos vaqueros nuevos con apariencia vieja (tremenda contradicción). El hombre apretó el botón de arena a presión, y enchufó a los muslos, que luego rozarán los tuyos. Y limó el trasero, que luego acariciará alguien o tú mismo al meterte dentro un billete o el paquete de tabaco blando. El trabajador turco, chino o indio, que tiene hambre y poco tiempo para pensar en su salud y otras memeces, apuntará con precisión francotiradora a los bolsillos delanteros, donde luego tú meterás el móvil que sonará para decirte que el trabajo es tuyo o que ya no te quiere. Mientras tú pasas por un escaparate y piensas si comprarte o no unos pantalones de aspecto envejecido, él ahora aspira las partículas venenosas que libera ese torrente de tierra y que al cabo del tiempo le matará, para que tú disfrutes en un mes de tus nuevo-viejos vaqueros y los sientes en una butaca de cine donde otros culos desgastados se sentaron, tocándoos involuntariamente en el mismo espacio pero en distinto tiempo.

Cuando tú, inocente, estás en el probador con el trasero apuntando al espejo y la cabeza volteada 180 grados a ver qué tal te sientan, casi 50 personas han muerto por aplicar el chorro de arena que envejece los vaqueros. Y 5.000 han enfermado de silicosis, una patología pulmonar, para que tú o yo tengamos colgados en el armario el enésimo par de pantalones. La culpa no la tienes ni tú ni yo, porque no lo sabíamos. Son las marcas occidentales que, para esquivar la ley que prohíbe esta técnica en la UE, se van a Asia a canjear vidas por vaqueros. Un bien de primera nece(si)dad.  

Hay un refrán en África que dice que el que come huevos es porque no sabe que a la gallina le duele el culo. Aquí hay empresas que lo saben y engullen el huevo mientras farfullan “¡salud!”.

58 comentarios

  1. Dice ser AID

    Limitación a 110: el Estado se frota las manos

    http://mundosegunyo.blogspot.com/

    07 marzo 2011 | 17:51

  2. menos mal que alguien lo ha denunciado, aunque al primer mundo yo creo que le da igual por desgracia, con tal de mantener el ritmo de vida… es penoso.

    Un saludo 😉 y clica 😉 mi nombre 😉

    07 marzo 2011 | 19:55

  3. Pues no sé… hay muchas otras cosas que compramos y no podemos investigarlo todo…

    08 marzo 2011 | 00:21

  4. Dice ser BHFitness

    Al final todo se llegará a saber !

    08 marzo 2011 | 00:23

  5. Dice ser Pal

    Pero vamos a ver… que se supone que somos humanos… No se trata de hacernos sentir culpables, sino de hacernos conscientes de lo que pasa en el mundo real, ese mundo al que muchas veces parece que no pertenecemos, imbuidos por la realidad de nuestro iphone y nuestras tarjetas de crédito…

    No se trata de dejar de comprar, sino de ser coherentes con lo que se compra y cuánto se compra. Se trata de saber en qué mundo vivimos, y elegir libremente si queremos seguir fomentando la apertura de fábricas como las que describe el artículo. Tal vez podríamos informarnos de todas aquellas tiendas (que las hay) donde comprar supone además ayudar a aquellos que nos proporcionan lo que queremos… Y si todo el mundo hiciera eso, tal vez las tiendas se plantearían un cambio de perspectiva y pensamiento…

    No deberíamos echarle la culpa a la moda y la sociedad, porque al fin y al cabo es la sociedad la que elige la moda, eres tú el que la elige cuando la utilizas, cuando imitas al resto… Si aceptamos la moda, se hace moda; si cambiamos la moda, la moda cambia… ¿por qué no cambiarla entonces hacia aquellas ideas de vida en la que no somos el centro del mundo, pero a un tiempo, completamente ajenos e inocentes de todo lo que nos rodea?

    08 marzo 2011 | 11:06

  6. En todo caso, sería mejor buscar alternativas de moda menos costosas…

    08 marzo 2011 | 15:41

  7. Sí, pero que podemos hacer nosotros? Es complicado solucionarlo por nosotros mismos…. se necesitan muchos

    08 marzo 2011 | 15:44

  8. Dice ser Madre airada

    En vez de desgastar los pantalones, lavadlos ¡so guarros! Que me tenéis esclava y algún día me vais a matar a disgustos.

    18 marzo 2011 | 11:08

Los comentarios están cerrados.