Adiós a la España del pitillo

Recuerdo cuando los pitillos se empuñaban como argumento de que habías dejado atrás las muñecas y mentías a tus padres, como debía ser en la tribu de los imberbes que juegan a las barbas. Te mirabas al espejo a ver qué tal te sentaba entre los dedos. Recuerdo caladas a escondidas -qué malo estaba- y comprar los cigarrillos sueltos en el quiosco que estaba al lado del instituto. Al quiosquero no le interesaba la edad que tuvieras. También me acuerdo de mi vecino Ángel, que murió de cáncer, y fumaba en el ascensor sin que nadie rechistara. Nunca fue orden del día en las reuniones de comunidad -el Sálvame prehistórico-. Y los trenes, con sus volutas de humo viajando a todas partes mientras el paisaje viajaba hacia atrás.

Hace poco, en las películas casi todos los guapos, los malos y los feos fumaban. Ahora sólo fuman los feos y los pobres. Las cafeterías de los hospitales también eran, anteayer, lugares llenos de nicotina, en este caso para matar el tiempo mientras se moría de pena. El cigarro era también compañero indispensable de los periódicos. Hacía de antídoto placebo ante el estrés del cierre. Montañas de colillas en ceniceros amontonados a su vez en colinas de papeles donde corrían los ríos de tinta. Toda una orografía informativa. No hace tanto que se amortiguaba la mala leche por el retraso de un vuelo con el crepitar del ascua en cualquier aeropuerto, sueltas las fieras, porque entonces no se habían construido las peceras para fumadores. Sólo han pasado unos años de esto. En el imaginario colectivo es ya casi ciencia ficción. Nos hemos civilizado. Nos hemos higienizado. Hemos convertido al cowboy de Marlboro en un incívico y a Bogart en un adicto.

Con la subida del impuesto del tabaco aún de cuerpo presente -que las empresas aprovechan para sisarnos algunos céntimos de más- y la prohibición de fumar en los bares, a partir del 2 de enero, se acaba de apuntillar el vicio. Y el mensaje que verdaderamente ha funcionado no ha ido destinado al fumador -deje de fumar-, sino a los fumadores pasivos –deje de aguantar-. A partir de ahora el ambiente de la discoteca no se va a ir contigo a casa. Y ya no habrá peleas con los comensales por la zona del restaurante donde reservas. Ahora vamos a fumar menos, incluso muchos vamos a intentar dejar de fumar, porque uno es uno y sus circunstancias, y estas nos son adversas. Quizás soy una conversa (los peores, se dice) pero veo sólo ventajas. ¿Y tú?

60 comentarios

  1. Dice ser yomismaaa

    no veo que a los fumadores se les prohiba fumar, lo que se les prohibe es hacerlo en lugares publicos! pero en la calle o en sus casas se los pueden fumar a pares si les apetece!
    un claro ejemplo del respeto que muchos fumadores tienen por los no fumadores es kari…os aseguro que no es un caso aislado
    yo estoy encantada con la nueva ley, y supongo que la rabieta de los fumadores pasara pronto, basicamente, por que no les queda otra 😉

    09 diciembre 2010 | 15:11

  2. Dice ser Jovencito en Irlanda

    Aqui se prohibió fumar dentro de tiodos los locales hace años y la gente está tan tranquila. Y yo tan contento de no salir oliendo a tabaco de cualquier sitio.

    Cómo os ponéis de histéricos. Supongo que será el puto vicio, cabrones.

    09 diciembre 2010 | 15:19

  3. Dice ser Pepito

    Don Draper no es que sea feote, precisamente.

    09 diciembre 2010 | 16:18

  4. Dice ser Marisa G.S.

    No es por nada, pero con la crisis económica que nos alumbra, si ahora se prohibe fumar en todos los bares, muchos de ellos van a cerrar, fijo.
    Ya en el 2006 se dio a elegir a los dueños de establecimientos, si eran para fumadores o o fumadores. Los titulares decidieron según sus intereses; ahora… esos negocios perderán a su clientela al no poder fumar allí, con lo cual, el cierre no estará muy lejos.
    Muy drástica me parece la opinión de alguien que dice que deberían pagarse sus gastos sanitarios los fumadores. Será que no sabe que en caja cajetilla, ya pagamos un 80% (o algo así) al estado.

    09 diciembre 2010 | 17:23

  5. Dice ser simpulso

    Tu evolución bloguera me asombra. Eres buena. Enganchas con cadenas de goma. Fumemos, pues.
    Un abrazo desde el blog de la (otra) esquina.

    10 diciembre 2010 | 00:30

  6. Dice ser anonima

    Haber si me se explicar.Tengo 39 años y fumo desde que tenia 16 o 17 a esto se le añade el problema de que soy asmatica.Lo he dejado varias veces pero reconozco que por la falta de voluntad he recaido y me resulta imposible dejarlo.He probado creo que casi todo acupuntura,medicina natural,parches,chicles,grapas en las orejas terapias de grupo,etc etc etc gastandome lo que nadie se imagina y creandome el problema de meterme en creditos para poderme costear esos tratamientos que pensaba serian eficaces.JA que ilusa sigo pagando los creditos,sigo fumando pero tambien creo que podre dejarlo verdaderamente en algun momento de mi vida.Mi padre murio de un cancer de pulmon en cuestion de tres meses desde que se lo diagnosticaron cuando yo tenia tan solo 15 años pero ni aun asi he sido capaz de dejarlo.
    Estoy de acuerdo con la nueva ley pero lo que no podre entender es que si el tabaco es tan malo,que lo es,¿porque el gobierno sigue permitiendo su venta y sigue recaudando dinero con sus impuestos,con multas a los hosteleros y ahora a los particulares cuando vallan en sus vehiculos con menores?
    ¿No seria mas eficaz que el gobierno se dejase de embolsarse esa cantidad de dinero de impuestos e ilegalizase la venta del tabaco?
    Nos prohiben fumar y nos multan pero ellos mismos nos lo venden,asi amplian los ingresos a costa de gente como yo,eso si no nos venden tabaco nos venden veneno puro y duro,nicotina,alquitran,amoniaco algo de tabaco y miles de componentes mas que mejor no sepamos con lo cual creo que ademas de que estan consiguiendo enfrentarnos a fumadores y no fumadores me siento estafada porque cuando empece a fumar hace tantos años ni hoy en dia cuando vas a comprar tabaco nadie te dice la realidad de lo que verdaderamente te venden para fumar.
    Creo que la ley esta muy bien para los no fumadores y para los fumadores pero espero que el gobierno se plantee en un plazo corto y saque a la vez otra ley para ilegalizar la venta de tabaco ya que no es logico que quien prohibe fumar y multe por ello me este vendiendo el tabaco.
    Me parece una hipocresia total y me siento estafada por este gobierno supuestamente democratico.

    11 diciembre 2010 | 00:04

  7. Dice ser Michel

    Deje de fumar hace 2 meses y creo que ha sido la mejor decisión que he tomado en mi vida. No obstante siempre respetaré a los fumadores. http://www.alprimertoke.com

    11 diciembre 2010 | 14:52

  8. Dice ser puck

    porque, anonima, no se trata de eficacia. Se trata de libertad.

    Y además, la pregunta no es porque se permite su venta, sino xq se les permite a las tabacaleras echar veneno a los cigarrillos que causar mayor dependencia propiciando más la aparición de un cancer que el propio tabaco en si mismo.

    un dato: Menos de la mitad del cigarrillo es tabaco, la otra mitad es alquitran, amoniaco, etc…

    A los fumadores intolerantes:
    apartir del 2 de Enero a fumar mierda! que tambien echa humo.

    11 diciembre 2010 | 15:30

  9. Dice ser una que piensa.

    Eso mismo veo yo en estas crónicas Pedro. Nada de ofender, ni querer molestar a nadie, no entiendo algunos piques. Mas bien, métaforas bien traidas y hasta un mínímo de poesia evocadora, en esta en concreto.Tampoco es que la autora sea prima mia ni nada, es como lo veo y me apetecio decirlo.

    Lo de prohibir fumar, no tiene vuelta de hoja, nos pongamos como queramos. Lo manda Europa y “esa señora” que contribuye bastante al bienestar de los paises que la integran, decide esto y…se cumplirá, no lo dudeis.
    Sería mejor que fuera por la via de la educacion y el respeto pero, se cumplirá como sea.
    Si viajais por esa misma “señora mayor” ya veriais que se cumple este precepto sin tanta polemica.

    12 diciembre 2010 | 19:03

  10. Wonderful points.. Will want a good amout of time to absorb your blog!

    02 enero 2011 | 08:55

Los comentarios están cerrados.