BLOGS
Ni libre ni ocupado Ni libre ni ocupado

Elegido Mejor Blog 2006.Ya lo dijo Descartes: ¡Taxi!, luego existo...

La verdad sobre el agua y el aceite

Fotograma del film 'Darling Lilli'

Fotograma del film ‘Darling Lilli’

En la acera de la izquierda de Gran Vía, el agua. Y en la derecha, el aceite. Yo me encontraba en el centro, dentro del salero de mi taxi, frenando a la señal del semáforo. Paré en primera fila, se encendió el muñeco verde, y justo entonces, a ambos lados, como dos presas abriendo sus exclusas, o encontrando la exclusa perfecta para invadir el asfalto, se desbocó el agua de la izquierda buscando la otra orilla y el aceite hizo lo propio en dirección contraria. Ríos de gente fluyendo que, dada su particular consistencia, acabarían cruzándose sin mezclarse hasta alcanzar intactos la acera opuesta. El agua acabaría en el lado del aceite y viceversa. Las mismas gotas de agua, las mismas gotas de aceite.

Todas, excepto dos. Desafiando la ley de los fluidos, una gota de agua y otra de aceite se detuvieron justo en mitad de la calle, se miraron absortos, como eclipsados por la densidad del otro, y sin mediar palabra, se besaron. Seguían corriendo mares de agua hacia un lado, y océanos de aceite hacia el otro, pero esa exacta gota de agua y esa precisa gota de aceite se fundieron en una sola formando un nuevo elemento ajeno al fluir de los cuerpos, o a los tratados de química. Quiero pensar que esas dos gotas no se conocían de antes, que por sí mismas crearon una nueva reacción hasta hoy desconocida por la ciencia, y que no habrá lumbreras capaz de explicar tal fenómeno. Quiero creer que aún hay leyes de la naturaleza por descubrir, que el agua y el aceite no se mezclan porque simplemente ambas creen que no hay química, pero cuando surge por azar, dos gotas entre mil millones, el agua enamorada se olvida de densidades y se convierte en lo que el aceite quiera. Claro ejemplo es este, que aunque se abrió el semáforo, ahí siguieron ingrávidos, besándose en el centro de la calle. A pesar de los cláxones, a pesar de las demás gotas de agua y de aceite observándoles atónitos a ambos lados de la calle, diluidas por la envidia.

18 comentarios

  1. Atentos todos al post de mañana. Habrá notición importante. No digo más.

    29 diciembre 2014 | 21:10

  2. Dice ser tururú

    Emulsión, mezcla perfecta entre líquidos insolubles.
    Pasión. Sublimación.

    – ¡Que coño! Se les engancharon las ortodoncias.

    29 diciembre 2014 | 21:28

  3. Dice ser manuel

    Hombreeeeeee! Enhorabuena! Por fin! Ya era hora! No digo más. A buenas palabras pocos encendedores bastan!

    29 diciembre 2014 | 22:07

  4. Dice ser Ales

    Una de las dos verdades inclementes del amor

    29 diciembre 2014 | 22:20

  5. Dice ser manuel

    La verdad es que no hay nada insoluble. Una sóla molécula de agua se une a cualquier molécula de aceite, o de cualquier otra especie, sin problemas, le da la mano, y le agrada mucho hacerlo. El problema es que si hay otras moléculas de agua prefiere unirse a ellas, porque le es aún más agradable, la relajación que alcanza es mayor, se abrazan. Podría decirse que hay mucho mayor entendimiento.

    29 diciembre 2014 | 22:21

  6. Dice ser Al Sur de Gomaranto

    Si dos líquidos no miscibles,
    se consiguen emulsionar
    o es que han sido muy batidos
    o son cosas del azar.
    Agua y aceite que se encuentra
    que normalmente se repelen
    lo natural es que se ignoren
    pero si se miran y juntan
    sus labios, lenguas y anhelos
    entonces es la emulsión
    la fusión de dos elementos
    y que como yema y aceite
    formen una mayonesa
    de distinta consistencia
    de nuevo olor y sabores.
    Pero pensándolo bien
    un hombre y una mujer
    o son agua o son aceite,
    que no necesitan batirse
    más bien lo que hacen es ,
    unirse, besarse, amarse.
    Hubo una señora alcaldesa
    que en un momento de…lucidez?
    al hombre lo llamó pera
    y manzana a la mujer.
    Y creyó hacer una fábula,
    y no una samaniega,
    más bien hizo una compota
    de la que no se aclaraba
    que si una pera con otra pera
    o manzana con manzana…
    No sé cómo terminó
    la dama no se aclaró
    y no hubo moraleja,
    y si la hubo fue de pena.

    29 diciembre 2014 | 22:38

  7. Dice ser nekane

    …nunca hay una verdad para nada… pero ojalá vivas siempre en la verdad, que no es otra que tu pureza.
    Aceite y agua: mi madre y yo… o, casi todas las madres y nosotras las mujeres hijas
    Mi madre es morena y yo rubia, ella es bajita, yo alta, ella es regordeta y algo hortera y yo estilizada y elegante
    para mi madre toda la gente es mala, hasta que se demuestre lo contrario y para mí todo el mundo es bueno, hasta que se demuestre lo contrario
    mi madre cree en dios y yo creo en el espíritu de las personas, mi madre es muy simpática y fría yo lo justo de simpatía pero me mueve el corazón
    Mi madre me intentó “modelar” desde que nací, yo tenía el pelo fino y liso y me rapó al cero con apenas meses para que creciese más fuerte y rizado, lo logró a medias, lo tengo algo ondulado y fino pero espeso, a mi madre se le iban los ojos tras una nena morena y de ojos negros y yo ni tengo una cosa ni la otra… lo peor es que yo lo percibía…
    Cierta vez con apenas cinco años, me situó delante del escaparate de la cutre tienda de Vitxori-Vittori, años 65, que era tipo corte inglés en miniatura, pues en escasos cinco metros cuadrados al público exponía desde monos azules para el trabajo, camisas de laburo, paños de cocina, etc.pasando por platos de loza, alubias y garbanzos a granel…y, para reyes algunos juguetes, pocos, muy pocos, cierta vez expuso una muñeca morena y vestida de amarillo que debía ser cara y ella, mi madre, paraba ante ella cada día y una vez cogida yo a su mano me la apretó más fuerte, me la indicó y díjo: te gusta?, yo dije sí con indiferencia… total ahí se quedaba… si eres buena, se la pediré a los ryes para tí, no me lo podía creer!, sí, sí… el resto de los diez-doce días que quedaban me tuvo chantajeada, si no eres buenaaaaaaaa, si no eres buena, la muñeca, ayyyyy pues bien, cierto!!! los reyes me trajeron la muñeca!!! -tiempos franquistas, de los cojones, aquellos, hoy los regalos los trae el Olentzero y Mari domingi, tradición navarra, pero desde que navarra no es carlista la aceptamos bien, será eso, pero bueno… a mí me trajeron la muñeca y los ojos se me iban a salir de órbitas, hasta la caja era un lujo, mi madre la desembaló cuidadosamente, me la enseñó en la distancia y la puso en posición sentada ante la almohada de su cama y me advirtió que podía verla y nunca tocarla para no estropearla… la cara de boba que se me quedó igual me dura hasta hoy y la de mi padre no era menos… en fin, apesar de mi cortísima edad entendía que ella la necesitaba más que yo.. yo prefería los juegos al aire libre: pescar sapaburus, hacer cabañas y ganarme broncas porque enganchaba el dobladillo del vestido en la txirristada-tobogán del parque, con una madera suelta y que el ayuntamiento nunca arreglaba… A los pocos días de mi comunión me metió en una pelu, a ponerme guapa decía,y eso consistió en cortar mi larga melena para hacerse un peluquín teñido de negro,que sería su flamante moño años 70, le hacía más alta y delgada, eso es verdad y a mí el pelo me creció, claro tardó unos añitos pero volvió, sí.
    … perooooo, cuando yo tenía pesadillas por la noche y le llamaba: amááá, sepa díos a qué hooras de la madrugada, ella saltaba de la cama, se metía conmigo yo me enlazaba a su espalda y su trasero aferrada a su gran tripa, respirábamos acompasadas y los sueños se volvían plácidos y bonitos, ayyy…
    tampoco ví una peseta de mi comunión!, con la parentela que somos y sí me colgó una cadena de oro en el cuello con el símbolo del señor una cara y otro la virgen, jesússsssssss, y yo que quería un pantalón vaquero!!!.. no lo ogré hasta los 11 años, pero llevo el honor de haber sido la primera en llevarlod e las chicas del pueblo y con él puesto Jon Peli el hermano del pelotari del pueblo, el que jugaba cesta y punta en norteamérica me piropeó diciendo que tenía el mejor tipazo del pueblo.. no le entendí yo muy bien y me metí en el ropero de una sastreria -en casa solo había el espejo del peinador, apenas un rectángulo-,a mirarme entera a “entender” qué quería decir…
    los castigos eran hacerle los recados, en la carnicería sobre todo, ahí empecé yo a poetizar, supongo ante todo los sentimientos encontrados que me provocaba la vista d elas reses boca abajo, el delantal d elos 3 carniceros landa, padre e hijos, los chasquidsos del cuchillo rompiendo vértebras y cabezas son grandiosa destreza, los pocos salpicones de sangre en los delantales blanquísimos impolutos, Allan Poe, Lovecraff, Mary shelle, Maupasant, Radchiffey y yo…fregarle el suelo de rodillas, hasta la escalera!!!, aún no había fregonas, en suelo de maderas viejas y frotar la cera, fregar platos, lavar a mano con la disculpa de que encima me estaba enseñando a hacerme una mujer para que los hombrres me quisieran ainssssssss,
    luego la guerra la dí yo, ya sabéis auto-stops, conciertos, viajes.. a los 17 me fuí a la Catalunya y para colmo años después a los 27 me caso con un extrajero, diez años mayor y con cargas -3chicas- , el día de mi boda, civil, por supuesto, y una de las primeras de mi pueblo y de blanco pero corto, a la hora de abrazarme ella, mi madre,a la vez que lloraba me daba con lso puños en el pecho fuerte y disimuladamente y me decía: qué me has hecho!, ésto ni es boda ni es nada!
    por cierto, de ella aprendía a educar mi hija de una forma totalmente opuesta a la suya y, creo, ha salido mucho mejor para tod@s!
    Mi madre hoy se ha calmado, está joven, ágil y feliz, pues además tiene una joya en mi padre y ahora de mayor, las malas lenguas dícen que aunque el físico que en mí prima es el de mi padre, cada vez me parezco más a ella, ja,ja,… lo cierto es que cuando me abraza, me arrulla y me besa, aún siento ese calor tan bello, ese arropo, esa calidez maternal, ese amor profundo y esa blandura del alma que provoca el choque, la fusión entre el aceite y el agua y los vuelve a ambos diferentes al agua fluidez, al aceite liquidez.. habrá mejor complemento¿?¿?
    Dani!!!, sorpresa mañana????? ayyy díme, díme, publicas?, otro bebé en camino? te has hecho mormón? …ayyy qué es?????? ..lo que sea ya se nota en tus dos últimos post: divinos!!!

    30 diciembre 2014 | 09:35

  8. Dice ser Scandal

    No es raro encontrarte a dos hombres besándose a morro partido en Gran Vía, la verdad, es q a día de hoy, no es raro encontrarse nada.

    ” lo q se disuelve en agua, nunca se disolverá en aceite”

    No dejas el blog, no?

    Feliz Martes

    30 diciembre 2014 | 10:21

  9. Dice ser Vege

    Genial Simpulso!!! Llevo tiempo (más de dos años, creo) leyéndote aunque hasta hoy no había comentado nada. Me han encantado tu entrada de hoy y la de ayer. Todas la mañanas tienen el hueco para leer tu relato. Gracias.

    Un saludo!!

    30 diciembre 2014 | 11:34

  10. Dice ser manuel

    Bienvenido, Vege, al club de los poetas “tiesos”:

    Hay por ahí quien ahí dice
    que el aceite huele a aceite
    y está dispuesto a apostar
    lo que tiene en propiedad
    a que es cierto y que es verdad
    que no ha de encontrar ni hallar
    a alguno, o a alguien quizá,
    que lo refute, o se atreva a refutar.

    Nekane, por favor, no trabajes tanto. Me has dejado el corazón destrozado con la historia de la muñeca, on esa especie de coitus interruptus sentimental, mi querida poeta-carnicera; y muy agotado de tanto fregar suelos y escaleras. No sé si tendré fuerzas para ir a desayunar al Corte Inglés en el Roll Royce, porque tendré que conducir yo personalmente en persona. Mi choferesa, negra, está de vacaciones en Cancún.

    30 diciembre 2014 | 12:14

  11. Dice ser Aura

    Gran privilegio el tuyo, Daniel.
    No sé si esta historia que nos cuentas ocurrió recientemente. No sé si fue en una Gran Vía iluminada, con villancicos mezclándose entre murmullos de coches y gente. No sé, aunque como a ti me gusta pensar que no, si esas dos gotas de densidades distintas pero de vocación rebelde, se conocían de antes. No sé si fue un cruce de miradas capaz de hacer ignorar todo lo que no fueran los ojos del otro. No sé si fue un roce frugal que anticipó al sentido abrazo que llegó después, y que hizo saltar las alarmas en corazones reposados, aunque expectantes, lo suyos. Un roce que dejó impronta en la otra piel, que logró adentrarse hasta la entraña, que hizo bullir sus interiores como si una plaga de mariposas los invadiera. No lo sé… pero lo que sí sé, es que fuiste testigo de un gran momento. Un momento memorable que atrapó tus retinas, que acogió entre sus segundos una explosión de sentimientos, una fusión de cuerpos, fluidos, olores y bocas, que como no podía ser de otra manera, llenó el entorno de envidia, porque cuando algo así ocurre, no hay gentío que lo eclipse, ni luz navideña que brille más. Cuando algo así ocurre, el espectador queda subyugado ante ese “aura” mágico, atrapado en ese vórtice de sentimientos potentes que nos hacen sentir privilegiados por vivir un momento así, y desgraciados… por no ser los protagonistas.
    Te felicito, un post magnífico.
    Un saludo a todos.

    30 diciembre 2014 | 16:51

  12. Dice ser manuel

    @Aura: ¡Qué nivel xD!, nos estás dejando en ridículo a los demás… ¡Feliz año nuevo!

    30 diciembre 2014 | 17:52

  13. Dice ser manuel

    Esfera Galáctica. Cuaderno de bitácora:

    -¿Predecible?

    -Sí, mi comandante.

    -Pues ya me contarás…

    – Poco puedo contarle que no le haya dicho ya un montón de veces. Rencovich Palmer no obedece una orden, ni siquiera media orden; hace sólo lo que quiere… va por libre. Parece como si fuera un droide inverso, pero no lo es. Es como nosotros, pero no es como nosotros. “Después nos vemos”- dice, con una mirada…-, y se va, sólo, como sin rumbo, para otro sitio; y aparece a los 10 dias en Middleleft point… sin muestras de ningún tipo, ni vegetales, ni animales, ni minerales…nada de nada. Se da un baño, se cambia de ropa y nos pregunta si todo ha ido bien.

    – ¿Y qué hace “exactamente”, ¿lleva un cuaderno y va tomando nota de ciertas cosas que le parecen interesantes, sobre las gentes del lugar, los paisajes, los dinosaurios que encuentra…?

    – No nos dice nada. Puede que anote algo, pero en su quincana sólo introduce alimentos, medicinas, agua… cosas así. Quizá haga fotos, o videos…

    – Pero supongo que irá vestido adecuadamente… y bien armado…

    – Ah, eso sí, mi comandante… va “perfectamente” camuflado, como el resto de nosotros, como los demás…, más o menos..

    – Entonces, lo de predecible ¿qué significa?

    – Pues eso, que no hay quien lo controle…, que ya sabemos que desde el lugar programado, al que llegamos antes de que amanezca, se va prácticamente sin decir ni pío, para otro lugar distinto al asignado para la toma de muestras; y no lo volveremos a ver hasta dias después… Ya ni nos preocupamos y cuando llega la noche regresamos al campamento sin esperarlo…

    – Bueno, olvidaos de todo este asunto. Yo le hablaré personalmente. Además, dentro de 20 dias volvemos a casa…. El trabajo ha ido muy bien. No hay que dramatizar. Todo tiene su explicación.¿Diez días dices, sin aparecer? ¿Pero dónde ha pernoctado? ¿Al raso?

    – Pues seguramente, al raso.

    – Y vuelve ¿andando?

    – No, eso no. Lo recoge uno de los drones.

    – ¿Un alfa gomarans?

    – Sí, uno pequeño. Parece que es suyo personal….

    – No lo creo. En fin, no sé porqué no se me informa de todo….yo tengo que saberlo ¡todo!. Está bien, en un par de semanas estaremos en Sharp Island, preparando exhaustivamente el regreso. Ahora tengo que continuar visitando los otros campamentos, me dirijo hacia el sur, hacia Southleft Point. Confío en vosotros. Lo estáis haciendo muy bien. ¡Ya queda poco, cuídense, extremen las precauciones!

    Usora lleva varios dias rehaciendo su equipaje. No es que abulte mucho, pero para ella es un gran equipaje, y lleva “oxinón” (“muchas cosas”), todas ellas valiosísimas. Ha vuelto a sacar, una vez más, todas su preciosas posesiones de la pequeña y singular maleta (básicamente es sólo una caja de madera con tapadera, unos agujeros para meter las asas de cuerda anudadas y poco más, con sus iniciales “U.N.”…) y las ha vuelto a colocar parsimoniosamente sobre la cama de su “apuk” (“mamá”), que la contempla complacida mientras prepara la cena: seis braguitas de colores varios, seis pares de calcetines de lana, dos leotardos (de lana y de algodón), cuatro camisetitas blancas, seis pañuelitos de colores, tres vestiditos de dormir, (rojo, azul y verde)…, unos guantes igualitos que los de su mamá (¡de piel sintética!), dos pares de manoplas, dos gorritos, dos pares de zapatos con doble suela de cuero, uno de sus dos nuevos abrigos de piel de reno y el viejo y raído que llevaba cuando regresó al poblado.

    Todo lo volverá a meter, de diferente forma, muy bien dobladito una vez más, en su maleta, junto a la cajita especial, regalo de Lilit, de “sus tesoros”, la cual se abre y se cierra como un plumier simple y en la que guarda todas las piedrecitas que recoge cuando pasea con Nekane, ahora su mamá, por la ribera izquierda del Kúdenes cada atardecer; y cuyos tamaños medios no son mayores que el de una aceituna. Las brillantes (debido fundamentalmente a la humedad) y alisadas piedras parecen ser cuarcitas, impurificadas por algunos elementos de la primera serie de transición que le confieren colores diversos.

    Yo mismo he incrementado su “colección” contando con la complicidad de Nekane, colocando de vez en cuando “estratégicamente” ante la puerta de la choza trozos pequeños de malaquita, azurita, y otros de varios tan vistosos como inofensivos minerales que voy encontrando aquí y allá, todos naturales, a los que añadí un pequeño rubí rosa, (mi única travesura) que obtuve impregnando polvo de alúmina con óxido de cromo (VI), del que me facilitó el comandante Dani unos miligramos. Sólo tuve que calentar la mezcla en un crisol de alta temperatura, en un pequeño vasito con tapadera que siempre llevo en mi quincana, con mi propia pistola laser; pero eso sí: en lo más recóndito de las montañas de Middleright, adonde fuí expresamente para tal menester. Recuerdo que hacía un frío terrible. ¡Lo que hace uno por los amigos y amigas!…

    Desde Owen, para todos los veinteminuteros, no uno sino 20 afectuosos saludos. ¡Feliz año nuevo!

    30 diciembre 2014 | 20:03

  14. Dice ser Aura

    ¡Oh! manuel, muy agradecida por tus palabras, aunque obviamente, no las comparto. Solo hay que leer tu Cuaderno de bitácora y las demás explicaciones sobran. Solo hay que empaparse de las experiencias vitales que nos regala Nekane, para saber el porqué. Solo hay que recitar en voz alta uno de los poemas de Al Sur de Gomaranto para concluir que ese hombre sí que sabe… y mucho.
    Me he adentrado por estos lares con el 2014 avanzado, pero pretendo quedarme en el 2015, presiento que me queda mucho que disfrutar.
    Feliz año para ti también, manuel, para ti y para todos.

    30 diciembre 2014 | 20:50

  15. Dice ser nekane

    Manuel no se me asemeje a Cela por favor!!! Q hombre hortera y d mal gusto!!! Hasta para elegir a su ultima mijer joven! La chofer color ebano splo fue una cppia mala d la sra Jones!
    A desayunar a las 12 y pico en el corte ingles! ..un señor cpmo usted que se cocina esparragos triguero??? Ande se ha visto!!!…por cierto tengo otra hustoria con rolls royce!… a ver si cae!
    Aura bienvenida! Tienes un estilo bonito de expresarte! T esperamosss!
    Dani cuando cae esa sorpresa??? Has dicho hoy! He abierto el movil para enterarme!!! Vengaaa:)

    30 diciembre 2014 | 21:53

  16. Dice ser Al Sur de Gomaranto

    @ Aura

    Veo que llegas al ”club”
    de los que aquí nos asomamos,
    unos para comentar
    otro a dar sus opiniones
    y yo, que no se ni lo que hago.
    Te doy la bienvenida,
    mejor diría te la damos.
    Otra florecillas más,
    que al jardín de ”simpulso”
    el cielo nos ha regalado,
    ya que, debes de ser muy joven
    y por lo que te hemos leído
    de coco, bien amoblado
    como dicen por Gomaranto.
    Yo no sé de casi nada,
    en nada me he especializado,
    aunque procuro ser tal cual
    escasillo de virtudes
    y de defectos, cargado.
    Que el asomarte a este blog
    sea para ti un entretenimiento,
    unos momentos de placer,
    de tranquilidad y asueto.
    Como siempre así será
    para ti, mi saludos y respeto.

    30 diciembre 2014 | 22:50

  17. Dice ser Aura

    Veo que por este rincón se respira amabilidad.
    Muchas gracias dama Nekane, muchas gracias caballero Goramanto, me hubiese gustado compartir más momentos con ustedes, lástima que el anfitrión pone el cartel de cerrado. Nuevos retos llenan su horizonte y la sorpresa que adelantaba parece que ha sorprendido a todos.
    Objetivo conseguido, Daniel, aunque no bien encajado por los que te siguen hace tiempo y tampoco por los recién incorporados, parece que va a haber consenso. Que alcances tus metas.

    Hasta siempre.

    P.S. Caballero Goramanto, de mediana edad, para servirle. Perdí la frescura de la juventud y solté sus lastres, que también los tiene aunque se oculten tras un tersa piel, y estoy intentando aprender lo que los años me ofrecen y procurando mantener a raya la rémora que siempre viene de su mano. Sucumbiré en la batalla algún día… pero aún me queda tiempo hasta que la pesada rémora se adhiera a mí como una lapa.

    31 diciembre 2014 | 00:18

Los comentarios están cerrados.