Ni libre ni ocupado Ni libre ni ocupado

Elegido Mejor Blog 2006.Ya lo dijo Descartes: ¡Taxi!, luego existo...

Noche en fuego

Todo estaba preparado para “cubrir” la Noche en Blanco (con mi taxi, mi cámara, mi libreta , siete cafés en el cuerpo y buen jazz de fondo). Sin embargo, los acontecimientos aquí relatados cambiaron el rumbo de mis planes…

20.45 del sábado. Circulando libre por Cardenal Herrera Oria me topo con una cortina de humo inmensa y, a su lado, unos cuantos coches aparcados sobre la acera. Gente corriendo, gritando. Desconcierto. Yo también paro.

Entonces compruebo que, al otro lado del parque, en la calle Río Bullaque, el quinto piso de un edificio de viviendas se encuentra ardiendo. Sus llamas salen de, al menos, dos balcones. Alguien grita:

– ¡Hay una chica dentro!

Efectivamente, en la ventana contigua al foco del incendio una mano en alto trata de llamar nuestra atención. Comienza a pedir auxilio:

– ¡Me ahogo…!; ¡no puedo salir…!; ¡me ahogo…!

Momentos después llegan los bomberos. Uno de ellos comienza a hablar con ella a través de un megáfono:

– SEÑORA…

– ¡Tiren la puerta!. 5ºC. ¡Me ahogo…!

– NO SE PREOCUPE, SEÑORA. EN ESTOS MOMENTOS ESTÁN SUBIENDO VARIOS COMPAÑEROS…

El tipo del megáfono recomendó a la mujer tumbarse en el suelo (el humo siempre asciende, y desde el suelo se respira mejor). En todo momento no dejó de comunicarse con ella, tratando de tranquilizarla con su voz firme y segura, aunque la situación no diera pie a a demasiadas esperanzas…

Los bomberos tardaron algo más de diez minutos en socorrer a la mujer. Pudieron acceder a su ventana saltando desde uno de los balcones incendiados. Tanto el bombero del megáfono como los héroes que consiguieron rescatarla me ayudaron a pensar que este país no está del todo perdido: aún quedan profesionales capaces de dejarse la piel por cualquier ciudadano anónimo.

………………………………………………………………………………………………….

Nota: Mi compromiso moral e informativo con la causa me llevó a sacar alguna foto y un vídeo en el que, pese a su malísima calidad, se pueden escuchar las voces del bombero hablando con aquella mujer. Los pelos como escarpias…

Por cierto…

Crónica de la Noche en Blanco: Lluvia, atascos, miles de personas de muy buen royo, y el Metro cerrado.

52 comentarios

  1. Dice ser sinceramente

    Yo cuando oigo que pasan ciertas desgracias y tal como lo de la mujer no puedo dejar de pensar con una sinceridad aterradora que ójala le hubiera pasado a quién le tenía que pasar, por ejemplo a muchos hijos de puta que me rodean, vecinos y demás. Y ganas me dan de decirselo en sus falsas caras.Y lo de que te roben tanto no deja de ser un extraño karma. Yo aconsejaría a esa persona quese creara alguna protección, que “imaginará” su aura como una energía, como una pantalla que proteja todo lo que le rodea para que no se lo puedan “invadir”.

    30 septiembre 2007 | 14:55

  2. Dice ser Maria Rosa

    Hola,La mujer de la que hablas… soy yo.¿Qué te puedo decir de los bomberos?. Lo mismo que has dicho tú: fueron unos heroes. Se jugaron la vida por salvar la mía.No hay palabras para describir todo mi agradecimiento hacia ellos.Estoy aquí por ellos. Es lo máximo que se puede decir de una/s persona/s.Son especiales. Son lo mejor.

    02 octubre 2007 | 19:47

Los comentarios están cerrados.