2021 de Daniel Garuz (Autoeditado, 2021)

Daniel Garuz ya no es DA, ni el guitarrista de Smutmen o líder de Pulmón. Daniel Garuz no es el compositor de Muy Poca Gente o el que plasmaba en canción las melodías de Sergio Algora en la primera época de La Costa Brava. Daniel Garuz es un artista genuino que ha sabido mantener su integridad creativa a través de la sencillez, la experimentación y un talento para la canción pop y el arreglo disfuncional a lo largo de su ya larga carrera en solitario. ¿Cómo hemos llegado hasta aquí? Eso no importa, lo que importa es hoy. La entrada es gratis, la salida, vemos.

Si quieres escuchar el disco antes de leer la reseña puedes hacerlo aquí. O si prefieres hacerlo al revés.

El camino de Garuz lo ha llevado hacia paisajes vaporosos que le permiten entregarse a arreglos oníricos, con guitarras perezosas y declaraciones de madurez lírica como Ahora eres con la que se abre el disco. Sigue aumentando las revoluciones del disco, levemente, con un bajo carnoso en El otro lado, la voz de Daniel Garuz siempre ha sido como un susurro en mitad de un sueño, reflexivo con un pasado que nunca llegó a suceder del todo, por eso suena esperanzador y creíble a partes iguales. Efectos juguetones y algo de Giorgio Moroder, mientras voces recitadas nos hablan de robot enamorados o de enamorados robóticos. Con un cierto componente confesional, su capacidad de conjugar el sintetizador de la música disco con los teclados luminosos, se acumulan en Exposición algunos de los proyectos que marcaron los primeros años del siglo, desde The postal service o MGMT pasando por la parte menos lúbrica de Crystal Castles. Dentro de la paleta de colores y estilos no puede faltar la parte más pop, que aparece en Buena persona, construido a base de una buena sección rítmica, guitarras explosivas y un fraseo onomatopéyico que se pega como el chicle relleno y el sidral con sabor a destilado. Llegamos a la mitad del disco con un recuerdo, con una narración, Angulo en Filipinas que habla del desaparecido periodista musical que acabó sus días en las islas, en el silencio del tagalo.

“La belleza del tema, además de la manera de encarar la parte melódica, viene de una letra en la que se engarza la futilidad de la existencia, del final anticipada de la partida. Es una canción que estremece, porque es Daniel Garuz puro, con juegos de voces que son como espejos en una casa magnética estropeada, de nuevo con la mezcla perfecta entre guitarras delicadas y teclados que son como la niebla que te rodea al llegar la noche demasiado pronto.”

Con Activarte Daniel Garuz busca acelerar la parte épica, sin excesos, por supuesto, pero sabiendo manejar muy bien los tiempos rítmicos, además de volver a mostrar una estructura de sintetizadores y de dobles voces que perfectamente en un medio tiempo que lleva su sello bucólico, incluso con el saxo sorpresa sobre un bajo que de revoltoso llega a ser puntualmente agresivo.

“Una vez más la parte más krautrock, el gusto por la parte más futuristas (ideas para iniciados en la ciudad en movimiento) hace su aparición en un disco de Dani Garuz. Es algo familiar y esperado, un terreno en el que además siempre hace su aparición el Garuz más inspirado como letrista, en este caso Usar el suelo, entre la realidad virtual y las instrucciones para llegar hasta la última pantalla de la vida.”

La percusión, los sonidos mercuriales, el plexiglás… ineludible. Con Andrómeda parece que seguimos la temática anterior, pero no es cierto del todo, es una especie de parodia llena de guitarras, donde lo que prima es la parte mántrica, como una especie de Alan Parson Proyect maño donde no sabes qué parte son revistas pulp ochenteras y qué parte sampleos de monstruos primigenios de esos que habitan mucho más allá de nuestro planeta.

Daniel Garuz es uno de esos artistas dotados de una voz especial, pero que, por otro lado, juega a veces con la narrativa de los recitados para ofrecer dobles y triples diálogos interiores, con voces rebotadas… Un poco así funciona como un pequeño cuento corto en forma de spoken word, un personajes como aquellos con los que elucubraba Lou Reed en The Gift. Un experimento para un disco que no se deja encasillar, cada una de sus canciones tienen un suntuoso especiado de dream pop, desde Beach House o cualquiera de los proyectos de Dean Wareham, donde las palabras se unen en frases y las frases encajan entre las guitarras, los sintetizadores y los teclados, mientras la parte rítmica suena orgánica y programada a la vez, es decir, precisa y con humanidad. El final, con Luz en el cuarto parece una pequeña declaración de intenciones, donde Garuz nos deja, una vez más, su casa abierta, ofrece su mundo, nos promete volver. No sabemos si costará un año o diez. El tiempo Garuz se rige por leyes físicas distintas a las nuestras.

Si quieres conocer un poco más de la carrera en solitario de Daniel Garuz puedes leer algunas palabras sobres sus discos y escuchar sus canciones en los siguientes enlaces:

Época de 2016 (Reseña) (Disco)
DA de 2011 (Reseña) (Disco)
Pulse y espere de 2007 (Reseña) (Disco)
Dormidos en el zoo de 2005 (Disco)

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.