Entradas etiquetadas como ‘Reforma Universitaria’

Reforma en la universidad

Parafraseando a Eva Hache, buenos días,  ministro. ¿Qué tal la familia? No es una amenaza. 

Pero no, hoy no vamos a mencionar al iluminado en relación con la gala de los Goya de la pasada noche, hoy volvemos a hablar de Educación. Mientras nos dejen.

Desde que ocupó su ministerio, Wert se ha empeñado en cambiar todo el sistema educativo español, no entraré en la polémica de si eso es necesario o no porque es una costumbre que tiene casi cada nuevo gobierno; pero sí me gustaría decir que esto de cambiar de sistema educativo cada dos por tres es como cambiar de régimen para adelgazar cada día: al final se acaba engordando en vez de adelgazando.  En cualquier caso, es un tema del que no conviene en absoluto pasar por alto: la educación es la mejor inversión que un país puede hacer para su futuro.

Biblioteca de Ingenieria_Estudios.NETEsta vez nos toca hablar de la reforma de la universidad . Al final de la semana pasada algunos de los miembros del comité de expertos nombrados por Wert ha emitido su informe.  A partir de dicho informe el ministerio ha de elaborar su ley y es previsible que en el camino del informe a  la ley se caigan muchas cosas buenas y entren otras muy malas (es el sello de nuestro ministro) porque  la realidad es que en el informe existen cosas buenas, pero algunas otras son, cuanto menos, muy, muy discutibles. Me quiero centrar en dos de los aspectos que más énfasis se le da en el Informe: a la estructura y contratación del PDI (el profesorado, para que nos entendamos) y en los órganos de gobierno de la Universidad.

Respecto al profesorado se incide en la vía no funcionarial para una gran proporción de ellos (hasta el 49%, es el límite actual, pero se está lejos de él ya que en estos momentos solo un 15% del profesorado fijo es no funcionario). El problema de esta vía es que puede convertirse en un método muy arbitrario tanto en los requisitos para acceder, que pueden variar de una universidad a otra, como en las propias pruebas, además de en los derechos de este tipo de profesores que pueden ser inferiores a los funcionarios, empezando por el sueldo que lo fija la universidad que lo contrata.

61711-853-550Para la contratación de los funcionarios (si es que llegan a salir plazas de funcionarios) se vuelven a unas pruebas presenciales de carácter nacional como las propuestas por Pilar del Castillo (ministra con Aznar, otra iluminada) que probaron ser un fracaso y que se tuvieron que eliminar al poco de ponerse en marcha: una especie de exámenes donde decenas de candidatos de toda España expongan curriculums muy diversos ante un tribunal no es precisamente el modelo anglosajón al que tantas loas se le dedica en todo el informe (se le dedica tantas loas que hasta ciertos términos que existen en castellano aparecen en inglés en el informe: tenure track).

Una de las grandes carencias que observamos es que no se marca de forma clara cuál y cómo será la carrera de un joven que está realizando el doctorado y que le gustaría conseguir plaza en la universidad: plazos, métodos, requisitos. Sí sabemos que las posibilidades de convertirse en funcionario de ese joven son muy escasas aunque desaparezca la crisis que nos rodea. Y si no se quiere marcar esa carrera, que se deje a cada universidad que aplique sus métodos y que después se le exija ciertos resultados (y se financie según esos resultados). Algo se hace en este sentido pero de una forma absurda: haciendo que el sueldo de todos los profesores de un departamento (habla también de los centros, pero eso es solo ignorancia: hace treinta años que los profesores no pertenecen administrativamente a los centros) dependa del rendimiento de todos los miembros del departamento. Repito: posiblemente (tal y como está la normativa) el sueldo de un profesor que no ha participado en ninguna contratación dependerá de lo acertado de dichas contrataciones.

Por otra parte, se consagran los llamados sexenios de investigación (complemento salarial que premia a los que cumplen ciertos mínimos en investigación y con una aplicación muy desigual según la disciplina) como la vía para acceder a todo. En principio no me parece mal, pero el problema es que los sexenios no se crearon para eso y que ahora, con carácter retroactivo, serán usados con otros fines distintos para los que fueron creados y enfocados.

wert1Habría mucho más que decir, pero quisiera comentar algo respecto a los órganos de gestión que considero fundamental: se pierde una tradición democrática en nuestra universidad asentada desde los años posteriores a la Transición: la elección de cargos por algún procedimiento democrático y la dependencia de dichos cargos de poderes ajenos a la universidad. Efectivamente, los rectores ya no serían elegidos por la comunidad universitaria sino por un órgano llamado el Consejo de la Universidad, solo el 50% de sus miembros son elegidos por la propia universidad, aunque de forma indirecta, el 25% son elegidos por la comunidad autónoma (¿más autonomía para las universidades con mayor presencia de políticos?) y el otro 25% entre la universidad y la comunidad autónoma (ya veremos quién pone ese 25%, pero adelanto que la administración es la que paga). A su vez los rectores, elegirán el resto de los cargos académicos (en contra de lo que ocurre desde la llegada de la democracia que eran elegidos por el departamento o centro que iban a presidir), aunque en los departamentos se votará y se recomendará un candidato.

Resumiendo: respecto al PDI, muy incierta carrera incentivando la vía no funcionarial, respecto a los órganos de gobierno, mayor presencia directa de políticos y pérdida muy considerable de la democracia.

Evidentemente, no pretendo ser exhaustiva, son solo unas muestras de un cambio que puede ser muy preocupante puesto que afecta a una de las piedras angulares sobre las que descansará nuestro futuro y que depende de alguien que ha mostrado ser tan incompetente o malintencionado como el ministro Wert. Si alguien quiere más información, el informe puede encontrarse en la web del ministerio. También se puede consultar este artículo donde se muestra una realidad distinta de la que parte el informe de los “expertos” o un análisis muy particular llevado a cabo en cinco entradas del blog de Francis Villatoro, empezando por esta.

En cualquier caso, todo esto no es más que un informe, habrá que esperar a que se convierta en ley en manos de estos. Ya veremos.

Suerte, Mr. Wert, no hay paracaídas.