BLOGS

Un sevillano en la Luna


Fuente: NASA

 

Hace unos días ha sido noticia el hallazgo de los motores del Apolo XI en el fondo del océano Atlántico. Hace más de 40 años de aquella misión épica y romántica, al menos para mí, que permitía al hombre alcanzar la Luna, esa Luna tan presente en nuestros sueños, nuestras canciones y tantas veces ofrecidas en promesas de amor eterno… 

Jabir iibn Aflah

 

 

El descubrimiento de los motores a más de 4 kilómetros de profundidad ha sido posible gracias a sofisticadas y modernas técnicas de sónar y no he podido evitar pensar, en plan abuela Cebolleta, ¡Ah!, cómo hemos cambiado... Y al volver la vista atrás, aparte de ver la senda que nunca se ha de pisar, como decía el gran poeta sevillano, me ha venido a la mente el nombre de otro paisano, Abu Muhammad Jabir ibn Aflah (también conocido como Geber tras latinizar su nombre) astrónomo y matemático sevillano del siglo XII, que se ha merecido dejar su nombre en nuestro idolatrado satélite, concretamente a un cráter lunar. Ése es nuestro sevillano en la Luna al que hace referencia el título de esta entrada.

En la siguiente imagen se señala el cráter que lleva el nombre de Jabir ibn Aflah (Geber). Los puntos rojos indican los  alunizajes de las distintas misiones Apolo. (Pinchando sobre ella se puede ver más grande).

 

Un sevillano en la Luna

Aunque hay poca información sobre la vida de Jabir, parece claro  que fue sevillano, puesto que se le nombra como al-Ishbili (el sevillano) en los manuscritos que recogen sus tratados sobre astronomía, y es mencionado como Ibn Aflah de Sevilla por el filosófo y médico Maimónides en su Guía de Perplejos, obra magna de este ilustre cordobés,  quien además fue el que llevó la obra de nuestro amigo Jabir hasta Egipto.

El universo según Ptolomeo

Posiblemente, la mayor contribución de Ibn Aflah es su tratado Correción del Almagesto, en el que corrige los tratados de Ptolomeo, descartando, por ejemplo,  que Venus y Mercurio estuvieran entre el Sol y la Luna como éste afirmaba dentro de su visión geocéntrica del universo. 

 

Parece indudable la influencia de nuestro matemático sevillano sobre los astrónomos de siglos venideros, gracias, posiblemente, a que su obra fue traducida al latín y, como toda buena historia que se precie, también tiene sus cotilleos. Las malas lenguas dicen que gran parte de la trigonometría esférica que Regiomontano (siglo XV) presenta en su obra De triangulis, fue tomada prestada del trabajo de Jabir, sin que éste fuera mencionado en ningún momento. Ya ven, el copiar y pegar sin citar ya venía de antiguo. Bueno, no fueron malas lenguas precisamente las que señalaban al matemático alemán como usurpador de los conocimientos trigonométricos del sevillano, sino que fue el matemático italiano Gerolamo Cardano el que pilló al copión y así lo señaló. Eso sí, hubo que esperar hasta el siglo XVI. Nos cabe el consuelo de que aunque Regiomontano se muriera sin ser pillado, tampoco a Ibn Aflah le hizo daño porque llevaba más años muerto.

Torquetum

 

Pero además de su corrección, demasiado teórica según algunos, a los trabajos de Ptolomeo, Jabir Ibn Aflah  es conocido como el creador de uno de los primeros instrumentos de la astronomía: el torquetum. El torquetum se utilizaba para realizar medidas usando tres tipos de coordenadas astronómicas: las coordenadas altacimutales (posición respecto al horizonte), las coordenadas ecuatoriales y las coordenadas eclípticas.

No voy a entrar en detalles para explicar qué representan cada una de estas coordenadas hoy, lo dejamos para otro día a la hora de las tareas, seguro que a Sal y Ven les apetece aprenderlas, pero sí quería resaltar el hecho de que el torquetum diseñado por Ibn Aflah podía considerarse como una innovadora (en el siglo XII) computadora analógica, puesto que permitía no sólo realizar mediciones en las coordenadas anteriormente citadas, sino también transformar unas en otras sin necesidad de cálculos. Y aparte de todo, es tan bonito… ¿no?

 

Hay ejemplos en el arte en los que este maravilloso instrumento está presente. por ejemplo, en el cuadro conocido como Los embajadores de Hans Holbein el Joven expuesto en la National Gallery de Londres. Está cerca del señor que está a la derecha del cuadro, Georges de Selve, obispo de Lavaur, justo detrás del codo que tan graciosamente apoya.

Los embajadores de Hans Holbein el Joven

Pero además de corregir a Ptolomeo, de inspirar a Regiomontano, ¿y si resulta que nuestro Jabir fue el verdadero diseñador del alminar que luego sería nuestra Giralda?¿Eh? ¿Y si lo que quería Ibn Aflah era ubicar en ella un observatorio astronómico? Ésta es la hipótesis que la profesora Alicia M. Canto sugiere en “Los viajes del caballero inglés John Breval a España y Portugal“.

Esto último es sólo, como se ha dicho, una hipótesis. Pero sería maravilloso que fuera verdad, para terminar de rematar la historia de este matemático sevillano que se quedó en la Luna.

El Giraldillo y la Luna, de Carlos Salguero

 

9 comentarios

  1. Uno de los científicos más brillantes de su época, y si, era sevillano, pero hoy los fachas lo tildarían de moro infiel…

    http://corruPPto.elbruto.es

    02 Abril 2012 | 10:02

  2. Dice ser Kastle

    Que aburrida la entra de hoy. Me suele gustar bastante el blog, pero hoy no.

    Un saludo y a ver si pones más curiosidades que en matemáticas las curiosidades son infinitas 😉

    02 Abril 2012 | 10:24

  3. mati-una-profesora-muy-particular

    Pues sí, no está claro que Jabir vaya a tener una calle en Sevilla 🙁

    Lo siento, *Kastle*, siento que no te haya gustado. Pero gracias por tu honestidad, seguiremos intentándolo para que te gusten las cosas de Mati 🙂

    02 Abril 2012 | 10:45

  4. Dice ser Alberto

    Pues a mi me parece una entrada curiosísima, es más se me plantea una duda: ya que Geber no tiene calle en Sevilla (ni en ningún otro sitio según google maps) ¿cuántos otros personajes con cráter en la Luna no tienen ninguna calle a su nombre?

    02 Abril 2012 | 11:08

  5. Dice ser Imparcial

    Que maravilla!! =D Un español, de Sevilla en la luna!
    Buena entrada Clara y Raquel 🙂

    02 Abril 2012 | 11:46

  6. Dice ser Alberto

    Imparcial: hay más españoles en la Luna (aunque a veces es difícil discernir qué es español, pero digamos nacidos en los que actualmente es territorio español). Puedes ver alguna recopilación aquÍ:
    http://www.lavirtu.com/eniusimg/enius4/2001/12/adjuntos_fichero_3518.pdf

    02 Abril 2012 | 12:00

  7. Dice ser cyphero

    <>

    Un título muy acertado, habéis conseguido que entre a leerlo.
    Luego he pasado muy buen rato leyéndolo, me gustó esta historia.
    Gracias!

    02 Abril 2012 | 12:49

  8. Dice ser mari mar

    Olé Sevilla ¡

    03 Abril 2012 | 12:19

  9. Dice ser nacho

    No me ha gustado nada, te has ido por la ramas, no sabía qué tratabas de contar… lo he dejado a medias por aburrido.

    03 Abril 2012 | 12:22

Los comentarios están cerrados.