Casi enteros Casi enteros

Casi enteros: un blog sobre los medios de comunicación, la publicidad, su papel en la financiación de los medios, la investigación y otros temas relacionados con todo esto

Entradas etiquetadas como ‘linkedin’

Al bajar de la patera

Mis primeros contactos con internet se remontan al año 1994. Tener a Jaime Agulló en mi equipo ayudó mucho: él parecía saberlo todo acerca del nuevo ¿medio?

En Zenith (todavía Central Media) apostamos muy pronto por esa novedad. Ya en el verano de 1996 organizamos un curso en la UIMP en Santander, que se llamó Nuevos medios, nueva publicidad. Uno de los momentos cumbre del curso iba a ser la confección en directo de la portada de El Periódico, uno de los patrocinadores. Como no podía ser menos, con aquellas conexiones y aquel ancho de banda, la cosa falló. Pero el curso fue un gran éxito, por los ponentes y por el número de asistentes, que además preguntaron un montón y fueron siempre muy activos. Además lo pasamos muy bien. Jesús Aranda, que fue el Secretario, tuvo mucho que ver.

El curso se repitió, con un título parecido (añadimos la financiación) y con Jaime Agulló como Secretario, al año siguiente. Volvió a ser un éxito, aunque ya no era tan novedoso.

También de un curso es mi primer recuerdo, o el más intenso, de la revista Interactiva. Corría el verano de 2000 y Zenith Media organizó otro curso; esta vez con la Complutense y en El Escorial. Yo era el Secretario del curso y Enrique Bustamante el Director. La proximidad a Madrid hizo que casi nadie se quedara por allí, así que la parte lúdica que habían tenido los de Santander, que todos recordábamos con cariño, desapareció. Pero Javier San Román, de Interactiva, no faltó a ninguna de las sesiones, hizo muchas preguntas y entrevistó a varios de los ponentes. El nivel de los ponentes había sido muy alto, pero el grado de colaboración de mis compañeros (Zenith atravesaba entonces una de sus primeras transiciones) fue muy bajo. Me quedó la sensación de que sólo Interactiva nos había salvado del naufragio. Luego he colaborado con la revista varias veces con artículos.

A todo esto ya se había fundado ZIS (Zenith Interactive Solutions) la actual ZED Digital, como una empresa diferente y en un edificio diferente. Hacía falta gente nueva. Los de siempre teníamos que mantenernos lejos. Jaime Agulló se fue a Terra; yo dí unos de mis primeros pasos atrás.

Pero Internet ya había entrado en nuestras vidas; el e.mail ocupaba una parte creciente del tiempo de trabajo y nos facilitaba mucho las cosas. Tanto que a comienzos de 2001 se me ocurrió utilizarlo para poner en marcha una investigación muy sencilla, entre amigos, para prever la evolución de la inversión publicitaria. Eso acabó siendo Zenith Vigía, que está a punto de cumplir su ola número 50 y es ya una referencia del mercado. El año pasado le dimos un hermanito: Zenthinela, que ya lleva siete olas. No sé si hay muchas investigaciones anteriores que utilicen el e.mail; yo me siento orgulloso de la idea.

También me siento orgulloso de que mi equipo, sin ser interactivo, haya llevado a cabo ya tres estudios sobre la publicidad en el móvil (más de 12.000 entrevistas en total), un estudio sobre el mundo de los blogs, tan pronto como en 2007; un estudio sobre redes sociales en 2008 y el gran estudio Net Radar, sobre eficacia publicitaria basada en el recuerdo y utilizando la técnica del eye tracking.

Personalmente mantengo un blog (Casi Enteros) desde hace dos años y medio y cuento con varios cientos de amigos digitales tanto en Facebook como en LinkedIn.

No está mal para ser un inmigrante llegado, eso sí, en una de las primeras pateras.

Este artículo se publicó en el número conmemorativo de los diez años de la revista Interactiva

Casi mil millones de personas están conectadas a redes sociales

Leo en El Publicista que son casi mil millones las personas conectadas a redes sociales en internet, según un estudio de la consultora In Site Consulting.

Como la noticia es de hace un par de semanas, seguramente habremos pasado ya de los mi millones.

Facebook tardó poco más de tres meses en pasar de 250 a 300 millones de usuarios.

Además, casi todos los usuarios están en más de una red y tienen cientos de amigos.

Ya he escrito aquí en alguna otra ocasión sobre las redes. Al principio empecé a apuntarme porque íbamos a hacer un estudio y quería conocer el fenómeno.

Me apunté en cinco o seis; en todas las que alguien me propuso.

Ahora me mantengo activo en Facebook, más relacionada con el ocio y en la que suelo contar de qué he escrito en este blog, y en LinkedIn, más relacionada con temas profesionales y en la que encuentro a menudo debates interesantes en los que participar.

Al principio tenía muchos más amigos (llamémosles contactos) en Facebook, pero ahora LinkedIn está mucho más activa. Mientras en la primera la cifra de mis amigos se ha quedado algo por debajo de 400 en la segunda supero con creces esa cifra. Son todas personas con las que he mantenido algún tipo de contacto fuera de la red.

No voy a decir que todos los días navegue por mis redes, ni que todos los días les encuentre alguna utilidad, pero sí que cada vez tengo más claro que son útiles y que les saco partido.

Ahora es el mundo de las marcas el que se muestra cada vez más activo en las redes. Estoy seguro de que habrá muchos fracasos, los de aquellos que estén simplemente porque está de moda, o porque hay que estar ahí.

Pero estoy seguro también de que veremos grandes éxitos y utilizaciones muy creativas de las redes.

He leído, y pienso que probablemente no es una exageración, que las redes pueden ser la mayor revolución en la comunicación desde la llegada de la televisión. Son declaraciones de David Jones, consejero delegado de Euro RSCG y de Havas, que algo debe de saber de esto.

Fernando Herrero, flamante nuevo consejero de ZenithOptimedia, ve la ventaja de las redes en la proximidad a las personas: ahora es como si miráramos a los ojos de la gente. Una nueva forma de encontrarnos con el consumidor.

Hace tiempo también escribí sobre el posible final de Second Life y tuve cientos de comentarios en los que me explicaban lo bien que seguía ese segundo mundo.

Ahora veo que se vuelve a insinuar ese final. No creo que sea cierto, pero sí que otras redes están más de moda.

El éxito de Avatar de Cameron, además de suponer una buena noticia para el cine, demostró que la idea de mantener una vida paralela resulta atractiva a mucha gente.

Facebook, Linkedin y otras redes sociales

Soy curioso por naturaleza. Si no, no me dedicaría a la investigación.

Cuando, hace ahora dos años, pusimos en marcha el primer estudio sobre redes sociales, empecé a apuntarme a todas las que me proponían.

Ahora tengo más de 350 amigos en Facebook, más de 330 en Linkedin y he hecho poco caso a otras como Xing, Plaxo o Naymz.

Para alguien tan dado al picoteo parece que Twitter, gorgeo, algo también muy avícola, debería ser el medio ideal, pero de momento no me ha enganchado.

Facebook es el fenómeno tecnológico que ha experimentado un crecimiento más rápido en toda la historia.

Hoy he recibido un vídeo que me envía mi amigo Emilio y que es una traducción del inglés de otro que lleva tiempo circulando por internet.

En una reunión las pasadas Navidades me recordaban que hace ya casi dos años escribí aquí:

Ya tengo 23 amigos en Facebook, ahora sólo me falta averiguar para qué sirve.

Bueno, ahora ya le he encontrado alguna utilidad. He recuperado el contacto con gente a la que hace tiempo que no veo y que en algunos casos está lejos: Australia, Colombia, Méjico

El pasado fin de semana hice un experimento de marketing viral pidiendo el voto para el post de Usúe, mi hija.

No envié mi mensaje a los 350 contactos, sino a unos 200 que no eran también contactos suyos.

Los votos subieron rápidamente, pero además recibí casi ochenta mensajes, de gente que, por eso, puedo considerar cercana.

Hace unos meses, en un artículo de Lucía Etxebarría leí una frase que me resultó graciosa:

eres más falso que un amigo en Facebook

Creo que en mi caso no es así. A casi todos mis amigos en Facebook les conozco personalmente. Además he visto que la mayoría de ellos responden cuando se lo pido.

En Linkedin estoy participando en debates interesantes, existen grupos sobre temas de mi interés y he visto ofertas de trabajo apetecibles…para gente más joven que yo.

Así no es raro que las redes sociales empiecen a ser un soporte publicitario a tener en cuenta.

Si las previsiones de mi Zenith Vigía son ciertas, las redes habrían movido más de ocho millones de euros en 2009.

Además se prevé un fuerte crecimiento, del 35%; para este año.

Los éxitos de 2009

En 2009 también hay quienes han triunfado; incluso en el mercado publicitario, o en el de medios, los más próximos al tema al que se dedica este blog.

Cerramos un año de crisis económica.

En el mercado publicitario, que siempre lo magnifica todo, tanto lo bueno como lo malo, vamos a registrar la peor caída de la historia, una historia que no se remonta más allá de los años sesenta si queremos hablar de un mercado consolidado.

En esa historia se han vivido varias crisis (la de finales de los setenta, la del 92, la de 2001) pero ninguna se puede comparar con esta.

Mucha gente nos dice que crisis es igual a oportunidad.

Recuerdo que al principio de la crisis oí que alguien, queriendo buscar quienes se podrían beneficiar de la situación, me habló de los cobradores de morosos. No parecía muy esperanzador.

Yo he tratado de encontrar empresas que han hallado el hueco para obtener beneficios en este año que para la mayoría ha sido fatídico.

Casi todas las que me vienen a la cabeza tienen que ver con Internet, pero hay algunas excepciones.

Creo que este ha sido, otra vez, el año de Google, que cada vez se lleva una parte mayor de la tarta publicitaria en Internet, una tarta que es la única que crece (o que no disminuye). Además este año ha empezado a rentabilizar YouTube, que puede ser toda una mina de oro.Creo que el vídeo en internet tiene mucho futuro como negocio.

También ha sido el año de la consolidación del Social Media: redes sociales como Facebook, Tuenti o LinkedIn o el microblogging de Twitter han conseguido aumentar notablemente su tamaño. No tengo claro que en todos los casos eso haya supuesto grandes beneficios económicos, pero eso podría venir en un futuro próximo.

También dentro de la web 2.0 es muy notable el éxito de Weblog SL, la compañía de Julio Alonso que comercializa la publicidad en un buen número de los blogs más importantes de España.

En los aledaños de internet el mundo del video juego sigue pujante. No conozco los resultados de Electronic Arts pero estoy seguro de que son muy positivos.

Tampoco está muy lejos del video juego la superproducción cinematográfica Planet 51 que presentó hace poco la empresa de los hermanos Pérez Dolset (los creadores de Comandos, uno de los video juegos más productivos de la historia) y que puede convertirse en el mayor éxito de la animación española.

Sigo con la animación: en plena crisis bursátil, en la primera parte del año, salió a Bolsa la empresa creadora de Pocoyó y duplicó su cotización en muy pocos días.

En un mundo tan aparentemente abstruso como el de los modelos matemáticos o econométricos, la empresa Conento, que mi amiga Macarena Estévez creó hace menos de tres años, no para de crecer y sigue contratando gente.

Y ya que hablo de amigos, creo que es indiscutible el éxito de Impulsa, que preside Eladio Gutiérrez, y que va a conseguir algo que hace dos años parecía imposible: llegar en fechas al apagón analógico.

Leo Farache se atrevió a poner en marcha Más Cuota, una empresa que se dedica, entre otras cosas, a organizar foros. Todo parece indicar que le ha ido muy bien en los cinco o seis que ha organizado hasta ahora.

Como sugiere Carlos Bravo en un comentario, Cuore se está consolidando poco a poco como una revista de éxito.

No tan lejos de la publicidad, este ha sido también el año de Mercadona, que capitalizó el ruido de la supresión de un gran número de referencias de sus lineales.

Seguro que hay muchas más.

Si las conoces puedes añadirlas como comentario. Puede dar para otro post en el futuro.

Internet y los creadores de contenidos

Los creadores de contenidos han sido siempre los que menos ganaban con lo que hacían.

En la industria discográfica tradicional el negocio lo hacían las grandes casas discográficas, la distribución se llevaba también su buena parte y para el creador o el intérprete quedaban unas migajas que casi nunca llegaban al 10% del precio pagado por el consumidor.

Claro que en los pocos casos en que se vendían millones de copias, eso podía suponer mucho dinero para el artista.

La industria discográfica creó millonarios escandalosamente ricos, (como refleja perfectamente en el artículo linkado mi amigo Miguel del Fresno) junto a una gran mayoría de intérpretes que malvivían con sus derechos.

No era muy diferente la industria editorial. El gran negocio lo han hecho siempre las editoriales. Algunas grandes librerías también se llevaban su parte, aunque en muchos casos pertenecían a los mismos grupos de las grandes editoriales. Y las pequeñas librerías y los autores se llevaban las migajas.

Eso sí, siempre ha habido unos pocos escritores que vendían millones de ejemplares y podían vivir muy bien con sus sacos de migajas.

Algo parecido ocurre en el mundo del cine, aunque en este caso las estructuras industriales son más complejas y quienes pueden identificarse como creadores son muchos.

El problema que surge con internet es que en la mayor parte de los casos no ha encontrado su modelo de negocio, o sólo lo ha hecho de manera imperfecta.

Internet necesita contenidos. Es más, la mayor parte del tráfico se genera gracias al consumo de contenidos de cierta calidad (y en algunos casos de gran calidad).

Pero los autores o los intérpretes no ven ni un euro de los que ayudan a generar en muchos sitios de internet con los contenidos que crean.

Los buscadores no harían negocio si no hubiera contenidos que buscar; los sitios de descargas y de intercambios no harían negocio si no hubiera contenidos que descargar.

Yo creo que esa es una parte del problema que hay que resolver y habrá que hacerlo para que internet siga avanzando.

Yo no creo que la solución esté en el cierre administrativo de webs sin decisión judicial previa.

Pero creo que los defensores a ultranza de una internet sin leyes, que saltan encima de cualquiera que intente introducir algo de sensatez no le hacen ningún favor al medio.

En internet, como en todo, hay cosas buenas y cosas malas pero si cuando uno, después de años de hablar de lo bueno, habla de alguno de los problemas, siempre hay algún talibán que te salta a la yugular, no le estamos haciendo ningún favor a internet.

Estos días convulsos, entre mucha demagogia he visto también algún intento de introducir sensatez. La FECEMD (que agrupa a las empresas de marketing directo y de comercio electrónico) trata de buscar algún tipo de consenso.

También en un debate en Linkedin he leído la respuesta de Juanjo Azcárate, uno de los más grandes profesionales de este mercado, con la que estoy bastante de acuerdo.

Los creadores tendrán que obtener de internet también sus migajas o se dejarán de crear contenidos de calidad y eso a medio plazo significará la degradación de internet.

Y de la sociedad.

300 millones de usuarios de Facebook

Poco antes del verano nos llegaba la noticia de los primeros 250 millones de usuarios de Facebook.

Hace unos días esa cifra se situaba ya en 300 millones.

El fenómeno de las redes sociales es uno de los que ha crecido más rápidamente en los últimos tiempos de internet y Facebook parece situarse como líder, al menos en occidente.

Hace ya casi dos años que empecé a interesarme por este fenómeno. LLevaba tiempo recibiendo invitaciones a las que no hacía caso, pero cuando se planteó que debíamos hacer un estudio sobre este tema para Zed Digital la compañía especializada del grupo, decidí empezar a aceptar y enterarme un poco más del tema.

Ahora tengo algo más de trescientos amigos en Facebook (o sea que por cada millón de usuarios uno es amigo mío), algunos menos en Linkedin y muy pocos en otras redes como Plaxo, Naymz o Xing.

También intenté ver para qué podía servir Twitter, pero no he sido constante.

En realidad no hago demasiado caso de ninguna de las redes.

Probablemente no soy target.

He visto que uno de mis amigos, que ha utilizado una aplicación para extraer detalles de su red en Facebook, me tiene como el más anciano entre los suyos.

Probablemente este sea un fenómeno joven, aunque generalizar es malo. No hay más que ver cuántos jóvenes seguidores de Jiménez Losantos se enfadaron conmigo la semana pasada por sugerir que el del locutor de Teruel no parecía un público muy afín a las descargas.

Ahora de lo que se trata es de sacarles rendimiento a las redes.

Ya he contado en alguna ocasión cómo he localizado a gente que había perdido de vista hace tiempo y he recuperado una relación en la vida real.

Este viernes el bueno de Cuttlas descubría que hay vida real más allá de internet.

Redes como Linkedin seguro que están sirviendo a más de uno para encontrar un nuevo trabajo en estos tiempos revueltos.

Bueno, a los usuarios parece que nos sirve para algo y eso es bueno para las redes. pero las empresas se constituyen para hacer negocios, dinero, al fin y al cabo.

Veo que Facebook ya ha empezado a dar resultados positivos y que nuevas opciones de marketing se asocian a las redes.

Hasta ahora he visto muy pocas aplicaciones comerciales atractivas.

La publicidad en formato banner o botón, desde luego no lo es y es lo que más estoy viendo por ahora.

Nos espera un largo camino para aprovechar una idea, la de las redes sociales, brillante y, seguro, cargada de posibilidades.

¿Un publicitario desilusionado?

Hace unos días quedé para charlar con Pedro Muñoz Valencia.

Pedro comenta habitualmente en este blog y a raíz de eso somos amigos en Facebook, en Linkedin y puede que en alguna otra red.

Nunca nos habíamos visto.

Pero creo que sintonizamos enseguida.

Él lleva poco tiempo en esta profesión, a la que llegó cargado de ilusión.

A mí me quedan, seguramente, muy pocos años. Creo que he tenido mucha suerte porque, con los naturales altibajos, sigo apasionándome con lo que hago.

Sé que a Pedro le gusta su profesión. Le gusta tanto que cuando hace dos años pensó en escribir un blog lo llamó Punto Personal TV y lo dedicó al mundo de los medios.

Al terminar su carrera sabía que quería dedicarse a los medios pero con cabeza e hizo el Máster de la IAA en la Nebrija, porque quería saber de estrategia y no sólo de números.

Ahora es planificador pero cree que puede hacer más.

Yo también lo creo.

Se nos pasó hora y media hablando de medios, de nuestra profesión, de la situación y del futuro casi sin enterarnos.

¡No te desilusiones, Pedro! Pelea por lo que te gusta y por que lo que te gusta sea como crees que tiene que ser. Vivimos tiempos grises, pero todo puede cambiar si nos empeñamos.

Espero que la próxima vez que hablemos hayas recuperado la pasión por lo que haces.

Blogs, redes sociales: todo un mundo

El País dedicó su contraportada del sábado a Sofía de Oliveira, una joven madrileña que tiene más de 129.000 contactos en MySpace, el equivalente a la población de Cádiz según la periodista.

La última página de Mujer de Hoy de esta semana se dedica a Arianna Huffington, Lady Blog, con más de 3,5 millones de visitas al día en su blog y que podría estar teniendo mucha influencia en el ascenso de Barak Obama.

No he encontrado un link al artículo de Mujer de Hoy, así que he incluído otro al blog en el que Martín Varsawsky habla de esta mujer. Varsawsky fue cliente en la época del primer lanzamiento de Jazztel. Ahora se dedica a promover Fon, su más reciente aventura, pero también es un blogger activo.

El pasado jueves, 20 Minutos publicaba un artículo en el que se hacía referencia a otro de la revista Wired, según el cual los blogs pueden tener los días contados. Pero citaba cifras de Comscore: 77,7 millones de blogs en agosto de 2007. No tengo cifras más recientes, pero me temo que desde entonces no han dejado de crecer.

Hace unos días comí con Julio Alonso de Weblog y Olga Palombi de Social Media. probablemente son las dos personas que en España han apostado más fuerte por hacer de los blogs y de la web 2.0 un negocio rentable. Como todos estaban preocupados por lo que pueda ocurrir en estos momentos inciertos con un área de negocio todavía no consolidada.

Hace poco han presentado un interesante estudio sobre la capacidad de prescripción y la credibilidad de los bloggers más conocidos.

Veo hoy en las páginas sepia de El País un artículo titulado La revolución del networking sobre el auge de las redes sociales.

Facebook tiene 1,4 millones de usuarios en España y 110 millones en el mundo. LinkedIn tiene 300.000 usuarios en España y 30 millones en el mundo.

Las redes sociales estarían adquiriendo, según este artículo, un papel relevante en la selección de personal.

Mark Zuckerberg, el fundador de Facebook, que aún no tiene 25 años, ha estado recientemente en España. Me comentaba una persona que estuvo escuchándole que no da la sensación de ser consciente de la dimensión de la que ha montado.

En España también se ha producido un fenómeno de gran alcance. Aquí se creó Tuenti, una comunidad con gran éxito entre los adolescentes y los universitarios. Hace poco se vendió el 20% de la empresa por una cantidad importante (se habló de nueve millones de euros).

Ya he contado aquí estos días el caso de Jose, un amigo enfermo de cáncer a quién hemos intentado ayudar desde estos blogs. Ayer estuve con él. Está muy cansado pero radiante. Él es así. Siempre ha transmitido energía y ganas de vivir. Ahora no termina de creerse lo que le está pasando: ya le han entrevistado en Tele 5 y Antena 3; estuvo en directo en Cuatro, que le llevó a su casa de Santiago de la Ribera. Mañana por la mañana estará en Antena 3…En pocos días podría tener el dinero para darse su tratamiento…

Puede que los blogs mueran y sean sustituidos por otra cosa, pero ya hay una nueva forma de comunicarse en la que todos podemos hacer oir nuestra voz.

Mis redes sociales

Hace algo más de un mes se celebró en Madrid la primera fiesta para usuarios de Facebook.

La línea que separa el éxito del fracaso viene muchas veces marcada por las expectativas generadas.

Que unos particulares convoquen una fiesta y acudan 500 personas parece un éxito de convocatoria.

Pero no lo es si a priori se había pensado en 3000.

No lo es si el universo convocado es el de la red social más grande y más popular de España.

Los periódicos recogieron el evento como un fracaso.

La lectura por parte de los expertos fue: no se pueden sacar de la red los fenómenos que corresponden a la red.

Mi experiencia no es esa.

Ya he escrito en alguna otra ocasión sobre redes sociales. También he preguntado aquí, con poco éxito, eso sí, por las posibles utilidades de estas nuevas redes.

Por razones profesionales (si alguien trabaja en investigación tiene que ser curioso) hace algunos meses decidí conocer un poco mejor este mundo.

Acepté las primeras invitaciones a unirme a LinkedIn, a Neurona (que pronto fue Xing), a Facebook, a Plaxo, a Twitter… e intenté profundizar en algunas.

En LinkedIn y en Facebook ya tengo bastante más de cien amigos.

Sigo sin saber exactamente para qué sirven.

A mí me están sirviendo para recomponer alguna de esas redes sociales antiguas que el tiempo ha ido oxidando.

También para recuperar a gente con la que la mayor parte de mi relación era por e.mail y que perdí en algún momento, cuando en mi dirección cambió un _ por un .

En algún caso me sirven como listado de contactos de uso rápido, ahora que me entiendo mal con mi Lotus.

Pero sobre todo me está sirviendo para sacar de la red algunas relaciones con personas que casi había perdido con el paso del tiempo y de la vida.

Ya he comido (o tomado café, o una caña) con gente a la que no veía hace mucho tiempo: Jorge, Marcos, Antonio, Víctor, Felipe

A través del blog, pero también de Facebook, tengo una buena relación epistolar con Pedro, a quien aún no conozco personalmente, aunque espero no tardar mucho.

¡Ufff! Estoy viendo que en la relación faltan chicas ¿será que me enredo peor con ellas?¿será que esas relaciones ya me había ocupado de no perderlas?

Más sobre redes sociales

Hace ya unos meses, el 20 de abril, confesaba aquí mi ignorancia sobre un tema que se ponía cada vez más de moda: las redes sociales. Confesaba también mi curiosidad.

He repasado aquel artículo y veo que en unos pocos días había recopilado 12 amigos en Facebook.

Ahora sigo sin tener muy claro cuales son las utilidades de las redes. De momento he encontrado a alguna persona con la que no hablaba hace tiempo; eso ya es un punto positivo. También me sirven de agenda rápida para enviar algún mensaje…y poco más.

Pero sigo curioseando, estoy en cinco o seis redes y en cada una de las dos a las que hago algo más caso (Linkedin y Facebook) tengo ya más de cien amigos.

Eso sí, sin quererlo van saliendo dos redes bastante diferentes.

Cuando vaya sabiendo algo más, ya se lo contaré.