BLOGS
Casi enteros Casi enteros

Casi enteros: un blog sobre los medios de comunicación, la publicidad, su papel en la financiación de los medios, la investigación y otros temas relacionados con todo esto

soretiritiT: el mundo al revés

Nunca me gustó el teatro de títeres. Supongo que de pequeño no entendía los gritos y las disputas de los Don Cristóbal o los Polichinelas de la obra y el final en el que siempre había alguien a quien molían a palos.

Creo que nunca llevé a mi hija a ver una obra de ese tipo.

Ahora que los famosos titiriteros de Madrid ya no están en la cárcel quiero hablar de un aspecto que creo que no se ha tocado pero que me parece clave: el papel de los medios (y de los políticos, pero ese es otro cantar) en este tipo de asuntos.

¿Cuánta gente vio el cartel en directo?

Confieso que no entendí el juego de palabras del famoso cartel. Cuando vi lo de Gora Alka Eta pensé que no sabía lo que quiere decir alka en euskera; luego pensé en una marca de digestivo y me costó un día llegar a saber que se trataba de una mezcla entre Al Quaeda y ETA.

Supongo que los niños que veían el espectáculo aún entendieron menos y que probablemente a muchos de los padres les pasó algo parecido a lo que me pasó a mí.

Supongo, creo haber leído, que el público asistente no pasaba de unas cuantas decenas de personas. Si no hubiera habido denuncia y el consiguiente escándalo en los medios (el incidente ha llegado a ser portada en prensa internacional, como el Financial Times) sólo unas pocas de esas personas habrían pensado que en la obra se hablaba de ETA o de enaltecimiento del terrorismo. Esas pocas formarían parte del grupo de los que no habían entendido nada: al parecer el cartel lo colocaba un policía corrupto sobre el cadáver de otro personaje (de otro títere) para incriminarle falsamente. Pero eso es lo de menos.

En cualquier caso sólo unas pocas decenas de personas habrían visto ese famoso cartel (famoso y cutre, en mi opinión). Ahora somos millones de personas, incluso de varios países, los que hemos visto ese supuesto enaltecimiento del terrorismo.

¿Era eso lo que pretendían los denunciantes?¿Era eso lo que pretenden los medios que han hecho de altavoces del suceso?

Si de verdad piensas que es un mensaje nocivo; si crees que hace daño a las víctimas (como he leído) ¿qué sentido tiene amplificar millones de veces el efecto del incidente?

Francamente: no lo entiendo.

3 comentarios

  1. Dice ser pablom

    Sentido: para ser condenado, ¿te parece poco?.

    12 febrero 2016 | 11:04

  2. Dice ser hoven

    Es vergonzoso que encima haya gente defienda a estos tipos… luego nos encontramos en la calle lo que nos encontramos y no es más que lo que nos merecemos por mirar todo siempre con buenos ojos y pasando por alto cosas como estas.

    18 febrero 2016 | 16:44

  3. Dice ser infmad

    Me parece lamentable que unos padres lleven a sus niños a ver una obra de teatro y que se lleven la sorpresa que se llevaron.. encima habrá gente que defienda a este tipo de gente… que triste que esto ocurra en España, si llega a ocurrir en otro pais estoy seguro que el castigo hubiera sido más duro.

    18 febrero 2016 | 23:02

Los comentarios están cerrados.