Entradas etiquetadas como ‘mujeres’

Poner patas arriba un sistema escandaloso

Por Zinnia Quirós

Este año tiene lugar la 50ª edición del Foro Económico Mundial de Davos, esa cumbre que reúne a las élites políticas y económicas para compartir conocimiento, debatir y tomar decisiones que son clave para el conjunto de la ciudadanía global. En esta ocasión, avanzar hacia el Acuerdo de París y los Objetivos de Desarrollo Sostenible es el tema principal del que se hablará en el foro.

Aunque a priori nos parezca algo lejano, en ese paraíso de la montaña suiza se decide cómo va a ser el futuro de nuestra vida cotidiana. Pero de nada sirven estos debates si no vamos a la raíz de la urgencia global que nos oprime, y es que el sistema que impera no está colocando a las personas, a la sostenibilidad de la vida y sus cuidados, en el centro. El sistema que tenemos de hecho está expoliando nuestras vidas.

Lee el resto de la entrada »

Relaciones entre las mujeres: un antídoto al machismo

Por Asociación Mujeres para la Salud

Las relaciones entre las mujeres es uno de esos temas que debe abordar, con prontitud, el feminismo, dada su importancia en la salud mental e integral para las mujeres y las grandes contradicciones que encierran. Por un lado, son un antídoto al machismo, un factor de bienestar para todas, que construyen, en muchas ocasiones, redes de solidaridad y comprensión. Sin embargo, y al mismo tiempo son relaciones condicionadas por mandatos patriarcales y rodeadas de mitos como el de la competencia, la crítica, la manipulación, las envidias…

© Vonecia Carslwell/ Unsplash

Pese a la importancia de estas relaciones para la salud mental e integral de las mujeres, poco se ha hablado de ellas. Es imperante abordar este tema desde una perspectiva integral, de género y feminista que abarque todos los ámbitos en los que se desarrollan las vidas de las mujeres. Es hora de poner sobre la mesa cómo son estas relaciones y en qué sentido, o hasta qué punto, están impregnadas por los mandatos patriarcales. Debemos emprender un análisis que aborde en qué medida el movimiento feminista ha sido capaz de modificar los efectos negativos de este modelo viciado de relación por un modelo de solidaridad y sororidad entre las mujeres. Sororidad. Qué palabra tan bonita, ¿verdad?

Y estas cuestiones deben responderse desde todos los ámbitos: desde la relación más primigenia, aquella que marcará todo el devenir de cada una de las mujeres, que es la relación entre madres e hijas, pasando por relaciones de afectividad como las amorosas o las de amistad, hasta llegar a las organizacionales, el poder, la cultura, los medios de comunicación, la política… 

Es lo que ha estado haciendo la Asociación Mujeres para la Salud durante este año, en un análisis que además le ha volcado la visión de la que son expertas, esto es, el impacto que las relaciones entre las mujeres producen en la salud mental. Como colectivo parte de ese trabajo se vio en la jornada que realizamos el pasado 28 de mayo con motivo del Día Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres en la que se presentó la investigación que han liderado en la que han querido dar voz a más de 2.000 mujeres encuestadas, o la publicación de su revista monográfica anual La Boletina https://www.mujeresparalasalud.org/publicaciones/la-boletina/

El próximo miércoles 11 de diciembre el equipo de Mujeres para la Salud va a presentar el número XXXIV de su revista La Boletina https://www.mujeresparalasalud.org/presentamos-el-nuevo-numero-de-nuestra-revista-anual-la-boletina-dedicado-a-las-relaciones-entre-las-mujeres/, dedicado a Las relaciones entre las mujeres. En el acto de presentación intervendrán Soledad Muruaga, presidenta de Mujeres para la Salud, y Pilar Pascual, codirectora de la revista, que la presentarán junto a Cristina Narbona, senadora y vicepresidenta primera del Senado, y presidenta del Partido Socialista Obrero Español. A continuación, habrá un debate que moderará Soledad Muruaga y en el que participarán Kika Fumero, directora del Instituto Canario de Igualdad, Silvia Buabent, exdirectora del Instituto de la Mujer y para la Igualdad de Oportunidades de España, Pilar Aguilar, escritora y crítica de cine y televisión, e Irene Zugasti, politóloga y coordinadora de la investigación que Mujeres para la Salud ha realizado sobre las relaciones entre las mujeres durante este año 2019, todas ellas autoras de artículos publicados en este número de La Boletina.

La cita será el próximo miércoles 11 de diciembre de 18:00 a 20:00 en el Centro Cultural Casa de Vacas, en el madrileño parque de El Retiro, de 18:00 a 20:00. La entrada es gratuita y libre hasta completar aforo. Si estás interesada en acudir, tienes toda la información aquí: https://www.mujeresparalasalud.org/presentamos-el-nuevo-numero-de-nuestra-revista-anual-la-boletina-dedicado-a-las-relaciones-entre-las-mujeres/

La Asociación Mujeres para la Salud es una entidad sin ánimo de lucro que trabaja desde hace más de 30 años en defensa de la salud y los derechos de las mujeres.

Hablar sobre café, y sobre todo, de mujeres

Por Josefina Arista Avila

“Lo primero que hago al levantarme es ir a ver cómo amaneció mi café y darle los buenos días “, dice Lucila. La pasión que describe es conmovedora. Ella es una productora de café nicaragüense que tuve la oportunidad de conocer, hace 4 años, unos meses después de comenzar mi voluntariado en las tiendas de comercio justo. Fue la primera vez que le di un rostro a las manos que siembran y cosechan el café, y reconozco que hasta entonces nunca había pensado en ello. 

Encontrarme con Lucila fue un momento especial — yo sabía que nuestro café se vendía de este lado del mundo, pero no así, no era consciente del proceso, de esa dedicación de mañanas y mañanas y ella me lo estaba explicando. “Espera que se lo cuente a todas las mujeres de la cooperativa; se pondrán muy contentas”, me dijo con una sonrisa enternecedora, al mismo tiempo que se formaba un nudo en mi garganta que me impedía hablar con normalidad. Ahí entendí que no hablábamos de café; hablábamos de mujeres.

Josefina Arista Avila fotografiada en las oficinas de Oxfam Intermón, donde trabaja como voluntaria. @ Pablo Tosco

Lee el resto de la entrada »

Por una COP25 ecofeminista y mucho más

Por Vanesa Álvarez y Dina Garzón


Ayer comenzó la Conferencia de la ONU sobre el Cambio Climático, COP25. La vigésimo quinta Cumbre del Clima tendrá lugar del 2 al 13 de diciembre en Madrid, bajo la Presidencia de Chile, tras la decisión unilateral del presidente chileno de cancelarla a escasas semanas de su celebración, debido a las protestas sociales que sacuden el país desencadenadas tras el aumento de las tarifas públicas de transporte. Por ello, lo que tendría que haberse organizado en meses se ha tenido que hacer en apenas cuatro semanas. Pero a pesar de todo las Ecofeministas estamos haciendo un gran esfuerzo para que se nos escuche.

Lee el resto de la entrada »

Alfabetización financiera para empoderarse

Por Willie Lovai 

Raylee está en quinto grado. Hasta hace poco tenía que levantarse antes del amanecer para llegar a la escuela a tiempo ya que tenía que recorrer kilómetros. Las cosas han cambiado mucho desde entonces. “Gracias al éxito de su negocio, mi madre ahorró algo de dinero y me compró una bicicleta. Ahora puedo llegar a la escuela a tiempo, incluso cuando llueve”, cuenta este joven de 13 años.

Raylee y su madre, Rachel, son de la Región Autónoma de Bougainville en Papúa Nueva Guinea, una isla que alberga a más de 300.000 personas. La mayoría de los habitantes en Bougainville adoptan la agricultura como una de las principales fuentes de ingresos. Rachel vive en el norte de la isla junto a sus cuatro hijos. Cultiva cacao, y ahora, también se dedica a la cría de aves y es una persona respetada dentro de su comunidad por su trayectoria profesional y sus decisiones financieras.

@World Vision. Los ingresos generados por el negocio de pollos le han permitido a Rachel comprar un tanque de agua.

Lee el resto de la entrada »

Sofía no está sola

Por Raquel Checa

¿Realmente existen casos de desnutrición crónica en Guatemala? Todavía hoy me retumba en la cabeza esa pregunta que hace unas semanas me formuló un amigo guatemalteco, antes de mi viaje al Corredor Seco. En ese viaje tuve la oportunidad de conocer a familias y en especial a mujeres luchadoras incansables.  

Historias como la de Sofía (no cito el nombre real por respeto a su privacidad) y sus tres hijos de 8, 6 y 3 años. Ella es una mamá soltera y luchadora incansable que nos contó en su casa cómo camina cada día una media de 4 horas para recoger leña y luego dedica otras 2 horas para desplazarse hasta otra comunidad donde la vende. Así obtiene algo de efectivo para poder comprar alimentos para sus hijos.

© Nico Boersen/Pixbay

Muchos días no logra su objetivo porque la leña que encuentra está mojada por las lluvias y nadie la compra. Vuelve a casa con las manos y el estómago vacío. Viven en una chabola hecha con palos de caña, suelo de tierra y techo de plásticos, en la que cada día aguantan tormentas y lluvia. Yo la escucho atenta, mientras ella relata su situación. Nos cuenta que en estos últimos meses ha recibido el apoyo alimenticio y económico para sus hijos gracias a un proyecto que estamos implementando como Oxfam Intermon allí. Ese proyecto les ha ayudado a sobrevivir en la peor época del año, ya que las cosechas se han perdido por el efecto del cambio climático. 

Mi cabeza empieza a dar vueltas sobre qué más podemos hacer para cambiar la situación de miles de casos como los de Sofía y sus hijos. Me niego a creer que este problema no tiene solución, sí la tiene y somos muchas organizaciones las que estamos trabajando y exigiendo al Estado que cumpla con su responsabilidad. La desnutrición crónica es producto de las condiciones de desigualdad y exclusión estructurales, tanto en el acceso a salud y educación, como a medios de vida dignos, entre otros. Y la crisis climática llega a agravar aún más esta situación, haciendo que pierdan las pocas cosechas que han estado cultivando por meses. 

Tras despedirnos de Sofía, visitamos un centro de recuperación nutricional en la cabecera municipal. Conversamos con el doctor a cargo. Nos cuenta en qué estado de gravedad llegan los niños y niñas a su centro. Cómo se quedan ingresados por semanas hasta que logran sacarlos de peligro. Visitando las dos salas del centro conocemos a un papá que lleva ya más de un mes viviendo allí mientras su hija es tratada por un caso grave de desnutrición aguda. Nos cuenta que no le importa si en ese tiempo ha perdido ya lo poco que logró sembrar, para él lo importante es que su hija se cure. A la par, en otra cama, hay una mamá con una bebé de menos de 6 meses que ha perdido peso de forma muy rápida. Está literalmente en los huesos, llevan 8 días allí recibiendo el tratamiento médico. Nos cuenta entre lágrimas que está preocupada por sus otros pequeños que dejó en casa. Nos sentamos con ella a conversar, nos narra cómo dio a luz a 11 hijos en su casa sin ninguna ayuda de doctores ni comadronas, sola. Tiene 38 años. Relata que su marido, buscando un mejor futuro, se fue de “mojado” a Estados Unidos y cómo, llegando allí, lo detuvieron como si fuera un delincuente y lo deportaron al cabo de unos meses. Ahora está trabajando en fincas como obrero agrícola y lo poco que le pagan lo dedica a la alimentación básica de la familia. 

Todas las familias que conozco me relatan lo mismo, apenas tienen comida que darles a sus hijos, muchos sobreviven únicamente comiendo tortilla (hecha a base de maíz), hierbas y sal. No comen pollo más que en raras ocasiones y no saben lo que es el pescado u otras carnes. Su dieta es tan pobre que afecta irremediablemente el crecimiento y desarrollo de los niños, incurriendo en muchos casos en situaciones de desnutrición crónica y severa, entre otras enfermedades. La presencia del Estado en esas zonas es muy baja, no hay condiciones suficientes para que esas comunidades puedan salir de esa situación de extrema pobreza. Son los olvidados del Gobierno y del Congreso en este país, apenas se acuerdan de ellos cuando llegan las campañas electorales.

A mi regreso de visitar la zona del Corredor Seco, visito a mi amigo, le hablo de Sofía y de muchas otras familias que he conocido. Se indigna con lo que escucha (aunque sabía de datos y noticias no quería creer que fuera cierto). Empezamos a soñar qué más podemos hacer como ciudadanos (desde Guatemala y desde otras partes del mundo) para que esta situación cambie de una vez por todas. Organizaciones como Oxfam Intermon, junto con entidades guatemaltecas, estamos trabajando desde hace años en resolver este problema, pero necesitamos ser más. El Estado de Guatemala debe actuar de forma efectiva ante este problema. Y vamos a seguir exigiendo que actúen. 

Es una lucha de todas: Sofía no está sola.

Raquel Checa es responsable del Área de Programas Influyentes para Oxfam Intermón. 

Mujeres sin hogar, la exclusión más severa

Por Sandra del Valle y Encarna Bomcho
Nosotras queremos que se nos me oiga y por eso levantamos la voz y hacemos público este Manifiesto en nombre de las personas sin hogar. Queremos decir que no tener hogar es más que no tener un techo, es una vulneración de los Derechos Humanos, es un no tener intimidad, seguridad, relaciones… es vivir en la más absoluta inseguridad. Somos unas 40.000 personas las personas que vivimos en España con un contrato indefinido de “Persona Sin Hogar”.

Cartel de la campaña de las Personas Sin Hogar con el que se pretende visibilizar la realidad las personas que viven en esa situación.

Lee el resto de la entrada »

‘Defenfobia’, asesinato sistemático a defensoras

Por Sandra Yadira Saenz Sotomonte

Si el asesinato de mujeres defensoras de la tierra, el territorio y el medio ambiente fuera considerado una epidemia en Colombia, el Estado ya habría decretado la emergencia y habría tomado las medidas necesarias activando todos los mecanismos posibles para evitar que murieran más mujeres y para proteger a quienes están amenazadas.

Así  ha funcionado el Estado colombiano cuando el país se encontraba amenazado por el virus H1N1, o con  la epidemia del dengue, situaciones que en ningún caso han dejado tantas muertes como las causadas a las defensoras de la tierra, el territorio y el medio ambiente. Según el informe de Somos Defensores, haciendo una comparación entre el primer trimestre de 2018 y el primer trimestre de 2019 aumentaron en un 97 por ciento los asesinatos de mujeres defensoras, cifra que ya de por sí sola prendería todas las alarmas.

Lee el resto de la entrada »

Sí, es todavía necesario un “Día de las Escritoras”

Por Diana P. Morales

Como profesora de talleres literarios desde hace 24 años, cada vez que comienza un curso me encuentro que un 75% de los participantes son mujeres (una proporción similar a la que se ve en talleres de lectura o en muchas presentaciones de libros) y sé que, aun siendo mayoría, será más probable que uno de sus compañeros acabe ganando un premio o publicando su libro.

Hoy en día no vivimos el machismo recalcitrante que hace 100 años prohibía a Virginia Woolf entrar en una biblioteca (tal como cuenta en Una habitación propia), o tenía vetado el acceso de mujeres a la RAE (como criticaba Emilia Pardo Bazán). El machismo actual es más sutil: no nos bloquea la “calle de la escritura” para que no podamos entrar, pero cuando la que accede es una mujer, esa calle, de repente, se torna cuesta arriba y sopla un viento huracanado que hace que muchas no lleguemos al final. Es la razón por la que un Día de las Escritoras sigue siendo un necesario espacio de reivindicación que nos ayude a visibilizar a las escritoras y a reflexionar.

Lee el resto de la entrada »

Que no te vuelvan del revés

Por Soledad Murillo

¿Cuántas veces tenemos la seguridad de que nos están engañando, y aun así no nos atrevemos a decir nada? Pensamos, para qué. O bien, evitamos meternos en el lío de dar explicaciones. Pero las falsas ideas son como las bacterias, sobreviven si no les ponemos remedio. Por ejemplo, una falsa idea se basa en pensar que los hombres extranjeros representan un número mayor que los españoles, en el asesinato de mujeres. Pero no es cierto, la violencia machista la ejercen, en su gran mayoría, hombres españoles en nuestro país. Los datos siempre ganan la partida, y cuando alguien se vuelve cabezota, nos sirven para callarles la boca. Incluso, disponemos de ellos de forma tan fácil, como por twitter @delgobvg (Delegación de Gobierno para la Violencia de Género).

Pero hay mentiras envueltas en papel de celofán, y como no les quitemos el envoltorio seguirán vivas, como las serpientes. Voy a poner un ejemplo, seguro que es fácil de reconocer, cuando se dice que todas las mujeres son vulnerables, como si fuéramos de porcelana cuando, precisamente, es todo lo contrario: las mujeres “solucionan” los problemas de todos. Muchas mujeres de otros países trabajan el doble que sus maridos, porque se ocupan tanto de la casa como de los trabajos, que a salto de mata, no les queda más remedio que aceptar. Y, por si fuera poco, envían dinero a su familia de origen. Y el resto de las mujeres también se dedican a cuidar de criaturas, de ancianos, incluso a aunque sean de la familia de su marido. ¿Alguien se le ocurre pensar que son débiles? Son auténticas heroínas. Pero no siempre se las ve, porque las primeras que restan importancia a su trabajo, son las propias mujeres. Estaría bien, que seamos las primeras en ponernos medallas.

Soledad Murillo es profesora de la Universidad de Salamanca. Departamento de Sociología, Facultad de Ciencias Sociales.