Entradas etiquetadas como ‘Día de la mujer’

Un minuto antes del 8 de marzo

Por Isabel Pallarés

Nota de la autora: Hoy no escribo. Lo hice ayer, robando un poco de tiempo a mi trabajo ordinario. Y publico dos minutillos antes de que comience el 8 de marzo, para que este post luzca el día que las mujeres paramos. Más concretamente, #LasBloguerasParamos

Me gustaría explicar, rápido y con muchas ayudas, por qué paro yo hoy y por qué cientos de mujeres paramos incluso por las que no lo hacen. Para argumentarlo salgo rápido al patio de vecinos que es Twitter. Recupero de todas formas algo en lo que me hizo pensar el pasado domingo la alcaldesa de Madrid en el programa El Objetivo. Decía la exjueza que el feminismo plantea también el modo y la distribución del trabajo: si queremos conciliar, y si queremos que empresas, hombres, mujeres y la sociedad se hagan corresponsables. Algo así como decir adiós a esas jornadas laborales que duran hasta las 8 de la tarde y se extienden en un afterwork con gin-tonics. Decir adiós a calentar las sillas por horas sin cuento, entre otras muchas cosas demasiado asentadas.

Ilustración de la huelga del 8 de marzo: Nosotras paramos.

Lee el resto de la entrada »

Haz que suceda: el ejemplo de las mujeres de Sudán del Sur

 Por Winnie Byanyima Winnie_Byanyima

La primera vez que nuestro equipo la encontró fue en abril de 2013 en Juba, en una base de Naciones Unidas a la que  había acudido en busca de protección y asistencia médica. Josephine (no es su verdadero nombre) estaba embarazada y había salido de su casa en el campo acompañada de uno de sus cinco hijos. Cuando intentó regresar sus planes se vieron truncados por la guerra y su vida entera dio un vuelco. Desde entonces, no ha visto ni ha hablado con su marido y se ha visto separada de sus otros cuatro hijos. Josephine es una de las dos millones de personas desplazadas por la guerra en Sudán del Sur.

Una mujer espera durante un reparto de alimentos en el campo de refugiados de Mingkaman. Imagen de Pablo Tosco/Oxfam Intermón.

Una mujer espera durante un reparto de alimentos en el campo de refugiados de Mingkaman. Imagen de Pablo Tosco/Oxfam Intermón.

 

Esta semana ha querido que le ayudemos a dar a conocer su historia. Esto es lo que nos ha contado:

En muchas guerras, se abandona a su suerte a mujeres, niñas y niños. Está sucediendo en Sudán del Sur y estoy segura de que también ocurre en muchas otras partes del mundo. Quiero decirles a las mujeres que se encuentran en una situación similar a la mía que tengan valor. Ten coraje y sé fuerte porque tu familia te necesita. Cuida de tus hijos porque, antes o después, volverás a casa para seguir protegiendo su futuro. Antes o después, podremos volver con nuestras familias‘.

El lema para el Día Internacional de la Mujer de este año es Make it happen (Haz que suceda, en su traducción al español). Josephine es un alentador ejemplo de los desafíos que muchas mujeres en Sudán del Sur afrontan y que logran superar contra viento y marea. Pero, para ello, necesitan mucha más ayuda.

La resiliencia y el empoderamiento hace de las mujeres en Sudán del Sur auténticos motores de cambios: campesinas, periodistas, jóvenes lideresas, profesoras, poetas, etc. Ayudan a sus familias y sus comunidades, y se ayudan las unas a las otras. En un país en guerra en el que muchos hombres han muerto o se han marchado para luchar, las mujeres se han convertido en la columna vertebral de sus comunidades. Se han quedado atrás para cuidar de sus familias y hogares, de las personas enfermas o heridas, de los campos y del ganado… y han de tomar todas las decisiones. Las mujeres son heroínas silenciosas de la turbulenta historia de Sudán del Sur.

Sin embargo, a pesar de su fortaleza y resiliencia, los niveles de violencia sexual y de género en el país son increíblemente elevados, alarmantes, y empeoran cada día.

Las violaciones, los abusos sexuales, el acoso, la violencia doméstica, los matrimonios forzados o la “prostitución de supervivencia” son problemas persistentes en Sudán del Sur, incluso antes de que comenzase la guerra, y se han visto exacerbados por los elevados niveles de desigualdad de género y la falta de justicia para las supervivientes. Desde diciembre de 2013, cuando estalló el conflicto, la violencia contra las mujeres se ha agravado debido al desplazamiento masivo y una mayor presencia de hombres armados que actúan libremente y con total impunidad.

Los informes sobre derechos humanos de Naciones Unidas señalan que todas las partes del conflicto (soldados, policía y fuerzas de seguridad) han cometido actos de violencia sexual contra mujeres de diferentes grupos étnicos. La violación se ha convertido en un arma de guerra y la violencia sexual en una forma de castigo colectivo. Zainab Bangura, enviada especial de Naciones Unidas para temas de violencia sexual, afirmó durante su visita a Sudán del Sur el pasado mes de octubre que la tasa de violaciones en el país eran las peores que jamás había observado y se hizo eco de la atroz situación de algunas mujeres, niños y niñas y personas ancianas que son víctimas de reiteradas violaciones. Recientemente, el secretario general adjunto de Naciones Unidas para los Derechos Humanos denunció que la población de Sudán del Sur había sufrido un “mes de las violaciones”.

Mientras la guerra y la violencia sexual desatan el terror, también lo hace la grave crisis alimentaria que continúa azotando al país, a pesar de ser el primer receptor de ayuda a nivel mundial. Cerca de 2,5 millones de personas padecen desnutrición severa. Así, las mujeres se ven obligadas a asumir peligrosos riesgos para complementar la ayuda que reciben y poder alimentar a sus familias. Abandonan los emplazamientos de protección de Naciones Unidas para recoger leña o conseguir combustible, agua o alimentos. A menudo, deben caminar largas distancias en busca de comida y cruzar puestos fronterizos donde pueden ser víctimas de acoso y violaciones o ser detenidas, secuestradas o, incluso, asesinadas. En algunas zonas de Sudán del Sur, Oxfam está distribuyendo vales para carbón, hornillos eficientes y molinos de grano en un intento de minimizar estos riesgos. Pero dada la gravedad de la violencia sexual, la respuesta ha de ser sistemática. Ante todo, el Gobierno de Sudán del Sur y la oposición deben asumir inmediatamente el control de sus tropas y mostrar tolerancia cero ante las violaciones y otros crímenes de violencia de género. La comunidad internacional debe proporcionar una mayor financiación para programas dirigidos a la protección de las mujeres y las niñas y a promover la igualdad de género pues, dada la magnitud del problema, la financiación actual es insuficiente.

La financiación de los programas para la protección de las mujeres es insuficiente en comparación con la de otros destinados a satisfacer otras necesidades. Naciones Unidas ha solicitado 1.810 millones de dólares para financiar la respuesta a la crisis en Sudán del Sur. Sin embargo, tan solo se han destinado 70 millones a programas de protección y 15 millones abordar la violencia de género. A pesar de que la protección de la población civil es una de las principales prioridades, la comunidad internacional debe actuar urgentemente y financiar la respuesta a estos riesgos. Además, se debe prestar especial atención a programas en los ámbitos de la salud, el bienestar psicosocial, la seguridad, la economía y el liderazgo dirigidos a las mujeres supervivientes y vulnerables. Para abordar la violencia de género y sexual, así como la desigualdad de género, los líderes de Sudán del Sur y la comunidad internacional deben seguir el liderazgo mostrado por Josephine y otras inspiradoras mujeres.

Winnie Byanyima es Directora Ejecutiva de Oxfam Internacional

 

Avanzadoras: propuestas, causas y homenajes

Por Belén de la Banda @bdelabanda

Sé que el jurado del Concurso Avanzadoras lo ha tenido muy complicado. Han sido muchas, y de una enorme calidad, las propuestas de mujeres españolas que con su trabajo profesional o voluntario, con su capacidad de superación, con sus ideas, su esfuerzo, su capacidad para mover a otros, están cambiando muchas cosas en nuestro país y en el mundo. Es un concurso en el que los premios los reciben muchas personas todos los días.

Mabel Lozano con un compañero de su equipo durante el rodaje de #ChicasNuevas24horas

Mabel Lozano con un compañero de su equipo durante el rodaje de su proyecto actualmente en marcha #ChicasNuevas24horas. Imagen de Mabel Lozano.

Y también es un concurso que nos ayuda a abrir los ojos. El año pasado, Sagrario Mateo nos llevó a conocer la  violencia intrafamiliar, y un magnífico ejemplo de superación personal puesta a disposición de mujeres y hombres para superarla.

El año pasado también fue el pistoletazo de salida para otro homenaje, un proyecto musical, el disco Avanzadoras, que saldrá a la venta el próximo 10 de marzo y que también es un reconocimiento y un apoyo al trabajo de las mujeres que cada día superan barreras en todo el mundo. Sus beneficios irán destinados al trabajo de Oxfam Intermón en defensa de los derechos de las mujeres.

Pero hoy la noticia es Mabel Lozano, la ganadora del Concurso Avanzadoras 2015, que nos lleva a través de su trabajo documental y de ficción a otra realidad igualmente terrible: la de la trata de personas que mueve cada día 5 millones de euros según fuentes policiales y en la que las mafias tienen esclavizadas a millones de mujeres y niñas en todo el mundo. Pero no hablamos de una realidad lejana. Está aquí, a nuestro alrededor, en nuestros pueblos y ciudades. En España.  Una durísima realidad en la que distintos países ponen las víctimas, y nosotros la clientela que paga y hace millonario el negocio. Así que es importante reconocer el trabajo de alguien que, como Mabel, ha escrito, dirigido, y producido proyectos audiovisuales imprescindibles como Voces o Escúchame para obligarnos a abrir los ojos ante la trata. Aquí una durísima y brillante muestra:

Son muchas las causas y muchas las mujeres destacadas. El jurado ha seleccionado como finalistas a Laura Teresa Negrillo que superó un cáncer de mama y ha promovido una iniciativa parlamentaria para que la seguridad social incluya las prótesis capilares en su catálogo. Y a Patricia Orejudo, abogada, profesora universitaria de derecho internacional y activista de la Campaña Estatal por el Cierre de los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE). Enhorabuena a ellas también, y nuestro compromiso de difundir sus causas y las de otras muchas propuestas presentadas al concurso.

Desde hace más de 30 años Oxfam Intermón trabaja por los derechos de las mujeres porque, para lograr un mundo sin pobreza e injusticia, es imprescindible que las mujeres y las niñas ganen poder sobre todos los aspectos de sus vidas y vivan libres de violencia. Son muchas las que  cada día superan barreras y nos ayudan a avanzar desde sus casas, sus barrios, sus pueblos y sus ciudades. Por eso merece la pena agradecer su esfuerzo y dedicarles el mejor homenaje: colaborar con sus causas.

Feliz Día de la Mujer

Belén de la Banda es periodista y trabaja en el equipo de comunicación de Oxfam Intermón.

Un día es un día

Por Belén de la Banda @bdelabanda

Decía una de nuestras colaboradoras que el Día de la Mujer en este blog es todos los días. Pero eso no evita que cuando llega una jornada como la del 8 de marzo tengamos que pararnos a pensar, mirar alrededor, y reconocer cuántos problemas nos afectan, y sobre todo cuántas y qué grandes contribuciones hacemos las mujeres a nuestra sociedad, y a nuestro mundo.

Y esta mirada va a empezar en Colombia. Porque desde allí, una de las mejores periodistas del mundo, Jineth Bedoya, viene para alertarnos de una realidad de injusticia tan brutal que está acabando literalmente y en muchos otros sentidos con las vidas de muchas mujeres. Y a proponernos su campaña, ‘No es hora de callar’, nacida de su dolorosa experiencia y de la elaboración personal de su miedo con su increíble valentía y su coraje. El lunes conoceremos aquí mucho más sobre su historia y la de muchas mujeres de su país.

Sagrario Mateo, Presidenta de Aprodemm y ganadora del concurso #Avanzadoras junto con dos colaboradoras.

Sagrario Mateo, Presidenta de Aprodemm y ganadora del concurso #Avanzadoras junto con dos colaboradoras. Imagen: Aprodemm.

Las últimas semanas hemos tenido un montón de enormes y esperanzadoras referencias de mujeres que inspiran, que invitan, que sacan del hoyo, que apoyan, que empujan, que tiran, que resisten, que de mil formas diferentes solucionan problemas y llenan huecos. Aquí, en nuestro entorno, y en el mundo. Más de 220 propuestas se han presentado al Concurso #Avanzadoras, en sólo unos días. El jurado no lo ha tenido nada fácil por la calidad y variedad de contribuciones. Todas sin excepción merecen el homenaje, así que esperamos que puedan identificarse en alguna de las cualidades de nuestra Avanzadora española, Sagrario Mateo: su capacidad para superar su propia condición de víctima, y ayudar a otras personas a salir del maltrato.

Junto con Sagrario rendimos homenaje a miles de Avanzadoras que lo merecen. Y seguimos celebrando desde aquí todos los días, pero especialmente el 8 de marzo, esa inmensa e impagable energía para cambiar el mundo.

 

Belén de la Banda es periodista y trabaja en Oxfam Intermón

Nos queda la palabra

Por Lucía Esteso Lucía_Esteso_pe

La poesía es un arma cargada de futuro‘ decía Gabriel Celaya. Con esta idea pusimos en pie el año pasado el espectáculo ‘MUJERES, aquí estamos y parece que nos quedamos‘. Lo que pretendía ser una lectura de poesías para conmemorar el Día de la Mujer, se convirtió en un espectáculo, un viaje femenino a través de la música, la prosa y la poesía.

Y este año no podía ser menos: ‘MUJERES, aquí volvemos’,  así es como cinco actrices se reúnen de nuevo levantando las voces de millones de mujeres para homenajearlas con motivo del Día de la Mujer. Son mujeres madres, esposas, maestras, compañeras, amigas. Mujeres que aman, odian, luchan, sufren y disfrutan. En definitiva, mujeres que viven.

Para empezar el viaje Ani, la pianista, acaricia un ‘Gracias a la vida‘ que por suerte a muchas nos ha dado tanto, y se convertirá en el motor para que el resto del elenco salga con fuerza para recitar palabras de Virgina Woolf:

‘Como mujer no tengo patria

como mujer no quiero patria

como mujer mi patria es el mundo entero’.

Y al mundo entero cantamos, el dolor de escribir, hacemos versos con Gloria Fuertes, incluso hablamos de sexo y nos liberamos. Llegamos a combatir una gran marea, el amor, un amor que se convierte en una caricia perdida, un amor que nos mata, un amor que nos amenaza.

Me seguía sintiendo acorralada por la violencia con que me gritabas tu amor, la misma violencia con la que me amenazabas‘. Palabras de Dulce Chacón en Algún amor que no mate.

Y en este viaje también nos acompañan los hombres, y con ellos inventamos el camino al andar. Y nos reímos, las olas nos traen una risa esperanzadora, llena de magia. Pero también aparece el abandono, las rivales, y llora una desgarrada Alfonsina y el mar, hasta el agua profunda.

Y nos damos cuenta de que nos queda la palabra, con la que pedimos la paz, la libertad y la igualdad.

Para algunos son palabras, para otros podrán ser miradas, para nosotras son emociones que salen del corazón envueltas en melodías. Una lucha en escena con voces que se liberan al viento. Un cruce de caminos entre mujeres. Un universo entero.

Os invitamos a que nos acompañéis, a que olvidemos las voces extrañas y hablemos en voz alta, aunque nos dé miedo, porque estamos seguras de que habrá una luz, a la vuelta de la esquina.

Mujer.

Compañera.

Amiga.

Nuestra marcha hará retroceder el horizonte.

Tenemos la palabra’

Mujeres, aquí volvemos’ es un homenaje a todas las mujeres que de una u otra manera se han atrevido a levantar sus voces. 
Tres únicas funciones en la Sala Bululú 2120 de Madrid, los días, 7, 8 y 9 de marzo. Calle Canarias, 16. Metro Palos de la frontera.

 

Lucía Esteso es periodista y actriz. Amante de la cultura a través de la que se levantan las voces. Cree que existe una luz poética en cada esquina. La imaginación es un arma cargada de futuro.