Entradas etiquetadas como ‘Carmen Sarmiento’

Mujeres, no madres

Por Carmen Sarmiento

Desde hace años participo en el Encuentro ‘Mujeres que transforman el Mundo’ que organiza el Ayuntamiento de Segovia. Tengo que decir que ningún año me han defraudado, prueba de ello es que siempre que puedo vuelvo para escuchar y disfrutar con las entrevistas que mis compañeras periodistas realizan a mujeres llegadas desde distintas partes del planeta. Todas me han gustado. Este año me ha sorprendido, muy gratamente, el diálogo establecido entre la periodista Marieta Frías y Orna Donath, socióloga e investigadora israelí que publicó en 2015 el libro: ‘Madres arrepentidas. Una mirada radical a la maternidad y sus falacias sociales‘. Este libro, según nos contó, causó un gran revuelo en cada uno de los más de 12 países en donde se ha editado.

Orna Donath (derecha) durante su entrevista con Marieta Frías en el Encuentro Mujeres que transforman el mundo. Foto: Carmen Sarmiento.

El tema me atrajo desde el primer momento porque siempre he mantenido que la maternidad no es un instinto natural sino un comportamiento adquirido. Yo no tengo hijos, es más, nunca he tenido la necesidad de tenerlos y no por eso me he sentido menos persona o una mujer incompleta. Nunca he creído que el fin de la mujer sea procrear y que si no lo llevas a cabo no estás realizada plenamente. A algunas de mis colegas con las que comentábamos este tema pensaban lo mismo: no hemos tenido hijos no porque nos hayamos dedicado a un trabajo excluyente. No hemos tenido hijos porque no hemos querido tenerlos. Esto nos ha permitido dedicarnos a un trabajo más implicativo.

Pero el libro de Orna va más allá y no habla de las mujeres que no queremos tener hijos, que somos muchas, sino de las que los tienen y se arrepienten, y además no son bichos raros, ni enfermas. En el libro hay testimonios de 23 mujeres que afirmaron en las entrevistas que se arrepentían de haber tenido hijos. Desde que salió el libro a la escritora le llegan cotidianamente mensajes de mujeres de todo el mundo confirmando esta misma idea.
Siempre he pensado que esta es una construcción de la sociedad machista en la que nos movemos y así lo afirmó Orna contestando a la pregunta de Marieta Frías sobre a quién beneficia la maternidad de las mujeres. Orna contestó que las sociedades patriarcales y capitalistas necesitan a las mujeres teniendo hijos y dedicándose a su cuidado.

‘Hay una historia que a la sociedad le gusta contarnos que dice que las mujeres no somos personas completas hasta que nos convertimos en madres’.

Al hablar del estudio que había realizado y del que parte el libro, comentó:

La parte más difícil del estudio fue transcribir las entrevistas. Me encontré muchas veces llorando por lo que estaba escuchando porque podía imaginar lo que era vivir una vida que no quieres vivir. Y que no puedes deshacer’.

Y subrayó que muchas veces se piensa que las madres arrepentidas son mujeres que por motivos económicos o sociales, sufren la maternidad por la sobrecarga que representa. Sin embargo Orna desmitificó esta idea:

Las mujeres que participaron del estudio pertenecen a distintos grupos sociales. Por eso digo que no es sólo una cuestión de condiciones. Es simplemente que no todas las mujeres deseamos ser madres’.

También hay madres que se arrepienten incluso en países donde se ha conseguido la igualdad de género y aparentemente no hay excusas para dejar de ser madre, como puede ser el caso de Noruega.

El diálogo terminó con una afirmación, con la que coincido totalmente, por parte de Orna:

‘La sociedad tiene miedo de las mujeres que no deseamos ser madres porque si nosotras tenemos el control sobre nuestros cuerpos, pensamientos y sentimientos esto implica el caos para la sociedad patriarcal.’

Carmen Sarmiento

 

Carmen Sarmiento es periodista de información internacional y social. Ha dirigido en TVE series documentales como Los Marginados, Los Excluidos o Mujeres de América Latina.

La violación como arma de guerra

Carmen Sarmiento

Por Carmen Sarmiento 

El año pasado descubrí el encuentro que bajo el nombre  de “Mujeres que transforman el mundo”, vienen realizando desde hace cinco años en Segovia. Estuve el año pasado y este no he querido perdérmelo.
Es un encuentro con mujeres de distintas partes del mundo, luchadoras, feministas, activistas… Aquellas mujeres con las que yo me encontraba en sus países, ahora vienen a Segovia. Las entrevistadoras son compañeras, amigas mías, grandes profesionales con las que me identifico en su quehacer.

Rosa María  Calaf entrevista a Helena Jorge en el V Encuentro de Mujeres que transforman el mundo. Imagen: Charo Mármol.

Rosa María Calaf entrevista a Victoria Nyanjura en el V Encuentro de Mujeres que transforman el mundo. Imagen: Charo Mármol.

Rosa María Calaf, colega de TVE, corresponsal en muchas partes del mundo y una gran profesional que nos ha acercado la realidad de otros países a nuestras casas, entrevista a Victoria Nyanjura, ugandesa. Victoria comienza a narrar su historia, sin mirar directamente a los ojos,  la cabeza baja, como quien todavía revive aquello que esta relatando. En 1996, cuando sólo tenía catorce años, fue secuestra en la escuela por un grupo paramilitar. Con ella secuestraron a 139 jóvenes más. 109 fueron liberadas y pudieron regresar con sus familias. Ella permaneció secuestrada durante 8 Años. Con el secuestro a las catorce años  ‘se acabó mi familia y mi libertad de opinión. Ahí empezó mi sufrimiento’, nos dice.

Cuando iban caminando largas horas con sus secuestradores, a no sabían donde y alguna pedía descansar, les “daban descanso eterno” y entonces aprendió a callar. Fue violada y obligada a casarse con un comandante de la milicia. Tuvo dos hijos a los que dio a luz sin ninguna asistencia médica. Desde Uganda la trasladaron a Sudán del Sur, donde en 2004  pudo escapar y reencontrarse con su familia que la acogió con los brazos abiertos. Victoria se siente afortunada porque no todas las chicas tienen esta acogida. Muchas son rechazadas por sus familias y sus comunidades, lo que en ocasiones las lleva al suicidio.

Helena Jorge en su casa de Mozambique, durante una visita de Carmen Sarmiento. Imagen: Charo Mármol.

Helena Jorge en su casa de Mozambique, durante una visita de Carmen Sarmiento. Imagen: Charo Mármol.

Lee el resto de la entrada »

Carmen Sarmiento y la mitad del mundo

Por Charo Mármol Charo Mármol

Hace días tenía que preparar un artículo para el 8 de Marzo, día Internacional de la Mujer Trabajadora, y se me vino a la cabeza una de las pioneras en sacar a la luz muchas realidades de mujeres: la periodista de TVE Carmen Sarmiento, que tantas veces nos ha acercado con su trabajo a las mujeres de aquí, de España, y a las de cualquier parte del mundo. Y de pronto la eché en falta, eché en falta su voz en la televisión pública, esa televisión que ahora nos llena las tardes con un programa donde nos acerca a las personas que viven el dolor de la injusticia, pero no se pregunta por las causas de esa injusticia. Eché en falta los programas de Carmen porque ella, cuando entonces nadie lo hacía, nos acercó a los pueblos del Sur: a los hombres, a los niños… pero sobre todo a las mujeres, ‘el Sur de todos los Nortes’, le gusta decir a ella cuando se refiere a las mujeres.

Carmen Sarmiento con un grupo de mujeres en India. Imagen: Charo Mármol

Carmen Sarmiento con un grupo de mujeres en India. Imagen: Charo Mármol

Hoy, sin que sea 8 de marzo, quiero hacer un pequeño homenaje a esta luchadora por los derechos de todos los seres humanos pero sobre todo de las mujeres. He tenido el privilegio de trabajar con ella en ‘Los excluidos’, las dos últimas series que hizo en TVE antes de jubilarse.

Carmen fue la primera reportera de guerra en  TVE, en un mundo predominantemente masculino, aún hoy lo es, y con muchas dificultades para una mujer. Su lucha por la igualdad también la ejercicitó dentro de ‘la casa’ como llamaban los trabajadores a TVE. Y esto, soy testigo, le costó algún que otro disgusto. Empezó desde muy joven como subdirectora del ya mítico programa Informe semanal, que ahora  este gobierno, después de décadas de gran audiencia e innumerables premios, ha desterrado a un horario de medianoche. Hizo entrevistas a grandes personajes tanto en la vida social y como en la política. Se jugó la vida y estuvo a punto de perderla  en más de una ocasión: en la emboscada de Nicaragua, en Brasil donde estuvo detenida, en Colombia secuestrada, en Guatemala… Todo esto lo cuenta en sus libros y forma parte de la memoria informativa de muchas personas.

Ha recibido innumerables  premios como reconocimientos a su trayectoria y a su coherencia de vida. Uno de estos reconocimientos llegó en 1992, cuando el VIII Festival de Cine realizado por Mujeres” le concede el Premio al Mejor Documental  por su programa ‘Perú, la cólera del hambre’ de la serie ‘Mujeres de América Latina’. Este programa fue igualmente galardonado en 1993 en el Concurso de Televisión de los Encuentros de los Medios de Comunicación Norte-Sur, celebrado en Ginebra. Paradójicamente, mientras cosechaba premios fuera, Carmen hacía pasillos, castigada en TVE.

Su trabajo ha marcado su vida, pero  también la de muchas otras personas. Personas que nos hemos ido encontrando a lo largo de nuestros viajes. Como un jesuita menorquín, arquitecto. Cuando nos encontramos con él en Camboya, nos contó que ante la visión de ‘Los Marginados’, una de las serie más vistas de Carmen, decidió hacerse jesuita y marcharse a misiones para trabajar por un mundo más justo y humano.

O como tantas y tantos periodistas que nos hemos encontrado y que le han dicho: ‘Yo me he hecho periodista porque quería ser como tú’. O aquella mujer mayor, analfabeta en Valencia, que aprendió a leer motivada por los programas de Carmen… Seguramente ha hecho por las mujeres, por el feminismo y por la igualdad entre hombres y mujeres mucho más de lo que ella misma es capaz de llegar a pensar.

Pero hay otra cosa que quiero subrayar: su capacidad de conmoverse ante el dolor, la pobreza y la injusticia, a pesar de los años que ha llevado en contacto directo con ella. A Carmen el contacto con la pobreza, muchas veces miseria, no le ha endurecido el corazón. Al contrario, creo que la ha llevado a mirar al mundo con pasión y con compasión.

Carmen ha luchado por los pobres, por los excluidos, o como ella dice, por los mineros de Asturias, pero lo que ha diferenciado  el trabajo de Carmen de otros muchos profesionales ha sido su lucha por mirar y contar la vida a través de los ojos de las mujeres, las más excluidas entre los excluidos.

Charo Mármol es comunicadora, feminista, militante de causas perdidas y autora de la mecedora violeta